El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

López, Evaristo

Es el 18vo. gobernador constitucional de la provincia de Corrientes.

Oriundo de la Ciudad de Goya, antes de asumir la Primera Magistratura en 1865 había desempeñado -en aquella ciudad- el cargo de Jefe Político. Provenía de una antigua familia arraigada en la región, siendo hijo de Francisco López Pinazo y de Isabel de Soto, nieta de Juan Francisco de Soto e Hidalgo Casajús (nacido éste el 31 de Agosto de 1808, casó con Francisca Ana Ursula Díaz Colodrero, nacida el día 31 de Octubre de 1799)(1).

(1) Héctor Bóo. “La Ciudad de Vera”. Inédito. // Citado por Dardo Ramírez Braschi. “Política correntina en tiempos de guerra. 1865-1869” (2015). Ed. Moglia S. R. L., Corrientes.

Evaristo López se casó con Isabel Soto, el 1 de Diciembre de 1855, y fueron sus hijos José Mariano, Evaristo Jacinto (nacido el 11 de Septiembre de 1858), Mariano Nemesio (nacido el 18 de Diciembre de 1861), Dorila Emiliana (nacida el 30 de Junio de 1863), María y Francisca(2).

(2) Citado por Juan Carlos Raffo. “Historias de Corrientes”. Página web (fuente electrónica).

En el marco de la elección de Gobernador y Vicegobernador, y de acuerdo a la última reforma constitucional de 1864, reunida la Junta de Electores en la ciudad capital -constituida para ese único fin, conformada con el mismo número de miembros que la Cámara de Representantes, los que eran elegidos directamente por el pueblo en razón de un diputado cada cuatro mil habitantes o una fracción no menor de dos mil- eligió, el 25 de Diciembre de 1865, a Evaristo López para el cargo de gobernador.

López asumió efectivamente el cargo el 10 de Enero de 1867(3). Lo acompañó en la fórmula gubernativa, como vicegobernador, el doctor José Ramón Vidal.

(3) Citado por Dardo Ramírez Braschi. “Política correntina en tiempos de guerra. 1865-1869” (2015). Ed. Moglia S. R. L., Corrientes.

Fueron sus ministros: Wenceslao Díaz Colodrero, Pedro Reyna, Fernando Arias, Juan Lagraña, Fidel Sáenz Cavia, Desiderio Rosas y José Hernández (autor del “Martín Fierro”, militante del partido federal y radicado por entonces en el Litoral).

Desde un principio, López -de filiación urquicista- tendrá dificultades con el sector mitrista de la sociedad correntina. Cuando fue electo gobenador, la Junta de Electores elegirá para vicegobernador -el 25 de Diciembre de 1865- al mitrista Juan Vicente Pampín, pero éste, por diferencias de criterio con López, renunciará a la designación.

Es difícil saber la causa específica de esa decisión, pero la imputación se basaba probablemente en que la Junta Electoral actuó afín al hombre fuerte del momento: el coronel Nicanor Cáceres, quien había recuperado la plaza de Corrientes, quien impone a su amigo, el federal Evaristo López.

La renuncia de Pampín fue el inicio de una relación dificil, que hara eclosión casi tres años después con la destitución de López.

Hay que recordar que recién el 22 de Octubre de 1865 la totalidad de las tropas paraguayas de ocupación abandonaron la Ciudad de Corrientes. Si bien existía una sensación de alivio, la población estaba prácticamente sin autoridades y a la espera de las tropas de la Triple Alianza que venían avanzando desde el sur de la provincia.

El 28 de Octubre de 1865 entró en la ciudad el general Nicanor Cáceres y el 3 de Noviembre se instaló nuevamente en la Ciudad de Corrientes el Gobierno que presidía Manuel Ignacio Lagraña y que permanecía en el Interior de la provincia desde el 13 de Abril.

La capital, como el resto del territorio provincial, estaba desquiciado por la guerra y había que empezar de nuevo la tarea de reconstrucción.

Dice el historiador Manuel Florencio Mantilla del nuevo gobernador: “Era un paisano rústico, honrado y patriota, consagrado al cuidado de sus intereses, nada más”.

Al asumir la gobernación, López encontrará una provincia de Corrientes inmersa en una serie de complejidades -sobre todo en lo económico- a raíz de la ocupación y posterior retroceso de las tropas paraguayas que generaron saqueos, provocando daños severos a la ganadería, pilar principal de la economía de aquel entonces.

La documentación señala que más de un millón de animales en pie fueron incautados por los invasores(4). Los escasos recursos genuinos de la provincia estaban en el límite. Esta fue la razón de los reiterados pedidos de ayuda financiera al Gobierno de la Nación.

(4) Dardo Ramírez Braschi. “La Guerra del Paraguay en la provincia de Corrientes (Impactos Políticos, Daños y Consecuencias en la Población Civil)” (2014). // Citado por Dardo Ramírez Braschi. “Política correntina en tiempos de guerra. 1865-1869” (2015). Ed. Moglia S. R. L., Corrientes.

Durante el lapso que no funcionó la Legislatura, los Presupuestos y las rentas serán manejados por simples decretos gubernamentales. Hasta fines de 1866 no será integrada ni convocada la Cámara de Diputados, que permaneció clausurada desde la invasión paraguaya, en Abril de 1865(5).

(5) Citado por Dardo Ramírez Braschi. “Política correntina en tiempos de guerra. 1865-1869” (2015). Ed. Moglia S. R. L., Corrientes.

A los pocos meses del Gobierno de López, el sector liberal manifestó su oposición y en breve se incrementará una dura puja política. El partido opositor -que se encontraba aliado a un sector del Ejército- comenzará a ver las piezas del complicado tablero político correntino, cuya próxima jugada consistirá en desestabilizar al Gobierno constitucional de la provincia.

También las opiniones de los hombres del partido liberal asociaban a la Administración López con referentes no liberales, tales como los Virasoro, Juan Gregorio Pujol y José María Rolón(6).

(6) Severo Ortiz. “Apuntes Biográficos del General de la Nación Nicanor Cáceres”, p. 89. Moglia Ediciones, Corrientes. // Citado por Dardo Ramírez Braschi. “Política correntina en tiempos de guerra. 1865-1869” (2015). Ed. Moglia S. R. L., Corrientes.

- Delegaciones de López del P. E.

López se ausentará de la capital en sucesivas oportunidades. A tres días de su elevación al cargo, el 10 de Enero de 1866, el gobernador tendrá que ausentarse por motivo del servicio público. En consecuencia, del 13 de Enero de 1866 al 18 de Enero de 1866 ejercerá el Poder Ejecutivo el vicegobernador José Ramón Vidal.

Luego, López delegará el mando desde el 27 de Abril de 1866 hasta el 9 de Mayo de 1866; por tercera vez desde el 2 de Octubre de 1866 hasta el 16 de Octubre de 1866; la cuarta, desde el 23 de Noviembre de 1866 hasta el 31 de Enero de 1867; la quinta, desde el 30 de Marzo de 1867 hasta Junio del mismo año (en estos meses aparecen algunos casos de cólera en la Capital); y la sexta y última, desde el 24 de Septiembre de 1867 hasta el 3 de Diciembre de 1867, que pasó a Goya para asistir a la función de la Patrona de aquella ciudad.

En todos estos casos, el P. E. fue delegado en el doctor Ramón Vidal. Evaristo López reasumirá el mando el citado 3 de Diciembre de 1867, hasta el 27 de Mayo de 1868, en que se vio obligado a renunciar, como consecuencia de una insurrección(7).

(7) Gabriel Enrique del Valle. “Los hombres que gobernaron Corrientes (Compendio de Historia Política)” (1997). Edición del Autor, Corrientes. // Citado por Dardo Ramírez Braschi. “Política correntina en tiempos de guerra. 1865-1869” (2015). Ed. Moglia S. R. L., Corrientes.

La provincia recuperará parcialmente su vigor económico con el paso de los Ejércitos Aliados y la actividad comercial que ello significó, pero el quiebre de la gestión se registrará cuando liberales correntinos alienten la candidatura de Sarmiento para presidente.

Eran jóvenes oficiales que rodeaban a Mitre en los campamentos del Paraguay y de gran predicamento sobre el líder militar. Entre otros, el fundador del partido liberal de Corrientes, doctor Juan Eusebio Torrent (32 años), actuaba como secretario del Jefe de todas las Fuerzas de la Triple Alianza; Daniel Artaza (20 años), tío, futuro vicegobernador en 1893, en cuyos brazos murió Dominguito Sarmiento en la batalla de Curupayty; Santiago Baibiene (27 años) y futuro gobernador en 1869; Desiderio Sosa (36 años); Plácido Martínez (23 años); y muchos más.

La oficialidad castrense resuelve postular como presidente al embajador argentino en Washington, Domingo Faustino Sarmiento. La iniciativa surge de charlas que mantenían en el campamento aliado de Tuyú Cué, en Paraguay, donde el coronel Lucio V. Mansilla escucha a los jóvenes correntinos y luego se constituye en vocero e instrumentador de la promoción del sanjuanino.

El único competidor serio que quedaba en el camino a la presidencia era Adolfo Alsina, pero éste finalmente consideró oportuno llegar a un acuerdo con sus sostenedores y de un gran acuerdo resultó la fórmula Sarmiento-Alsina. Los alsinistas prestaron al sanjuanino todo el apoyo del partido Autonomista y de los electores porteños.

Tanta participación tuvieron los jóvenes correntinos en esta decisión de apoyar a Sarmiento, que para dar más solidez a su determinación, terminaron destituyendo al gobernador federal Evaristo López en Corrientes, quien era amigo de Urquiza, para asegurarse los electores que eran muchos por entonces y decisivos en toda elección nacional.

Se aproximaban las elecciones para elegir presidente de la Nación y era imprescindible contar con el Gobierno de Corrientes para sostener con los electores correntinos la candidatura de un candidato presidencial afín.

Es que de continuar Evaristo López en el poder, los liberales descontaban que su influencia se volcaría a favor de su amigo Urquiza que pretendía volver al poder, en tanto que el candidato preferido de los “celestes” era Domingo Faustino Sarmiento.

Por lo tanto los liberales se propusieron destituir del cargo al gobernador López.
El 27 de Mayo de 1868 llevaron a cabo el movimiento a la madrugada, rodeando la casa de Evaristo López quien, sin alternativa, entregó su renuncia. El gobernador se alejó de la provincia después de varios episodios, entre ellos la Intervención a la provincia.

Finalmente, el 12 de Octubre de ese año 1868, asumió la presidencia Domingo Faustino Sarmiento, habiendo sido por lo tanto, los liberales de Corrientes, los primeros en adherir a la candidatura del ilustre sanjuanino.

Evaristo López falleció en 1873, a los 49 años(8).

(8) Citado por Juan Carlos Raffo. “Historias de Corrientes”. Página web (fuente electrónica).

Información adicional