El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Nuestra Señora de Itatí

La denominación refiere a la Imagen de la Virgen de la Concepción, que se venera en la Basílica de Itatí, Municipio de la Provincia de Corrientes, Patrona de la Diócesis provincial(1).

La Imagen está vinculada a las más viejas tradiciones.

El pueblo de Itatí fue fundado antes de 1615, por los Padres de la Orden franciscana, que lo pusieron bajo la protección de Nuestra Señora de la Concepción.

Fue uno de los gestores el beato, fray Luis de Bolaños, varón ilustre por su virtud y su consagración a redimir al indio.

Se trasladó expresamente del Paraguay, donde ejercía sus funciones como misionero, cediendo a las sugerencias de Hernandarias, al tanto de su espíritu organizador.

Habría fundado la reducción el día 7 de Diciembre de 1615, con una base de cien indios guaraníes.

Tres años después, en 1618, quedó terminado el primer templo, modesto “rancho” de estanteo con techo de pajas.

Cuando Bolaños se retiró a Buenos Aires, con el fin de vivir en reposo los últimos días de su vida, fue reemplazado por fray Luis Games, sacerdote que murió años después en Itatí.

Sus sucesores fueron fray Ciruga y fray Juan Gamarra, este último paraguayo.

En el año 1615 cambió de lugar la doctrina, trasladada al punto donde actualmente se levanta el pueblo, mientras que el primer asiento, que queda muy próximo, tiene la denominación Tabacué (táva kue, pueblo que fue).

Una vez que la reducción hubo tomado mayor importancia con la radicación de poderosos caciques de Apipé, y aun del Paraguay, se hizo necesario un nuevo templo, obra terminada en 1620, y que prestó servicios hasta finalizar el siglo XIX.

La pequeña iglesia de Itatí ha sufrido, hasta llegar a nuestros días, numerosas modificaciones, pero conserva mucho de su antiguo encanto.

Su estructura actual, con sus dos torres graciosas que se levantan sobre una amplia plaza, llena de árboles seculares, data del Gobierno del doctor Juan Gregorio Pujol.

En el interior se halla colocada la Virgen sobre el altar, en un gran nicho luminoso, con las manos juntas y el rostro pleno de bondad.

Junto a esa iglesia se construye una enorme basílica, residencia futura de la Patrona de la Diócesis.

Los orígenes de la Imagen están rodeados de misterio. Por su factura, no es indígena; es una talla de artistas blancos, cuya procedencia no fue determinada.

La tradición sostiene haber sido encontrada sobre una piedra del río Paraná, frente al poblado de Itatí, y esta versión tendría una explicación histórica.

En 1585, los españoles fundaron la ciudad de Concepción del Río Bermejo que, al iniciarse el siglo XVII empezó a ser abandonada por sus vecinos que huían en canoas, bajando el Bermejo hasta el río Paraguay, y por éste al Paraná, para radicarse en Corrientes.

Es de presumir que algunas de estas partidas naufragó, quedando la Imagen sobre una piedra, de donde fue recogida por los naturales de Itatí.

Y es posible que ella fuese la Patrona que presidió los días de la ciudad de Concepción del Bermejo, fundada en 1585 y destruida definitivamente en 1631.

Nota

(1) Material extraído del libro "La Ciudad de Corrientes", de Hernán Félix Gómez, editado en 1944.

Información adicional