El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Quintana, José de la

José de la Quintana

por Alberto Rivera(*)

Benemérito sacerdote que tuvo larga y sobresaliente actuación en la educación de la juventud correntina.

Enseñó desde el año 1796 a 1854, fecha en que el Gobierno de la Provincia lo jubiló y pensionó, declarándolo Benemérito de la Enseñanza.

Nació en España, el 4 de Enero de 1773.

La estatua de fray José de la Quintana, ubicada en el peristilo de la iglesia de San Antonio en el Convento de San Francisco de Corrientes, es de bronce, de tamaño natural y está emplazada sobre un pedestal rectangular de mampostería recubierto con cemento.

Tiene una placa de bronce de 70 centímetros por 40 centímetros, que representa a la vieja iglesia y a un fraile sentado en el frente, enseñando a leer un niño.

Lleva esta leyenda: “Fray José de la Quintana nacido en Vizcaya el 4 de Febrero de 1773 y muerto en Corrientes el 6 de Abril de 1862. Le dedica su discípulo Juan Madariaga”.

El R. P. fray José de la Quintana falleció en Corrientes el 6 de Abril de 1862.

Nota

(*) Material extraído  de la revista “Historia de los correntinos y de sus pueblos”.

 

A continuación se brinda otras versión de la vida benémerito sacerdote:

José de la Quintana

por Antonio Emilio Castello(*)

Nació en Vizcaya (España), el 4 de Febrero de 1773, siendo sus padres José de la Quintana y María de Orcacitas.

Sus estudios los realizó en Portugalete.

En 1790 llegó a Buenos Aires y, algunos años después, el 15 de Junio de 1796, ingresó a la Orden de San Francisco, ejerciendo como maestro en la escuela conventual.

En 1797 pasó a Corrientes, y allí ejerció una amplia y fecunda acción educadora. Lo más granado de la juventud correntina lo tuvo como maestro.

En 1854, al producirse su retiro, después de tantos años de docencia, el gobernador lo declaró “Benemérito preceptor de instrucción primaria”.

El 13 de Agosto de ese año se le tributó un homenaje público, al que concurrió lo más representativo de la Provincia.

Murió en Corrientes, el 6 de Abril de 1862, y en el atrio del Convento de San Francisco, en Buenos Aires, una placa honra su memoria.

El 12 de Octubre de 1920 se inauguró un monumento a su memoria en la ciudad de Corrientes.

Nota

(*) Material extraído del libro “Historia ilustrada de la Provincia de Corrientes”, de Antonio Emilio Castello - edición de 1999.

*******

Nació el 4 de Febrero de 1773, en el lugar de Santélices, Valle de Arcentales, provincia de Viscaya(1). Fueron sus padres Joaquín de la Quintana y María de Orcacitas.

Hizo sus estudios en el seno de su familia; huérfano de padre a los 8 años, se trasladó a Villa Portugalette, donde aprendió aritmética; se le propuso estudiase gramática, para ser eclesiástico, pero él no aceptó.

En 1789 inició su viaje a América, arribando al puerto de Buenos Aires a fines de 1790.

Después de algunos años, tomó el hábito del patriarca San Francisco de Asís, ingresando al Convento de la Observancia de la ciudad de Buenos Aires, el 15 de Junio de 1796.

En 1797 llegó a la ciudad de Corrientes con el cargo de Director de la Escuela de San Francisco, cargo que desempeña durante 57 años sin interrupción, excepto el viaje que hiciera al Paraguay, en 1799, acompañando al Reverendo Padre Caballero, Visitador General.

En 1804 fue designado Preceptor de la Escuela de Buenos Aires, pero el Cabildo de la ciudad de Corrientes consiguió no lo moviesen.

Cuando estalló la Revolución (25/V/1810), se declaró partidario de ella.

En recompensa a los servicios prestados, el gobernador Ferré le asignó la cantidad de $ 200 metálicos por año. El gobernador delegado Manuel Antonio Ferré, lo nombró (12/VIII/1854), “Benemérito Preceptor de Instrucción Primaria”, asignándole una pensión mensual de una onza de oro. Al siguiente día, abandonaba la escuela, a los 81 años de edad.

Falleció en Corrientes, el 6 de Abril de 1862.

Nota

(1) Material extraído del libro "La Ciudad de Corrientes", de Hernán Félix Gómez, editado en 1944.

Información adicional