El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Situación del radicalismo correntino en 1921. Elecciones

En el campo radical, los enconos dejados por el fracaso experimentado en el Colegio Electoral de 1919 subsistieron, manteniendo divididos a sus elementos. La buena voluntad que algunos espíritus generosos pusieron en el empeño de reorganizar su unidad, chocaban con la lucha de influencias que los dirigentes de los grupos sumados en la masa radical habían abierto, empeñados todos en establecer su hegemonía.

La muerte del coronel Angel S. Blanco sin dejar definida una personalidad capaz de imponerse por sus valores propios, daba amplio margen a esta anarquía, aunque no dispersó los elementos electorales atraídos por los empleos de la Nación y las obras públicas que se iniciaron en la provincia.

Los comicios de Marzo y Abril de 1920, para la renovación del tercio legislativo y elección de diputados nacionales, fueron una justa, libre y ampliamente garantizada por el Poder Ejecutivo. A ellos concurrió, con los partidos autonomista y liberal, el radicalismo, aprobándose sus resultados por los cuerpos respectivos sin objeción ninguna.

A fines de año, la anarquía radical se acentuó; se hizo necesario explicar en alguna forma la crisis interna que lo ataba para toda iniciativa electoral, sobre todo cuando la provincia estaba en vísperas no sólo de los comicios de renovación legislativa de Marzo de 1921, sino de los de elección del Colegio de Electores a quien competía designar sucesor al doctor Adolfo Contte, cuyo mandato terminaba el 25 de Diciembre de 1921.

El espectáculo de los partidos autonomista y liberal, integrados en su personalidad histórica, y el pacto reciente que los colocaba en una situación de poderío incontrarrestable, aseguraba la esterilidad de todo esfuerzo del radicalismo dividido y anarquizado.

Había que dar a la opinión una impresión de lógica en la conducta política y, entonces, sostuvo que los padrones nacionales -que eran los que la provincia usaba para los comicios- regidos por leyes del Congreso de la Nación y formados por funcionarios federales, eran deficientes, faltando en ellos alrededor de siete mil ciudadanos radicales que no se encontraban inscriptos.

Sobre esta base decretó su abstención en los comicios de renovación del tercio legislativo de 1921, a cuyo acto sólo concurrieron los partidos oficialistas. Con el mismo argumento, ocurrieron a la presidencia de la República obteniendo que el Ministerio del Interior ordenase la desarticulación de los padrones cívicos de Corrientes, formándose fichas personales para facilitar la depuración.

El Gobierno del doctor Adolfo Contte, considerando que si los padrones eran por su origen nacionales, lo eran también de la provincia, y podía, por tanto, ella, recoger esas denuncias y completarlos -siquiera con la incorporación de los nuevos ciudadanos recién llegados a la edad del enrolamiento- inspiró un proyecto de Ley de Emergencia, cuya ejecución se confió a la Junta Electoral de la provincia (leyes Nros. 340 y 341).

Creóse -de acuerdo a esta iniciativa- un padrón complementario, con el que las fuerzas políticas libraron, en 1922, dos elecciones reñidas, en el más alto plano de garantías ciudadanas.

- La alianza autonomista - liberal elige su fórmula

En Noviembre de 1921 se realizaron en la provincia los comicios de electores de gobernador y vicegobernador. Habiéndose abstenido el radicalismo, sólo concurrieron los partidos del acuerdo, ofreciendo un espectáculo de alto civismo, desde que consideraron al acto como imprescindible para renovar el ajustamiento de sus masas electorales.

Hubo empeño en ofrecer comicios regulares y entusiastas, como caución del orden político de pacto que habría de inaugurarse.

De acuerdo a las proclamaciones efectuadas de consuno por liberales y autonomistas, fueron electos gobernador y vicegobernador de la provincia los doctores José Eudoro Robert y Pedro Díaz Colodrero, pertenecientes a los partidos mencionados, en el orden de su enunciación.

Prestado el juramento de ley ante la Asamblea Legislativa, ocupó el doctor Robert el Poder Ejecutivo el 25 de Diciembre de 1921.

Información adicional