El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Alférez Real Juan Asencio Virasoro

Juan Asencio Virasoro ocupó cargos relevantes en el Cabildo de Corrientes. En reunión del 1 de Noviembre de 1809, realizada para llevar a cabo las elecciones de oficios públicos de la ciudad y su jurisdicción correspondiente al año 1810, fue electo Regidor Alférez Real. En la reunión del 1 de Noviembre de 1810 fue designado Alcalde de segundo voto para el año 1811.

Juan Asencio Virasoro, integrante del Cabildo, participó en momentos históricos trascendentes vinculados con la revolución de Mayo y sus desencuentros iniciales y con la invasión paraguaya a Corrientes. Le tocó vivir los vaivenes de la política de ese tiempo, los que generaron posiciones diferentes y la división de la sociedad correntina entre patriotas y peninsulares.

Como Alférez Real era el “... encargado de llevar el estandarte de la ciudad en las ceremonias y en las campañas militares. Tenía el puesto inmediato a los Alcaldes, podía llevar armas -incluso dentro del Cabildo- y hacerse acompañar por cuatro criados armados. Era un cargo de gran jerarquía social, que se otorgaba casi siempre a uno de los principales vecinos”(1).

(1) Ricardo Zorraquín Becú. “La Organización Política Argentina en el Período Hispánico” (1967), p. 319, tercera edición, Buenos Aires (citado en el trabajo de Traynor Balestra; ver Nota 2). // Citado por Roberto Gustavo Pisarello Virasoro y Emilia Edda Menotti. “Los Virasoro en la Organización Nacional” (Septiembre de 1997). Ed. Talleres Gráficos Gráfica Integral, Buenos Aires.

El título de Alférez Real,

“... como otros cargos concejiles, proviene de España, y se designaba con este nombre al oficial del Palatium del rey. Este era el sucesor del comes spatariorum o conde de los espaderos correspondiente a la época de los visigodos...
“En caso de ausencia o enfermedad del Alférez, como el Estandarte era la representación misma del soberano, el Teniente de Gobernador quedaba como depositario.
“Resulta muy curioso e interesante, porque nos da una idea del respeto con que era tratado el pendón de la ciudad”(2).

(2) María Mercedes Traynor Balestra. “El Alférez Real en el Cabildo de la Ciudad de Vera”. // Citado por Roberto Gustavo Pisarello Virasoro y Emilia Edda Menotti. “Los Virasoro en la Organización Nacional” (Septiembre de 1997). Ed. Talleres Gráficos Gráfica Integral, Buenos Aires.

Dice Juan Agustín García en su obra “La Ciudad Indiana”:

“Este cargo era de distinción y preeminencia en la sociedad colonial y su ejercicio muy ambicionado, por los honores que representaba al que desempeñaba.
“El Alférez Real era el depositario del pendón de Castilla y lo custodiaba en su morada en un sitio preferente, con los honores del caso”(3).

(3) Juan Agustín García. “La Ciudad Indiana” (1954), pp. 493-494, Buenos Aires (citado en el trabajo de Traynor Balestra; ver Nota anterior). // Citado por Roberto Gustavo Pisarello Virasoro y Emilia Edda Menotti. “Los Virasoro en la Organización Nacional” (Septiembre de 1997). Ed. Talleres Gráficos Gráfica Integral, Buenos Aires.

Sobre este mismo tema manifiesta Luis García de Valdeavellano y Arcimis en su obra “Instituciones de la España Medieval”:

“El Alférez (del árabe al faris: jinete) fue llamado en la Alta Edad Media, armiger regis (de arma gero: llevar las armas), también signifer regis y spatarios regis y, desde el siglo XII, senyaler en Aragón y Cataluña.
“El ‘Alférez’ real estaba al frente de la milicia o guardia del rey; llevaba en las batallas la enseña o pendón del monarca y, en las ceremonias cortesanas la espada del rey, símbolo de la potestad judicial del príncipe.
“El ‘Alférez’ tenía que ser persona de buen linaje, correspondiéndole guiar el Ejército Real cuando el monarca no iba a la guerra; la defensa del Reino y de los intereses regios; y, por tanto, el castigo de los responsables de que el monarca perdiese alguna heredad, villa o castillo, así como también la protección de las viudas y huérfanos de condición noble”(4).

(4) Luis García de Valdeavellano y Arcimis. “Curso de Historia de las Instituciones Españolas” (1982), p. 489, sexta edición. Ed. Alianza, Madrid. // Citado por Roberto Gustavo Pisarello Virasoro y Emilia Edda Menotti. “Los Virasoro en la Organización Nacional” (Septiembre de 1997). Ed. Talleres Gráficos Gráfica Integral, Buenos Aires.

Durante la Baja Edad Media, en Aragón y en Castilla, el Alférez fue abanderado o portaestandarte del rey.

- Actuación en el Cabildo

La investigación realizada en el Archivo Histórico de la Provincia de Corrientes nos permitió ahondar en el contenido de las Actas Capitulares. Pudimos localizar en ellas la participación inicial de Juan Asencio Virasoro en el Cabildo, cuando leemos la correspondiente al 31 de Octubre de 1806:

“Se reúnen los miembros del Cabildo a efectos de proponer los sujetos que deben ser electos para los oficios concejiles.
“Al día siguiente, el Cabildo se reúne para celebrar las elecciones. El Regidor Decano vota para Procurador de la Ciudad a don Juan Asencio Virasoro”(5).

(5) Archivo General de la Provincia de Corrientes, Actas Capitulares, tomo 41, folios 105-106-107. // Citado por Roberto Gustavo Pisarello Virasoro y Emilia Edda Menotti. “Los Virasoro en la Organización Nacional” (Septiembre de 1997). Ed. Talleres Gráficos Gráfica Integral, Buenos Aires.

Con respecto a los Procuradores expresamos que:

“El estado ciudadano participaba en las reuniones de las Cortes de Castilla por medio de representantes que -desde el año 1255- fueron llamados “procuradores” pero, en ocasiones, antes y después de esta fecha, también “personeros” y “hombres buenos” y, a partir de la segunda mitad del siglo XIV, a veces “diputados”(6).

(6) Luis García de Valdeavellano y Arcimis. “Curso de Historia de las Instituciones Españolas” (1982), p. 474, sexta edición. Ed. Alianza, Madrid. // Citado por Roberto Gustavo Pisarello Virasoro y Emilia Edda Menotti. “Los Virasoro en la Organización Nacional” (Septiembre de 1997). Ed. Talleres Gráficos Gráfica Integral, Buenos Aires.

En el Acta Capitular del 1 de Noviembre de 1808, referida a la elección de Alcaldes y demás oficios concejiles, se designa nuevamente el nombre de Virasoro como propuesto para integrar el Cabildo. La misma expresa:

“El Sr. Alcalde de 1er. voto propuso “para Alcaldes Ordinarios, Regidores, Procurador General y Alcaldes de la Hermandad a don Juan García de Cossio, don Sebastián Almirón, don Carlos de Arenazo, don Pedro Obregón, don Juan Manuel Cossio, don Antonio Cueto... y don Juan Asencio Virasoro(7).

(7) Archivo General de la Provincia de Corrientes, Actas Capitulares, tomo 42, folios 108-109-110. // Citado por Roberto Gustavo Pisarello Virasoro y Emilia Edda Menotti. “Los Virasoro en la Organización Nacional” (Septiembre de 1997). Ed. Talleres Gráficos Gráfica Integral, Buenos Aires.

En las reuniones sucesivas del Cabildo -consignadas en las Actas Capitulares de fechas 31 de Octubre de 1809 y del 1 de Noviembre del mismo año- el Alcalde de primer voto propuso los nombres de las personas que el 1 de Noviembre, según Orden superior y real Ordenanza, debían ser electas para los oficios concejiles.

Don Juan Asencio Birasoro estaba incluido en la lista de candidatos, paso previo que lo consagraría Regidor Alférez Real para el año venidero.

El Acta del 1 de Noviembre de 1809 consigna que los Alcaldes dieron su voto para Regidor Alférez Real a don Juan Asencio Birasoro. La reunión fue realizada con la asistencia del señor Teniente de Gobernador.

- El virrey Baltasar Hidalgo de Cisneros confirma la elección de Juan Asencio Birasoro para Regidor Alférez Real

Con fecha 18 de Enero de 1810, se lee en el folio 89 del tomo 43 de las Actas Capitulares:

“Visto el adjunto testimonio Comprehensivo de las elecciones de oficios concejiles del Cavildo de Corrientes para el presente año de 1810 con lo que acerca de ellas han informado en este oficio el Theniente Governador de aquella ciudad, se confirman las que resultan echas por mayoría de sufragio en Dn. Francisco Alvarez Valdez y Dn. Ignacio Benítez para Alcaldes de 1ro. y 2do. voto; en Dn. Juan Birasoro para Regidor Alférez Real; en Dn. Pedro Obregón para Regidor Defensor de Menores y Pobres; en Dn. Gaspar López para Síndico Procurador; en Dn. Juan Manuel Barrios y Dn. Juan Thomas Ortiz para Alcaldes de Hermandad; y en Dn. Gregorio Sánchez para Mayordomo de la Ciudad.
“Lo que comunico a Ud. para que tenga su puntual cumplimiento.
“Dios Guarde a V. S. m. años.
“Bs. Ayres, 18 de Enero de 1810. Balthasar Hidalgo de Cisneros”.

- La toma de posesión

El Acta Capitular del 12 de Febrero de 1810 se refiere a la toma de posesión del cargo de Alférez Real por parte de Juan Asencio Virasoro. La misma textualmente expresa:

“A doce días del mes de febrero de 1810, nos el Cabildo, Justicia y Regimiento, los que de suyo promovemos, nos juntamos en esta sala capitular de nuestros acuerdos, con la asistencia del Sr. Teniente Gobernador a tratar y conferir materia del real servicio, para utilidad de esta República y a fin de posesionar en su ejercicio de Alférez Real en depósito, para que fue confirmado Don Juan Asencio Virasoro, a quien y hallándose en esta sala se le hizo saber el nombramiento por S.E. y inteligenciado prestó el devido obedecimiento y en su virtud el Sr. Regidor Decano le tomó el Juramento acostumbrado por Derecho vajo (sic) el cual ofreció cumplir y guardar las soberanas Leyes y Reales Cédulas, Provisiones de S.A. y atender asuntos de govierno, estatutos de ciudad, guardar y hacer salir cuando el homenaje al Estandarte lo requiera, no enarbolarlo sino en los casos que previenen las leyes del reyno y en los días de regocijo de nuestro glorioso patrón San Juan, en las horas competentes y acostumbradas, y en su virtud queda en Depósito el Real Estandarte”(8).

(8) Archivo General de la Provincia de Corrientes, Actas Capitulares, tomo 43, folio 31. // Citado por Roberto Gustavo Pisarello Virasoro y Emilia Edda Menotti. “Los Virasoro en la Organización Nacional” (Septiembre de 1997). Ed. Talleres Gráficos Gráfica Integral, Buenos Aires.

- La noticia de la revolución de Mayo llega a Corrientes

Los acontecimientos de Mayo de 1810 ocurridos en Buenos Aires son conocidos en Corrientes con fecha 16 de Junio.

“Según Acta Capitular, el Teniente de Gobernador presenta a los miembros del Cabildo un Oficio del virrey Baltasar Hidalgo de Cisneros, de fecha 26 de Mayo, en el que se advierte que el día 25 del mismo había abdicado del Gobierno, asumiendo en su reemplazo una Junta, cuyo presidente era el Teniente Coronel de Patricios, Cornelio de Saavedra, y a su virtud encarga al citado Sr. Teniente, individuos de su mando contribuyan por su parte al logro que sea adoptado, y que a su fin se dirija a la mayor brevedad diputados autorizados con los necesarios poderes para que en Junta General determinen lo que deba practicarse”(9).

(9) Archivo General de la Provincia de Corrientes, Actas Capitulares, tomo 43, folio 53. // Citado por Roberto Gustavo Pisarello Virasoro y Emilia Edda Menotti. “Los Virasoro en la Organización Nacional” (Septiembre de 1997). Ed. Talleres Gráficos Gráfica Integral, Buenos Aires.

Como dice Busaniche, “desde aquel instante cesó de hecho la dominación española en el Río de la Plata”.

Se constituye el Consejo de Regencia de Cádiz en la Isla de León. La reconocen Montevideo, Lima, Córdoba, Paraguay, no así Buenos Aires, que alegaba que no había sido consultada. También la Audiencia se pronuncia por el reconocimiento de la nueva autoridad española.

La Junta Gubernativa procede, arresta al virrey Cisneros y a los oidores de la Audiencia y los embarca a España. Más tarde, los cabildantes fueron removidos y confinados a provincias del Interior. Juan Asencio Virasoro, español, no escapó a dicha medida.

- Los hechos posteriores a la revolución de Mayo. Liniers es fusilado en Cabeza de Tigre

De la lectura del Acta Capitular de fecha 22 de Junio de 1810 nos informamos que el Cuerpo de miembros del Cabildo del que formaba parte Virasoro como Alférez Real, vota a favor del doctor José Simón García de Cossio para diputado por Corrientes, quien debía bajar a Buenos Aires, autorizado del necesario poder de ese Ayuntamiento.

El Teniente Gobernador dispuso se le extienda el correspondiente poder, expresándole no reconocer otro soberano que el señor Don Fernando VII y sus legítimos sucesores(10).

(10) Archivo General de la Provincia de Corrientes, Actas Capitulares, tomo 43, folios 55-56-57-58. // Citado por Roberto Gustavo Pisarello Virasoro y Emilia Edda Menotti. “Los Virasoro en la Organización Nacional” (Septiembre de 1997). Ed. Talleres Gráficos Gráfica Integral, Buenos Aires.

El Cabildo de Córdoba, en Julio de ese mismo año de 1810, reconoce al virrey de Lima y a la Audiencia de Chuquisaca. Con esta medida se sustraía de la obediencia a Buenos Aires.

El más adicto a esta posición era Liniers, quien se dirigió a los Cabildos subalternos para pedirles que no enviasen sus diputados a la capital. El ejército formado por la Junta se traslada al Interior. Se dicta la sentencia de muerte para Liniers. El héroe de la Reconquista es fusilado en Cabeza de Tigre.

En Agosto se rompen las relaciones con Montevideo.

- Galván y la Comandancia General de Armas de Corrientes. La situación con el Paraguay

En ese mismo mes de Agosto se presentó ante el Cabildo de Corrientes don Elías Galván con un despacho de la Junta Gubernativa de Buenos Aires, por el cual se lo nombraba Comandante General de Armas de Corrientes y su jurisdicción.

Por sendos Oficios dirigidos al Cabildo se ordena a Pedro Fondevila, Teniente de Gobernador, que a la mayor brevedad se presente en la capital. El Gobierno queda a cargo del Comandante de Armas Elías Galván(11).

(11) Archivo General de la Provincia de Corrientes, Actas Capitulares, tomo 43, folios 68-69. // Citado por Roberto Gustavo Pisarello Virasoro y Emilia Edda Menotti. “Los Virasoro en la Organización Nacional” (Septiembre de 1997). Ed. Talleres Gráficos Gráfica Integral, Buenos Aires.

El Acta del 8 de Octubre consigna que éste fue nombrado Teniente de Gobernador de la Ciudad de Corrientes y Presidente del Cabildo. Esta designación constituía una forma de defender a la desprotegida Corrientes, expuesta a caer en manos del Paraguay.

Don Elías Galván, nativo de Corrientes, quien fuera Teniente de los Cazadores Correntinos que actuaron en las invasiones inglesas, era Capitán de Ejército y en ese momento investía el cargo de Comandante de Armas.

Relacionado con lo que meses más tarde sería la invasión paraguaya a Corrientes, en la misma Acta a la que hacemos referencia precedentemente se lee que se recibieron dos Oficios del Comandante de la expedición marítima del Paraguay, don José Antonio de Zabala y Delgadillo, por los que se exhortaba al Cabildo y al Comandante de Armas para que en el término de una hora se le hiciera entrega de los buques mercantes que se hallaban en ese puerto y que eran patrimonio particular de los vecinos de aquella ciudad(12).

(12) Archivo General de la Provincia de Corrientes, Actas Capitulares, tomo 43, folios 77-78. // Citado por Roberto Gustavo Pisarello Virasoro y Emilia Edda Menotti. “Los Virasoro en la Organización Nacional” (Septiembre de 1997). Ed. Talleres Gráficos Gráfica Integral, Buenos Aires.

El jefe de la flotilla rescató los buques mercantes fondeados a corta distancia y los llevó al puerto, ya ocupado por Zabala y Delgadillo quien, en esa oportunidad, envía dos Oficios, uno a Galván y, el otro, al Cabildo, conminándolos a asumir la línea de Asunción y a permitir el libre paso de los buques de Buenos Aires al Paraguay; le señalaba -además- que en el caso de que la provincia de Corrientes no accediera y que, por el contrario, prestara obediencia a la Junta, Asunción declararía a Corrientes traidora y enemiga.

Zabala expresaba en sus Oficios:

“En vista de la conducta de Buenos Aires, fácil es que Vuestra Merced se decida: o a seguir la conducta de la Asunción y permitir que todos los buques que vienen o vendrán de Buenos Aires pasen libremente hasta el Paraguay; o a preferir la obediencia a la Junta Provisional Gubernativa.
“Si lo primero, la Asunción conservará con esta ciudad su antigua armoniosa correspondencia; si lo segundo, la Asunción declara en toda la extensión de la provincia a la de Corrientes por traidora y enemiga, como por bando publicado en los pueblos de Misiones ha hecho el general Velazco contra el coronel Rocamora” (Manuel Florencio Mantilla. “Crónica Histórica de la Provincia de Corrientes” (1972), tomo I, p. 63, Buenos Aires).

Siguiendo el hilo de los acontecimientos fundacionales de nuestra Nación independiente, es preciso recordar que Paraguay negaba su acatamiento a la Junta Gubernativa. En consecuencia, en Septiembre de 1810, Manuel Belgrano y su Ejército salen hacia el Norte dispuestos a llevar la revolución al Paraguay.

Belgrano fue derrotado en Enero de 1811 en Paraguarí y, en Marzo, en Tacuarí. Vigodet llega a Buenos Aires como gobernador.

Información adicional