El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

La actividad partidaria en 1954. El Justicialismo y el Radicalismo

Terminadas las elecciones, los partidos comenzaron a analizar críticamente los resultados obtenidos, que no terminaron de conformar, por un motivo o por otro.

En el justicialismo se daba un manifiesto comentando el éxito obtenido, que “ha ratificado -decía- de una manera absoluta y categórica, la verdad de la doctrina peronista y la eficacia irrefutable de sus realizaciones”. Pero la situación no debió ser muy buena en su marcha interna, ya que unos meses después procedía a la expulsión de 74 afiliados por “deslealtad y traición”, decisión tomada por el Consejo Superior de la agrupación.

En reunión del mismo organismo partidario, se realizó un sorteo, para determinar a qué provincia le correspondería designar candidato para la medalla a la lealtad peronista, que el Primer Mandatario entregaría el 17 de Octubre, correspondiendo, en la oportunidad, a la provincia de Santa Fe.

El Consejo Superior recibió al gobernador, doctor Raúl Benito Castillo, junto a los interventores partidarios en la provincia. Era evidente que el partido se movía para exigir total acatamiento a sus directivas y, quienes no lo hacían, eran expulsados de sus filas(1)

(1) Diario “La Nación”, (Buenos Aires), ediciones del 8 de Octubre y 17 de Diciembre de 1954. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea (1949 - 1955). Ed. Moglia Ediciones, Corrientes.

- El radicalismo

El radicalismo había comenzado el año 1954 con la renovación de sus autoridades provinciales, hecha por los delegados al Comité Central, recayendo la presidencia del partido en la persona del doctor Fernando Piragine Niveyro, a quien acompañaban, como vicepresidente, el doctor Víctor Hugo Fleitas y Alfredo Fausto Quijano(2).

(2) Diario “La Mañana”, (Corrientes), edición del 8 de Enero de 1954. Integraban el Comité Central, como secretarios, Alfonso Faraone y Juan Carlos Lértora; tesorero y protesorero, Rubén Darío Gilli y José Abraham; y como vocales, el doctor Blas Benjamín de la Vega, Antonio Chiappe, J. Aníbal Dávila, Carlos A. Issler, Luis María Guevara, Joaquín Guerrera, Esteban Mendiburu, José I. Centeno, Romilio Bruzzo, Jerónimo Yedro, Luis F. D’Arrigó, Miguel V. Barreiro, Eugenio Artaza y Humberto Bianchi. Se resolvió, en la oportunidad, organizar un homenaje a la memoria del doctor Eudoro Vargas Gómez y de Alberto W. Aquino, ambos ex presidentes del Comité Central. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea (1949 - 1955). Ed. Moglia Ediciones, Corrientes.

En el orden nacional, se preparaban a constituir el nuevo Comité Nacional y elegir sus autoridades, apareciendo como firmes candidatos a presidirlo Santiago H. del Castillo -actual presidente- y el doctor Arturo Frondizi. Reunido el Comité Nacional, aparecieron como tendencias en pugna las que seguían al doctor Amadeo Sabattini y las que se inspiraban en el doctor Arturo Frondizi. La delegación correntina sostenía a éste último.

Ambos sectores, aspirantes a la conducción del partido, pertenecían al núcleo intransigente, mientras que los unionistas se mantenían a la expectativa. Triunfó el doctor Frondizi, cuyos partidarios se inclinaban por una posición combativa, en contra de una actitud “quietista”, como atribuían a sus contendores, partidarios de la abstención electoral. En la Mesa Directiva fue designado tesorero el doctor Justo P. Villar, de Corrientes(3).

(3) Diario “La Nación”, (Buenos Aires), edición del 1 de Febrero de 1954. Fue elegido el doctor Arturo Frondizi tras largos y arduos debates y algunas escenas de violencia, integrando, además, la Mesa Directiva, Luis Mc. Kay, Luis Amit y Alfredo García, como vicepresidentes; Federico Fernández de Monjardín, José María Guido y Alfredo Aznar, como secretarios; Villar como tesorero; y Pedro C. Ciarlocci, como protesorero. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea (1949 - 1955). Ed. Moglia Ediciones, Corrientes.

Poco después, el doctor Frondizi llegó a la provincia, visitando al doctor Villar y otros correligionarios detenidos en la Ciudad de Goya, participando, posteriormente, en los homenajes rendidos en Santo Tomé al coronel Angel S. Blanco; en Mercedes, a Alberto W. Aquino; y en la capital, al doctor Eudoro Vargas Gómez, siguiendo luego su periplo por la Ciudad de Resistencia (Chaco).

Sin dudas, resultó altamente llamativa una carta enviada por el ex gobernador de Corrientes, doctor Blas Benjamín de la Vega, al Instituto Radical de Estudios Políticos, examinando la situación partidaria. Dice en ella que “en el radicalismo de Corrientes no aflora felizmente problema alguno respecto al unionismo y a la intransigencia que afecta a otros distritos.
Aquí nos llamamos, lisa y llanamente, radicales, cualesquiera fueran los movimientos o núcleos, siguiendo todos la línea tradicional del partido, respetándose los planteos doctrinarios de cada cual y las soluciones que se propugnan en cada problema político que se considera, coincidentes en muchos aspectos”.

Censuraba luego la actitud de muchas luchas internas y, tras recomendar un examen de conciencia a los oponentes, aconsejaba que los núcleos en pugna no se sobrepongan a las decisiones de los organismos estatutarios(4).

(4) Diario “La Nación”, (Buenos Aires), edicióndel 21 de Septiembre de 1954. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea (1949 - 1955). Ed. Moglia Ediciones, Corrientes.

No obstante, el grupo “sabattinista” continuó su labor opositora, realizando una asamblea en la provincia de Santiago del Estero, a la que concurrieron delegados de varias provincias, entre ellas algunos de Corrientes. Se condenó el régimen de Gobierno imperante, proclamándose la necesidad de afirmar una política de “abstención activa”, como único camino conducente al logro de sus objetivos. Quedó constituida la Junta de Intransigencia Nacional, bajo la presidencia del doctor Del Castillo(5).

(5) Diario “La Nación”, (Buenos Aires), ediciones del 24 y 28 de Septiembre de 1954. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea (1949 - 1955). Ed. Moglia Ediciones, Corrientes.

En Octubre de 1954, se reunía el Comité Nacional con la presencia del sector “Unidad Radical”, considerándose las gestiones tendientes a lograr la unificación, sobre la base de un programa democrático y sin desviaciones en la lucha.

Por su parte, se reunía el “Movimiento de Intransigencia y Renovación”, presidido por el doctor Héctor Noblia, en cuya oportunidad se rindió homenaje al dirigente correntino, doctor José María Cialzetta.

Era evidente que las cosas no andaban bien por el radicalismo, y los grupos se enfrentaban cada vez más, pese a los insistentes esfuerzos de algunos dirigentes en busca de la unidad. Frente a una consulta del doctor José Benjamín Avalos, el Instituto de Estudios Políticos le hizo conocer su opinión, en el sentido de que para llegar a una solución del diferendo interno era necesario que las autoridades del partido lo declaren en estado de asamblea, para comenzar de nuevo.

La Convención Nacional fue convocada para el mes de Noviembre, en la sede del comité de Avellaneda, presidiendo sus deliberaciones Atilio Cattáneo. En la oportunidad, se presentó la memoria de la labor del año, en uno de cuyos párrafos se decía que “ningún llamado a la unidad partidaria hará ceder un paso a la Mesa Directiva en su propósito de respetar y hacer respetar el contenido doctrinario del radicalismo, expresado en los documentos de 1948, en la plataforma de 1951 y en lo resuelto por la Convención Nacional de 1953”.

En el seno de la convención, estaban representadas las principales tendencias del radicalismo, el Movimiento de Intransigencia y Renovación, el Núcleo Unidad Radical, y la Intransigencia Nacional, sector éste que reconocía la jefatura del doctor Amadeo Sabattini.

El núcleo Unidad Radical coincidía con los propósitos de unión, y proponía recurrir al referéndum de los afiliados para resolver la situación anormal que, entendían, atravesaba el partido, oponiéndose al Comité Nacional, que presidía el doctor Frondizi(6).

(6) Diario “La Nación”, (Buenos Aires), ediciones del 12 al 15 de Noviembre de 1954. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea (1949 - 1955). Ed. Moglia Ediciones, Corrientes.

La situación de anormalidad, que comenzó a manifestarse a partir de la reunión de gobernadores convocada por el presidente de la nación, determinó una serie de detenciones de afiliados de este partido, allanamiento de domicilios y prohibición de realizar actos públicos.

Información adicional