El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

El accionar del partido justicialista en 1951

1951 iba a constituirse en el año electoral por excelencia, ya que debía elegirse al presidente de la Nación, además de muchísimas otras autoridades nacionales, provinciales y municipales.

Una de las principales preocupaciones de este sector político, fue el de organizar la presencia de la mujer en la actividad cívica, habida cuenta de la sanción de la ley Nro. 13.010. Ya desde el año anterior se había organizado la actividad de las delegadas censistas en todas las provincias, las que tendrían a su cargo formar la estructura básica para el manejo de la rama femenina.

En la provincia de Corrientes correspondió esa misión a Otilia Villa Maciel de Schauer, que venía con expresas instrucciones de seguir inaugurando las llamadas “Unidades Básicas” en la capital y en el interior provincial que, hasta este momento, registraba 90. Esta dirigente política ponía en posesión de sus cargos a las subdelegadas y daba cuenta en forma directa al presidente Perón de la marcha de sus actividades.

El partido se había organizado con mando vertical, en cuya cúspide funcionaba el Consejo Superior que presidía el almirante Alberto Teissaire, bajo la inmediata conducción del propio Perón. Correspondía a este organismo partidario designar los candidatos que serían propuestos en la capital de la Nación y, en cada una de las provincias, los que eran hechos conocer mediante “órdenes” transmitidas, incluso, por vía radiotelefónica.

Además, las filiales en cada una de las provincias no gozaban de autonomía para elegir sus propias autoridades, las que eran manejadas por interventores, designados por el mencionado Consejo Superior. En la última reunión de gobernadores, fueron presentados a los mandatarios, correspondiendo a Corrientes el doctor Eduardo Ernesto Schenone.

Y por si ello fuera poco, se creaba la Inspección General del Partido Peronista, integrado por ex delegados interventores que habían cesado recientemente, con los que debían reunirse para coordinar el accionar(1).

(1) Diario “El Liberal”, (Corrientes), ediciones del 16, 17 y 22 de Mayo de 1951. En el mismo órgano se informa, con fecha 26 de Junio de 1951, que fue designado -como interventor- el doctor Alfredo Rega, mientras que Schenone fue nombrado, con igual cargo, en la provincia de Buenos Aires. El nuevo interventor en Corrientes aceptó la renuncia del secretario general, Roberto Benítez, designando en su reemplazo a Angel L. Degásperi. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea (1949 - 1955). Ed. Moglia Ediciones, Corrientes.

A comienzos del año comenzó una campaña tendiente a obtener, por parte de Perón, que aceptase la reelección presidencial. Fueron muchas las manifestaciones de adhesión provenientes de los más disímiles orígenes(2). Poco después, la campaña se orientaba en el sentido de pedir la reelección de Perón, pero acompañándolo en la fórmula su esposa, María Eva Duarte(3).

(2) En el mes de Marzo de 1951, el bloque de diputados provinciales peronistas se dirigió telegráficamente al Consejo Superior -presidido por el almirante Alberto Teissaire- auspiciando la reelección de Perón y resolviendo trasladarse para solicitar personalmente esa aspiración, presidiendo la delegación el diputado César Espíndola Moreyra; se incorporaron a esta delegación todos los legisladores provinciales, quenes fueron recibidos por el general Juan Domingo Perón, acompañados por el general Juan Filomeno Velazco, respondiendo el mandatario que consideraba prematuro el pedido, diciendo: “Yo seré lo que deba ser de acuerdo a las necesidades y conveniencias del país y no de las mías”.
La delegación regional de la C. G. T., reunida en forma extraordinaria y por unanimidad, adhirió a ese pedido; en la misma forma se expidió la delegación de la agremiación del Docente Argentino en la provincia, entre otros. Otras manifestaciones: el raid que realizaron los corredores automovilistas Juan y Oscar Gálvez por todas las provincias; otro raid similar de taximetristas; o el viaje a pie de cincuenta santiagueños, desde su provincia hasta la Ciudad de Buenos Aires, hazaña que trataron de emular dos empleados del Cine Rex, los deportistas Juan A. Meza y Delio C. Roen; o el campeonato mundial de automovilismo, que Juan Manuel Fangio dedicó a Perón.
(3) En una serie de actos realizados en el Interior, con la presencia de la delegada censista, comenzó a proclamarse la fórmula Perón - Perón. La proclamación en la capital de la provincia contó con la presencia de las esposas del gobernador y vicegobernador, además de muchos funcionarios y delegados del Interior, repitiéndose la ceremonia en Goya, pocos días después. Luego de participar en estos actos, viajó a la Ciudad de Buenos Aires la señora Rosa Calviño de Gómez, representante del partido peronista femenino. De igual forma, lo hizo la Asociación Bancaria, filial Corrientes.
// Todo citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea (1949 - 1955). Ed. Moglia Ediciones, Corrientes.

Posteriormente, otro movimiento dentro del partido auspiciaba la fórmula presidencial, agregando el pedido de reelección, como gobernador de la provincia, del general Juan Filomeno Velazco(4).

(4) En tal sentido, lo hicieron diversas entidades gremiales de la capital provincial; por ejemplo: Unión de Mozos Cocineros y Anexos, Unión de Panaderías y Pastelería y Obreros Curtidores; distintos departamentos del Interior expresaban su adhesión; también lo hicieron los legisladores peronistas provinciales, junto a una larga nómina de entidades gremiales y deportivas. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea (1949 - 1955). Ed. Moglia Ediciones, Corrientes.

En un gran acto público desarrollado en la plaza “Juan Bautista Cabral”, se proclamó el pedido de reelección del general Perón, asistiendo las autoridades provinciales, delegaciones gremiales y referentes del partido peronista. Durante su transcurso, y al finalizar, se aplaudió y vitoreó los nombres del presidente Perón, su esposa, y al general Velazco(5).

(5) Diario “El Liberal”, (Corrientes), edición del 25 de Junio de 1951. En la oportunidad, dirigieron la palabra el secretario general de la C. G. T., señor Buscio; luego lo hicieron Jorge Miguel Zárate -en nombre de la Escuela Sindical- y Adolfo Fernández, representante del Sindicato de Empleados de Espectáculos Públicos, entre otros. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea (1949 - 1955). Ed. Moglia Ediciones, Corrientes.

Cabe señalar que las adhesiones a favor de la candidatura del gobernador correntino continuaron cada vez con mayor intensidad y, en la edición del diario de Corrientes “El Liberal”, del 9 de Agosto de 1951, se consignaba en la primera hoja y con grandes titulares: “Sería reelecto el general Velazco”, significando que una información especial de último momento daba cuenta de que así se habría resuelto.

No obstante lo expresado, en los siguientes números no se vuelve a hablar más de su candidatura, salvo una visita que le hacen los alumnos de 6to. año de la escuela “José Manuel Estrada”, a favor de su reelección(6).

(6) Diario “El Liberal”, (Corrientes), edición del 15 de Agosto de 1951. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea (1949 - 1955). Ed. Moglia Ediciones, Corrientes.

Seguramente no se había tenido en cuenta que la reforma constitucional de 1949 había establecido la duración del mandato de gobernador y vicegobernador, pero ellos no podían ser reelegidos ni sucederse recíprocamente. En este punto, dice Aguirre, “se diferenció de la Constitución Nacional, que contemplaba la posibilidad de la reelección del presidente y vicepresidente(7).

(7) Orlando R. Aguirre.“La Constitución de Corrientes de 1949”, en: “II Congreso de Historia de la Provincia de Corrientes” (Noviembre de 2002). Ed. Moglia Ediciones, Corrientes. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea (1949 - 1955). Ed. Moglia Ediciones, Corrientes.

A partir de mediados de Agosto se comienza una intensa campaña para adherir al cabildo abierto convocado por la C. G. T. para el día 22, para pronunciarse a favor de la candidatura del general Juan Domingo Perón y la integración de la fórmula presidencial con su esposa, a la que adhirió expresamente el consejo superior del partido peronista, consagrándola como “la fórmula de la patria”.

El gran acto público se realizó en Buenos Aires, frente al edificio del Ministerio de Obras Públicas; dos grandes retratos de los candidatos y una enorme leyenda: “Perón - Evita. La Fórmula de la Patria” presidían la multitud congregada, proveniente de los más distantes lugares del país.

Tras proponerse la fórmula mencionada, la esposa de Perón pidió un plazo para expedirse y, pese a la exigencia de los organizadores, que reclamaban una respuesta afirmativa, la reunión se disolvió, decretándose feriado para el día siguiente a fin de facilitar el regreso de los concurrentes. Los actos fueron seguidos por el resto del país a través de la radiodifusión.

Finalmente, el 31 de Agosto habló por la cadena nacional para comunicar “su decisión irrevocable y definitiva de renunciar al honor con que los trabajadores y el pueblo de mi patria quisieron honrarme”. La negativa sorprendió a todos los que la habían entrevistado antes, dijo José Espejo años después. Sin embargo, “todos sabían que, aún cuando ella se adjudicaba el renunciamiento, el veto provenía de las Fuerzas Armadas”.

Muchas fueron las honras dedicadas a enaltecer el gesto de la renunciante, y el propio Perón, en el Salón Blanco de la presidencia, en su carácter de jefe supremo del movimiento peronista y del consejo de la Orden de la Medalla Peronista, le fue acordada, a la renunciante, la distinción en grado extraordinario(8).

(8) Diario “La Nación”, (Buenos Aires), edición del 11 de Septiembre de 1951. En la oportunidad, viajó una delegación del partido peronista femenino de Corrientes, presidida por Eloísa R. de Chico e integrada por Cristina Romero, Angélica Dacunda de Blanco, María Llano de Rodríguez, Leonor Oyola y Judith Acuña de Georgetti. Diario “El Liberal”, (Corrientes), edición del 11 de Agosto de 1951. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea (1949 - 1955). Ed. Moglia Ediciones, Corrientes.

Al mes siguiente, el consejo superior del partido proclamó e hizo conocer por radiodifusión los candidatos que serían votados en cada una de las provincias y municipios y, en el caso de Corrientes, no dejó de sorprender que el candidato a gobernador resultase el doctor Raúl Benito Castillo, que se había desempeñado como ministro del general Velazco, al que todos veían como el candidato natural a la reelección(9). La decisión superior le otorgaba la candidatura a senador nacional.

(9) Diario “El Liberal”, (Corrientes), edición del 19 de Septiembre de 1951. Lo acompañaba como candidato a vicegobernador Clementino Forte, del gremio de panaderos. El general Juan Filomeno Velazco, candidato a senador nacional. Se conocen los nombres de los candidatos a legisladores nacionales y provinciales de Corrientes. La otra candidata senatorial es Elena Di Girolamo, oriunda de Mercedes, y actualmente inspectora del partido peronista femenino en Santa Fe. Para diputados nacionales han sido nominados Elisa Chico, Angélica Dacunda, Carlos Goitia, Expedito Fernández y el doctor Joaquín Díaz de Vivar, que actualmente ocupa una banca. Fueron dados a conocer los candidatos a senadores provinciales, que son: María Teresa Rolón, María I. Francesco, Judith Acuña, Juan Buscio, Eugenio Porro, Manuel Mora y Araujo, Julio Romero, Fermín Fernández, Rafael Mora y Araujo, Carmelo Peroni, Alfredo Tressens, Federico Lencina, Pedro Fagetti, Oscar Picón. Para diputados provinciales: Leonor Oyola, María Llano, Emilia Rizzo, Carlos Franceschini, Juan de Dios Gómez, Ramón Taboada, Melitón Aguirre, Jorge A. Díaz, Atilio Bilibio, José Leles, Arturo Rojo, Eduardo Velozo, Segundo Flores, Justo Pastor Alvarez, Miguel Sánchez Velazco, Luis Zorzoli, César Espíndola Moreyra, Pedro Ameri, Ignacio Solmoirago, Jesús Brandi, Rodney Pucciariello, Luis Giménez, Roberto Fernández. Se agregaba una extensa nómina de candidatos a cargos concejiles. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea (1949 - 1955). Ed. Moglia Ediciones, Corrientes.

Hasta hoy muchos se preguntan cuál fue la razón de esa exclusión, y si la misma no estaba de alguna manera vinculada a igual actitud asumida respecto del gobernador de Buenos Aires, el coronel Domingo A. Mercante. ¿Qué manos estuvieron detrás?

La campaña política se intensificó día a día y acontecimientos como el frustrado golpe del general (R) Benjamín Menéndez, o la noticia del estado de salud de la esposa del general Perón, resultaron más que factores negativos, verdaderos estímulos a favor de la causa del Gobierno que, sin dudas, supo sacar provecho de ellos. Unos días antes del comicio, a iniciativa del doctor Héctor José Cámpora, el Congreso aprobó declarar a Eva Perón “Jefa Espiritual de la Nación”.

Información adicional