El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Montes, Julio

JULIO MONTES

Este es un músico que, durante las décadas del ’40 al ’60 desarrolló una actividad artística muy aplaudida en esos años. Se trata de Julio Montes. El verdadero nombre de Julio Montes, era Julio César Sosa, y adopta este seudónimo para actuaciones artísticas.

También desarrolla una actividad como intérprete de un personaje típico de Corrientes, al que denomina “Mencho Cirilo” y que populariza a través de actuaciones en teatros y radios, y escribiendo en las páginas de la “Revista Iverá”, de Pedro Mendoza, de donde se extraen estos datos.

Julio Montes nace en la ciudad de Goya, donde realiza sus estudios primarios y secundarios, egresando como Maestro Normal Nacional. Su dedicación a la música lo lleva pronto a los escenarios como guitarrista y cantor de temas correntinos.

Ya en Buenos Aires, realiza una serie de actuaciones radiales, que logra una repercusión especial, por su doble proyección artística, como el “Mencho Cirilo”, personaje cómico que propone una fórmula distintiva que termina en el chamamé cómico o jocoso, y su actuación como Julio Montes, al frente de su “Trío Santa Anita”, donde canta sus propias composiciones, que lo revelan como un inspirado músico.

Hay que recordar temas como: “Mi glorioso general”; el tema romántico “Tus recuerdos”; “La madre y el niño”; o, su versión de “Marcelina Rosa Rivero”, que denotan un tratamiento serio y de factura excelente.

También hay grabaciones discográficas en 78 r.p.m. de Julio Montes, cuando actúa como cantor en el “Cuarteto Santa Ana”, de Isaco Abitbol y Ernesto Montiel, circunstancia en la que adopta el nombre artístico de Ricardo Llanos.

Posteriormente, graba con su conjunto, al que consigna como “Trío Santa Anita” y en una foto, aparecida en la “Revista Iverá”, se lo ve integrado por José Lezcano y amílcar López, en guitarras, y a Rufino Franco, en acordeón.

Montes merece homenaje y reconocimiento por su actuación dentro del panorama artístico chamamecero en Buenos Aires y en todo el país, y a su vena inspiradora, que motivó creaciones inolvidables.

Información adicional