El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Las disputas ideológicas a mediados del siglo XX

La celebración del “Año Sanmartiniano”, de exaltación de los valores patrios referidos al Libertador, fue considerada una buena oportunidad para desarrollar una campaña reivindicativa de la personalidad del brigadier Juan Manuel de Rosas, que justificara el pedido de que sus restos -inhumados en Inglaterra- fueran repatriados.

El accionar, especialmente en Corrientes, donde es reconocida su posición histórica contraria a tales pretensiones, desató un fuerte enfrentamiento ideológico, llevado en algunos casos a las vías de hecho.

A comienzos del año, varias calles aparecieron empapeladas con propaganda favorable a Rosas, con grandes retratos, acompañados de una inscripción reclamando la repatriación de sus restos. Este hecho sirvió de acicate para que diversos sectores de la sociedad correntina se organizaran como movimiento para oponerse a aquellas pretensiones y defender los valores tradicionales de la historiografía provincial(1).

(1) Diario “La Prensa”, (Buenos Aires), edición del 16 de Febrero de 1950. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea (1949 - 1955). Ed. Moglia Ediciones, Corrientes.

Se designó, al efecto, una comisión integrada por los doctores Carlos J. Benítez, Diego Balbastro Reguera, Leopoldo Virasoro, Elías Abad y presbítero, doctor Francisco S. Zoni, para redactar un manifiesto, oponiéndose a la repatriación de los restos y la reivindicación de la figura de Juan Manuel de Rosas, el cual fue puesto a consideración de una importante reunión de calificados ciudadanos, sin distinciones políticas(2).

(2) Diario “El Liberal”, (Corrientes), ediciones del 26 y 29 de Mayo de 1950. A la reunión -realizada en el Hotel Buenos Aires- concurrió un amplio espectro político-social de Corrientes, presidiendo el acto el Rvdo. Padre Zoni, asistido por los secretarios: Jesús Salvador Cabral y doctor Jorge O. Benchetrit Medina. Se destaca la presencia de Juan J. Ortiz, Lino Luis Sarmiento, Francisco F. Contte, Antonio Amadey, F. Walberto Acosta, Pedro G. de la Fuente, Roberto Billinghurst, Adolfo Miranda Gallino, Germán P. Mohando, Castor Flores Leyes, Carlos E. Moreno, Felipe Beretta, Oscar Flores Durand, Federico A. Pessini Miérez, Rolando Casal, Bartolomé Pisarello, Pantaleón B. de la Vega, Primo Meana Colodrero, Fernando Díaz Ulloque, Ginez Lubary, Raúl M. Requena, Justo Díaz Colodrero, Joaquín Meabe, Rodolfo Cuenca, Tomás Ameghino Arbo, Miguel I. Alegre, Carlos Maffei, Eugenio R. Balbastro, Antonio Meabe, Jorge Luis Picasso, Pedro E. Scorza, César G. Cáceres, Eduardo Sosa Dansey, Samuel Ramírez, Marcos Benítez, Horacio de la Vega, Leopoldo Virasoro, Juan Aguirre Lanari, Fernando Miranda Gallino, J. Aníbal Dávila, Wenceslao Alvarez Colodrero, Carlos Contreras Gómez, Samuel E. Sierra, César Augusto Abelenda, Pedro R. Cuenca, S. Méndez Almeida, Juan Carlos Lértora, Juan E. Castillo Odena, José Jorge Contte, Sotero Antonio Aquino, José Manuel Ezcurra, José H. Florencio Solari, Alberto V. Gutnisky, Guillermo Vallejos Gil, Fernando Piragine Niveyro, Francisco Harvey Silva, Antonio C. Vera, Pedro R. Michel, Porfirio A. Aquino, Martiniano Rosales, Ramón A. Gómez, Alfredo Nalda, Enrique Jorge Arballo, Eliseo A. Guanes, Carlos R. Porta, Julio Gómez, Julio Esteban Loza, Omar Antonio Abad, L. Benito Belcastro y Manuel Antonio (“Tono”) Pérez y los integrantes de la comisión redactora. Las firmas continúan. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea (1949 - 1955). Ed. Moglia Ediciones, Corrientes.

El manifiesto obtuvo, además, la adhesión del partido autonomista, que en sesión de la junta de gobierno expresó su repudio por el intento regresivo movilizado por los revisionistas rosistas, señalando a la batalla de Pago Largo como un ejemplo imperecedero para la enseñanza presente y del futuro.

Pocos días después, se constituía el Centro Femenino “Coronel Genaro Berón de Astrada” y daba a conocer un enérgico manifiesto, al que se sumó la conformación del Centro de la Juventud, con la misma denominación(3).

(3) Diario “El Liberal”, (Corrientes), ediciones del 6, 12, 13 y 28 de Junio de 1950. La C. D. del centro femenino estaba presidida por Clara Alvarez Colodrero de Miranda Gallino, y la acompañaban -en calidad de vicepresidentas- María Lorente de Moreno y Sofía González Alemán de De la Fuente, y una larga nómina de adherentes de distinguidas mujeres de Corrientes. El centro de la juventud estaba presidido por el joven Ricardo Guillermo Leconte, acompañándolo como, vicepresidentes, Agustín Porta y Ginés A. Lubary (h); como secretario, Juan F. Valenzuela; y prosecretario, Ulises A. Avalos; tesorero, Eduardo P. Fernández y, protesorero, Lindolfo M. Gómez. Vocales: Antonio Daniel, Carlos W. Pisarello, Ramón Leguizamón, Raúl Berystain, Olegario Barrios, Ricardo Obregón, Blas Benjamín de la Vega (h); y vocales suplentes: Mario Kairuz, Oscar Barrientos, Raúl Ezcurra y Juan Carlos García. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea (1949 - 1955). Ed. Moglia Ediciones, Corrientes.

En el mismo mes de Junio, la comisión local Prorepatriación de los restos de Juan Manuel de Rosas, realizó un acto en el que se expusieron las motivaciones que los animaban. La reunión se realizó en orden pero, al término de ésta -que se celebró en un local céntrico- un grupo de unas 30 personas recorrió la ciudad dando vivas a Rosas y provocando desmanes, como arrojar piedras contra el edificio del comité central del partido Demócrata y contra el local del diario “La Mañana”, órgano de la misma agrupación. Más tarde, intentaron penetrar en el domicilio del doctor Fernando J. Díaz Ulloque, director propietario del semanario “El Parque”, publicación del partido radical. Finalmente, mancharon con pintura el frente del domicilio del doctor Carlos J. Benítez -presidente de la filial local del Instituto Nacional Sanmartiniano- y del Centro “Coronel Genaro Berón de Astrada”, al que hemos referido precedentemente(4).

(4) Diario “La Prensa”, (Buenos Aires), ediciones del 14 y 27 de Junio de 1950. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea (1949 - 1955). Ed. Moglia Ediciones, Corrientes.

- Sensibles pérdidas políticas

En los dos primeros años de la gestión del general Juan Filomeno Velazco, la provincia debió soportar la pérdida de muchos dirigentes de distintos sectores y niveles políticos.

En el mes de Marzo de 1949 falleció en Esquina Erasmo Martínez, de vieja raigambre liberal, que desempeñó importantes funciones: diputado y senador provincial, vicegobernador, diputado nacional, interventor en la provincia de Salta y director del Banco de la Nación Argentina.

En Agosto del mismo año falleció Elías Blugerman, integrante de una antigua familia judía ligada al autonomismo, que trabajaba en el diario “La Mañana” y, del mismo partido, Antonio S. Moray; poco después, el doctor Diocles Gómez, médico, profesor del Colegio Nacional, desempeñó cargos oficiales en Salubridad, fue presidente del Banco Popular de Corrientes, corresponsal del diario “La Prensa” y director del diario “El Liberal”, juntamente con los doctores Pedro Díaz Colodrero y Félix María Gómez.

En el mismo mes fallecía el médico, doctor Pedro Pablo Silva, de la Ciudad de Goya -perteneciente al partido liberal- y el farmacéutico Arsenio Harvey Silva, de filiación radical.

En el mes de Septiembre de 1949, el radicalismo perdió a uno de sus más conspicuos dirigentes: el doctor Valerio Bonastre; fue director del Colegio Nacional de Resistencia y de la Escuela Normal de Corrientes. De profesión abogado, fue Agente Fiscal en Goya y juez del Crimen en Corrientes, presidente de la Caja de Jubilaciones, miembro de la Junta de Historia y Numismática y vicepresidente del Instituto Nacional Sanmartiniano, filial Corrientes.

En el mes de Noviembre del mismo año, en Santa Ana, falleció Francisco de los Santos Benítez, dirigente del autonomismo, al igual que Mauro Pacella, comisario de policía, que desde joven abrazó esa misma causa. En el mismo mes, falleció el doctor Benjamín Solano González, que fuera gobernador de la provincia y, posteriormente, diputado nacional.

Iniciado el año 1950, en Enero, falleció el doctor Eudoro Díaz de Vivar, que se había desempeñado como consejero en la embajada argentina en el Uruguay. En el mismo mes falleció Bernardino Rojas, viejo dirigente autonomista, que en su juventud participó de la Guerra del Paraguay.

En Febrero de 1950 fallecía el doctor Francisco M. Alvarez, que ocupó la banca de senador nacional por Corrientes para completar el período del mandato del doctor Juan Ramón Vidal a su fallecimiento.

En Marzo falleció el doctor Juan Aguirre Contte, distinguido dirigente del partido liberal.

En Mayo falleció el médico, doctor Fernando I. Andreau, destacado dirigente del partido radical. Fue candidato a gobernador y a diputado nacional, además de desempeñarse como docente en el Colegio Nacional “Gral. San Martín”.

En el mes de Agosto, el autonomismo perdió a un viejo dirigente: Antonio Esquivel y Paniagua, ligado, como toda su familia, a esta fuerza política. En el mismo mes un hecho absolutamente inesperado cobró la vida del joven dirigente autonomista Ginés Antonio Lubary (“Cote”), del que mucho se esperaba, dado el coraje demostrado en la defensa de sus convicciones.

Un doloroso acontecimiento para el partido liberal lo constituyó la muerte, en la Ciudad de Buenos Aires, de Manuel A. Bermúdez, de larga trayectoria en el quehacer político, como diputado y senador provincial, diputado nacional, en tres oportunidades; ministro de Hacienda e Instrucción Pública y de Gobierno y Justicia.

Fue, además, intendente municipal, vocal y vicepresidente del Consejo Nacional de Educación, gobernador del Territorio de Misiones e Inspector General de Aduanas de la República.

El partido liberal debió soportar -en los dos meses siguientes- importantes pérdidas: falleció en la Ciudad de Buenos Aires, el doctor Tomás Castillo Odena, que había ocupado cargos en la Justicia, llegando a ministro del Superior Tribunal; el coronel Jorge Macfarquhar, dirigente de la costa del Uruguay, que desempeñó diversas funciones públicas y legislativas, además de ser Jefe de Policía; y Evaristo Pérez Virasoro, que se había desempeñado como ministro de Gobierno y Justicia de la provincia de Corrientes, diputado nacional y gobernador del Territorio de La Pampa, interventor federal en San Juan, además de vicedirector general de Correos y Telecomunicaciones y director del Banco Hipotecario Nacional.

En Diciembre de 1950 fallecía el general Pedro Grosso Soto, ligado a las fuerzas del radicalismo y, en el mismo mes, José Berti López, del partido peronista.

Información adicional