El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Esquivel, Damasio

DAMASIO ESQUIVEL

Nace Damasio Esquivel en la ciudad de Santa Fe, el 1 de Abril de 1919, y luego su familia se radica en Buenos Aires. Su padre era guitarrista profesional y desde los ocho años inicia sus estudios de música y aprende a ejecutar el bandoneón.

Muy pronto integra la orquesta de su progenitor, interpretando variado repertorio. A los trece años tiene la oportunidad de grabar, oportunidad que otros, muchas veces, no consiguen en toda su vida artística. Lo realiza para el conjunto de Samuel Aguayo, a quien acompaña durante casi veinte años.

En la década del ’40 ejecuta el bandoneón en algunos conjuntos, como los de Félix Pérez Cardozo, Amparo Ubeda -“Los Indios”-, todos de origen paraguayo.

Finalmente, se integra al conjunto de Emilio Chamorro -“Los Hijos de Corrientes”- en el que forma junto a músicos de la talla de Tránsito Cocomarola, Antonio Giannantonio, Policarpo Benítez, Pedro Pascasio Enríquez, Santiago Barrientos y Roberto Ferradás Campos.

Como se observa, toda una orquesta, compuesta por verdaderos maestros de la música correntina, donde permanece un lapso no muy largo. A los dieciocho años ya forma su propia agrupación orquestal y nutrida por cierto, donde incorpora dos bandoneones, tres violines, una viola, un violoncelo, un contrabajo, tres guitarras, con dos vocalistas, y un piano a cargo de Alberto Castelar.

Realiza presentaciones en importantes radios de Buenos Aires y en salones bailables de la época, donde alterna con orquestas de tango y de jazz.

En el año 1955 reduce el número de integrantes de su orquesta y decide incorporar instrumentos más típicos de la música correntina: acordeón, bandoneón y guitarras. Entre sus músicos recordamos a Calixto Aranda y las guitarras y voces de Ramón Ayala, Julio Luján, Gregorio Molina, Roberto Rodríguez, Juancito “El Peregrino”, Roberto Galarza, Odilio Godoy, Martín Torres y Raúl Barboza, entre otros.

Por su dilatada actuación dentro del panorama de la música correntina y la calidad de su permanente trayectoria artística, recibe el mote de “El Coloso del Chamamé”, y es un título bien ganado por cierto, a través de una superación constante y en base a una línea melódica personal entre los cultores de la música del Litoral.

Algunas de sus obras más conocidas son: “Alma Guaraní”, “Tus Ojos me  Queman”, “Desde que me dejó”, “La Escondida”, “San Bernardo”, “Primero de Abril”, “Mi Bandera”, etcétera.

La polca “Flor del Paraná”, de Damasio Esquivel y Heraclio Pérez, es cantada por Angelita Lezcano, quien actuará esporádicamente en el conjunto de Damasio Esquivel.

Angelita Lezcano es también una verdadera pionera del canto femenino en Buenos Aires, interpretando temas correntinos. Entre los años 1936/1937, fue cancionista del “Trío Típico Correntino Valenzuela-Guardia”, y se la conocía como “La Dama de la Canción Guaraní”. Había nacido en Resistencia, Chaco.

Durante mucho tiempo al frente de su conjunto triunfa en diversos escenarios y emisoras radiales, a la vez que graba en el sello RCA Victor.

Damasio Esquivel es primo de Angelita Lezcano y le ofrece una oportunidad más de incorporarla a su prestigioso conjunto. Angelita Lezcano, con su hermana Goya, integra, quizás, el primer dúo de voces femeninas que canta chamamé en Buenos Aires.

Sea éste un justo homenaje a una auténtica pionera de la canción correntina.

Información adicional