El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Perón reflexiona. Los comentarios de la prensa sobre lo sucedido con Moreno

El presidente Juan Domingo Perón estuvo en Formosa el 2 de Octubre, participando de un acto público realizado en horas de la tarde en el centro de la ciudad. Terminado el mismo, se trasladó a Asunción del Paraguay, donde estuvo cumpliendo una visita oficial que duró tres días. En el viaje de regreso a Buenos Aires, en el mismo yate “Tecuara”, Perón debía asistir a un acto en la ciudad de Resistencia(1).

(1) El autor del material es el doctor Orlando Raúl Aguirre. En ocasión del V Congreso de Historia de Corrientes, que se realizó a fines de Junio de 2005, el doctor Aguirre presentó este trabajo haciendo referencia a este caso que tuvo como protagonistas al presidente Juan D. Perón y al mecánico Mario Moreno. La nota fue publicada en el diario “época”, de la ciudad de Corrientes, el 10 de Julio de 2005.

En Corrientes, una multitud se había congregado en la Avenida Costanera “Gral. San Martín” para saludar el paso del presidente por el río Paraná, rumbo a la vecina provincia del Chaco.

Aguirre relata que, siendo aún un niño, fue parte de la multitud. Recordó que la gente, al avistar el yate, saludaba agitando pañuelos y por altoparlantes se transmitía algarabía a los ciudadanos, con la intención de llegar con los sonidos hasta los oídos del presidente, en una especie de desagravio a lo ocurrido el 1 de Octubre.

El yate navegaba despacio por el canal principal del río, más cercano a la costa chaqueña. Aguirre señaló que no vio a Perón asomarse a saludar, actitud que le produjo desazón, y lo mismo comentaba mucha otra gente presente en el lugar.

Después del acto del Chaco, el yate presidencial se detuvo en la ciudad de Esquina y, en su puerto, una muchedumbre saludó a Perón, improvisándose un acto en el que hicieron uso de la palabra el gobernador Castillo y el presidente. Este, en su discurso, reivindicó la figura y la gestión del general Juan Filomeno Velazco en su carácter de ex gobernador e hijo de Esquina

La realización de este acto disipó la alternativa de la intervención federal.

Estando en la ciudad de Resistencia, María Angélica Giménez de Moreno entregó al presidente de la Nación, en propias manos, en el edificio de la C.G.T. del Chaco (lugar al que asistió Perón al terminar el acto en la Plaza 25 de Mayo de aquella ciudad) una nota en la que se explayaba sobre cómo sucedieron las cosas, fundamentando el proceder de Mario Moreno y pidiendo la libertad de éste.

Siempre según el testimonio de Miguel Angel Aguilar, la esposa de Moreno -a su regreso de la capital chaqueña- le relató que estaba conforme con la actitud del presidente, por haber recibido la nota y leerla frente a ella, luego de lo cual la tranquilizó, diciéndole que todo se iba a solucionar y que muy pronto enviaría a un funcionario nacional a conversar con su esposo.

En efecto, pocos días después llegó a Corrientes el Jefe de la Policía Federal, inspector general Miguel Gamboa, quien entrevistó a Mario Moreno y le tomó una exhaustiva declaración, luego de lo cual éste quedó en libertad(2).

(2) Testimonio oral de Miguel Angel Aguilar, en Marzo de 2005, en conversación con el doctor Aguirre. // Citado por el doctor Orlando Raúl Aguirre, en el diario “época” (Corrientes), edición del domingo 10 de Julio de 2005.

En el Expte. Nro. 121.784, perteneciente al Prontuario policial de Corrientes de Mario Moreno, figura el siguiente Auto:

Sumario instruido con motivo de los hechos ocurridos el 1 de octubre de 1953, en el Puerto local, con motivo de la visita del Excmo. Sr. Presidente de la Nación, general Juan Perón -Capital-”.

Consta en el mismo que, por un oficio de fecha 2 de Octubre de 1953, el Jefe de la Delegación Corrientes de la Policía Federal, comisario Emilio Malcervelli, pidió -al Jefe de Policía de la provincia- que Mario Moreno y Pedro Echavarría debían permanecer a la orden de aquélla repartición.

El 5 de Octubre de 1953, la Policía local contestó dicho oficio para que fuera agregado a la Instrucción Sumarial que tramitaba la Institución federal, y para conocimiento del Juez Nacional. También consta que Moreno fue liberado provisionalmente el 2 de Noviembre de 1953. Se halla agregado un oficio del Juez del Crimen Nro. 1, doctor Gino Romagnoli, comunicando que el 8 de Marzo de 1954 se dictó sobreseimiento definitivo, por no existir delito (art. 425, inc. 1 del C.P.C.) a los ciudadanos Mario Moreno, Pedro Echavarría, Germán Rosario González, Angel María Solís, Pedro Luna y Clemente Gómez, y que el Sumario no afectó el buen nombre y honor de los nombrados (cabe aclarar que las personas citadas, a excepción de Moreno y Echavarría, fueron puestas en libertad a poco de su detención)(3).

(3) Sumario policial obrante en la Jefatura de la Policía de Corrientes. // Citado por el doctor Orlando Raúl Aguirre, en el diario “época” (Corrientes), edición del domingo 10 de Julio de 2005.

- Comentarios de la prensa sobre el incidente Moreno

El día siguiente del acto, el diario “La Calle” de Corrientes, y bajo el título: “Nota ingrata”, informó:

En circunstancias en que el general Perón se dirigía al pueblo, un sujeto -evidentemente ebrio-, interrumpió en varias oportunidades al Primer Magistrado, aunque éste, con su habitual comprensión, pasó por alto esta actitud extemporánea.
Es lamentable que las autoridades competentes no hayan adoptado las medidas pertinentes como para evitar un incidente de esta naturaleza...(4).

(4) Diario “La Calle”, de Corrientes, edición del 2 de Octubre de 1953, obrante en el Archivo General de la provincia de Corrientes. // Citado por el doctor Orlando Raúl Aguirre, en el diario “época” (Corrientes), edición del domingo 10 de Julio de 2005.

La calificación de “ebrio” corrió por cuenta del diario, dado que -según Aguilar- Mario Moreno estaba sobrio.

También al día siguiente del mencionado acto, el diario local opositor “La Mañana”, en un artículo titulado: “La visita del Presidente de la República”, dijo:

... Justificada expectativa produjo en el seno de nuestro pueblo la visita del presidente de la República, presidente Juan Domingo Perón... pero desde los preparativos preliminares para solemnizar el acontecimiento, los observadores imparciales -desposeídos de todo intento de criticar por el hecho de criticar, que suele ocurrir a menudo-, advertían falta de organización, que se reveló en el acto público.
No se respetaron las indicaciones y medidas de seguridad adoptadas o fueron ineficaces o mal planeadas. Lo cierto es que el presidente de la Nación no pudo hablar. Fue interrumpido en cada uno de los párrafos de su discurso por expresiones que, incluso, debieron molestarlo por el tenor de la réplica.
Llegó el caso en que el señor presidente hubo de decir, dirigiéndose al correligionario quejoso que lo interrumpía, aquí está el gobernador de la provincia, a quien debe dirigirse por estas cuestiones. Tendrá razón o no tendrá razón esa persona en aprovechar la oportunidad de la llegada del Primer Mandatario para exteriorizar su estado de ánimo, que no puede desconocerse que habría obrado por un sincero afán de expresar su pensamiento.
No viene al caso ese aspecto de nuestro comentario. El señor presidente prefirió dar por finalizado el acto, prosiguiendo de inmediato su gira al Paraguay. Esas manifestaciones en nada favorecen a las autoridades y, por reflejo, incluso sirven para quienes no conocen la verdadera idiosincrasia de nuestro pueblo, se forme un concepto equivocado de su cultura.
Lo ocurrido en el puerto -en la oportunidad que comentamos-, no puede ser tomado como un índice de lo que es el pueblo de Corrientes y sí como una típica expresión de descomposición que impera en las esferas que deben ser precisamente las que señalen el derrotero de la cultura y el orden(5).

(5) Diario “La Mañana”, de Corrientes, ediciones del 3 de Octubre de 1953 y del 8 de Noviembre de 1953, obrantes en el Archivo General de la Provincia de Corrientes. // Citado por el doctor Orlando Raúl Aguirre, en el diario “época” (Corrientes), edición del domingo 10 de Julio de 2005.

El incidente registrado en el puerto correntino con Mario Moreno tuvo poca resonancia en la prensa nacional. En Corrientes -ya lo constatamos- se dijo que estaba ebrio o que la actitud de Moreno habría sido el proceder del mencho correntino, no debidamente controlado por quienes detentaban el poder.

El diario “La Nación”, de Buenos Aires, en su tapa del 3 de Octubre de 1953, tituló: “Un detenido en Corrientes. La Subsecretaría de Informaciones de la Presidencia distribuyó el siguiente comunicado: ‘Mientras se realizaba en Corrientes, en la tarde de ayer, el acto de homenaje al presidente de la Nación, general Juan Perón, fue detenido Mario Moreno, argentino de 32 años, casado, mecánico, domiciliado en Carlos Pellegrini 1746, Corrientes, quien trataba de perturbar el desarrollo del mismo. El detenido ha sido puesto a disposición de la Justicia’”.

El mismo medio gráfico, en su edición del 8 de Octubre, en su tapa dice: “Investigación en Corrientes. La Subsecretaría de Informaciones y Prensa de Corrientes dio un comunicado, en el que expresa que "se sigue investigando activamente para individualizar a todos los responsables de los sucesos ocurridos el jueves último, y que la Policía de la provincia detuvo a un activo militante político quien -dice- habría recibido una importante cantidad de dinero para sabotear la acción de gobierno”(6).

(6) Diario “La Nación” (Buenos Aires), edición del 3 de Octubre de 1953, obrante en la Biblioteca Nacional. // Citado por el doctor Orlando Raúl Aguirre, en el diario “época” (Corrientes), edición del domingo 10 de Julio de 2005.

Información adicional