El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

La actitud de los partidos políticos en 1955

Los partidos políticos constituyeron la voz más escuchada, durante todo el proceso del “peronismo”, señalando sus errores y denunciando los atropellos cometidos, pero también, algunos de ellos, reclamando la paz y la concordia entre los argentinos.

El conflicto con la Iglesia Católica y el posterior bombardeo de Plaza de Mayo y quema de los templos católicos y la curia eclesiástica, determinaron la toma de posiciones por parte de cada uno de ellos.

Analicemos la participación de cada uno de los más importantes, en el orden nacional, a partir del primer semestre de 1955, en el que se fue dibujando el comienzo del fin de toda una era, signada por la fuerza surgida después de Junio de 1943 y, especialmente, conducida de manera centralizada y absolutista por el Primer Magistrado, el general Juan Domingo Perón.

- El radicalismo

El radicalismo constituyó, en la época, la fuerza opositora más poderosa que debió enfrentar Perón. La actividad de su representación en el Congreso y las denuncias que formulaban, dieron lugar, más de una vez, al desafuero y la detención de algunos de ellos, en un repudiable intento de acallar las denuncias concretamente formuladas.

Se destaca, en este período, la movilidad en el accionar de sus dirigentes, especialmente del presidente del Comité Nacional, el doctor Arturo Frondizi, por varias provincias, intensificando la lucha en todo el país, dando cumplimiento a lo resuelto en la última Convención, por la recuperación de las libertades y fortalecer los sentimientos éticos y la pasión democrática para el pueblo argentino, llegando, incluso, a la provincia de nacimiento, Corrientes(1).

(1) Diario “La Nación”, (Buenos Aires), edición del 16 de Enero 1955. El doctor Frondizi visitó las provincias de Córdoba, Santiago del Estero, Presidente Perón (Chaco), Formosa, Salta, Jujuy y Misiones. En la oportunidad, visitó también la provincia de Corrientes (diario “La Mañana”, (Corrientes), edición del 29 de Enero de 1955. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea (1949 - 1955). Ed. Moglia Ediciones, Corrientes. Frondizi nace en Paso de los Libres, el 28 de Octubre de 1908.

En esta etapa, al comienzo del año 1955, ya se advierte una permanente persecución por parte de las autoridades contra el radicalismo, entorpeciendo la circulación de diarios de su tendencia, prohibiendo la realización de actos partidarios, inclusive en lugares cerrados, en los que debía hablar Frondizi y otros dirigentes(2).

(2) Diario “La Nación”, (Buenos Aires), edición de Enero de 1955. Por ejemplo, un acto de recordación de la insurrección de 1905, no pudo ser cumplido, debiendo los radicales limitarse a poner una ofrenda floral en la Recoleta. Un acto de homenaje a Leandro N. Alem fue prohibido en Córdoba. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea (1949 - 1955). Ed. Moglia Ediciones, Corrientes.

Por su parte, la Unión Cívica Radical se encontraba dividida en varias fracciones, que representaban opuestas políticas con relación a la situación nacional. El manejo del partido estaba en manos del Comité Nacional, presidido por el doctor Arturo Frondizi y, en el ámbito provincial, lo dirigía el doctor Fernando Piragine Niveyro(3).

(3) Integraban este grupo, entre otros, Ricardo Balbín, Oscar Eduardo Alende, Federico Fernández de Monjardín y, en el orden local, Jorge Luis Picasso, Luis María Guevara, Miguel I. Alegre y Domingo Cialzetta. En Mercedes (Corrientes), se inauguró un consultorio médico gratuito, dirigido por el presidente del Comité Departamental, doctor Jaime Goldstein. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea (1949 - 1955). Ed. Moglia Ediciones, Corrientes.

Otro sector estaba representado por el doctor Amadeo Sabattini, bajo la denominación de Junta de Intransigencia Nacional, que se mostraba contrario a la tendencia izquierdista del Comité Nacional, declarándose partidario de la abstención electoral en la provincia de Misiones, donde se realizarían próximos comicios, y entendiendo que se había usurpado al pueblo radical de su derecho de manifestarse en convención, acerca de la concurrencia a los comicios, por no haberse convocado a ésta(4). Este grupo tenía programado realizar un congreso de la Intransigencia Nacional en Corrientes, a fines del mes de Abril de 1955.

(4) Integraban este núcleo, el doctor Santiago del Castillo, Ramón Melgar, Arturo U. Illia, Luis Agustín León y, en el orden local, el doctor Francisco A. Benítez, Desiderio Q. Dante, P. Valentín Roibón, Fernando Díaz Ulloque y Angel F. Grela. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea (1949 - 1955). Ed. Moglia Ediciones, Corrientes.

También se había conformado un grupo, o Movimiento Unionista, que integraban, entre otros, los doctores Santiago Nudelman, David Michel Torino, Carlos Perette, Carlos Crespo, Jorge Walter Perkins y, en el orden local, los doctores Carlos J. Benítez y Héctor Lomónaco.

Tal como se preveía, las elecciones de la provincia de Misiones fueron ganadas por el peronismo. No obstante ello, la Mesa Directiva de la U. C. R., dio una extensa declaración, señalando las muchas dificultades e impedimentos con que se debió tropezar, resaltando los resultados, porque prueban la voluntad de un amplio sector del electorado, coincidentes con los principios del radicalismo, así como con su prédica y con su lucha(5).

(5) Diario “La Nación”, (Buenos Aires), edición del 22 de Marzo de 1955. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea (1949 - 1955). Ed. Moglia Ediciones, Corrientes.

La persecución oficialista contra el radicalismo se fue intensificando cada día, dándose el caso de detenciones de jóvenes dirigentes, por ejemplo, el del doctor Celestino Gelsi, en Tucumán; o la del señor Angel Barilatte, director del diario “La Frontera”, de Paso de los Libres (Corrientes); o los detenidos en la capital de la provincia de Corrientes(6).

(6) Diario “La Nación”, (Buenos Aires), ediciones del 13; 21; y 24 de Abril de 1955. La edición del 3 de Junio de 1955 da cuenta de un proyecto de resolución, presentado por el sector radical, ante la Cámara de Diputados de la provincia, invitando al P. E. para que informe respecto a las causas de la detención de un grupo de damas y caballeros que se manifestaron después de haber concurrido a un oficio religioso en la Catedral. El proyecto pasó a comisión. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea (1949 - 1955). Ed. Moglia Ediciones, Corrientes.

Las cosas no iban bien para el radicalismo, ya que en el bloque de diputados nacionales se produjo una escisión, debilitando aún más sus fuerzas, mientras el local del Comité Nacional era allanado por la Policía, en busca de volantes “sediciosos”.

Las intenciones del Gobierno de llamar a una Convención, para reformar la Constitución Nacional, con el propósito declarado de separar la Iglesia del Estado, motivó una declaración del Comité Nacional de la U. C. R., entendiendo que ésta debe ser motivo de un debate mucho más amplio y, en otras circunstancias, por lo que tras otras manifestaciones, termina oponiéndose al referido proyecto y, en tal sentido, instruyó a sus diputados. Pese a ello, en la Cámara de Diputados se votó a favor de la reforma, aprobándose por 121 votos contra 12.

Evidentemente, la situación se complicaba cada día y, sin dudas, ello motivó que, en Córdoba, se exhortara a los diputados nacionales del partido, doctores Mauricio L. Yadarola y Donato Latilla Frías, se restituyeran a sus bancas, pidiéndoles cualquier sacrificio para contribuir a la solución del conflicto, que tanto daño producía,

acatando, si es necesario, la decisión de los organismos nacionales del partido, aunque éstas sean injustas, aunque así lo estimen, y aunque en las mismas hubiere incomprensión e intolerancia para, de esta manera, demostrar al país el ejemplo del interés en servir a la República, en esa fuerza popular e histórica”.

Y ya frente al hecho del bombardeo de Plaza de Mayo, la U. C. R. dio una declaración, expresando que

por considerar que ante las detenciones de dirigentes radicales podría atribuirse al Partido participación y responsabilidad en los sucesos del jueves, la Mesa Directiva del Comité Nacional hizo pública manifestación en el sentido de que es norma tradicional de la agrupación, no participar en movimientos armados si ella no prepara y dirige y, consecuentemente, ha sido ajena a dicho levantamiento y a su gestación”.

Y continúa diciendo:

Toda vez que el radicalismo cerraba las vías pacíficas y decide actuar con las armas, lo hace por decisión de sus autoridades y lo proclama con su firma”.

Termina señalando que “sólo la instauración de las condiciones de la libertad, hará posible la armónica convivencia en la Argentina, y la U. C. R. comparte el dolor unánime causado por los caídos, repudiando los múltiples atentados y desmanes perpetrados, y manifiesta su solidaridad por cuántos sufren persecución y cárcel por defender las libertades públicas”.

También resolvió suspender el desarrollo de la Convención Nacional, por considerar que no puede deliberar en circunstancias de que están detenidos el presidente de dicho Organismo, Atilio Cattáneo, y el presidente del Comité Nacional, doctor Arturo Frondizi.

Esto dio lugar a una nueva declaración, suscripta por el doctor Luis R. Mc Kay y Federico Fernández de Monjardín, en el sentido de que el radicalismo es absolutamente ajeno a los sucesos del 16 de Junio y a su gestación, mencionando, seguidamente, a otros detenidos, en el caso, el doctor Amílcar Mercader, Alfredo Giglione y legisladores bonaerenses(7).

(7) Diario “La Nación”, (Buenos Aires), ediciones del 21 y 22 de Junio de 1955. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea (1949 - 1955). Ed. Moglia Ediciones, Corrientes.

- El Partido Demócrata

La otra fuerza opositora, de significación nacional, el partido Demócrata, no se encontraba en mejor situación que sus adversarios, en orden a la unidad, ya que varias líneas se orientaban con diferente posición, especialmente en lo referido a la política nacional y a los sucesos que se iban produciendo.

Sus diferencias venían de tiempo atrás y estaban ligadas a las tareas de reorganización del partido y, especialmente, con la actitud asumida ante el Gobierno Nacional convocante a la paz social.

En Abril de 1952, el Comité Nacional designó una Junta Reorganizadora Nacional, que debía actuar, como su Mesa Directiva, en la tarea de organizar el partido en toda la República, designándose presidente al doctor Adolfo Vischi, y sus tareas debían concluir el 30 de Abril de 1953.

En la fecha señalada, a raíz de los acontecimientos de esa época y la agresión de que había sido objeto el partido, se resuelve que sus representantes abandonen las bancas que tenían en las Legislaturas Provinciales y Concejos Deliberantes, como un acto de protesta proporcionado a los hechos ocurridos.

En la oportunidad, fue detenida la mayor parte de los miembros de la Mesa Directiva, por lo que una comisión integrada por los doctores Rodolfo Corominas Segura, Benjamín Palacios, Benito de Miguel, Eduardo Paz y Eduardo Ibáñez Bustos, realizó gestiones ante el Ministerio del Interior. El 2 de Julio de 1953, como consecuencia de la gestión realizada, los mencionados dirigentes comienzan a lograr su libertad.

El 5 de Septiembre de 1953, el Comité Nacional resolvió realizar ante el presidente de la nación las gestiones a las que había sido invitado, aprobándose, por unanimidad, un documento del Comité Nacional que tuvo amplia difusión y el comentario elogioso de la prensa independiente.

Posteriormente, el Comité Nacional resuelve señalar el día 30 de Julio de 1954 para terminar la reorganización en todos los distritos. En dicha reunión, se acepta la renuncia de los doctores Adolfo Vischi y Conrado Etchebarne y, se designa, en su reemplazo, como presidente y vicepresidente del mencionado Organismo, a los doctores Luis Fernando Acuña y Felipe Yofre. También, se resuelve dar por terminadas las gestiones a favor de la amnistía y la pacificación.

Producida la convocatoria para elegir vicepresidente de la nación, en Febrero de 1954, se resuelve citar a la Convención Nacional del partido y se producen diferencias respecto a la forma de elegir o prorrogar mandatos, en su caso, y al tratarse acerca de los comicios, se logra una gran mayoría a favor de la concurrencia.

Pero ante la falta de decisión expresa acerca de la abstención, y cuestionados algunos mandatos, los convencionales “abstencionistas” -que eran minoría- se retiran y dejan sin quorum al alto Organismo.

Ante los hechos producidos, un grupo de dirigentes de algunos distritos recomendaron a éstos proclamar, en cada una de sus jurisdicciones, como candidato a vicepresidente de la nación al doctor Benito de Miguel, y fueron los distritos, por medio de sus autoridades locales, los que proclamaron esa candidatura. Cabe señalar, que la Justicia Electoral oportunamente avaló esas proclamaciones distritales.

Con posterioridad a los comicios, las autoridades partidarias, presididas por el doctor Felipe Yofre, resolvió otorgar nuevo plazo para la reorganización, y citó a la Convención para el 31 de Julio de 1955, pero el grupo abstencionista buscó por todos los medios evitar tales objetivos(8).

(8) Diario “La Mañana”, (Corrientes), ediciones del 11 y 12 de Febrero de 1955. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea (1949 - 1955). Ed. Moglia Ediciones, Corrientes.

Podemos sintetizar las corrientes enfrentadas en el partido: primero, la “concurrencista”, que actúa como Junta Reorganizadora Nacional, y cuya Mesa Directiva presidía el doctor Felipe Yofre(9); la principal opositora era la “abstencionista”, presidida por el doctor Carlos Aguinaga(10); y, por otro lado, se manifestaban sectores con puro alcance local, como los delegados de Mendoza, señalando sus divergencias con el Comité Nacional; o los demócratas de Salta, reclamando la unidad, de igual manera que la Junta Provincial de Córdoba. Durante este tiempo, muchas fueron las detenciones de dirigentes y la prohibición de realizar actos partidarios.

(9) Integraban este grupo, entre otros, Elías Abad, Honorio Basualdo, Mario Columbres Garmendia, Omar Lima Quintana, Adolfo Mugica, Emilio J. Hardoy, Benito de Miguel, Marcelino Sánchez, Ramón A. Castells, Calixto V. León, Ginés A. Lubary, Fernando Miranda Gallino, Gabriel Feris, Juan Romero, Alberto M. Fonrouge, Eduardo Orlando, Rodolfo Baltiérrez, José M. Oyhamburu, Laureano González y Mateo Felisich. Además, el doctor Vicente Solano Lima, que había anunciado su regreso del exilio en Montevideo.
(10) La integraban, además, los doctores Oscar Rebaudi Basavilbaso, José Aguirre Cámara, González Bergés, Bustos, entre otros.
// Todo citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea (1949 - 1955). Ed. Moglia Ediciones, Corrientes.

El distrito Corrientes estaba definidamente inclinado hacia el concurrencismo, bajo la férrea conducción de su presidente, Elías Abad quien, junto a Miranda Gallino, había tenido la responsabilidad de organizar los comités de Presidente Perón (Chaco) y Formosa, respectivamente.

La actividad proselitista era permanente, realizándose visitas a los comités departamentales, creando servicios de atención médica y jurídica, etc., en la que participaban, junto a su presidente, otros distinguidos dirigentes.

Se realizó una gran reunión en Paso de los Libres, con la presencia de la dirigencia nacional, celebrando sesión de la Junta de Gobierno y aprobando una declaración de principios de los propósitos de la agrupación, rindiendo homenaje al general Joaquín Madariaga y al general José de San Martín, en las ruinas históricas de Yapeyú(11).

(11) Diario “La Nación”, (Buenos Aires), edición del 19 de Mayo de 1955. Estuvieron presentes los dirigentes nacionales, Felipe Yofre, Adolfo Mugica, Emilio J. Hardoy y Omar Lima Quintana. En la oportunidad, hablaron los visitantes, y también lo hicieron Elías Abad, Alejandrino Maidana, Pedro G. de la Fuente, Gerardo M. Tellechea, Salvador Di Tomaso, Enrique Fernández y A. Núñez Camelino. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea (1949 - 1955). Ed. Moglia Ediciones, Corrientes.

Cabe señalar la presencia de otro grupo autonomista, en este caso liderado por el doctor Diomedes C. Rojas, a quien secundaba un importante número de dirigentes, pero con mucho menor caudal electoral, mucho de los cuales se afiliaron posteriormente al partido Peronista(12).

(12) Señalamos, como integrantres de este grupo, a los doctores Fernando Romero Corrales, Jorge W. Alvarez Colodrero, Manuel A. Añasco, Marciano Enrique Goñalons, Lázaro Baldomero Toranzos, Mauricio Open, Isaac Gutnisky, Diomedes Guillermo Rojas, Aníbal Malvido, Juan Luis Ledesma, Humberto V. Pérego, Arturo C. Goñalons, y los señores, Rafael M. Lubary, Agustín Serracani, Angel Pinzetta, Juan Manuel Villordo, Alejandro J. Solari, Eduardo Lujambio Torrent, José V. Pérego, José Nazario Gómez, Eulalio J. Martínez, Oscar J. Dansey, Regalado Z. Olano, Alberto Tortorella, Evaristo E. Corrales y otros, algunos de los cuales también terminaron integrando el partido oficial. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea (1949 - 1955). Ed. Moglia Ediciones, Corrientes.

Frente a la proyectada reforma constitucional, el Comité Nacional expidió un extenso documento, en el que analiza la cuestión de la enseñanza privada y religiosa, como también de la separación de la Iglesia del Estado, afirmando que nunca suscribió esa propuesta en sus programas, ni la auspiciaron sus hombres más representativos.

Dice después que la Iglesia Católica no puede constituir un peligro político, porque para ello debían olvidar sus pastores las enseñanzas del Maestro, y desoír la voz de San Pablo. Hace luego un llamamiento a la serenidad, y termina diciendo que

el partido Demócrata es heredero de fuerzas políticas que, en su momento, tuvieron sus conflictos, hablando por eso de su propia experiencia, que es la experiencia del país(13).

(13) Diario “La Nación”, (Buenos Aires), edición del 18 de Mayo de 1955. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea (1949 - 1955). Ed. Moglia Ediciones, Corrientes.

Información adicional