El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Quesada, Vicente Gregorio

La historia de los pueblos es escrita por propios y extraños que visualizan de distintas maneras las perspectivas de análisis. Pero en todos los casos existe un vínculo motivador para el historiador, una razón especial que lleva a la vocación de observar agudamente la sociedad en cuestión.

La Provincia de Corrientes, gestora permanente de sucesos trascendente para la vida política e institucional del país, ha sido objeto de estudio y análisis de historiadores correntinos y de los que no lo eran.

El caso de Vicente Gregorio Quesada (1830-1913) como estudioso de sucesos correntinos, está enmarcado por su participación de protagonista en determinado momento de la vida política correntina, siendo motor impulsor de reflexiones y estudios de carácter históricos, seducido a la vez por el medio geográfico y social de la Provincia de entonces, generando con su pluma notables inquietudes, dándose un lugar en la historiografía correntina.

Su fecunda e importante obra como historiador le da dimensiones considerables en el estudio y registro del pasado correntino, por la calidad de su prosa y lo acaudalado de los datos. En esta oportunidad analizaremos tan solo sus vinculaciones con Corrientes y sus publicaciones puntuales sobre la Provincia. Pero la figura de Quesada se proyecta también como agudo observador, hombre público y funcionario representando a la Provincia de Corrientes(1).

(1) “Vicente G. Quesada y sus vínculos con la Provincia de Corrientes”, material publicado por el doctor Dardo Ramírez Braschi y publicado en “Anales de la Junta de Historia de la Provincia de Corrientes” - Moglia Ediciones. Corrientes. Año 2004.

- Referencia biográfica y su obra como historiador

Avocarse a referenciar la vida pública e intelectual de Vicente Gregorio Quesada demandaría un recorrido por un amplio sector del saber histórico, político y diplomático de la Argentina de la segunda mitad del siglo XIX. Al solo fin ilustrativo, ya que no es el objeto especifico del presente trabajo, mencionaremos en esta oportunidad sus logros públicos más notorios.

Fue un hombre del siglo XIX. Nació en Buenos Aires en 1830, pero su proyección pública se inicia puntualmente después de la batalla de Caseros, debido a vinculaciones al general Justo José de Urquiza en la ciudad de Paraná, y su brillante capacidad intelectual y vocación patriótica le dieron un lugar de notoria relevancia.

La batalla de Pavón y el triunfo del mitrismo postergó su proyección política, dedicándose a los trabajos intelectuales de investigación. De pensamiento lúcido y de un amplio espíritu nacional que se percibe en sus escritos, tanto en la defensa de los espacios territoriales como en la identidad cultural de la Nación.

En la función pública fue electo diputado nacional por Corrientes en los años 1856 y 1859; director de la Biblioteca Pública de Buenos Aires, en 1871; ministro de Gobierno de la Provincia de Buenos Aires en 1877; diputado por Buenos Aires en 1878; presidente de la Academia de Filosofía y Letras de la Universidad de Buenos Aires. Cumplió funciones diplomáticas en Brasil, México, España y el Vaticano. Cuando ya era ministro plenipotenciario en Madrid, fue elegido como árbitro, por común acuerdo de los Gobiernos de México y de Estados Unidos, para resolver el caso Oberlander. En 1889 representó a la Universidad de Buenos Aires en el Congreso de Orientalistas de Roma, y en 1892 igualmente a la República Argentina en las fiestas celebradas en Madrid con motivo del cuarto centenario del Descubrimiento de América(2).

(2) Boletín de la Academia Nacional de la Historia. Volumen XI. Buenos Aires. 1938. Págs. 360 y 361.

Opositor a los planteos mitristas que empujaron a la Argentina en la guerra de la Triple Alianza contra el Paraguay. En esta oportunidad no citaremos la totalidad de las numerosas obras de Quesada, pero entre sus publicaciones más sobresalientes podemos mencionar las siguientes: “Recuerdos de España”, “Crónicas potosinas”, “Los indios de las provincias del Río de la Plata”, “Memorias de un viejo”, “La sociedad hispanoamericana bajo la dominación española”, “Recuerdos de mi vida diplomática”, “La vida intelectual de la América española”, “Historia diplomática latinoamericana”, “La Patagonia y las Tierras Australes”, entre otros.

- Quesada y su actividad relacionada a Corrientes

Su afinidad con las cosas de la correntinidad se produjo a través de su amistad con el gobernador Juan Gregorio Pujol y a partir de su primera visita a la Provincia. La amistad con Pujol se inició en Paraná, capital de la Confederación Argentina, ya que ambos colaboradores de Justo José de Urquiza concuerdan en proyectos y perfiles políticos.

Siendo Pujol gobernador de Corrientes, entusiasmó a Quesada a instalarse en la Capital provincial donde fue redactor del periódico “La Libre Navegación de los Ríos” pero, según Mantilla, fue recomendado por el general Justo José de Urquiza. Posteriormente, en 1855, fue redactor en el periódico “El Comercio”, publicando diversos artículos y postales literarias regionales. Manuel F. Mantilla agrega al respecto:

Su mejor época (de “El Comercio”) fue aquélla en la que escribía el doctor Quesada, pues, no obstante de haber rendido este señor su tributo de parcialidad al gobernador, no fue turbado por el grito febril de pasiones salvajes. Además, desde su entrada visible a la redacción, “El Comercio” apareció dos veces por semana, en días fijos, los jueves y domingos(3).

(3) Mantilla, Manuel Florencio. “Bibliografía periodística de la Provincia de Corrientes”. Imprenta y Librería de Mayo. Buenos Aires. Año 1887. Pág. 37.

En su primera editorial y presentación ante los lectores correntinos de “El Comercio” expresa:

Venimos a la prensa con la conciencia de la responsabilidad de nuestra tarea; venimos en la aurora de la paz entre todos los pueblos argentinos, cuando desaparecen del horizonte las negruzcas nubes que anunciaban las borrascas y son reemplazadas por los albores de la mañana de la paz. Venimos en un momento de solemnes expectativas, cuando dejamos de destruir para empezar a crear; cuando deponemos las armas para regar, con el sudor de nuestra frente, la tierra que ha de producir el pan para nuestros hijos. Y por lo mismo que tenemos conciencia de la responsabilidad que asumimos al ocupar un lugar en la prensa periodística argentina, queremos decir lo que pensamos, y escribir sobre el escudo de nuestras armas la divisa que nos servirá de enseña en el ‘diarismo’”.

Seguidamente, se sucede una serie de artículos sobre descripciones provincianas con el título de “Impresiones de viaje”, cuya serie se inicia por la pampa, siguiendo después “Recuerdos de la Provincia de Santiago del Estero” en los Nros. 179,180 y 182 en Abril de 1855; “Recuerdos de la Provincia de Tucumán” en los Nros. 183, 184, 185 y 189 de Mayo de 1855.

En este mismo año publica un bello artículo denominado “Las aguadoras”, constituyéndose una maravilla de descripción literaria del constante peregrinar cotidiano de mujeres correntinas que extraían agua del Paraná al caer la tarde.

Este brillante artículo fue publicado en una sola parte, en el Nro. 225, aparecido el 30 de Septiembre de 1855.

“Las aguadoras” es una excelente descripción literaria de un cuadro típico de las costumbres correntinas y, en ese marco, la ágil pluma de Quesada narra el pesar y la pena de una de esas recolectoras de agua, la de María, por la muerte de su amado Juan. Al iniciar el texto, describe el lugar:

“¡Conocéis el país donde los limoneros y naranjos se cubren de frutales brillantes y amarillas como el oro, de flores blancas como la nieve que no ha tocado la tierra, y fragantes como la azucena de los campos.? Y aún diciendo así no habría expresado todavía toda la belleza de ese país donde las esbeltas palmeras se mecen blandamente al soplo suave del viento de la tarde, y muestran sus amarillentos frutos en racimos apetitosos y fragantes; no habría expresado la belleza de esa tierra limitada al Oriente por las cristalinas y correntosas aguas de Uruguay; al Norte y al Occidente, por el majestuoso Paraná y conocida en la geografía como Provincia de Corrientes”.

Con aguda percepción espacial, con un detallismo admirable, describe puntualmente a las aguadoras y su medio. En el relato, mas allá de las historias de las recolectoras de agua, se desliza en las palabras de Quesada una puntual descripción del Corrientes de entonces, la que podemos extraer el siguiente fragmento:

En las calles de los arrabales de la ciudad, formadas por líneas paralelas de casas en su mayor parte con corredores y los techos cubiertos con los huecos troncos de los palmeros, veíanse sentadas en las puertas las buenas mujeres del pueblo, fumando sus cigarros y hablando el guaraní, lo que daba a estos contornos el aspecto de un pueblo primitivo, bondadoso como un lindo cielo y agradable como su hermosísima campiña. Los barrios de Cambacua y La Rozada, expresión verdaderamente original de este pueblo y símbolo inequívoco de la bondad de la raza, hacían aparecer como en relieve la vida patriarcal y semibíblica de sus moradores. Por allá distinguíanse las cimas iguales a una viña de naranjos, por allí se elevaba sobre el horizonte algún árbol estaño y, en otras partes, se levantaba triste y descollante algún palmero. Los astilleros estaban solos, y los esqueletos de las embarcaciones que construían parecían un gran mosaico de madera colocado entre jardines de naranjos y limoneros. En el centro de la ciudad, las calles perdían la originalidad de los arrabales, para trocarse con la prosaica arquitectura de las ciudades de América española; edificios de un solo piso, constituido con más o menos gusto, calles más o menos prolongadas, pero repetición monótonas de las mismas vistas”.

En su obra “La provincia de Corrientes” reproduce algunos pocos párrafos del relato de las aguadoras, pero no la descripción arriba transcripta.

Si bien en aquel año no ejerció formalmente función pública alguna en la Provincia, colaboró estrechamente con su allegado amigo gobernador. En el transcurso de 1855 regresa a Buenos Aires y termina su carrera de Abogado.

Fue elegido Diputado por la provincia de Corrientes ante el Congreso Nacional, participando activamente en debates y discusiones. Se opuso tenazmente a la aplicación de los llamados “derechos diferenciales”. Al terminar las cuatro años de gestión regresa a Corrientes y publica una carta a sus electores, dando explicación de lo actuado como legislador correntino.

Méndez Paz sostiene que colaboró también en la redacción del periódico “La Opinión”, que inició su publicación el 1857(4).

(4) Méndez Paz Emilio. “Periódicos correntinos 1825 - 1900”. Buenos Aires. Año 1953. Pág. 29.

A finales de aquel año tiene serias intenciones de invertir en la Provincia a través de una sociedad por acciones en la explotación de la yerba mate en gran escala, entre otros ramos, para lo cual solicita algunas bases y concesiones por parte del Gobierno(5).

(5) Carta de Quesada a Pujol, del 6 de Diciembre de 1857. “Corrientes en la Organización Nacional”. Pág. 168.

Cuando en 1860 se eligieron convencionales constituyentes para la reforma de la Constitución Nacional, en Corrientes obtuvo 285 votos, que lo ubicó en el decimoprimer lugar, por lo que no entró como constituyente(6).

(6) Archivo General de la Provincia de Corrientes. Hemeroteca “La Unión Argentina” del 10 de Agosto de 1860.

Durante la grave crisis de política correntina de 1878, el presidente Avellaneda lo designó interventor federal en la Provincia de Corrientes, por Decreto del 24 de Abril de aquel año, pero la vorágine de los sucesos no permitieron que se hiciese cargo(7).

(7) Periódico “La Libertad” de Corrientes, del 1 de Mayo de 1878.

- Su primer libro: “La provincia de Corrientes”

La vinculación y afectos hacia la Provincia, que lo designó su representante ante el Congreso Nacional, fue motivo para tomar como objeto final su primer libro titulado “La provincia de Corrientes”.

Esta obra, según el propio Quesada, es fruto de la necesidad de dar a conocer lo visto y observado en la Provincia y, a la vez, muestra de gratitud hacia la misma.

El libro fue redactado desde Buenos Aires en 1855 y 1856, con la acumulación de datos e información acumulados durante su residencia en Corrientes. En la Capital provincial, expresaba Quesada:

Me ocupaba, en los ratos libres, de reunir noticias para escribir una monografía histórica de la Provincia, y con este motivo conocí y frecuenté al padre franciscano, fray Juan N. Alegre, bondadosísimo, y quien poseía algunos libros curiosos; visitaba algunos domingos al anciano Serapio Mantilla, administrador de la Aduana y aficionado también a los estudios históricos...”(8).

(8) Ernesto Quesada. “Pujol y la época de la Confederación”. Amerindia Ediciones. Corrientes. Año 2002. Pág. 46.

Se proponía, con ella, reflejar las vivencias, idiosincrasia y, sobre todo, particularidades y datos estadísticos de la misma, para lo cual cuenta con los informes logrados a través de sus distintas relaciones en la Capital correntina como, por ejemplo, la del propio gobernador Pujol.

Al respecto existe un copioso intercambio epistolar entre Quesada y Pujol, solicitando información el primero, y enviándola el segundo, cuando las poseía y estaba dentro de sus posibilidades.

A fines de 1855, desde Buenos Aires, comenta al gobernador correntino sobre la obra que está escribiendo, para lo cual necesita mayor información de la que cuenta, por lo que dice:

En las últimas de mis cartas, me permito anunciar a V.E. que estaba escribiendo un opúsculo sobre la provincia de Corrientes; está ya algo adelantado, y he suspendido mis trabajos por carecer de datos sobre Rentas, impuestos, contribuciones, leyes sobre tierras públicas, enfiteusis, etc., porque mi objeto es consagrar un capítulo con un proyecto de organización rentística. Escribir sobre esa Provincia para mí es recordar los amistosos sentimientos que V.E. me dispensó y, desde luego, he pensado oponer ese opúsculo bajo la protección de V.E. (...) . He pedido esos datos a Coni y Blanco, y ahora intereso la amistad de V.E. para que me sean enviados. Me propongo hacer conocer la importancia política, militar y aduanera de esa Provincia, su situación y porvenir; seré muy rápido en mis apreciaciones, y prescindiré de la política histórica, por no poder juzgar los contemporáneos los hechos presentes, sin ser influenciados por pasiones o simpatías”(9).

(9) Carta de Vicente Quesada a Juan Pujol datada en Buenos Aires del 2 de Enero de 1856. En Juan Pujol, “Corrientes y la Organización Nacional”, Tomo V, Págs. 5 y 6.

Deducimos de lo manifestado por Quesada, que no pudo lograr reunir todos los datos que se propuso para su publicación, ya que algunas de las informaciones requerida para su investigación no fueron incorporadas. Su interés por el análisis y descripción del guaraní, fue reclamado a Pujol hasta último momento.

Se aprecia, en la mayoría de la correspondencia enviada por Quesada a Pujol desde Enero a Septiembre de 1856, que se hace mención al opúsculo que está escribiendo y a la información requerida, la que su amigo Pujol se esforzaba por mandársela.

Al respecto, el gobernador correntino escribía:

Principio a enviarle algo relativo a esta Provincia. Don Serafín Mantilla me ha prometido algunos datos interesantes para dentro de tres o cuatro días, los mismos que se lo remitiré en primera proporción. Con ésta, le remito algunas notas del año 12 hasta el 20 ó 21, escritos pésimamente, pero con pleno conocimiento de los sucesos políticos de entonces por un viejo; puede sacar algo de allí. Le remito unas notas de Mr. Bonpland, quien me los dirigió a fines del 54 con el laudable objeto que, en la misma, se ve indicado. También le mando el Registro Oficial que le servirá de algo igualmente (...). He pedido al señor Dulgeón una relación, la más exacta posible, de la geografía física de la Provincia. Es el que está en más aptitud de darla, por el mucho conocimiento que este hombre tiene de todos los Departamentos, por haberlos mensurado en su mayor parte” (10).

(10) Carta de Pujol a Quesada datada en Corrientes del 16 de Marzo de 1856. “Corrientes y la Organización Nacional”. Imprenta, Litografía y Encuadernación de G. Kraft. Año 1911, Tomo VI, Págs. 64 y 65.

Por fin el libro se editó en Buenos Aires, en 1857, con una dedicatoria a Juan Pujol. El mismo consta de ocho capítulos, abarcando distintos aspectos históricos, geográficos y económicos. La estructura de la obra se compone de la siguiente manera:

Capítulo I: Observaciones generales

Capítulo II: Aspecto general del país. Límites. Departamentos, villas y aldeas. Ríos, lagos y lagunas. Producciones. Arboles. Flores. Animales. Aves. Insectos, Peces.

Capítulo III: La Ciudad de San Juan de Vera de las Siete Corrientes.

Capítulo IV: Agricultura y ganadería.

Capítulo V: Gobierno. Rentas. Gastos.

Capítulo VI: Yerbatales. Notas inéditas por Mr. Amado Bonpland sobre la conveniencia de adoptar un sistema nuevo en la fabricación de la yerba mate

Capítulo VII: La navegación del Bermejo en sus relaciones con Corrientes

Capítulo VIII: Impresiones y recuerdos.

La mayoría de los capítulos de aquella obra se refiere a distintos aspectos geográficos y descriptivos de Corrientes. Pero, puntualmente, en el capítulo Tercero hace mención a la evolución histórica de la Capital correntina, extendiéndose a su territorio aledaño y jurisdiccional.

Merece atención la cuestión fundacional, la que generó extensos debates entre historiadores locales, como en el caso del Milagro de la Cruz, al que Hernán Félix Gómez, Ramón Contreras, entre otros, dan reconocimiento a tal suceso pero, por el contrario, Manuel F. Mantilla, con su postura positivista y liberal, niega el suceso sobrenatural.

Quesada repite la tradición religiosa, en la cual “la sorpresa de los indios fue grande cuando, consumido el combustible, vieron que la Cruz no había ardido(11).

(11) Quesada, Vicente G. “La provincia de Corrientes”. Imprenta “El Orden”, Buenos Aires, Año 1858, Pág. 38.

Luego de la publicación de su primer libro, su producción investigativa fue tomando mayores dimensiones; siempre preocupado, como lo trasluce en sus escritos, de los aspectos políticos e históricos de la Argentina. Con respecto a la Provincia de Corrientes, pudimos localizar un artículo, titulado “Reminiscencias”, publicado en la “Revista de Buenos Aires”, en 1864.

- Artículos en la “Revista del Paraná”

Esta publicación, que se editó en la Ciudad de Paraná, en 1861, bajo la dirección de Quesada, en su número primero incluyó un primer artículo de su autoría de una serie dedicada a Corrientes, cuyo titulo fue: “Fundación de la ciudad de San Juan de Vera de las Siete Corrientes”; incluye temas como Historia de la Fundación, La Cruz de los Milagros y un Padrón de repartición de tierras de los años 1591 y 1598, siendo este ultimo publicado, por primera vez, según aclaración del autor.

Este artículo fue completado en los números 2 y 3, 4 y 5 de la revista. Además de los documentos en el artículo citado, publicó otros como, Cartas del Cabildo de Corrientes a la Audiencia de Charcas y al Rey Felipe II, en Agosto de 1588, copia documental facilitada por Juan Pujol, para el número 7 de la revista, de Agosto 31 de 1861.

Homenajeando la memoria de Juan Pujol, escribe “El doctor, don Juan Pujol. Apuntes para su biografía”, concluyendo esta publicación, de carácter histórico, en la revista número 8, de Septiembre de 1861, cuando reproduce la “Relación histórica de la ciudad de Corrientes”, por el coronel Francisco Antonio Cabello y Mesa, abogado de los Reales Consejos y primer escritor periodístico de esta Provincia(12).

(12) "Revista de Paraná. Periódico mensual de Historia, Literatura, Legislación y Economía Política". Número 8 - Tomo II, publicado bajo la dirección de Vicente G. Quesada – Paraná, Imprenta Nacional, Año 1861, Pág. 77.

Estas publicaciones se caracterizan por la originalidad de los documentos que se dan a conocer, como el Padrón de repartición de tierras de 1591 y 1598.

- Conclusión

En su paso relámpago por la provincia de Corrientes, Vicente G. Quesada no sólo fue un ardiente defensor de los derechos autónomos de la Provincia, sino un cronista de sucesos correntinos.

Tal vez la fascinación por sus habitantes, por las amistades sembradas o la simple cautivación de un intelectual criollo que siempre se identificó con las cosas y el quehacer provinciano, fueron las razones de su atracción hacia Corrientes. Su correspondencia y sus escritos son una permanente manifestación de respeto y consideración hacia las cosas correntinas.

Tal vez pudo ser una casualidad, o un mero accidente, que dedicara algunas cuestiones puntuales a Corrientes, pues bien lo pudo hacer con cualquiera de las provincias del país, ya que poseía pleno conocimiento de todas ellas.

Su vinculación con el urquicismo y su amistad con el gobernador Juan Pujol, esconden la posible respuesta.

Teniendo en cuenta la temporalidad de sus relatos, ha sido uno de los historiadores del siglo XIX que dedicó a Corrientes sus estudios. Años después de su primera obra “La provincia de Corrientes”, emergerán los estudios sistemáticos de Manuel Florencio Mantilla.

Si bien no trató la historia correntina con excesivo detalle y detenimiento, marcó algunos estudios puntuales del pasado correntino, siendo posteriormente usadas sus publicaciones como fuentes para algunos historiadores.

Vicente Quesada quiso y defendió a la Provincia de Corrientes como el mejor de los correntinos, su capacidad intelectual volcada al amor por la Patria lo llevaron a proceder y actuar como lo hizo.

- Bibliografía usada por el autor

- Boletín de la Academia Nacional de la Historia. Volumen XI. Buenos Aires. 1938

- Buchbinder, Pablo. “Vínculos privados, instituciones públicas y reglas profesionales en los orígenes de la historiografía argentina”. Boletín Nro. 13 del Instituto de Historia Argentina y Americana Dr. Emilio Ravignani – 3ra. Serie - Primer semestre de 1996. Buenos Aires. Fondo de Cultura Económica.

- Cavaleri, Pablo. “La restauración del virreinato. Origen del nacionalismo territorial argentino”. Editorial Universidad Nacional de Quilmes. Buenos Aires. Año 2004.

- Quesada, Vicente G. “La Provincia de Corrientes”. Imprenta “El Orden”. Buenos Aires. Año 1858.

- Quesada, Vicente G. “Memorias de un viejo”. Estudio preliminar de Isidoro J. Ruiz Moreno. Ediciones Ciudad Argentina. Buenos Aires. Año 1998.

- Quesada Ernesto. “Pujol y la época de la Confederación”. Amerindia Ediciones. Corrientes. Año 2002.

- Maeder, Ernesto. “Indice General de la Revista de Buenos Aires (1863-1871)”. UNNE. Facultad de Humanidades. Resistencia (Chaco). Año 1961.

- Mantilla, Manuel Florencio. “Bibliografía periodística de la provincia de Corrientes”. Imprenta y Librería de Mayo. Buenos Aires. Año 1887.

- Meabe, Joaquín. “La obra periodística firmada y reconocida de V. G. Quesada en El Comercio, de Corrientes, en 1855”. Comunicación científica inédita. Corrientes. ITGD. Año 2003.

- Méndez Paz Emilio. “Periódicos correntinos 1825-1900”. Buenos Aires. Año 1953.

- Pujol, Juan. “Corrientes en la Organización Nacional”. “Corrientes y la Organización Nacional”. Imprenta, Litografía y encuadernación de G. Kraft. Año 1911.

- Periódicos y Revistas

- Revista de Paraná. Periódico mensual de Historia, Literatura, Legislación y Economía Política. Número 8 . Tomo II. Publicado bajo la dirección de Vicente G. Quesada. Paraná. Imprenta Nacional. Año 1861.

- Periódico “El Comercio” de Corrientes. Año 1855. Archivo General de la Provincia de Corrientes. Hemeroteca.

- Periódico “La Libertad” de Corrientes. Año 1878. A.G.P.C. Hemeroteca.

- Periódico “La Unión Argentina” de Corrientes. Año 1860. A.G.P.C. Hemeroteca.

Información adicional