El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

El nacimiento de Juan Asencio Virasoro

En la provincia de Guipúzcoa, próximo a San Sebastián, donde la “recortada costa vasca forma un precioso paisaje con sus playas con olas que vienen y van con fuerza impetuosa”, se encuentra el pueblo de Orio.

Lo que es hoy un pintoresco pueblo de pescadores de típicas casas blasonadas, limita por el oriente con el pueblo de Igueldo; por el norte con el Cantábrico, con “la mar que, con cuatro leguas de circunferencia, es como una gran puerta de entrada y salida para los arrantzales que aquí viven”; por el oeste, con el pueblo de Zarautz; y, por el sur, con Aia y Cizúrquil, “pequeños pueblos de montaña”.

* El primer documento en que aparece el nombre de Orio es de alrededor de 1141-1150, es decir, de mediados del siglo XII y está firmado por García Ramírez, rey de Pamplona.

* El segundo documento data de 1294, ciento cincuenta años más tarde(1).

(1) Ana González de Txabarri, en la “Revista editada por los Ayuntamientos de Getaria, Orio, Zarautz, Aia y Zumaia” (1990), p. 33. // Citado por Roberto Gustavo Pisarello Virasoro y Emilia Edda Menotti. “Los Virasoro en la Organización Nacional” (Septiembre de 1997). Ed. Talleres Gráficos Gráfica Integral, Buenos Aires.

* El momento más importante de su historia -dicen Erquicia, Sierra y Urbizu- fue el día 2 de Julio de 1379, en que el rey Juan I, considerando que el puerto podía ser de gran utilidad para regular las funciones portuarias de la zona, concediendo un privilegio por el que se fundó una Villa con el nombre de “Villa Real de San Nicolás de Orio(2).

(2) Lli Erquicia, Elena Sierra y María Carmen Urbizu. “Orio entre la Ría y la Mar” (1970). Publicación de la Caja de Ahorros de San Sebastián (trabajo premiado). // Citado por Roberto Gustavo Pisarello Virasoro y Emilia Edda Menotti. “Los Virasoro en la Organización Nacional” (Septiembre de 1997). Ed. Talleres Gráficos Gráfica Integral, Buenos Aires.

En este pueblo, recostado sobre el río Oria, pueblo de pescadores, constructores de barcos, pilotos y marinos acostumbrados a enfrentar los embates del mar, nació Juan Asencio Virasoro(3).

(3) A través de la documentación que se agrega referida a padres, hermanos y abuelos de Juan Asencio Virasoro, el apellido con que firman es -en algunos casos- “Vidasoro”; en otros “Bidasoro”; “de Bidasoro”; “de Vidasoro”; y, en la Argentina, Virasoro. Según Jaime de Querexeta, en su “Diccionario Onomástico y Heráldico Vasco”, “bidasoro” significa “heredad del camino” (bide, bida: camino; y, soro: heredad, campo). El campo de helechos (ira, ida: helecho; y soro: campo). Según N. Narbarte Iraola. “Diccionario de Apellidos Vascos” (1989). Ed. Txertoa, San Sebastián (Guipúzcoa), “bidasoro” significa “camino del prado”. // Todo citado por Roberto Gustavo Pisarello Virasoro y Emilia Edda Menotti. “Los Virasoro en la Organización Nacional” (Septiembre de 1997). Ed. Talleres Gráficos Gráfica Integral, Buenos Aires.

Así lo atestiguan dos documentos trascendentes de la vida de quien fuera fundador de la familia Virasoro en la República Argentina. El primero está vinculado con el Acta de su Casamiento con María Mercedes Corrales, llevado a cabo en la Ciudad de Corrientes. En ella se lee:

“En veinte y dos de Enero de 1802, habiendo precedido información de libertad y soltura de Dn. Juan Asencio Birasoro, natural de la Villa de Orio, en el Reino de Vizcaya, que existe en el Archivo Eclesiástico ... hijo de Dn. Miguel Birasoro y Da. Manuela Alcorta ... y estando hábiles en la doctrina cristiana ... desposó con mi licencia el presbítero Dn. Manuel Zamudio...(4).

(4) Archivo y Museo Eclesiástico de la Arquidiócesis de Corrientes, tomo III, foja 172, del Libro de Matrimonios. // Citado por Roberto Gustavo Pisarello Virasoro y Emilia Edda Menotti. “Los Virasoro en la Organización Nacional” (Septiembre de 1997). Ed. Talleres Gráficos Gráfica Integral, Buenos Aires.

El segundo testimonio surge del testamento de mancomún de don Juan Asencio Virasoro y de su esposa doña María Mercedes Corrales, según Protocolo del Escribano General de la Provincia de Corrientes del año 1847(5). El mismo dice en su encabezamiento:

“Sea notorio como nos don Juan Asencio Virasoro, natural del pueblo de Orio, provincia de Guipúzcoa, obispado de Pamplona, hijo legítimo de don Miguel Virasoro y doña Manuela Alcorta...”.

(5) Archivo General de la Provincia de Corrientes, Sección Tribunales, Protocolo Primero, Legajo de los Años 1840-1853. “Protocolo del Escribano General Nibeyro” (1847), folios 25-28. // Citado por Roberto Gustavo Pisarello Virasoro y Emilia Edda Menotti. “Los Virasoro en la Organización Nacional” (Septiembre de 1997). Ed. Talleres Gráficos Gráfica Integral, Buenos Aires.

Señalamos -refiriéndonos a la diócesis- que anteriormente a 1862, el país vasco pertenecía en gran parte al Obispado de Pamplona: sólo alguna zona a Calahorra. En 1862, el obispado del país vasco se ubicó en Vitoria. El 1 de Julio de 1950 se establecieron en el país vasco tres obispados: el de Vitoria, el de Bilbao y el de Guipúzcoa(6).

(6) Colaboración de Santiago Saldúa Otegui. Orio, Guipúzcoa, España. // Citado por Roberto Gustavo Pisarello Virasoro y Emilia Edda Menotti. “Los Virasoro en la Organización Nacional” (Septiembre de 1997). Ed. Talleres Gráficos Gráfica Integral, Buenos Aires.

- Padres y abuelos

Los padres de Juan Asencio Virasoro eran naturales de Aya y contrajeron matrimonio el 16 de Septiembre de 1759. Así dice el Acta de Casamiento:

“A dieciséis de Septiembre del año de mil setecientos, cincuenta y nueve, yo, el Reverendo don Pablo de Azcizaga asistí al matrimonio que contrajeron Miguel de Bidasoro, hijo de Joph de Bldasoro y Catha de Arrillaga, naturales de esta Univd y Manuela de Alcorta, hija de Juaquín de Alcorta, natural de Urdaneta, y María de Eznaola, natural de Azcoitia, fueron examinados en la doctrina cristiana. Testigos Pedro Aguirre, Domingo de Arrillaga, Ign Eusebio Ibazos. Se velaron a veinte y nueve de Enero del año sesenta(7).

(7) Archivo Diocesano de San Sebastián (España). Libro de Casamientos, folio 121. // Citado por Roberto Gustavo Pisarello Virasoro y Emilia Edda Menotti. “Los Virasoro en la Organización Nacional” (Septiembre de 1997). Ed. Talleres Gráficos Gráfica Integral, Buenos Aires.

Padres, abuelos y hermanos, todos eran de Aya, pequeño pueblo montañés lindante con la parte sur de Orio. Aya y Orio están a una distancia de 5 kilómetros; es tal su cercanía, que el ferrocarril de la costa vasca tiene en su trayecto una única estación que une a ambos pueblos y que se llama Orio-Aya.

- Los hermanos

La rica y ordenada documentación del Archivo Diocesano de San Sebastián y el apoyo del responsable actual del mismo, nos permitió consultar:

a.- el Libro 4to. de bautizados de Orio, que abarca los años de 1726 a 1804;
b.- los Libros 5to. y 6to. de bautizados de Aya. El Libro 5to. abarca los bautizados de 1735 a 1769 y el Libro 6to. los bautizados de 1769 a 1785.

Del análisis de los mismos pudimos individualizar a los hermanos de Juan Asencio:

1.- Joaquín Antonio Bidasoro. Nació el 20 de Agosto de 1760 en Orolzu, Aya, provincia de Guipúzcoa, según folio 146 del Libro V de bautizados de Aya.
2.- Ignacio Antonio Bidasoro. Nació el 13 de Febrero de 1762, también en Orolzu, Aya. Está asentado en el Libro V de bautizados de Aya, folio 153.
3.- Miguel Antonio Bidasoro. Nació el 17 de Diciembre de 1763, en Orolzu, Aya, según Libro V de bautizados de Aya, folio 168.
4.- Lorenzo Antonio de Vidasoro. Nació el 12 de Julio de 1766, en Orolzu, Aya, Libro V de bautizados de Aya, folio 193.
5.- María Ascención de Bidasoro. Nació el 30 de Septiembre de 1769, en Orolzu, Aya. Libro VI de bautizados de Aya, folio 3.
6.- Josefa Antonia Bidasoro. Esta última nació en Orio, provincia de Guipúzcoa, el 8 de Abril de 1774. Libro de Bautizados de Orio (1726-1804), folio 137.

- El Caserío de Orolzu. La casa natal

Como podemos apreciar, todos los hermanos de Juan Asencio Virasoro nacieron en el Caserío de Orolzu, en Aya, con excepción de la menor de los hermanos, Josefa Antonia, que nació en Orio. Ellos fueron hijos legítimos de Miguel de Vidasoro y de Manuela Alcorta, como lo fue Juan Asencio. El Caserío de Orolzu se conserva intacto en medio del verdor de la montaña vasca.

De Aya nos dice Elisabeth Lasa:

“Recorriendo la costa guipuzcoana, en un cruce de la carretera que va de Zarautz a Orio, nos encontramos con un cartel que indica “Aia”, cuyo centro se sitúa a 8 kilómetros y al que se accede a través de un bonito camino poblado de hayas, robles y castaños, cuya sombra juguetea con el sol que intenta reflejar su luz en el asfalto.
“Hacia la mitad del recorrido se halla una desviación indicada con el nombre de “Monterola”, y que nos conduce a la ferretería-molino de Agorregi. Recientemente restaurada, ofrece a los visitantes el encanto de un lugar casi mágico en el que nuestros antepasados trabajaron el hierro y hacían harina de maíz y de trigo aprovechando inteligentemente y con gran habilidad la fuerza del agua que allí llega, lo cual se puede observar cuando se pone en marcha el entramado que lo hace posible.
“Ascendiendo suavemente y tras pasar el barrio Laurgain (uno de los nueve que tiene Aia), llegamos al casco, en el que la iglesia llama la atención por sus dimensiones; si el exterior semeja una fortaleza, en su interior encontramos una ornamentación gótica y bóvedas de rica crucería, todo ello impecable y bien cuidado”(8).

(8) Elisabeth Lasa. “Aia y sus Alrededores”, Gozaz Costa Vasca, en la “Revista editada por los Ayuntamientos de Getaria, Orio, Zarautz, Aia y Zumaia” (1990), p. 39. // Citado por Roberto Gustavo Pisarello Virasoro y Emilia Edda Menotti. “Los Virasoro en la Organización Nacional” (Septiembre de 1997). Ed. Talleres Gráficos Gráfica Integral, Buenos Aires.

En esa iglesia se casaron los padres de Juan Asencio Virasoro y se bautizaron todos sus hermanos, a excepción de su hermana Josefa Antonia. También en esa iglesia recibió el sacramento de la Confirmación Juan Asencio.

* Asencio de Vidasoro se confirma en la Iglesia Parroquial de San Estevan de la Universidad de Aya.

Nuestras investigaciones llevadas a cabo en San Sebastián (España), a partir de las Actas bautismales y de los Libros de Confirmaciones, nos permitieron encontrar en el Archivo Diocesano el testimonio de la confirmación de Asencio de Vidasoro, hijo legítimo de Miguel de Vidasoro y de Manuela de Alcorta.

La misma se realizó el 1 de Septiembre de 1771. Fue confirmado conjuntamente con su hermano Miguel Antonio por el “Iltmo. Senior Dn Juan Lorenzo de Irigoien y Dutari, Obispo de este Obispado de Pamplona del Consejo de S. M.”

El Acta de Confirmación figura en el Libro A-1-9 de confirmados de Aya, folio 69, línea 21. Reproducimos a continuación el certificado testimonial que nos fuera extendido por el Archivero Diocesano de San Sebastián, don Joxe Ánjel Garro Muxika.

- La Parroquia de San Estevan de Aya

Aquel primitivo templo románico de transición fue ampliado durante el siglo XVII. Su magnificencia prueba la importancia y holgura económica que a la sazón gozaba Aya, que sería como la población capital de la tierra, luego Alcaidía Mayor, de Sayas.

Aquella Iglesia debió ampliarse para recibir además a todos los vecinos de los barrios en los cultos dominicales.

Nosotros visitamos Aya y su parroquia; ello nos permitió apreciar su belleza solemne.

Bajo un portalón de arcos apuntados se abre una puerta decorada con nueve archivoltas, sostenidas en apoyos, en arista y capitel corrido.

Expresa la estudiosa María Asunción Arrázola:

“La Iglesia del siglo XVI debió contar con sólo ‘cinco capillas’, con lo que deduciríamos, como lo hace la Madre Arrázola, que el crucero debió de ser obra de los siglos XVII y XVIII, en conformidad con las pilastras angulares que no son del siglo XVI.
“El ábside es ochavado con grandes contrafuertes exteriores.
“Las bóvedas son de muy rica crucería, cuyas claves colgantes -rojo y oro- refuerzan su valor ornamental. En conjunto son éstas las bóvedas con crucería más rica de Guipúzcoa.
“El resultado fue un templo de estilo gótico-vascongado, de una nave y con planta de cruz latina.
“Los canteros que llevaron a cabo lo principal de esta obra (1565), hicieron tres de las cinco capillas contratadas.
“En 1554 se contrató al escultor Andrés de Aráoz para hacer el retablo mayor.
“Según Félix López del Vallado, la riqueza de los altares hoy existentes es tal que “son considerados del número de los que deben figurar entre los tesoros del arte”(9).

(9) Universidad de Aya. Extractado del trabajo de Luis Murugarren. Publicación de la Caja de Ahorros Municipal de San Sebastián (1974), pp. 90-95. // Citado por Roberto Gustavo Pisarello Virasoro y Emilia Edda Menotti. “Los Virasoro en la Organización Nacional” (Septiembre de 1997). Ed. Talleres Gráficos Gráfica Integral, Buenos Aires.

Entre las “seroras” de la Parroquia de San Sebastián de Aya, vinculados con nuestro trabajo, figura, en el año 1748, Eugenia de Vidasoro.

- La Universidad de Aya y su ámbito religioso

“La Noble y Leal Universidad de Aya se halla situada en un terreno elevado, en la falda del Monte Pagoeta. La denominación de “universidad” no hace relación a centro alguno de estudios que pudiera haber existido en Aya, sino que es un término para designar a un conjunto de poblaciones o de barrios que están unidos por intereses comunes, bajo una misma representación jurídica”(10).

(10) Universidad de Aya. Luis Murugarren. Caja de Ahorros Municipal de San Sebastián (1974), p. 33. // Citado por Roberto Gustavo Pisarello Virasoro y Emilia Edda Menotti. “Los Virasoro en la Organización Nacional” (Septiembre de 1997). Ed. Talleres Gráficos Gráfica Integral, Buenos Aires.

“La población de Aya consiste -según el Diccionario de 1802- en una plaza en que hay dos posadas propias de la Universidad y, en una de ellas la Sala del Ayuntamiento y la Cárcel; en las inmediaciones se cuentan hasta treinta y nueve casas; las demás están repartidas en diez barrios, que son: la Ría, Olascoagaeguía y Arrutieguía, por el Norte; Iruretaeguía y Etchetavalla, por el Este; Andaza y Curpidepea, por el Sur; Lurgain, Urdaneta y Alzola, por el Oeste.
“El total de los caseríos, incluyendo los del cuerpo de la Universidad, ascienden a doscientas veintiún casas”(11).

(11) Universidad de Aya. Luis Murugarren. Caja de Ahorros Municipal de San Sebastián (1974), p. 139. // Citado por Roberto Gustavo Pisarello Virasoro y Emilia Edda Menotti. “Los Virasoro en la Organización Nacional” (Septiembre de 1997). Ed. Talleres Gráficos Gráfica Integral, Buenos Aires.

Destacamos que en Aya y su ámbito religioso se encuentran la Parroquia de San Esteban de Ayagoitía, la Ermita de Nuestra Señora de Aizpe, la Ermita de San Juan Bautista Hurrioz, la Parroquia de San Ramón de Alzola, la Iglesia de San Miguel de Laurgain, la Parroquia de San Martín de Urdaneta, la Iglesia de San Pedro de Estenaga y de Areyzterrezu, la Ermita de Arrazubia, la Ermita de Supiriyo, la Ermita de San Pablo.

Información adicional