El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Los de Imaguaré

LOS DE IMAGUARE

Este conjunto musical correntino nace el 5 de Julio de 1977, de la mano de Joaquín “Gringo” Sheridan y de Julio Cáceres.

Desde Mercedes, Corrientes, se lanzan a conquistar el mundo chamamecero.

Primero lo hacen acompañados del ya famoso Roberto Galarza. Luego, en 1978, ya graban su primer disco larga duración, hecho que se repetirá en forma ininterrumpida hasta nuestros días.

Más de 30 años de actuación ya conforman una gran historia del conjunto, por el que han pasado músicos de gran calidad interpretativa. Citamos solamente a algunos: Joaquín “Gringo” Sheridan, Ricardo “Tito” Gómez, Carlos Núñez, Ramón Alberto “Pocholo” Airé, “Rudy” Flores, Mateo Villalba, Oscar Alem, Miguel Angel Sheridan, y los que actuaron en forma ocasional, amigos hermanados en el sentir chamamecero.

La formación actual, siempre bajo la dirección de Julio Cáceres, en canto y recitados, Favio Acevedo y Juan Domingo Saccú, en guitarras y contrabajo, y voz de Soriano Germán Sosa, continúan con el lema de siempre: “Esa antigua costumbre de ser uno mismo. Con memoria de lo que fuimos, que fundamenta lo que somos y queremos ser, con amor y esperanzas...”.

La expresiva y singular renovación en el estilo del bandoneón de Bruno Mendoza, completa el conjunto, que ha logrado, a través de los años, grabar doce discos de larga duración, 142 temas musicales y múltiples presentaciones en escenarios de todo el país y del extranjero.

Reflejan en sus composiciones la originalidad que los caracteriza, un canto con fundamentos, en el que se advierte el “ser del correntino”, el rescate de los valores de nuestra cultura y esa constante búsqueda de las raíces que, al mismo tiempo, trata de proyectarse hacia un futuro con “memoria y esperanza”, tal como titularan uno de sus trabajos discográficos.

Julio Cáceres ha sabido mantener inalterable un quehacer musical que no conoce claudicaciones y que es el fruto apasionado del amor a la tierra, amor por su gente, por su paisaje, por sus costumbres, por su religiosidad y por esa manera de ser que nos distingue culturalmente, desde la lengua natal, y que nos hace únicos e irrepetibles en esta Provincia, en esta gran Nación guaraní, en esta América de la Cruz del Sur, que se trasunta en una idiosincrasia que, únicamente, puede traducirse en el sonido vibrante del bandoneón y del acordeón, en el pulsar sereno de las guitarras y en el “avañe’, el decir y la palabra que nos une y nos hermana.

Información adicional