El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Bonpland, Amado

Aimé Bonpland, sabio francés que dejó una vasta obra en Corrientes(1).

(1) Citado por Isabel de Asuad en el libro de su autoría: “Esto es Corrientes”.

Aimé Jacques Alexandre Goujaud Bonpland (firmaba Amadeo o Amado en los países hispanohablantes), nacido en La Rochelle, Francia, el 29 de Agosto de 1773 y muerto en Santa Ana, actual poblado argentino de Bonpland, en la provincia de Corrientes, Argentina, el 11 de Mayo de 1858(2).

(2) El investigador Alberto Rivera, en “Historia de los Correntinos y de sus Pueblos”, da a conocer detalles sobre la vida de Bonpland. Este historiador dice que “este eminente botánico francés había llegado a Buenos Aires en 1818. Después de cumplir larga prisión por orden del gobernante paraguayo José Gaspar Rodríguez de Francia, se estableció en Corrientes, donde abrió una farmacia. Con posterioridad prestó servicios diplomáticos a Pedro Ferré.
“Había nacido en La Rochelle el 29 de Agosto de 1773. Fue eficaz colaborador del gobernador Juan Gregorio Pujol en el aporte de ideas que enorgullecen a Corrientes.
“El sabio Amado Bonpland -cuyo verdadero nombre era Amado Jacobo Alejandro Goujaud fallece en su residencia de Santa Ana (Paso de los Libres), el 11 de Mayo de 1858”.

Fue un naturalista, médico y botánico francés, célebre por la expedición a América que realizó junto con Alexander von Humboldt. El pico Bonpland es en honor a su nombre, aunque éste nunca visitó los Andes venezolanos.

- Breve reseña biográfica

Su verdadero nombre era Aimé Jacob Alexandre Goujaud, aunque es conocido como Bonpland (Bon-Plant), debido al apodo que le dio su padre por la afición que desde pequeño tuvo por las plantas y que luego reemplazó definitivamente su apellido.

En 1791 viaja a París a seguir estudios de medicina; allí nace su dedicación a la ciencia y especialmente a la Botánica. En 1796 se traslada a Rochefort (Francia) y se inscribe en la Escuela Naval de Medicina hasta obtener el grado de cirujano de tercera clase.

Enviado a Toulón, se emplea por varios meses en el servicio de los hospitales marítimos de ese puerto y trabaja como ayudante de cirujano en el vapor Ajax. Al año siguiente regresa a París, obtiene su doctorado y continúa sus estudios de ciencias naturales al lado de eminentes naturalistas y botánicos.

Es uno de ellos, Antonio Jussieu, quien lo recomienda junto con Alejandro de Humboldt para integrar la expedición científica que estaba organizando el gobierno francés por la América del Sur y Africa, empresa que no se ejecutó.

Sin embargo, ambos científicos no abandonan la idea de la expedición y realizan las diligencias pertinentes para emprender el viaje. Parten a España y consiguen permiso del rey Carlos IV para visitar los dominios americanos.

Entre 1799 y 1804, Humboldt y Bonpland viajaron juntos por España, Venezuela, Colombia, Ecuador, Perú, Cuba, México y los Estados Unidos. Bonpland reunió y depositó en el Jardin des Plantes de París un herbario de 60.000 plantas, 6.000 de las cuales eran desconocidas en Europa.

Como resultado de su viaje exploratorio, publicó cuatro volúmenes sobre plantas en la obra Voyage aux régions equinocciales du noveau continent fait en 1799 - 1804 y, en colaboración con Humboldt, los siete volúmenes de "Nova genera et spacies plantarum".

Bonpland también elaboró una notable colección de insectos, que fueron estudiados por el entomólogo francés Latreille y publicados en la Colección de Observaciones de Zoología y Anatomía Comparada, en 1811.

En 1805, la emperatriz Josefina Bonaparte lo nombra Intendente de la Malmaison, famosa residencia de campo rodeada de numerosas plantas exóticas. Bonpland permaneció al servicio de la Malmaison hasta 1814, fecha en la que murió la emperatriz.

Por esa época ambos viajeros conocen a Simón Bolívar, el futuro Libertador, a su paso por París. En 1814, al morir la emperatriz, Bonpland deja su cargo y madura la idea de regresar a América.

Contratado por el dirigente de la revolución del Río de la Plata, Bernardino Rivadavia, decide viajar a Buenos Aires, ciudad a la que llega el 26 de Noviembre de 1816, con su familia y el ofrecimiento de ser profesor en la Facultad de Medicina y en el Museo de Historia Natural.

De regreso a América, Bonpland se establece en Buenos Aires donde continúa su vida de aventuras. Trae de Europa lo necesario para fundar un jardín botánico y un museo de ciencias naturales, pero las necesidades de la guerra de independencia impidieron que este proyecto se concretara. En Buenos Aires ejerce su profesión de médico durante tres años.

En 1820 estableció su cuartel general en Corrientes, de donde partirán sus múltiples expediciones con fines científicos. Se instala en Santa Ana (actualmente llamada “Bonpland”, en su honor) en Corrientes, para cultivar yerba mate, y desde donde fue retirado en 1821 y hecho prisionero por el Dictador Supremo José Gaspar Rodríguez de Francia de la República del Paraguay, quien le asigna residencia sin posibilidad de viajar durante diez años, durante los cuales ejerce su profesión de médico y se ocupa de agricultura y ganadería, y de industrias menores.

Durante su cautiverio muchas personalidades e instituciones tratan de conseguir su libertad, entre ellos el propio Simón Bolívar, pero esto sólo se logra en 1831. Una vez libre, Bonpland se dedica a recorrer las misiones brasileñas, se establece por corto tiempo en Buenos Aires y luego en São Borja, donde continúa con sus investigaciones botánicas; regresa a Corrientes y se dedica al cuidado de una estancia, que después deja para seguir recorriendo el territorio fronterizo entre Argentina, Uruguay y Brasil: las Misiones centrales del Paraguay.

Notablemente, Bonpland se encariña del Paraguay. Se unió con María, hija de un cacique, con quien tuvo dos hijos; tanto fue su aquerenciamiento que al ser liberado llora por no querer dejar la tierra.

Se instaló entonces en 1831 en la actual provincia argentina de Corrientes y luego en 1838 definitivamente en Santa Ana. Reanuda entonces sus actividades científicas y colonizadoras, con un breve intervalo en 1839 en que interviene en las luchas políticas y militares contra Juan Manuel de Rosas, y realizando viajes a Buenos Aires, Montevideo, Brasil y Paraguay y hasta a Francia, pero regresando siempre a su residencia de Corrientes, a cuyo pueblo debe atenciones sin número, como lo expresa pocos años antes de su muerte, con motivo de encargársele la organización y dirección de un museo.

Efectivamente, en 1854, ya octogenario, es nombrado “Director del Museo de la Provincia de Corrientes”. Los últimos años de su vida los pasa en “El Recreo” en Santa Ana (actual Bonpland, y antigua cabecera de Paso de los Libres), falleciendo el 11 de Mayo de 1858 acompañado por su hija Carmen.

El archivo de Bonpland quedó en la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad de Buenos Aires. Recibe cristiana sepultura en la localidad de Restauración (hoy Paso de los Libres, Argentina), en el “Cementerio de la Santa Cruz”.

- Viaje de Bonpland y Humboldt por América

El 5 de Junio de 1799 salen de La Coruña a bordo de la corbeta de guerra “Pizarro” y 14 días después hacen escala en las islas Canarias. Retoman el rumbo hacia La Habana y México, pero una epidemia desatada en la embarcación los hace desviarse hacia Tierra Firme y desembarcar en Cumaná el 16 de julio de ese año.

Desde allí recorren la península de Araya, valle de Caripe, cueva del Guácharo, las misiones de San Fernando y otros lugares del Oriente venezolano. Seguidamente parten hacia La Guaira haciendo escala en Higuerote, desde donde Bonpland continúa el viaje por tierra.

El 20 de Noviembre llega la expedición a La Guaira y emprende marcha hacia Caracas. Allí son recibidos por el gobernador y capitán general Manuel de Guevara Vasconcelos, quien se ocupa de atenderlos. Ya instalados, ambos viajeros se dedican a explorar los alrededores de la ciudad y el 2 de Enero de 1800 ascienden a la silla del Avila.

Luego parten hacia los valles del Tuy y Aragua, visitan Antímano, La Victoria, Turmero, Maracay, Valencia, Guacara, Las Trincheras y Puerto Cabello. Desde allí se dirigen a los llanos centrales pasando por Calabozo y San Fernando de Atabapo.

Siguen hacia el Orinoco y recorren los pueblos de misión hasta llegar a San Carlos de Río Negro. Exploran el Orinoco y sus afluentes, visitan Angostura y desde allí se dirigen por El Pao a Barcelona y luego a Cumaná, terminando así el recorrido por el territorio venezolano.

En términos generales, la expedición se ocupó del estudio de los recursos naturales (flora, fauna, minerales, ríos, suelo, fenómenos, etc.) así como también de la observación de las costumbres indígenas y del resto de la sociedad. Bonpland fue el encargado de recolectar las plantas, la mayoría de ellas desconocidas por la ciencia de la época, y de colaborar con Humboldt en la redacción posterior de varios trabajos.

De Venezuela la expedición parte en Septiembre de 1801 y se dirige a Cuba, Nueva Granada, Quito, Perú, Nueva España y Estados Unidos, para finalmente concluir en Burdeos el 4 de Agosto de 1804. Los expedicionarios son recibidos con grandes honores.

Ya en París ambos se dedican a ordenar y analizar el material recolectado. Publican varias obras de manera conjunta, la más importante de las cuales es el Viaje a las regiones equinocciales del nuevo continente, aparecida en francés, en 13 volúmenes, entre 1816 y 1831.

A la fecha, la mejor descripción real-ficcional de los viajes que Bonpland realizó junto a Humboldt proviene de La Medición del Mundo (Die Vermessung der Welt, 2005), de Daniel Kehlmann, el que ha sido considerado como el mejor libro de literatura alemana desde "El Perfume" en 1975.

- Publicaciones

* 1811. Recueil d’observations de zoologie et d’anatomie comparée rédigé avec - Alexander Humboldt, Imprimerie J.H. Stone, Paris - Versión sitio Gallica.

* 1813. Description des plantes rares cultivées à Malmaison et à Navarre par Aimé Bonpland. Imprimerie P. Didot l’aîné, Paris. Dedicado por Aimé Bonpland a la emperatriz Joséphine - Version numérique sur le site botanicus et Version de las ilustraciones sitio Bium.

* 1815. Nova genera et species plantarum reeditado con Alexander Humboldt & Karl Sigismund Kunth, vol. 1, Lutetiae Parisiorum, Paris - Versión sitio Botanicus.

* 1816. Monographie des Melastomacées comprenant toutes les plantes de cet ordre y compris les Rhexies, vol. 1, París.

* 1817. Nova genera et species plantarum reeditado con Alexander Humboldt & K. S. Kunth, vol. 2, Lutetiae Parisiorum, París - Versión sitio Botanicus.

* 1818. Nova genera et species plantarum reeditado con Alexander Humboldt & K. S. Kunth, vol. 3, Lutetiae Parisiorum, París - Versión sitio Botanicus.

* 1820. Nova genera et species plantarum reeditado con Alexander Humboldt & K. S. Kunth, vol. 4, Lutetiae Parisiorum, París - Versión sitio Botanicus.

* 1821. Nova genera et species plantarum reeditado con Alexander Humboldt & K. S. Kunth, vol. 5, Lutetiae Parisiorum, París - Versión sitio Botanicus.

* 1823. Nova genera et species plantarum reeditado con Alexander Humboldt & K. S. Kunth, vol. 6, Lutetiae Parisiorum, París - Versión sitio Botanicus.

* 1823. Monographie des Melastomacées comprenant toutes les plantes de cet ordre y compris les Rhexies, vol. 2, París.

* 1825. Nova genera et species plantarum reeditado con Alexander Humboldt & K. S. Kunth, vol. 7, Lutetiae Parisiorum, París - Versión sitio Botanicus.

Honores:

Epónimia: el género Bonplandia de la familia de las Polemoniáceas le fue dedicado por su amigo Antonio José Cavanilles en 1800. Ese género comprende tres especies de México.

Abreviatura: la abreviatura Bonpl. se emplea para indicar a Aimé Bonpland como autoridad en la descripción y clasificación científica de los vegetales. La abreviatura H.&B. se emplea para indicar a Aimé Bonpland como autoridad en la descripción y clasificación científica de los vegetales (ver listado de especies descritas por este autor en conjunto con Humboldt).

Información adicional