El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Bogarín, Ramón

RAMON BOGARIN

Ramón Bogarín es uno de los grandes chamameceros, uno de esos buenos chamameceros que han recorrido miles de kilómetros regando con melodías de la tierra correntina, nacidas de ese acordeón de dos hileras, que permaneciera en sus manos alrededor de sesenta años.

Sin embargo no ha tenido la oportunidad de dejar testimonio material o grabaciones de su larga y fecunda trayectoria musical.

Se sabe que es autor y compositor de una buena cantidad de temas, y donde es acompañado por los guitarristas Pablo Maidana y Pedro Franco.

Ramón Bogarín nació en la ciudad de Corrientes, el 9 de Diciembre de 1917 y, como casi todos los chamameceros, comienza a ejecutar “de oído”, desde los 8 años, el instrumento, un acordeón de dos hileras y ocho bajos -marca, “Honner”-, y a los 17 ya forma un conjunto con otro amigo, que sería luego famoso.

Ese amigo era un crisol que, con el tiempo, se convertiría en lo más grande del chamamé; era nada más, ni nada menos, que Tránsito Cocomarola, también de 17 años, con quien amenizaban fiestas familiares y bailes.

Tránsito Cocomaroía ejecutaba el bandoneón y Ramón Bogarín la guitarra y, algunas veces, también, el acordeón.

Cuenta Bogarín que Cocomarola adquiría los primeros conocimientos del instrumento con un bandoneón de estudio, que perteneciera al bandoneonista Marciano Gauna, y que le fuera regalado a éste por su padre.

En el año 1936, Ramón Bogarín y Tránsito Cocomarola ingresan al conjunto que dirigía el guitarrista Antonio Duarte y que, además, integraban Isabel Duarte, hermana y dúo de Antonio, y el guitarrista Manuel Arnal, con quienes realiza bailes y actuaciones en radios de la zona.

Esta formación permanece estable hasta mediados de 1939 pues, Ramón Bogarín se radica en Quitilipi, Provincia del Chaco, donde con distintas agrupaciones continúa trabajando, mientras que Tránsito Cocomaroía continúa su actividad musical en Rosario.

En 1946, al ser nombrado empleado en la Dirección Provincial de Vialidad, se radica definitivamente en Corrientes y, paralelamente, forma conjunto con Marcelino Pruyas (acordeón), Jorge Esquivel y José Lezcano (guitarras). Este grupo giraba con el nombre de “Conjunto Flor del Irupé”, y además de las habituales actuaciones en radio, realizaban giras por distintas provincias.

Relatar tantos años de actividad, suele resultar peligroso, tanto por posibles omisiones como también por apabullar con datos y fechas que, a veces, cansan.

Por ello se tratará de mencionar lo más significativo en la vida de Ramón Bogarín. Uno de ellos es, sin duda, el haber participado en la inauguración de “LT7 Radio Provincia de Corrientes”, en el año 1934, y que se ubicaba donde actualmente está instalado el cuartel de la “Agrupación 48” de Gendarmería Nacional, en la esquina de las calles San Martín y Vélez Sársfield.

En esa oportunidad actuaron, junto a Ramón Bogarín, el guitarrista “Celé” Aguado, Melitón Montiel y Melitón Fernández. También participaron, de ese primer día de transmisión de dicha emisora, los bandoneonistas tangueros Eulalio Torres, Roberto Mórtola (que era santiagueño), otro músico, de apellido Valentín, y una cancionista, cuyo nombre artístico era “Clavel del Aire”, madre de quien fue gerente de “LT7”. “Beto” Galantini, y que era acompañada por el pianista ciego Rubén Silva.

Fueron muchos músicos los que compartieron escenarios, alegrías, sinsabores o madrugadas con Ramón Bogarín. Entre muchos nombres encontramos a: Carlos Sissí (bandoneón), Juán Ronald Ferraú (guitarra), “Coco” García (bandoneón y guitarra), Sebastián Balmaceda (bandoneón), los hermanos Lorenzo e Hilario Navarro (guitarra), Ramón Zorrilla (bandoneón), Tomás Benítez (guitarra), “Quelecho” Maidana (guitarra), Marciano Gauna (bandoneón), Víctor Hidalgo (guitarra), Ramón García (guitarra), Oscar María Espíndola Moreyra (bandoneón), Ramón “Moncho” Méndez (guitarra), Candelario Otazo (guitarra), Alejandro Barrios (acordeón) y Ramón Cabrera (padre) (guitarra).

En el año 1951, y representando a la Orquesta Folklórica del Consejo Superior de Educación, concurre, en compañía de Alejandro Brítez (guitarra), “Yiyi” Lezcano (guitarra) y Ramona Galarza (que en ese momento contaba con once años), como vocalista, a la inauguración del “Teatro Opera”, de Paso de los Libres.

Este humilde, pero sincero homenaje al acordeonista Ramón Bogarín, implica también un homenaje al hombre que, en vida, encontró en su destino de chamamecero la mejor manera de expresar sus sentimientos de correntino, de expresar a través de mil melodías el alma de su pueblo...

Su acordeón de dos hileras es el fiel testigo de serenatas, bailantas y de innumerables encuentros con amigos y cantores, a los que acompañó en una ofrenda permanente de su creatividad musical...

Ramón Bogarín, un hombre y un acordeón, símbolos auténticos del patrimonio cultural y tradicional de Corrientes...

Información adicional