El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Corrientes intervenida por la "Revolución Libertadora"

Derrotado el peronismo por la denominada “Revolución Libertadora” de Septiembre de 1955, en un sencillo acto asumió provisionalmente el Gobierno de Corrientes el comandante de la Séptima División de Ejército, general de brigada Esteban Font, el 21 de Septiembre de 1955.

Le hizo entrega del Gobierno el gobernador hasta ese momento, doctor Raúl Benito Castillo, quien estaba acompañado por sus secretarios de Estado y otros altos funcionarios y que, finalizada la ceremonia, fue acompañado hasta su auto por el general Font, quien asumía el Gobierno como interventor nacional interino.

Font nombró ministros: de Gobierno y Justicia a Osvaldo Cepeda; de Asuntos Económicos a Julio Luis Wanneson; y de Asuntos Sociales a Guillermo G. Estévez. La provincia estará gobernada por administradores nacionales hasta la asunción al Gobierno de Fernando Piragine Niveyro, el 1 de Mayo de 1958.

Al general Font lo reemplazó, una semana después -28 de Septiembre- el coronel Oscar Raúl Dumas, quien continuará a cargo del Gobierno Provincial hasta el 3 de Octubre de ese mismo año (1955), haciéndolo también en carácter interino, confirmando a los ministros designados por su antecesor.

El 3 de Octubre de 1955 asumió el interventor nacional definitivo, capitán de navío -después ascendido a contralmirante- Manuel Norman Bianchi, quien designó ministro de Gobierno y Justicia al capitán de corbeta Mariano Queirel; de Asuntos Económicos Julio Luis Wanneson, quien proseguirá este cargo, en esta primera etapa; y ministro de Asuntos Sociales al doctor Osvaldo Dodero.

Posteriormente, este Ministerio se transformará en Educación y Salud Pública. y, así, serán ministros de:

- Gobierno y Justicia: Juan Pablo Sáenz Valiente y Eduardo Augusto Cazes Irigoyen Coronel;
- Asuntos Económicos: Alfredo Echevarría
- Asuntos Sociales: Hernán T. Davel.

Posteriormente en:
- Hacienda, Obras Públicas y Economía: Ricardo A. Pereira Moine.

En Febrero de 1957, este Ministerio se desdoblará en:

- Ministerio de Hacienda -por un lado-; y

- Ministerio de Obras Públicas y Economía, por otro.

Los titulares serán:

- Hacienda: Eduardo D. Firpo (quien quedó a/c de Obras Públicas y Economía interino tras el alejamiento de Ricardo A. Pereira Moine); y
- Educación y Salud Pública: Hernán T. Davel.

Durante la Administración Manuel Norman Bianchi, se dejó sin efecto la reforma constitucional de 1949, volviéndose a la anterior Constitución correntina.

El 27 de Abril de 1956, el P. E. N. proclamó -con fuerza obligatoria- y declaró la vigencia de la Constitución Nacional sancionada en 1853, con las reformas de 1860, 1866 y 1898, excluyendo la Constitución dictada en 1949.

En el artículo 3ro. de esa norma jurídica se declaraba vigentes “las Constituciones Provinciales anteriores” al Gobierno del presidente Juan Domigo Perón, quien había asumido el Gobierno Nacional en 1946.

En base a esta proclama, el interventor federal Norman Bianchi estableció, por decreto Nro. 1520 del 18 de Mayo de 1956, declarar expresamente vigente la Constitución Provincial del 31 de Octubre de 1913, de conformidad a lo dispuesto por el artículo 3ro. de la proclama del 27 de Abril de 1956 del Gobierno de facto de la Nación.

También se constituyó la Junta Consultiva Provincial, integrada por representantes de todos los partidos tradicionales y otros recién constituidos -como el Demócrata Cristiano- con la única excepción del peronismo que estaba proscripto.

- Límites del Municipio Riachuelo y el Departamento Capital

Por decreto-ley Nro. 3704, del 31 de Octubre de 1956, el interventor nacional Manuel Norman Bianchi procede a la fijación de límites del Municipio de Riachuelo, ampliando el artículo 2, inciso “e” de la ley Nro. 892/40, quedando redactado así:

Al Norte: camino a San Luis del Palmar (ambos veriles); Este: límite con San Luis del Palmar; Sud: Arroyo Sombrero; y, Oeste: río Paraná y arroyo Pirayuí”.

Asimismo, el 20 de Diciembre de 1956, el mismo interventor nacional, en ejercicio del Poder Legislativo, sancionó con fuerza de ley el decreto Nro. 4667, que determinó los límites del Departamento Capital: al Norte y Oeste, río Paraná; al Sur: “Riachuelo”; y al Este, los límites políticos de los departamentos de San Cosme y San Luis del Palmar.

- Se crea la Universidad Nacional del Nordeste

Con la provincialización de los Territorios Nacionales había crecido el anhelo de crear un centro universitario en la región. El aumento de la matrícula secundaria y la creación de numerosos establecimientos de este nivel, volvió más perentoria la necesidad de profesores y la demanda por estudios superiores que evitaran la emigración de los jóvenes hacia otros centros.

- Antecedentes en el siglo XX

En una primera etapa de su vida, entre los años 1920 y 1955, la vida universitaria en la región estuvo constituída por el funcionamiento de Facultades, Carreras e Institutos creados en el Nordeste por las Universidades Nacionales del Litoral y de Tucumán y subordinados a ellas.

Una segunda etapa de su historia está formada por todos los esfuerzos que condujeron a la creación de la Universidad en el año 1956. Su organización y el paulatino crecimiento de la Institución dan lugar así a una tercera etapa de consolidación y constante evolución que se extiende hasta nuestros días.

La región Nordeste fue definida como tal recién en el siglo XX. Para fines del siglo XIX, Corrientes contaba ya con una dilatada y decisiva participación en la vida política argentina, un campo intelectual definido y una conciencia histórica afirmada, en cuya formación intervinieron los Gobiernos provinciales, mientras que el Chaco, Formosa y Misiones -por su parte- acababan de integrarse efectivamente al país como Territorios Nacionales y se hallaban inmersos en un proceso organizativo y de ocupación del espacio.

Más allá de estas diferencias, fue estrecha la vinculación en todos los campos entre la provincia de Corrientes y los entonces Territorios Nacionales, que alcanzarían el rango de Provincias recién en la década de 1950.

Desde 1913 se presentaron numerosos proyectos en el Congreso Nacional con el objeto de crear una Universidad para la región Litoral, bajo la vigencia de la ley Nro. 1597 de Estatutos de las Universidades Nacionales (1885). Finalmente, fue creada la Universidad Nacional del Litoral, por ley Nro. 10.861 del 27 de Septiembre de 1919.

El artículo 20 de la ley establecía las Facultades que formaban dicha Universidad, entre las cuales se encontraba la Facultad de Agricultura, Ganadería e Industrias Afines con asiento en la Ciudad de Corrientes.

El crecimiento de la población estudiantil, la necesidad de diversificación de carreras y la carencia de docentes especializados en Ciencias Matemáticas, Fisicoquímicas y Biológicas que, para 1950, constituía un aspecto crítico de la enseñanza secundaria en la región, generó en un grupo de profesores de la entonces Facultad de Agricultura, Ganadería e Industrias Afines una iniciativa tendiente a la formación de aquellos docentes, utilizando la infraestructura de cátedras existentes en la citada Casa de Estudios, que desarrollaban temas vinculados con dichas especialidades.

Esta iniciativa cristalizó en el Instituto Nacional de Profesorado, cuyo funcionamiento fue autorizado por el Rectorado de la Universidad Nacional del Litoral, el 6 de Junio de 1951. En Enero de 1950, el entonces Director de la Escuela Nacional de Comercio de Resistencia, interesaba al gobernador del Territorio Nacional del Chaco en la apertura del Curso de Contadores Públicos Nacionales, para satisfacer las inquietudes de educación superior de los egresados de los colegios secundarios de la región.

El gobernador del Territorio, adhiriendo a esta aspiración, dio traslado de la misma -en Febrero de 1950- al Ministerio de Educación de la Nación. El Inspector General a cargo de la Dirección General de Enseñanza Secundaria consideraba que, de crearse el referido Curso, éste debía depender de la Universidad Nacional del Litoral.

Se comenzaron entonces los contactos con la Universidad Nacional del Litoral. Los esfuerzos se vieron finalmente coronados por el éxito: el 30 de Abril de 1951 se dictó en la Universidad Nacional del Litoral la Resolución Nro. 262, que autorizaba a la Facultad de Ciencias Económicas, Comerciales y Políticas crear, en la Ciudad de Resistencia, una división de primer año de la carrera de Contador Público y Perito Partidor.

El 19 de Agosto de 1952, por Resolución Nro. 516, el Rector de la Universidad Nacional del Litoral hizo suya la iniciativa presentada por el Gobierno de la provincia de Corrientes y la Comisión Procreación de la Escuela de Medicina, que había sido constituída el 28 de Junio del mismo año bajo la presidencia del ministro de Salud Pública y Asistencia Social de la provincia de Corrientes.

Finalmente, la Escuela de Medicina fue creada el 5 de Marzo de 1953 por Resolución Nro. 79 del Rectorado de la Universidad Nacional del Litoral, ad referendum del Consejo Universitario, que la confirmó por Resolución Nro. 234 del 24 de Marzo del mismo año, como dependiente de la Facultad de Ciencias Médicas, Farmacia y Ramos Menores de la Universidad mencionada.

En tanto, en 1937, por iniciativa del Rector de la Universidad Nacional de Tucumán, se resolvió crear en esa Casa un organismo de investigaciones dedicado al estudio de diferentes facetas de la realidad de la región Norte del país, entre los que se incluía la salud, atendiendo a la necesidad de solucionar acuciantes problemas sanitarios causados por las enfermedades de Chagas, el paludismo y la parasitosis, entre otras temáticas.

Aquel Organismo, creado el 6 de Noviembre de 1937, fue denominado Departamento de Investigaciones Regionales e incluyó a seis dependencias con finalidades afines, siendo una de ellas el Instituto de Medicina Regional, creado mediante Resolución Nro. 315/73 del 7de Diciembre de 1937.

En virtud de la importancia de los trabajos de investigación realizados por el Instituto en el Chaco y, dadas las necesidades de espacio físico en la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional de Tucumán, en el año 1954 se resolvió -mediante Resolución Nro. 1221/226/954- el traslado de la sede central del Instituto de Medicina Regional a la Ciudad de Resistencia, con lo cual dejó de existir el Centro de Higiene Médico-Social.

Paralelamente, respondiendo a una imperiosa necesidad de la zona de influencia, reclamos del medio, pedidos de diversas instituciones y movimientos de las fuerzas vivas, se creó la Escuela de Derecho dependiente de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de la Universidad Nacional del Litoral, el 2 de Abril de 1955, con funcionamiento en la Ciudad de Corrientes.

La creación fue autorizada por el Consejo Nacional Universitario en un todo de acuerdo con el artículo 10 de la Resolución Nro. 537 del Rectorado de la Universidad Nacional del Litoral, del 4 de Octubre de 1954.

- La creación de la UNNE

Es así que, hacia la mitad del siglo XX, una aspiración cultural muy sentida en las cuatro provincias (Corrientes, Chaco, Formosa y Misiones) se concreta y surge la Universidad Nacional del Nordeste, con extraordinaria fuerza.

Claro que tiene un basamento firme, consolidado sobre las etapas primaria y secundaria que se expandieron notablemente en las provincias nuevas y en Corrientes libraron la situación respecto a la provincia rectora que en ese momento lideraba el esfuerzo y aportaba a la obra solidaria, varios establecimientos de nivel universitario.

Se puede afirmar, sin duda alguna, que estos aportes institucionales de las Universidades como las del Litoral y Buenos Aires, fueron valiosos, pero el surgimiento de la Universidad Nacional del Nordeste responde esencialmente a la fuerza anónima concertada de cada una de las comunidades provinciales involucradas.

Los tiempos de la creación (14 de Diciembre de 1956 por Decreto-Ley Nro. 22.229) y los años sucesivos hasta la organización de todas las Facultades en las cuatro provincias, fueron arduos. La nación vivía años intensos y, en medio de esas circunstancias políticas y culturales que apasionaban al país, el Nordeste vio nacer y afirmar su Universidad como obra de toda una región.

La vecina Universidad Nacional del Litoral había acompañado las aspiraciones de la región Nordeste en sus primeros pasos pero, desde su creación, la influencia de los intelectuales de la Universidad Nacional de Buenos Aires fue predominante. El ingeniero José Babini (decreto del 7 de Marzo de 1957) fue nombrado Rector organizador y fue quien delineó las características que debía tener la nueva Universidad, “geográficamente descentralizada, pero cuyas finalidades generales de cultura superior e investigación científica debían vincularse fundamentalmente a la región y a sus habitantes”.

Delineó también la estructura Departamental de la Universidad, el proyecto pedagógico, la dedicación exclusiva de los profesores, materias optativas en los planes de estudio y máxima permanencia y actividad del estudiante en un sistema cuatrimestral con promoción sin examen final.

Suscitó apoyos y rechazos y, naturalmente, se sucedieron los cambios en la conducción y en la estructura educativa. Los años sucesivos fueron “movidos” pero de crecimiento y afirmación.

La historia de la Universidad Nacional del Nordeste (“La Universidad del Sol”), ha quedado escrita a través de personas y hechos memorables. Su presente y su proyección al futuro emergen con energía renovada y se irradian al país entero, a América y al mundo.

La Universidad Nacional del Nordeste acrisola la experiencia de una rica tradición, pero siente -a la vez- el vigor de su juventud eterna que se expresa en acciones y proyectos de innovación.

- Elecciones de 1958

El 23 de Febrero de 1958 se realizaron elecciones en todo el país para normalizar la situación institucional -en el orden nacional y en los provinciales- designando autoridades nacionales y provinciales, respectivamente.

Con el valioso aporte de los votos peronistas que se volcaron -por orden de Juan Domingo Perón- en apoyo del partido Radical Intransigente, resultaron electos Arturo Frondizi y Alejandro Gómez, como presidente y vicepresidente de la Nación, respectivamente.

En la provincia de Corrientes, las elecciones para presidente y vicepresidente de la República y para diputados nacionales se realizaron de acuerdo con la Ley Saenz Peña pero, las de gobernador y vicegobernador y las de legisladores provinciales, se realizaron por la antigua ley electoral provincial, con sistema de representación proporcional.

En estas elecciones, gran parte de los votos pertenecientes al peronismo proscripto se volcaron, por una orden de su líder, a la Unión Cívica Radical Intransigente que llevaba como candidato a la presidencia de la República al doctor Arturo Frondizi.

En las elecciones para presidente y vicepresidente, la U.C.R.I. obtuvo 87.791 votos; el partido Liberal, 51.004; el Demócrata Autonomista - Conservador Popular, 37.622; la U.C.R. del Pueblo, 21.499; y el partido Demócrata Cristiano, 11.684.

Pero donde se complicó la cosa fue en los comicios de electores para gobernador y vicegobernador, por realizarse por sistema de representación proporcional. La U.C.R.I., cuyos candidatos eran Fernando Piragine Niveyro y Félix María Gómez, consiguió 85.764 votos y 10 electores; el partido Liberal, siendo sus candidatos Mariano Gómez y Diego Díaz Colodrero, consiguió 52.124 votos y 6 electores; el P. D. A. - Conservador Popular, con la fórmula Elías Abad - Pedro Obregón obtuvo 37.962 sufragios y cinco electores; la U.C.R.P., con Cándido Quiroz y Armando Romero, consiguió 20.091 votos y 3 electores; y el partido Demócrata Cristiano, con Roberto Speroni y Luis Liotti, obtuvo 11.715 sufragios y 2 electores.

Cuando iba a reunirse el Colegio Electoral, circuló la versión que se unirían los liberales, los autonomistas y los radicales del pueblo para votar por la fórmula compuesta por Elías Abad y Diego Díaz Colodrero y, en la Asamblea Legislativa elegirían senadores nacionales a los dos candidatos de la U.C.R.P.

Pero, inesperadamente, los cinco electores autonomistas votaron a los candidatos de la U.C.R.I. y la electora de aquella agrupación, Zulema Cabral, fundó su voto expresando que su partido “en procura de una solución patriótica para la provincia, había decidido votar al candidato que obtuvo la mayoría”.

Resutó ser una actitud inédita enla historia política de la provincia porque, en otras épocas, cuando estuvo la posibilidad de sacar ventajas de las alianzas electorales, no se contempló la frustración que pudiera sufrir la opinión mayoritaria.

Piragine Niveyro obtuvo así 15 votos, uno más de los necesarios para ser electo gobernador. El mismo número de votos obtuvo su compañero, Félix María Gómez. Asi, en la provincia de Corrientes, el Colegio Electoral consagró la fórmula de la U.C.R.I.: Fernando Piragine Niveyro - Félix María Gómez.

Finalizado el acto de proclamación del triunfo de los candidatos intransigentes, simpatizantes de esa agrupación se trasladaron al domicilio de Piragine Niveyro y luego, con éste a la cabeza, realizaron una manifestación por las calles de la Ciudad de Corrientes.

Más tarde, en un reportaje radiofónico que se le hizo al gobernador electo, que contaba entonces 44 años, se le preguntó si los electores del partido Demócrata Autonomista Conservador Popular votaron en su favor sobre la base de algún compromiso político, contestando que el planteo y la solución a que se llegó en el Colegio Electoral no fueron resueltos en ningún acuerdo previo.

Agregó que ello había sido un problema de comprensión, de desinterés y de patriotismo, para asegurar a la provincia un Gobierno que actuase de acuerdo con los intereses populares y nacionales.

Posteriormente, en la Asamblea Legislativa, los candidatos de la U.C.R.I., Víctor Hugo Fleitas y Jaime Aníbal Dávila, con 16 votos en su favor, fueron electos Senadores Nacionales. En algún momento se llegó a pensar que la U.C.R.I. retribuiría el gesto de los autonomistas eligiendo aunque fuera a uno de sus candidatos a senadores.

Pero el período constitucional de Piragíne Niveyro no pudo terminar pues se cortó abruptamente con el derrocamiento del presidente de la República, doctor Arturo Frondizi, sucediéndose luego cuatro interventores federales designados por el presidente (de facto) doctor José María Guido: general Raúl Edgardo Fait, ingeniero Abel M. Lissarrague, doctor Walter Alsina y doctor Enrique Forn.

Información adicional