El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Virasoro, José Antonio

Nació en Corrientes y también fue hijo del piloto y cosmógrafo español natural de Vizcaya, Juan Asencio Virasoro, y de la dama correntina María Mercedes Corrales(1).

(1) Citado por Antonio Emilio Castello. “Historia Ilustrada de la provincia de Corrientes” (1999).

Formó parte de los Ejércitos correntinos en las batallas de Pago Largo, Caá Guazú y Arroyo Grande y luego estuvo junto a los Madariaga en la cruzada de los ciento ocho, contribuyendo a encumbrar en el Gobierno de Corrientes a Joaquín, pero luego, siguiendo a sus hermanos que se habían pasado a las filas urquicistas, él también tomó ese camino. Bajo el mando de Urquiza participó en las acciones de Laguna Limpia y Vences.

Ya en el Gobierno de su hermano Benjamín, le fue confiada la Comandancia General de Fronteras con asiento en Paso de los Libres donde, según Bonastre, “su carácter impulsivo y la persecución despiadada de que fueron objeto los ‘salvajes unitarios’, le enajenaron la simpatía de sus gobernados, los que no osaron manifestarse sin embargo públicamente por temor a duras represalias”.

Fue de los jefes correntinos que acompañaron a Urquiza en la campaña a la R. O. del Uruguay para enfrentar a Oribe y luego -en Caseros- para vencer a Rosas. Derrocado su hermano Benjamín del Gobierno de Corrientes, llevó a cabo varios intentos para tratar de conmover el ambiente político de la provincia desde la R. O. U. y desde Entre Ríos sin lograr su objetivo.

El 2 de Marzo de 1857 el presidente de la República le reconoció el empleo de Coronel en el Ejército de la Confederación.

Producido en San Juan el asesinato del general Nazario Benavídez, gobernador de la provincia, una Comisión interventora enviada por el Gobierno de la Confederación -integrada por Santiago Derqui, Baldomero García y José Miguel Galán- designó a José Antonio gobernador interino de San Juan, en Enero de 1859.

Esto fue recibido con desagrado por muchos sanjuaninos, acentuándose esta sensación cuando en Septiembre del mismo año fue elegido titular. Su carácter irascible y altanero y sus procederes poco flexibles contra los sectores liberales lo llevaron a enemistarse con todo el mundo.

Desde Buenos Aires se desató una dura campaña en su contra, dirigida por Domingo Faustino Sarmiento, que hablaba abiertamente de su eliminación. En un violento artículo, publicado el 23 de Noviembre de 1860, cuando todavía no había llegado a la metrópoli la noticia del asesinato, el sanjuanino aplaudía en “El Nacional” el derecho de los liberales sanjuaninos a deshacerse de su tirano “a todo trance”.

El 16 de Noviembre de 1860 se produjo un levantamiento insurreccional en San Juan y un numeroso grupo armado atacó la casa del gobernador que almorzaba con algunos parientes y familiares.

Fueron muertos violentamente los hermanos José Antonio y Pedro Virasoro; un hermano político Tomás Hayes; los oficiales Quirós y Cano; y muchos otros que quisieron defender al gobernante.

Solamente fueron respetadas las mujeres, entre ellas la esposa de José Antonio, Elena González Lamadrid.

Información adicional