El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Las convenciones de los partidos del Pacto

Mientras el partido radical encolumnado tras la figura del doctor Torrent, que se había trasladado a Corrientes con ese objeto, iniciaba una formidable campaña proselitista, los partidos integrantes del Pacto Autonomista Liberal, sin apresuramientos y sin mayores problemas, realizaban sus convenciones en una misma fecha, en la primera quincena del mes de Agosto.

Atrás han quedado algunas desinteligencias ligadas a designaciones de magistrados judiciales, por un lado, o la falta de acuerdo para designar los vocales del Consejo de Educación, además de un proceso penal incoado contra un senador autonomista por otro liberal, que activas diligencias de ambos partidos se apresuran a aclarar y solucionar las situaciones planteadas.

El homenaje que se brinda a la memoria del ex gobernador de la provincia, doctor Juan Esteban Martínez, con motivo del traslado de sus restos a la Iglesia Catedral de la Ciudad de Corrientes, en cuya comisión figuran las personalidades más brillantes del momento, sirve también para achicar diferencias y afirmar la política tradicional de coincidencia de ambos partidos, antes irreconciliables adversarios.

Las palabras del senador, doctor Vidal, presidente de la Comisión Ejecutiva de homenaje, son la expresión más elocuente de la firmeza de la actual situación. El orador, luego de poner de relieve con oportunas palabras las virtudes ciudadanas del doctor Martínez, haciendo resaltar su acción política que trajo como consecuencia la paz, la tranquilidad y el progreso de esta provincia, gobernada desde entonces por los dos grandes partidos tradicionales que, acallando animosidades de otras épocas, en conjunción de ideales, aseguraron el orden v la prosperidad.

Estas dos personalidades, la que rinde el homenaje y la del homenajeado desaparecido fueron encarnizados adversarios políticos y luego lograron la unión de ambos partidos a través del Pacto. Recordaba Vidal -en esa oportunidad- que al término de su mandato y después de haber sido a su vez el doctor Martínez convencional para la reforma de la Constitución Provincial en 1889 y presidente del cuerpo, ya terminada su brillante labor, Vidal le ofreció la presidencia del Superior Tribunal, que aquel aceptó con gran sacrificio de sus intereses, prestigiando a la Justicia correntina junto a juristas de la talla de Segovia y Guastavino, maestros del Derecho.

La convención del partido liberal -presidida por el doctor Leopoldo Sosa- se abocó al tema de la elección del candidato a vicegobernador. Ni bien desde el comienzo se manifestó una marcada mayoría en favor del candidato Erasmo Martínez, no logró sin embargo los dos tercios exigidos por la Carta Orgánica de la agrupación, por lo que la elección debió repetirse por cinco veces, hasta vencer finalmente a su oponente, Eulogio Cabral.

- Los autonomistas eligen al doctor Vidal, y éste rechaza la candidatura

Mientras tanto, los autonomistas elegían candidato a gobernador al doctor Juan Ramón Vidal, por aclamación. Constituida la comisión encargada de hacerle conocer lo resuelto, ésta se trasladó hasta su domicilio, haciendo uso de la palabra en esa oportunidad el doctor Diego Meana Colodrero, en presencia de una entusiasta columna que había seguido a los miembros de la comisión.

Desde los balcones de su domicilio, el doctor Vidal agradeció emocionado el honor que se le dispensaba, declinando no obstante su candidatura, insistiendo en la necesidad de que se renueven los hombres en los cargos públicos y, convencido -además- de que era más útil a los intereses de la provincia desde el Senado de la Nación.

Pese a que la convención insistió por segunda vez en proclamarlo, la decisión del patriarca autonomista resultó irreductible. Para algunos “el viejo zorro correntino” podía manejar mejor la provincia desde una cómoda butaca senatorial, sin necesidad de afrontar a diario los problemas gubernativos.

Ante la decisión irrevocable del doctor Vidal, correspondía al autonomismo decidir el nombre del candidato a gobernador. Desde el año anterior se había venido mencionando el nombre de Edmundo Resoagli, de Mercedes, quien se había desempeñado -en el Gobierno que finalizaba- en el cargo de ministro de Hacienda, con muy buen concepto. Según lo afirma Hernán Félix Gómez(1), el profesor Manuel A. Bermúdez -ministro de Gobierno del doctor Robert- había venido trabajando desde la época del Gobierno del doctor Loza (1913 - 1917) como expresión de los hombres viejos del partido liberal, en una política de disolución conservadora, especialmente frente al embate de las nuevas corrientes liberales representadas por jóvenes como los doctores Leopoldo Sosa, Raymundo Meabe y Mariano Gómez, entre otros, y a su inspiración se debía la sugestión del nombre de su colega ministerial -Resoagli- para la candidatura a gobernador autonomista.

(1) Hernán Félix Gómez. “Los Ultimos Sesenta Años de Democracia y Gobierno en la provincia de Corrientes. 1870-1930” (1931), pp. 297-298. Talleres Gráficos Argentinos L. J. Rosso, Buenos Aires. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Benjamín S. González al doctor Pedro Numa Soto. 1925-1935)” (1999). Ed. Dunken, Buenos Aires.

Sea esto exacto o no, lo real es que no tuvo éxito, pues aclamada la candidatura de Vidal y ratificada su decisión de no aceptarla, debió buscarse otro nombre que no resultara conflictivo dentro de las naturales aspiraciones lugareñas.

- Surge el nombre del doctor González

No es de extrañar que haya sido por sugerencia del propio Vidal que surgiera la candidatura del doctor Benjamín Solano González, “profesional de nota en los círculos científicos del país, profundamente vinculado al organismo provincial, cuyo territorio había recorrido apreciando sus necesidades, con cuyas instituciones de todo orden estaba relacionado por haber servido a sus intereses fundamentales, y cuyo nombre había sido muchas veces mencionado con elogio en mensajes y documentos públicos, por la acción desarrollada como representante ad honorem de las reparticiones del Estado Provincial en sus relaciones con el Gobierno de la Nación”.

El doctor González era nativo de Corrientes. Nacido en la localidad de Caá Catí, departamento de General Paz, el 20 de Enero de 1872, era hijo de Angel María González -un artista santero de gran prestigio en el lugar- y Antonina Esquivel, de vieja prosapia en el Departamento. Sus estudios primarios los había realizado en su pueblo natal y los secundarios en el viejo Colegio Nacional de los Fitz Simón, con excelentes clasificaciones.

Siguió la carrera de medicina en la Ciudad de Buenos Aires y se especializó en otorrinolaringología. Contrajo nupcias con una distinguida dama de Buenos Aires, Sofía Alemán(2).

(2) Pedro Celestino Cabral. “Caá Catí y sus Hombres” (1986), p. 224. Ed. Nueva Etapa, Corrientes. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Benjamín S. González al doctor Pedro Numa Soto. 1925-1935)” (1999). Ed. Dunken, Buenos Aires.

Como dice una publicación de esa época, “era una personalidad de singulares e inconfundibles prestigios, cimentados en una vida sin desalientos, alardes ni vacilaciones, consagrada al trabajo inteligente y fecundo...
Hijo de sus obras, el doctor González -desde su más temprana edad- forjó su alma en la noble ley que impone la necesidad de orientarse por sí mismo en la vida, en la que hasta ahora supo vencer o desviar con inimitables ejemplos de dignidad y conducta a cuanto se opusiera a su paso(3).

(3) Periódico “El Liberal”, (Corrientes), edición del 23 de Diciembre de 1925. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Benjamín S. González al doctor Pedro Numa Soto. 1925-1935)” (1999). Ed. Dunken, Buenos Aires.

Información adicional