El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Un incidente político, gremial y policial

Sucedió en Octubre de 1953, en el puerto de Corrientes, cuando el Primer Mandatario Juan Domingo Perón ,en su viaje hacia el Paraguay, visitó brevemente Corrientes. El mecánico Mario Moreno pidió que le redactaran una nota para serle entregado al presidente de la Nación. Al no lograrlo, en pleno discurso del general Perón, lo interrumpió varias veces, planteando lo que sucedía en la provincia.

El Jefe de Estado le señaló que los planteamientos los debía hacer al gobernador (Benito) Castillo y, hasta notando su defecto físico, le dijo: “Parece que el planteo de su problema es desviado como su mirada”.

El caso derivó en detenciones, apremios ilegales y renuncias. El hecho tuvo escasa repercusión en la prensa(1).

(1) El autor del material es el doctor Orlando Raúl Aguirre. En ocasión del V Congreso de Historia de Corrientes, que se realizó a fines de Junio de 2005, el doctor Aguirre presentó este trabajo haciendo referencia a este caso que tuvo como protagonistas al presidente Juan D. Perón y al mecánico Mario Moreno. La nota fue publicada en el diario “época”, de la ciudad de Corrientes, el 10 de Julio de 2005.

- Nota entregada al general Perón por la esposa de Moreno

“Corrientes, 3 de Octubre de 1953. Al Excelentísimo Sr. Presidente de la Nación Argentina, general Juan Domingo Perón. Presente.
“La que suscribe, María Angélica Giménez de Moreno, de nacionalidad argentina, de 30 años de edad, casada, madrede tres hijos menores, afiliada al Partido Peronista Femenino, domiciliada en Carlos Pellegrini Nro. 1746, de esta ciudad, en cumplimiento de un irrenunciable deber que le impone su condición de madre, esposa y peronista, tiene el honor de dirigirse a S. E. el Señor Presidente de la Nación Argentina, para llevar a su conocimiento que:
“1.- Siendo esposa del obrero Mario Moreno, le consta que su marido, auténtico y fervoroso peronista de la primera hora, apasionado predicador de la doctrina del líder indiscutido de la Nueva Argentina, comenzó a actuar dentro del movimiento obrero organizado desde el año 1947 en que, por voluntad de sus compañeros de trabajo, fue designado titular de la Delegación Corrientes del Sindicato Argentino de Trabajadores del Automóvil Club, cargo del cual se desvinculó al renunciar como empleado del A.C.A. el 12 de Enero de 1953. Contando siempre con la simpatía de sus compañeros de organización por su correcto y ejemplar comportamiento en las filas sindicales.
“2.- En cumplimiento de la función gremial mencionada en el párrafo anterior, actuó en el seno de la Delegación Regional de la Confederación General del Trabajo, donde siempre se caracterizó por su extraordinario amor a la justicia y su absoluta franqueza para imponer la verdad y su gran dinamismo y constancia en las tareas emprendidas, a las que dedicaba casi todo su tiempo, su inteligencia y su voluntad.
3.- Como auténtico misionero de Perón, colaboró desinteresadamente en la formación y consolidación de varias entidades gremiales de nuestra provincia, como ser: el Sindicato de Choferes Particulares, Asociación Correntina de Camioneros, Asociación Correntina de Empleados de Farmacia, Asociación Obrera Textil (Sec. Ctes.) y Sindicato de Empleados y Obreros Rurales de El Pontón (Dpto. de San Luis del Palmar), sindicato este último en la enunciación, pero primero en sus afanes, en sus entusiasmos y en sus esperanzas, tal vez por ser el que más inconvenientes y dificultades le acarreara para su constitución y afianzamiento
“4.- Es precisamente, Excelentísimo Señor, el problema planteado a raíz de la fundación de dicha entidad gremial, el motivo central que le mueve a redactar la presente, con el ánimo dispuesto a aclarar la situación de su esposo frente a los acontecimientos que sobrevinieron y que son de público dominio.
“A mediados del mes de Marzo del corriente año fue entrevistado por un grupo de compañeros campesinos de la localidad de El Pontón -Departamento de San Luis del Palmar- quienes, enterados de sus antecedentes sindicales, le solicitaron colaboración para constituir la mencionada entidad sindical.
“Así es como entró en contacto con un núcleo de compañeros peronistas que lo interiorizaron de los problemas rurales. A tales efectos, se trasladó a la localidad señalada, en compañía de otros dirigentes gremiales de esta ciudad y miembros de la Subcomisión de Asuntos Legales de la Regional de la C. G. T., para asistir a la reunión previa a la Asamblea General Extraordinaria que se llamaría para fundar el sindicato.
“Dicha reunión se llevó a cabo en la misma. Estuvieron presentes algunos compañeros del lugar, los más activos e interesados en que se organice el gremio. En el transcurso de la misma se designó una comisión provisoria integrada por cinco miembros, todos ellos compañeros conocidos, peronistas sinceros, domiciliados en el lugar, con la finalidad de que sean ellos los que convocasen al resto, llenando previamente los recaudos legales, según se los asesoró. Después de esta primera etapa, previa a la fundación del sindicato rural, surgió la primera gran dificultad.
“Dos días después, los compañeros designados presidente y secretario de la comisión provisoria, eran detenidos por empleados de policía pertenecientes a la Comisaría Departamental de San Luis del Palmar. Al presidente, compañero Nemesio Medina, lo detuvieron en el lugar de trabajo: la chacra, procediendo los agentes de policía en forma sumamente prepotente y brava, en cumplimiento de instrucciones expresas de las que eran portadores.
“Este compañero, en presencia de sus familiares, fue esposado y conducido, a patadas y planazos aplicados con sables, y volteado varias veces por los culatazos de revólveres asestados sobre la cabeza, completamente bañado en sangre, desfigurado y seminconsciente, permaneciendo sin recibir atención médica alguna, a pesar de sus requisitorias en ese sentido formuladas insistentemente ante el comisario, Sr. Ignacio Melgarejo.
“El otro compañero, Santos Zacarías, también sufrió las consecuencias de un brutal abuso de autoridad, siendo llevado a la misma comisaría. Ambos permanecieron detenidos e incomunicados por espacio de dos semanas, enterándose por el comisario que se les imputaba, al primero de los nombrados,
supuesto hurto de ganado, según denuncia formulada ante esa comisaría por el Senador Provincial Peronista, Sr. Julio Romero, de San Luis del Palmar, quien era -hasta ese momento- patrón del citado obrero, que a la sazón se desempeñaba como capataz del establecimiento de campo del Senador, teniendo a su cargo un rancho donde vivía con su familia y una fracción de terreno que cultivaba para su beneficio personal; además, sus hijos varones mayores y su esposa prestaban servicios para el mismo patrón y por la misma y única asignación que recibía el jefe de la familia.
“Al entrar en  conocimiento del insólito hecho referido, por información directa efectuada por un núcleo de indignados compañeros de las víctimas que se trasladaron a Corrientes con el propósito de requerir la intervención de las autoridades superiores de la provincia, ante una evidente maniobra represiva y arbitraria, mi esposo los condujo en presencia de los miembros del Secretariado de la C. G. T., quienes entraron en conocimiento de los detalles del asunto y prometieron abocarse al estudio detenido del mismo.
“Al día siguiente, varios compañeros procedieron a dejar una constancia en la Delegación Regional del Ministerio de Trabajo y Previsión, planteándose este asunto ante el propio Delegado Regional, quien entró en conocimiento del mismo con lujo de detalles y labrándose un acta en la que consta lo expresado hasta aquí.
“Como habiendo transcurrido una semana y ambos compañeros seguían detenidos e incomunicados, prodújose otra entrevista con el Secretariado de la C. G. T., promovida por otro grupo de compañeros que, en numero mayor que los de la vez anterior, habían llegado al efecto.
“En el transcurso de la misma, se puso de manifiesto que hasta ese momento absolutamente nada se había hecho por los compañeros detenidos. Los interesados manifestaron su deseo de llevar la cuestión ante el Señor Gobernador de la Provincia, y los miembros del secretariado quedaron comprometidos a obtener la audiencia correspondiente.
“Al día siguiente, otra delegación -encabezada siempre por mi esposo-, concurrió a la sede del Partido Peronista Masculino, entrevistándose con el Interventor, Sr. Adolfo Gaeta quien, al entrar en conocimiento del asunto, manifestó que se trataba de un problema que estaba fuera de su jurisdicción.
“Habiendo transcurrido doce días sin novedad, en lo relativo a la audiencia con el Sr. Gobernador, se produce una nueva entrevista con el Secretariado de la C.G.T., quien nuevamente promete ocuparse del asunto.
“El descreimiento cundía entre algunos compañeros que, desde el comienzo, se interesaron por buscar la solución al problema. Por tal motivo, tres días después, en delegación nuevamente y encabezado por mi esposo y por el compañero Secretario de Organización de la Unión Obrera de la Construcción -Sec. Ctes.- Ramón Alegre, procedieron a entrevistarlo al Sr. Jefe de Policía de la Provincia, Dr. Raúl Richeni, quien lo recibió en su despacho de la Jefatura y se asombró al entrar en conocimiento de los detalles del abuso de autoridad cometido por la Comisaría Departamental, así como la irregularidad de los procedimientos efectuados.
La delegación ubrera pidió el traslado a Corrientes de los detenidos, para que los examine el médico de policía y se los ponga a disposición del juez competentea efectos de establecer la procedencia del cargo que se les formuló. El Sr. Jefe de Policía prometió ocuparse personalmente del asunto y manifestó que de inmediato daría la orden correspondiente para que uno de los detenidos (el otro ya había sido puesto en libertad por disposición del comisario departamental) fuera conducido a esta ciudad.
Como transcurrieron cuatro días de esta entrevista y el detenido (Nemesio Medina) continuaba aún en San Luis del Palmar, sin que se produzca su traslado, y existiendo la sospecha que dicha demora e incomunicación debíase al deseo que desaparezcan las señales de la violencia cometida, entrevistaron al Sr. Ministro de Gobierno de la Provincia, Dr. Saturnino Erro, a quien también interiorizaron del problema, haciendo luego éste, idéntica promesa que la formulada por el Sr. Jefe de Policía, y que tampoco se cumplió, pues la situación del detenido continuaba sin variante alguna.
“Ante esta inexplicable circunstancia, inconcebible en plena era Justicialista, se realizó la última tentativa ante el Secretariado de la C. G. T., a quien se entrevistó en compañía de un numeroso grupo de compañeros -encabezados por mi esposo- y e les exigió que gestionen la audiencia con el Sr. Gobernador para el mismo día.
“Esta audiencia se llevó a cabo al día siguiente, en el despacho del Sr. Gobernador, contando con la presencia del Secretariado de la C. G. T.; el Sr. Ministro de Gobierno; el Sr. Jefe de Policía; el Sr. Vicegobernador de la Provincia; y cerca de sesenta compañeros, encabezados por mi esposo y por otros dirigentes gremiales de conocida actuación en nuestra ciudad.
“Al entrar enconocimiento de este hecho, el Sr. Gobernador ordenó el inmediato traslado del detenido a esta ciudad y la rotación de los comisarios departamentales y, al llamarle la atención al Sr. Ministro de Gobierno por las fallas anotadas y por las respuestas y contradicciones de éste y del Sr. Jefe de Policía, se puso de manifiesto que el Sr. Senador Julio Romero había influido para que las cosas resultasen de esa manera.
“La orden impartida por el Sr. Gobernador tardó más de cuarenta y ocho en cumplirse, en cuanto al traslado del detenido y todavía no se cumple la rotación del comisario de San Luis del Palmar hasta el día de la fecha. El compañero permaneció en Corrientes detenido hasta el mes de Junio del corriente año en que fue absuelto de culpa y cargo y sin que el proceso afecte su buen nombre y honor.
“Al regresar a su domicilio fue detenido nuevamente por la Comisaría Departamental por “haberle faltado el respeto al comisario”, permaneciendo en esa situación dos días en que fue puesto en libertad a raíz de las egstiones hechas por mi esposo ante el compañero Núñez, miembro del Secretariado de la C. G. T., quien solicitó telefónicamente su libertad.
“Mientras tanto, el patrón había ordenado se suelte ganado sobre el campo cultivado por la víctima, destruyendo en forma criminal el esfuerzo y el sacrificio realizado por toda una familia obrera durante un año de trabajo honrado y sumiéndolo en la miseria, por ser ésa su única fuente de subsistencia.
“El Delegado Regional de la F.A.S.A. (Federación Argentina de Sindicatos Agrarios) compañero Calixto Silgueira, en compañía de otros dirigentes gremiales, entre los que se encontraba -en primer orden- el esposo de la que suscribe, Mario Moreno, constituyó en forma definitiva la Seccional en El Pontón y elevó a la Central Obrera de dicha organización los antecedentes que se mencionan en la presente.
“Prosiguiendo las actuaciones en el Ministerio de Trabajo y Previsión, el representante de la F.A.S.A. denunció al legislador que había despedido arbitrariamente al capataz de su establecimiento. El senador, Sr. Julio Romero, fue citado en la forma de práctica en tres oportunidades por lo menos y no concurrió ni contestó a ninguna de las citaciones recibidas, escudándose -pura y exclusivamente- en su jerarquía y fuero político, para eludir el cumplimiento de la ley.
“Finalmente se presentó en día no señalado de audiencia, acompañado por el abogado contrera y antiperonista, Dr. Tobías Embón, procediendo en ausencia de la parte obrera a declinar jurisdicción del Ministerio de Trabajo y Previsión la repartición estatal que constituye una de las más caras conquistas del movimiento peronista.
“Siendo totalmente vanos todos los esfuerzos realizados después por los trabajadores con los que seguía colaborando mi esposo, impulsado siempre por su inquebrantable fe en el movimiento peronista y en su líder máximo, llegó el día en que S.E. honró a Corrientes con su grata visita:
“Es por todo ello que quiero dejar expresa constancia, conociendo profundamente el temperamento, el caracter y los sentimientos de mi esposo, que jamás en ningún momento pasó por su mente la menor idea de inferir un agravio a S.E. el Señor Presidente de la Nación Argentina.
“Que si bien obró en forma completamente inconveniente, es también evidente y notorio que lo hizo hallándose en un estado de extrema y apasionada exaltación e impulsado por una aspiración de llegar hasta el Líder indiscutido de la Nueva Argentina, en la única forma para él posible y con la absoluta seguridad de que si S.E. se dignara escucharlo e interpretarlo, haría justicia con la energía y la ejemplaridad que lo caracteriza.
“Por todo ello, y apelando al recuerdo imperecedero de la Madre de los Humildes, la Inolvidable Compañera Evita, que quemó su vida para que la justicia que advino con Perón reine en esta tierra de paz y esperanza, y apelando también a la proverbial generosidad y magnanimidad que distingue a S.E., es que me permito dirigirle la presente, en mi carácter de madre de un hogar peronista, en el que no sólo se desea el triunfo de la Justicia de Perón y Eva Perón, sino que se lucha contra la injusticia para imponer la providencial doctrina de Perón, para solicitarle quiera ordenar la libertad de mi esposo.
“Al ratificar mi inquebrantable fe en la Justicia de Perón, que siempre llega, pido a S.E. el Señor Presidente de la república, perdón por el tiempo que le demandó este asunto,robado al que él dispone, para dedicarlo al bien del pueblo argentino.
“Saludo a S.E. con mi mayor consideración y respeto”.

Fdo.: María A. G. de Moreno(2)

(2) Copia de la nota entregada al general Perón en la ciudad de Resistencia, en Octubre de 1953, por María A. Giménez de Moreno. // Citado por el doctor Orlando Raúl Aguirre, en el diario “época” (Corrientes), edición del domingo 10 de Julio de 2005.

- La historia de la nota

El doctor Orlando Aguirre entrevistó a Miguel Angel Aguilar, ex Secretario General de SATAC (Sindicato Argentino de Trabajadores del Automóvil Club), filial Corrientes, en el mes de Marzo de 2005. Esta persona fue protagonista de los sucesos aquí referidos(3).

(3) Testimonio oral de Miguel Angel Aguilar, en conversación con el doctor Aguirre. // Citado por el doctor Orlando Raúl Aguirre, en el diario “época” (Corrientes), edición del domingo 10 de Julio de 2005.

Aguilar señaló que “el día anterior al acto, Moreno le había pedido que le redactara una nota a máquina que él le entregaría al general Perón” (en la misma se detallarían todos los hechos que figuran en la carta que su esposa, pocos días más tarde, entregaría personalmente al presidente de la Nación, en la ciudad de Resistencia, y que se transcribe más arriba).

Aguilar le dijo: “Mirá, chamigo, es inútil que te la escriba, porque no te van a dejar llegar hasta el General y, si podés llegar a acercarte a él, seguro que la recibe algún custodio o secretario que se la pone en el bolsillo, y él ni se entera de tu nota”.

Ante esta negativa, y acompañado por Nemesio Medina y Santos Zacarías, Moreno “hizo la misma solicitud en horas de la noche al profesor Gustavo Horacio Rey, quien le contestó: 'Mirá, yo en realidad no conozco bien los hechos y, además, en este momento no estoy con tiempo porque estoy saliendo para dictar mis clases en la escuela nocturna'(4).

(4) Testimonio oral del profesor Gustavo Horacio Rey en Marzo de 2005, en charla con el doctor Aguirre. // Citado por el doctor Orlando Raúl Aguirre, en el diario “época” (Corrientes), edición del domingo 10 de Julio de 2005. [Debo agregar que mantuve conversaciones con el profesor Rey, en su casa particular, sobre el mismo tema. En una oportunidad me manifestó que, en la tarde previa a la llegada de Perón a Corrientes, Moreno llegó hasta su casa para redactar la nota de referencia; (Rey) estaba escaso de tiempo, porque debía trasladar a la iglesia, en su automóvil, a su señora madre. Puso al tanto a Moreno de esta circunstancia y le solicitó que lo esperase unos minutos: “Llevaba a mamá al templo y regresaba”. Al regresar, Moreno ya no estaba. Rey agregó que luego se enteró que Moreno y quienes lo acompañaban fue a acampar en cercanías de la tarima donde iba a hablar el presidente, situada en adyacencias al puerto de la ciudad. Allí habrían pasado toda la noche, esperando a Perón (entrevista con Gabriel Enrique del Valle)].

Moreno se dirigió entonces al edificio de la C. G. T. y, encontrándose en el patio del mismo, les manifestó a algunos dirigentes allí presentes -según testimonio de Carlos María “Nenón” Gómez, presidente de U. P. C. N.-: “Como aquí nadie se preocupa en solucionar el tema, ya van a ver lo que voy a denunciar, lo que pasa en Corrientes”.

Agregó “Nenón” que había mucha gente presente en esos momentos porque, como era el díaprevio al acto, se estaba organizando la movilización de los compañeros(5).

(5) Testimonio oral de Carlos María Gómez, en Abril de 2005, en entrevista con el doctor Aguirre. // Citado por el doctor Orlando Raúl Aguirre, en el diario “época” (Corrientes), edición del domingo 10 de Julio de 2005.

Para finalizar, quiero dejar aclarado cuáles habrían sido las razones de un enojo tan grande anidado en los trabajadores. El testimonio de Gustavo Rey es importante, porque dá razón del por qué Medina era perseguido por la policía y cómo ambos hombres, muy humildes, pudieron estar casi cara a cara con el presidente de la Nación a la mañana siguiente:

Medina eran oriundo de San Luis del Palmar. Vivía en una quinta junto a su mujer e hijos, en una propiedad que su familia habitaba desde hacía ya muchos años. La finca estaba situada a pocos metros del Riachuelo.
Lógicamente, ellos -como muchas otras familias rurales correntinas- no tenían en su poder papel alguno que certificara la propiedad del inmueble; simplemente estaban asentados allí desde hacía ya varias generaciones, pero nunca registraron en Organismo estatal alguno la situación patrimonial.
Siempre había personas más ilustradas o cercanas al poder que conocían este tipo de situaciones; estos, una vez que entraban en conocimiento que había terrenos del Estado, terminaban registrando a su nombre esos ‘terrenos fiscales’, para luego reclamarlas en la Justicia por si se hacía necesario el desalojo de algún ocupante. Una de estas personas era el senador provincial Julio Romero”, afirmó Rey.

De aquí se infiere que la persecución policial tenía por origen el “atrevimiento” de Nemesio Medina de no someterse al desalojo de una propiedad en la que “habitaron sus bisabuelos, abuelos y padres”.

Fue Moreno quien se hizo portavoz del reclamo y ambos hombres no encontraron mejor solución que plantear al general Juan Domingo Perón, en persona, la dificil situación por la que uno de ellos estaba pasando.

Acudieron a mí porque conocían mi pensamiento político. Querían redactar una nota. Esta tendría que estar escrita con máquina de escribir y yo era quien tenía los medios para hacerlo”, señaló Rey(6).

(6) Convesación sostenida por el licenciado Gustavo Rey y Gabriel E. del Valle, en la casa particular del primero, ubicada por calle San Lorenzo casi Moreno de la Ciudad de Corrientes. Los diálogos a que se hace referencia aquí, sucedieron en 2008.

Y un detalle más. Rey -de filiación peronista- señaló que la prensa provincial mintió y la nacional hizo silencio, pero el discurso del presidente fue transmitido por cadena nacional a todo el país y que “Radio Colonia” -que transmitía desde Colonia del Sacramento, en tierras uruguayas y ya era por ese entonces portavoz de la oposición al Gobierno argentino-, habló del episodio, calificándolo de “levantamiento”, comparándolo con el registrado por Genaro Berón de Astrada en 1839 contra Juan Manuel de Rosas. “Fue el primer sinsabor político de Perón en la Presidencia, salido de sus propias filas”, subrayará Rey.

- La versión del entonces senador provincial Julio Romero(7)

El doctor Orlando Raúl Aguirre entrevistará (medio siglo después de los hechos) al entonces senador provincial Julio Romero quien, al ser preguntado sobre los sucesos denunciados por Mario Moreno, en los que el legislador estaba involucrado, éste se amparará en circunstancias políticas.

Romero recordó que Nemesio Medina era capataz en uno de sus establecimientos de campo, situado en el El Pontón -San Luis del Palmar-, y que, por la costumbre -además del sueldo que le pagaba- él -como patrón- "acostumbraba regalarle anualmente algunas vacas".

(7) Julio Romero será el 51er. gobernador constitucional propietario de Corrientes. Gobernará entre los años 1973-1976. Le correspondía administrar la provincia por un período cuatrienal, pero su mandato será interrumpido por Intervención Federal. No había sido electo por Colegio Electoral, sino por la ciudadanía, obedeciendo a leyes electorales dictadas por el Gobierno Nacional de facto que imperaba en 1973 y a las que Corrientes adhirió a través de la Intervención Federal que administraba la provincia. Fallecerá el 21 de Agosto de 2011, a los 95 años de edad.

Más adelante, en diálogo con Aguirre, Romero señalará que Medina, "abusando de su confianza, se habría apropiado de algunos animales más por su cuenta", lo que configuraba un supuesto hurto de ganado, hecho por el cual lo denunció ante la policía de San Luis del Palmar.

Ante la pregunta de Aguirre a Romero acerca de por qué entonces Medina fue sobreseído judicialmente por falta de mérito, contestó que, a su criterio, fue porque "estaba vinculado a sus opositores internos del peronismo de San Luis del Palmar", quienes lo habrían defendido políticamente.

A su criterio, y en lo relativo a su persona, todo sucedió "a raíz de la interna política del peronismo de San Luis del Palmar", del que él -en esos momentos- no era la conducción(8).

(8) Entrevista oral a Julio Romero, en Abril de 2005. // Citado por el doctor Orlando Raúl Aguirre, en el diario “época” (Corrientes), edición del domingo 10 de Julio de 2005.

Información adicional