El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Conjunto "Iverá"

CONJUNTO “IVERA”
DE ERNESTO MONTIEL Y AMBROSIO WALDINO MIÑO

Ernesto Montiel y Ambrosio Miño -un dúo de acordeones-, junto a la guitarra de Pedro Pascasio Enríquez, integran el conjunto denominado “Iverá”. Esto ocurría en los últimos años de la década del ‘30 y principios del ’40.

Ambrosio Miño nació el 28 de Enero de 1914, en la localidad entrerriana de San José de Feliciano. Viaja a Buenos Aires antes de 1940, y forma varios conjuntos, entre los que recordamos el integrado por Marcos Herminio Ramírez; en otras oportunidades, con Ramón “Yaguareté” Estigarribia y, también, posteriormente, con “Tito” Aranda y el “Trío Taragüí”, de Pedro Sánchez.

Sus dotes de excelente acordeonista, lo transforma en un intérprete muy solicitado en esta época, y registra numerosos temas en placas discográficas, junto a destacados músicos. Muchas veces su nombre no figura en los rótulos de los discos, y la búsqueda de su material grabado es bastante difícil.

Los salones bailables de aquélla época, como el “Teatro Verdi”, “Salón Princesa”, “Rincón de Corrientes”, les brindan sus escenarios, donde se luce y recibe elogiosos comentarios por su personal estilo acordeonístico.

Compone algunos temas como: “El Gato Moro”, “Paso Bravo”, “Vizcacha Yeroki”(jeroky), “El Zagua’á” (sagua’a), “Feliciano Orilla”, “Distrito Basualdo”, “Teyú Taragüí” (teju Taraguy) y el recordado valseado “Yeroki Pororó” (jeroky pororo). Con Constante Aguer, autor de la letra, registra el tema de su autoría: “Pilincho Purajhey”, en el año 1945.

Notable acordeonista e inspirado compositor, el tiempo fue dejando en el olvido a la figura de Ambrosio Waldino Miño. Junto a Ernesto Montiel registra varias placas discográficas, que han quedado para evidenciar la calidad interpretativa de ambos acordeonistas, y otorgar una prueba de gran talento musical.

Ambrosio Miño, luego de unos años de silencio artístico, se quita la vida el 25 de Abril de 1952.

En cuanto a Ernesto Montiel, su trayectoria artística se estudia en “Cuarteto Santa Ana”.

El denominado “Conjunto Iverá” ha quedado impreso en el recuerdo de todos los amantes del auténtico chamamé.

Información adicional