El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Montiel, Lino H.

El 20 de Julio de 1931, como consecuencia de un movimiento revolucionario local del Regimiento 9 de Infantería, murió víctima de su deber el distinguido militar que lo comandaba(1).

Además de su actuación militar, el teniente coronel Montiel fue una personalidad simpática y de actuación destacada en Corrientes, que guarda su memoria como un tesoro.

Una comisión popular le erigió un monumento dentro de los jardines del cuartel, sobre la Avenida Tres de Abril.

Nota

(1) Material extraído del libro "La Ciudad de Corrientes", de Hernán Félix Gómez, editado en 1944.

*******

No obstante los aprestos que se efectuaban en esos momentos para la realización de elecciones en Corrientes, éstas no pudieron concretarse porque la paz se vio interrumpida de pronto por el conato organizado y llevado a cabo por el teniente coronel Gregorio Pomar, iniciado a las 11 de la mañana del 20 de Julio de 1931, con la toma del Regimiento 9 de Infantería de la Capital, dando muerte al jefe de esta unidad militar, teniente coronel Lino Montiel(1).

Pomar, radical, se alzó en armas en Corrientes contra el Gobierno de facto de José Félix Uriburu reclamando el retorno a la normalidad institucional del país y en protesta por la anulación de las elecciones en la Provincia de Buenos Aires.

Los revolucionarios adoptaron las medidas de práctica en estos casos, consistentes en apoderarse del Gobierno con apoyo de las fuerzas del Regimiento sublevado.

Fue designando Interventor al mayor Martínez. El movimiento tuvo conexiones con elementos revolucionarios del Chaco y de gran parte de la Provincia de Corrientes.

Al tener noticias de que el levantamiento tenía ramificaciones en el Chaco y Santa Fe, el Gobierno Nacional ordenó la inmediata movilización de la Fuerza Aérea. El P.E.N. destacó fuerzas del Ejército y la Aviación para conjurar la rebelión.

Así, este 20 . VII . 1931 fuerzas correntinas radicales, al mando de Gregorio Pomar toman la ciudad de Corrientes y se enfrentan a tropas gubernamentales que estaban comandadas por Luis Bruce.

El triunfo de estas últimas lleva al fracaso de la revolución radical. Ante el anuncio de que tropas del Ejército llegaban en apoyo del Gobierno, los rebeldes abandonaron la ciudad.

Pomar y sus acompañantes, en total desventaja, se retiraron hacia Humaitá, Paraguay. La rebelión fue sofocada y muchos dirigentes radicales, encarcelados o deportados.

Nota

(1) Material extraído del libro "Los hombres que gobernaron Corrientes", de Gabriel Enrique del Valle, editado en 2005.

Información adicional