El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Justo, Agustín Pedro

Agustín Pedro Justo nació en la Ciudad de Goya en 1841. Político, jurista y periodista correntino que, tras una larga carrera como legislador, gobernó brevemente su provincia natal con escasa fortuna, volviendo luego al Congreso y finalmente al estrado judicial.

Su tercer hijo, el homónimo Agustín Pedro Justo, fue presidente de la Nación (en el período 20 de Febrero de 1932 al 20 de Febrero de 1938), gobernando según el ideario mitrista que su padre le inculcara. Este hijo nacerá el 26 de Febrero de 1876, en Concepción del Uruguay (Entre Ríos); luego su padre -junto a su familia- se trasladará a la provincia de Buenos Aires.

Justo (padre) había nacido en Goya, Corrientes; nieto de un inmigrante de origen italiano, Giambattista Giusto Damonte, y la algecireña Salvadora Morales y Becerra. Brevemente alumno de la infortunada Camila O’Gorman, siguió estudios secundarios en Uruguay y luego se trasladó a Buenos Aires para seguir la carrera de Derecho.

Doctorado en Jurisprudencia, fue brevemente cónsul argentino en Montevideo antes de regresar a su provincia.

Allí se abocó simultáneamente al periodismo, fundando el diario “La Patria”, el primero editado en Goya y, luego, “La Esperanza”. Agustín Pedro Justo estaba casado Otilia Rolón Onieva, quien provenía de una tradicional familia correntina.

Liberal convencido, fue electo Diputado Provincial por ese partido; durante el cargo colaboró en la redacción de la la Ley de Tierras de Corrientes, así como del Código del Superior Tribunal de Justicia de la provincia, junto con Juan Eusebio Torrent y Juan Lagraña.

Al cabo de su mandato obtuvo una banca de Diputado Nacional en 1869; proyectó un puente entre Paso de los Libres y Uruguayana que finalmente inauguraría su hijo como presidente de la Nación y que hoy lleva su nombre.

Acompañó al Ejército del coronel Santiago Baibiene -gobernador de la provincia- como corresponsal de guerra cuando éste se puso al frente de las tropas que siguieron al regimiento VII de infantería, comandado por Julio Argentino Roca, en su regreso de la guerra del Paraguay, para hacer frente a la insurrección de Ricardo López Jordán, al que derrotaron en la batalla de Ñaembé.

A fines de ese año fue electo gobernador de Corrientes como sucesor de Baibiene; asumió el 25 de Diciembre de 1871, convirtiéndose en el 21er. gobernador constitucional de Corrientes, organizando su Gobierno acompañado por el coronel Manuel de Jesús Calvo -como vicegobernador- y con Juan Lagraña y Valentín Virasoro, como ministros.

Sin embargo, menos de dos semanas más tarde, el 9 de Enero de 1872 un levantamiento antimitrista -encabezada por el coronel Desiderio Sosa- lo depuso; ya dos días antes el coronel Valerio Insaurralde se había alzado en Curuzú Cuatiá, hacia donde había debido Justo despachar a Baibiene al frente de las milicias provinciales.

Sosa lo aprisionó en la Comandancia local, pero Justo pudo escapar junto con Virasoro, Lagraña, el presidente de la Legislatura, Filemón Díaz de Vivar, y un puñado de oficiales de la Guardia Nacional.

Gracias a los servicios de un botero, el 12 de Enero de 1872 el gobernador abordó un navío de bandera italiana surto en el puerto y el 25 de Enero efectuó el trasbordo al navío “Inhauma”, de la Armada brasileña, que el 27 de Enero de 1872 lo depositó -junto a varios oficiales- en Rosario, desde donde solicitó la Intervención Federal.

El presidente Domingo Faustino Sarmiento se la negó, aduciendo “altas razones de conveniencia pública” que apenas disimulaban su falta de simpatía por Justo, hombre de Bartolomé Mitre.

Mientras tanto, Sosa había dejado el Gobierno en manos de un Triunvirato formado por Gregorio Pampín, Tomás de Vedoya y Emilio G. Díaz, poniéndose al frente de las tropas que intentaban reducir a Baibiene. Dos decisivos encuentros, el combate de San Gregorio y el de los campos de Acosta, marcaron el triunfo de los rebeldes; en este último cayó Lagraña, herido de muerte.

Justo había intentado establecer -el 20 ó 21 de Febrero de 1872- una sede legalista en la Ciudad de Goya, pero la comisión del Ejecutivo Nacional -encabezada por Santiago Cortínez y Julio A. Roca- no estuvo dispuesta a restituirlo en su cargo, llamando en cambio a nuevas elecciones que consagraron a Miguel Victorio Gelabert.

Justo se exilió en Entre Ríos, donde se afincaría en Concepción del Uruguay; recibió el nombramiento de Juez en lo Criminal. Allí nacería su tercer hijo, Agustín Pedro, futuro presidente de la Nación.

Desde allí, apoyó en 1878 la intentona contra el gobernador correntino Manuel Derqui, que concluyó esta vez sí en Intervención, siendo designado Victorino de la Plaza en el cargo; Justo ejerció brevemente como su asesor.

En 1880 se mudó con su familia a la provincia de Buenos Aires, al ser nombrado Juez en la Cámara de Apelaciones de Dolores; siete años más tarde se trasladaría a la de San Nicolás, donde ejercería la judicatura hasta su muerte.

En 1890 lideró localmente el movimiento de oposición a Miguel Juárez Celman y encabezó los actos en ocasión de su renuncia.

Fue Gran Maestre en el capítulo local de la Orden Masónica del Oriente; fundó el Centro Científico Literario de San Nicolás; y colaboró hasta sus últimos días con el periódico “El Norte”, de Buenos Aires.

En 1896 fue rechazada una propuesta de nombrarlo Ministro de la Corte Suprema de Justicia de la Nación.

Falleció en San Nicolás de los Arroyos, el 26 de Noviembre de 1896; sus restos descansan en el Cementerio de La Recoleta.

Información adicional