El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

La “paz correntina”

El año 1925 se desliza sin sobresaltos, transcurriendo como toda la década “en una plácida y sosegada actitud de conformismo, en la que estaban complicados todos los partidos sin excepción(1).

(1) Félix Luna. “Fracturas y Continuidades en la Historia Argentina” (1992), p. 206. Ed. Sudamericana, Buenos Aires. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Benjamín S. González al doctor Pedro Numa Soto. 1925-1935)” (1999). Ed. Dunken, Buenos Aires.

El Gobierno Provincial buscaba cerrar sus cuentas y entregar el mando a sus sucesores con orden y prolijidad administrativa. El ministro de Gobierno, Manuel Bermúdez -del partido liberal- realizaba gestiones en Buenos Aires, donde contaba con buenos amigos tanto en las esferas situacionistas como en las de la relativa oposición conservadora. Entre esos temas, el más delicado era el referido al pago de la deuda externa originada en un préstamo para la construcción, hecho unos años antes, del Ferrocarril Económico que unía a varios pueblos del noroeste provincial y el tranvía que funcionaba en la capital de la provincia, que era exigida por los acreedores y amenazaba con convertirse en un pleito contra la provincia por importantes sumas.

Los diarios “La Prensa” y “La Nación” -de la Ciudad de Buenos Aires- se hacían eco de esas gestiones y en sendos reportajes transcribían la opinión del ministro acerca de la marcha de la provincia. En el reportaje de “La Nación”, Bermúdez decía que la provincia era administrada en un ambiente de cordialidad que pudiera llamarse de familia:

El Gobierno se ejerce en Corrientes con el mínimo de autoridad, vale decir, de presión. Ya no existe allí ni vestigios de aquéllo que en tiempos lejanos -y aún ahora en otras partes- se conoce con el simbólico nombre de ‘torniquete oficial’, que se revela en las variadas formas de gabelas impositivas, padrones fraudulentos, amenazas policiales, reparto tendencioso del agua, ejecuciones fiscales, empréstitos poco serios, emisiones clandestinas y atentados contra la libertad de la prensa independiente, etc.(2).

(2) Periódico “El Liberal” (Corrientes), edición del 13 de Enero de 1925. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Benjamín S. González al doctor Pedro Numa Soto. 1925-1935)” (1999). Ed. Dunken, Buenos Aires.

Pese a esta bucólica descripción de la “paz correntina”, no todos estaban conformes con el resultado de esas gestiones y, en tal sentido, el periódico “El Día” -recientemente reaparecido- realizaba una crítica muy dura, que la hacía extensiva a todos los Gobiernos que dirigieron la provincia desde 1914 en adelante.

No dejaba de ser sintomático que este periódico estaba dirigido precisamente por el doctor Mariano Gómez, presidente de la Cámara de Diputados, miembro conspicuo de la Juventud Liberal y secretario de la Mesa Ejecutiva del partido que detentaba el Gobierno, y que en él lanzara sus dardos más duros el doctor Leopoldo Sosa, miembro del mismo partido y uno de los críticos más ácidos del empréstito externo y de la inercia de los Gobiernos presididos por los doctores Mariano Indalecio Loza (1913 - 1917); Adolfo Contte (1919 - 1921); y José Eudoro Robert -todos ellos de filiación liberal- con el interregno de las Intervenciones Federales enviadas por el presidente Yrigoyen entre 1916 y 1919(3). Es que las elecciones ya estaban a la vista y los jóvenes buscaban posicionarse.

(3) Periódico “La Prensa”, ediciones del 12 de Febrero y 30 de Marzo de 1925. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Benjamín S. González al doctor Pedro Numa Soto. 1925-1935)” (1999). Ed. Dunken, Buenos Aires.

El escenario provincial se preparaba para la renovación legislativa. De acuerdo con la Constitución vigente desde 1913, la Cámara de Diputados se renovaba por terceras partes anualmente y la de Senadores lo hacía de la misma manera, pero bienalmente. En este año, las elecciones que se realizarían en Marzo coincidían en la renovación de ambas Cámaras y, además, en el curso de pocos meses debía hacerse la de renovación del Poder Ejecutivo Provincial, por lo que los resultados de la primera podrían servir como barómetro para avizorar las posibilidades de las fuerzas políticas actuantes.

También lo serían las elecciones que a fines de Marzo se llevarían a cabo en la provincia de Córdoba, en las que se mediría el grado de apoyo con que contaban los personalistas por un lado y los conservadores por el otro. Tanta importancia le atribuía el Gobierno Nacional a esta confrontación electoral, que el propio vicepresidente de la Nación, Elpidio González, y el ex presidente Yrigoyen concurrieron a participar de los trabajos electorales.

Desde Corrientes, una delegación de los partidos liberal y autonomista se trasladó para acompañar al candidato conservador, doctor Cárcano, en el acto de su proclamación(4).

(4) Periódico “El Liberal” de Corrientes, ediciones del 9 y 21 de Enero de 1925. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Benjamín S. González al doctor Pedro Numa Soto. 1925-1935)” (1999). Ed. Dunken, Buenos Aires.

Información adicional