El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

La Merced

Los 24 de Septiembre se celebra  a la Virgen de la Merced (o de las Mercedes, como se la llama también). El origen de esta devoción se remonta al siglo XIII.

Cuenta la historia que el 1 de Agosto de 1218, San Pedro Nolasco estaba rezando de noche, cuando se le apareció la Virgen y le pidió que fundara una Orden religiosa para redimir a los cautivos cristianos que habían caído en manos musulmanas.

San Pedro Nolasco -que entonces no era sacerdote sino un laico cristiano-, hacía ya mucho tiempo que se dedicaba a redimir a los cristianos cautivos, con su propio dinero y con el que conseguía de algunos amigos pudentes.

Por eso, cuando la Virgen le pidió que fundara una Orden religiosa, lo primero que hizo fue consultar con su confesor, el sacerdote dominico San Raimundo de Peñafort.

Pero allí tuvieron los dos una gran sorpresa, porque esa misma aparición que tuvo Pedro Nolasco la experimentó también Raimundo de Peñafort, a quien la Virgen le pidió igualmente que fundara una Orden.

La cosa no terminó allí. Cuando los dos fueron a conversar con el rey Jaime de Aragón, se encontraron con que también al rey le había pasado lo mismo que a ellos. Estaba claro entonces que las apariciones eran auténticas.

A los tres les había dicho que la nueva Orden religiosa tenía que llamarse “Orden de la Santa María de la Merced Redención de Cautivos” o, también, “Orden de Santa María de las Mercedes”.

Siguiendo las indicaciones de la Virgen se fundó esta nueva Orden religiosa y con ella comenzó en la Iglesia la advocación de Nuestra Señora de la Merced, tal como hoy la conocemos.

Con la conquista española, esta devoción se extendió por toda América. A nuestra patria llegaron los mercedarios con el Adelantado Pedro de Mendoza.

Actualmente, la Virgen de la Merced es Patrona de Corrientes, Mercedes, Tucumán, Bahía Blanca, Chascomús y Viedma, entre otras ciudades argentinas.

Información adicional