El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

El final de la gestión de Juan Filomeno Velazco

El 4 de Junio de 1952 era la fecha señalada para la finalización del mandato gubernativo y la entrega del poder al candidato recientemente elegido, su ex ministro de Salud Pública, el doctor Raúl Benito Castillo, a quien acompañaba Clementino Forte, como vicegobernador.

Interesa analizar, suscintamente, la situación del país al iniciarse este nuevo año, por las consecuencias que tendrá en orden al futuro político.

La balanza comercial fue otra vez negativa, pero esta vez a niveles que no ocurrían desde hacía cincuenta años. En 1951 había sido de 2.000 millones y en 1952 alcanzó a 3.000 millones. El decaimiento del comercio exterior se había iniciado unos años antes, pero en 1952 ya estaba en el colapso.

La inflación y los precios subieron a límites altísimos; se disminuyó la importación, para restablecer el equilibrio comercial y obtener divisas. El Gobierno congeló precios y salarios, desarrollándose una lucha contra el agio y la especulación.

Todos los síntomas de la crisis se manifestaron claramente en 1952; los volúmenes físicos de la producción agrícola disminuyeron a tal punto que debieron comprarse 200.000 toneladas de trigo a los Estados Unidos.

Para solucionar esta situación, se propuso el aumento de la producción, austeridad en el consumo y fomento del ahorro. Sobre tales bases se elaboró el “Segundo Plan Quinquenal”. Para detener la crisis económica, el Gobierno implantó ese año el “Plan de Estabilización y Desarrollo”, comúnmente llamado “Plan Económico”(1).

(1) Para una mayor información sobre la época, consultar Mario Rapoport. “Historia Económica, Política y Social de la Argentina. 1880 - 2003”, capítulo 4, pp. 465 y siguientes. Ed. Emecé, Buenos Aires; Pedro Santos Martínez. “La Nueva Argentina. 1946 - 1955”, tomo 2, pp. 120 y sigtes., en: “Memorial de la Patria”, dirigido por Félix Luna, pp. 6 y sgtes. Ediciones La Bastilla, Buenos Aires. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea (1949 - 1955). Ed. Moglia Ediciones, Corrientes.

A comienzos del mes de Enero de 1952, el presidente de la Nación convocó a los gobernadores y a los recientemente elegidos, para coordinar la aplicación del “Segundo Plan Quinquenal” con que se pretendía revertir la situación económica.

Varias medidas fueron dictándose en miras a mantener una imagen positiva del Gobierno, entre ellas, la expropiación de toda la existencia de papel de diario, para dar satisfacción a los requerimientos de la prensa; la noticia de que, en breve, se fabricarían en el país 25.000 “automóviles justicialistas”, asegurándose una entrega mensual de 25 unidades; se nacionalizaron tres empresas telefónicas, sin mayor importancia; se recibió una delegación de empresarios industriales estadounidenses, interesados en invertir en el país.

Por otro lado, reclamaba a los habitantes aumento de la producción y austeridad en el consumo, y hacía conocer el “Plan Económico”, recalcando al pueblo la necesidad de desarrollar la huerta familiar y consumir verduras y frutas y, por su lado, a manera de ejemplo, el presidente Juan Domingo Perón hacía renuncia al cobro de sus haberes como presidente de la Nación, depositándose esos fondos en Rentas Generales.

Se realizaron aumentos de sueldos a los empleados nacionales y se prometía que, en igual forma, se realizaría en las provincias y, ante la crisis de viviendas, un amplio plan de realizaciones, de los que correspondía a Corrientes la construcción de un barrio para obreros frente al Hogar Escuela.

En una de las entrevistas con mandatarios y legisladores electos, con la presencia del presidente de la Nación y varios de sus ministros, habló el doctor Raúl Benito Castillo, refiriéndose a las enormes posibilidades económicas de la provincia, recuperada ya por la acción del justicialismo y la obra del gobernador Juan Filomeno Velazco, manifestando la adhesión de todo su equipo al presidente de la Nación y a su esposa, en cuya oportunidad el Primer Mandatario nacional comprometió el apoyo que tenía programado dar a la provincia(2).

(2) Toda la información, a este respecto, puede consultarse en sucesivas ediciones de los diarios “El Liberal”, (Corrientes), y “La Nación”, (Buenos Aires), desde el mes de Enero hasta Mayo de 1952. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea (1949 - 1955). Ed. Moglia Ediciones, Corrientes.

El tema económico fue permanentemente tratado en esta última parte de su Gobierno, en los que hubo de recurrirse a verdaderas “razzias” contra comerciantes y especuladores de alimentos, prohibiéndose, además, el remate público de carne, aplicándose a los responsables multas y otras sanciones.

Para difundir y aplicar el “Plan Económico Nacional” en las provincias, se constituyó en cada una de ellas una comisión ejecutiva integrada por los gerentes del Banco de la Nación Argentina; en el caso local, fue Dalmiro Natalio Corne, representando al Ministerio de Finanzas de la Nación, junto a altos funcionarios de la Administración Central, con asiento en Corrientes. Esta comisión tenía a su cargo la difusión del mencionado plan y controlar su correcta aplicación, tanto en la capital como en el interior de la provincia.

Cumpliendo con el mismo objetivo se realizó una amplia concentración en la plaza “Juan Bautista Cabral”, en la que se expuso acerca del “Plan Económico 1952” y el “Plan Agrario ‘Eva Perón’” por los dirigentes de la Confederación General del Trabajo, José G. Espejo e Isaías Santín.

- Ultimas gestiones y homenajes

Gran parte de los últimos meses de su gestión los pasó Juan Filomeno Velazco en la Ciudad de Buenos Aires, donde se preocupó por hacer autorizar la aceptación de veinte Letras de Tesorería, de un millón de pesos cada una, remitidas por la provincia para pagar obras públicas en ejecución, correspondientes al Plan de 1951.

Una de sus últimas decisiones fue la de adquirir un astillero, conocido como “Bañado Norte”, destinándose para ello la suma de tres millones de pesos. Se ocupó especialmente de obtener combustible necesario para la explotación arrocera; hizo algunas designaciones; e inauguró obras públicas en la Ciudad de Curuzú Cuatiá. El 4 de Junio de 1952 debía realizar la transmisión del mando a su sucesor, el doctor Castillo(3).

(3) Diario “El Liberal”, (Corrientes), ediciones del 29 de Enero; 5 de Febrero; 10 y 22 de Marzo; 8, 16, 24, 27 y 31 de Mayo de 1952. Designó interventor, en el Teatro Oficial “Juan de Vera”, al profesor Edgar Romero Maciel; jefe de Despacho de la Gobernación a Tristán Carlos López; asistió a la instalación de un Juzgado del Trabajo, en la ciudad capital; se donó un cuadro al óleo, con la efigie del general José de San Martín, para la Junta de Historia de la provincia de Mendoza. Correspondió el traslado y representación correntina a los profesores Francisco Manzi y su esposa, Isabel Salthou de Manzi, acompañados del joven funcionario de secretaría privada, Alvaro César Seoane Riera. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea (1949 - 1955). Ed. Moglia Ediciones, Corrientes.

En un tiempo en que se prodigaban homenajes a los funcionarios en ejercicio, desde las más altas magistraturas, y con motivo de la asunción de un nuevo equipo de gobernantes, la gente acostumbraba rodearlos y agasajarlos “en tropel al éxito” y, por lo general, daban la impresión de olvidar las buenas actuaciones anteriores.

No es el caso del general Juan Filomeno Velazco. Ya en vísperas del abandono del poder, fueron muchos y diversos los homenajes que le fueron rendidos. Rescatamos, entre otros, muy especialmente, el llevado a cabo en el Club San Martín, brindado por el comercio, la industria, los gremios y el pueblo en general, en cuya oportunidad hablaron el vicegobernador electo, Clementino Forte; Juan Paré, en nombre de los comerciantes; el doctor Herminio Toledo, por los empleados nacionales; Julio C. Spriú, por la cooperativa de empleados provinciales; el doctor Osvaldo Benjamín Serrano; el interventor del partido peronista, doctor Alfredo Rega; el delegado de la C. G. T., Juan A. Buscio; el doctor Juan de la Cruz Pavón; un obrero de apellido Aguirre; y el vicegobernador, doctor Fernando Irastorza.

Lo que no dejó de llamar la atención de la concurrencia fue la falta de una más que justificada adhesión del Gobierno Nacional.

Otras adhesiones con señalado éxito la constituyeron la brindada por la Liga Correntina de Fútbol; el Club San Martín; el Lipton Football Club, que le dedicó el campeonato ganado ese año; la Asociación de Músicos; la Comisión Central del Carnaval; los residentes correntinos en la Ciudad de Buenos Aires; el personal de la Dirección Provincial de Transporte; los legisladores provinciales peronistas; los productores arroceros.

Se efectuaron pruebas de motociclismo y la entrega de un cuadro al óleo del general Velazco, pintado por el correntino Carlos Castagnino, entregado por la Dirección General de Rentas de la provincia.

Finalmente, el general Velazco dio lectura a su último mensaje, dando cuenta de su Administración ante la Asamblea Legislativa, que contó sólo con la presencia de los legisladores peronistas y autoridades nacionales, provinciales y público en general, que llenaban galerías y palcos especiales del recinto. El extenso mensaje dio cuenta de su labor administrativa y, entre otros conceptos, expresó:

Mi acción fue dirigida por la orientación del Conductor de la Patria, el Excelentísimo Señor presidente de la República, general Juan Perón, cuya aguda estimación de los fenómenos sociales lo destacan como el más grande estadista de la época y, junto a ello, la lección que surge de la obra de la señora, doña Eva Perón, creadora de una nueva y pura conducta de solidaridad humana que acerca nuestros corazones al corazón de los humildes, para alejar de ellos toda angustia y toda necesidad(4).

(4) Diario “La Nación”, (Buenos Aires), edición del 28 de Mayo de 1952; y diario “El Liberal”, (Corrientes), edición del 24 de Mayo de 1952. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea (1949 - 1955). Ed. Moglia Ediciones, Corrientes.

Al retirarse del Gobierno Provincial, publicó una carta dirigida “Al Pueblo de mi Provincia”, en la que expresaba:

En este día señalado por la Constitución para hacer entrega de los atributos del poder político con que me honrara la ciudadanía correntina, quiero rendir al pueblo de mi provincia, depositario de todos mis afanes de gobernante, el agradecido homenaje que merece por el apoyo que me brindara y por su invariable fe en los postulados de la revolución justicialista que fue nuestra bandera de lucha”.

Y seguía diciendo más adelante:

Junto a mi pueblo, supe de sus inquietudes y necesidades, y fue la voz de la justicia y de la comprensión, como lo quieren el Líder de la Nueva Argentina y la dignísima señora Eva Perón, la que guió mi voluntad en el Gobierno”.

Luego de agradecer al pueblo y a quienes confiaron para escribir este magnífico capítulo de la reactivación económica de la provincia, expresaba:

Creo haber abierto una picada para vislumbrar el feliz destino de mi provincia; en este día tan solemne, quiero llegar hasta su corazón con mi gratitud(5).

(5) Diario “El Liberal”, (Corrientes), edición del 5 de Junio de 1952. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea (1949 - 1955). Ed. Moglia Ediciones, Corrientes.

El general Juan Filomeno Velazco se incorporó al Senado de la Nación el 11 de Junio, junto a los ex gobernadores de las provincias de Mendoza, Jujuy, Entre Ríos, Santiago del Estero, Salta, San Luis, Tucumán y San Juan(6).

(6) Juan Daniel Cafferata Soto. “J. Filomeno Velazco: Primer Gobernador Esquinense” (1987). Ed. Temas. Esquina. Una apretada biografía escrita por su compoblano. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea (1949 - 1955). Ed. Moglia Ediciones, Corrientes.

"¡En la nueva Argentina se seguían las costumbres políticas del viejo régimen conservador!", señala el doctor Ricardo Harvey.

- Sensibles pérdidas políticas

En los dos últimos años de la gestión del general Juan Filomeno Velazco, muchas figuras del ambiente político fueron desapareciendo, ante la marcha inclemente del tiempo.

En el mes de Enero de 1951, falleció el doctor Julio H. Solano quien, luego de cumplir una larga carrera judicial en el orden federal, formó parte del partido autonomista de cuya junta de gobierno era secretario. El mismo mes falleció José Nazario Gómez, destacado dirigente autonomista, que había ocupado bancas en ambas Cámaras Legislativas; de igual forma, Francisco Lidueña, importante dirigente del autonomismo, fallecía en la Ciudad de Curuzú Cuatiá.

En Febrero falleció José de la Vega, docente y ex funcionario de la Administración, que pertenecía a una conocida familia de tradición radical. En el mismo mes, desaparecía Juan Francisco Meabe, perteneciente a otra distinguida familia de tradición liberal, ocupando funciones públicas y nominado candidato a la Legislatura Provincial.

En Abril falleció Pedro A. Cremonte, de vieja tradición radical antipersonalista, distinguido político que había sido vicegobernador de la provincia y diputado nacional.

En Mayo, el profesor Eduardo Burgos Contte, distinguido docente, que formó en las filas del partido liberal; en el mes de Octubre desaparecía, de avanzada edad, el doctor Víctor G. Benítez, de larga trayectoria en el partido radical, quien había desempeñado funciones en la magistratura y la Administración Pública Provincial.

En Noviembre fallecía el doctor Ramón Díaz Ulloque, con antecedentes en el radicalismo, y abogado del Banco de la Nación Argentina.

En Enero de 1952 fallece el doctor Pedro A. Montaña, ligado a la alta conducción del partido autonomista, quien se había desempeñado como legislador provincial ocupando funciones directivas; y, el 31 de Mayo, desaparecía el doctor J. Noel Breard, que perteneció al partido radical, para luego adherir a la política peronista, habiendo desempeñado, además, altas funciones judiciales en el orden federal.

En los primeros días de Abril se produjo el deceso del vicepresidente de la Nación en ejercicio, doctor Juan Hortensio Quijano, después de haber sido sometido -desde meses atrás- a varias intervenciones quirúrgicas, y reelecto recientemente para la misma función, que no pudo llegar a asumir.

Información adicional