El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

La campaña proselitista de 1925 por la renovación del P. E.

- Continúan los intentos de unificación radical

Hacía largo tiempo que persistía en el orden nacional el rumor de que se gestaba la unificación del partido radical y no había dudas de que el doctor Alvear apoyaba esto con entusiasmo.

La renuncia del doctor Vicente Carmelo Gallo como ministro del Interior y la designación del doctor José P. Tamborini como su sucesor -figura ampliamente vinculada a los prohombres del radicalismo- se consideraba como propicia para el logro de la fusión y daba en el orden local un fuerte empuje a quienes habían logrado trabajosamente la coincidencia electoral.

El candidato radical, doctor Raúl G. Torrent, consideraba que el acto eleccionario iba a causar una evolución favorable del electorado hacia la Unión Cívica Radical en un propósito de renovación largamente sentido “por el elemento consciente, que quiere ver desaparecer a las agrupaciones conservadoras entronizadas en el poder”, y expresaba que los sectores radicales estaban unidos para esta elección y que, después, la fusión sería más fácil que en otras partes si el movimiento se iniciaba con carácter general y amplio en todo el país(1).

(1) Periódico “La Prensa”, (Buenos Aires), edición del 19 de Septiembre de 1925. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Benjamín S. González al doctor Pedro Numa Soto. 1925-1935)” (1999). Ed. Dunken, Buenos Aires.

A su vez, el doctor Yrigoyen se había manifestado muy de acuerdo con los propósitos de unión, lo que debía hacerse leal y sinceramente, sin depresiones para ninguna de las partes y con la finalidad de hacer obra netamente partidista. La solución debía ser exclusivamente radical, esto es, con el rechazo de toda colaboración adversa al radicalismo, por la cual todo radical debía sentir franco repudio(2).

(2) Raúl A. Molina. “Presidencia de Marcelo T. de Alvear”, capítulo XVI de “Historia Argentina Contemporánea” - tomo I de “Historia de las Presidencias. 1898-1930” (1963), p. 304. Ed. El Ateneo, Buenos Aires . // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Benjamín S. González al doctor Pedro Numa Soto. 1925-1935)” (1999). Ed. Dunken, Buenos Aires.

- La campaña proselitista

Los dos candidatos que iban a confrontar en la puja electoral iniciaron sus campañas proselitistas, viajando a ese fin desde la Ciudad de Buenos Aires, donde ambos tenían su residencia. Esta vez las fuerzas antagónicas desplegaron una acción de propaganda como hacía mucho que no se veía. La lucha fue muy reñida y se temió que adquiriera caracteres violentos por ambos lados.

Los radicales acusaban de que el favor oficial de la provincia y sus policías estaban al servicio de los partidos conservadores; éstos, a su vez, denunciaban la acción y recursos nacionales volcados en favor de los radicales.

Resulta interesante transcribir parte del informe producido por el corresponsal viajero del diario “La Prensa” de Buenos Aires, respecto a la forma en que operaban todas las fuerzas actuantes en ese momento. Decía así:

Anoche y hoy visitamos numerosos comités de la capital, de los suburbios y de la campaña, para apreciar las modalidades y las condiciones generales del ambiente...
Nuestra comprobación ha sido ingrata. En medio de la agitación cívica que conmueve a Corrientes, aparecen prácticas anacrónicas que no dicen bien de la cultura general ni señalan gran progreso después de la propaganda de pureza del sufragio ... que marcó el ex presidente Saenz Peña al promover la reforma legal que es de todos conocida.
Sin distinción, los partidos se mueven dentro de procedimientos iguales y el caudillismo impera con arraigo fuerte con su secuela de manifestaciones ingratas. Los electores, sin asomo de ideas claras sobre el valor del voto, nada saben de programas de gobierno. Van a los comités luciendo sus distintivos azules, colorados o verdes, según sean liberales, autonomistas o radicales.
Vitorean a Juan Ramón Vidal -el actual senador-; a Juan Esteban Martínez, el ex gobemador; o a Hipólito Yrigoyen, el ex presidente de la República. Las actividades de los comités son en todos las mismas. La reunión bullanguera y permanente, el asado con cuero y las libaciones, juegos de tabas y bailes con mujeres.
Las libretas electorales están todas acaparadas en manos de los caudillos de cada sección y cada comité descuenta el número de sus votantes. Esa es la verdad incontrovertible. Los dirigentes cuentan y giran desde aquí el voto coincidente de tal o cual estancia, de tal o cual establecimiento fabril o industrial y saben que el patrón o capataz se encargará de reunirlos y enviarlos en mesnadas a los comicios.
La finalidad del sufragio resulta de la atención con que se los trata ... con la dádiva de dinero, que muchos reclaman, con el obsequio de pañuelos con los colores partidistas, el regalo de vacas, caballos, yerba y carne, además de otros favores que los caudillos procuran en la medida de su influencia y de sus recursos.
Contrasta con todo ello ... la actitud y manejo de los dirigentes que, si son de condiciones superiores y de aptitud para el Gobierno como se ha demostrado y demuestra en esta provincia, se mueven sin control popular por decisión o acuerdo de unos pocos, alternándose en las posiciones públicas y electivas.
Dentro de todo eso, aparece en esta piovincia con una generalidad rara la figuración de miembros de una misma familia en parentesco de primero y segundo grado en los diversos partidos, de donde resulta que siempre existe en el hogar una vinculación al situacionismo.
Tal es el cuadro que presenciamos en la provincia de Corrientes sin excepción de ningún partido, desde el plano de imparcialidad en que nos encontramos(3).

(3) Periódico “La Prensa”, (Buenos Aires), edición del 19 de Septiembre de 1925. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Benjamín S. González al doctor Pedro Numa Soto. 1925-1935)” (1999). Ed. Dunken, Buenos Aires.

Pese al tiempo transcurrido, pareciera que la nota del corresponsal de “La Prensa” pudiera aplicarse, salvando groseras formas de acción -hoy perfeccionadas- a muchas provincias argentinas en la actualidad.

El radicalismo, por intermedio de su apoderado, doctor Martín Goitia, denunciaba al ministro de Gobierno de la provincia una serie de irregularidades que son contestadas negándose o justificándose en otros casos, lo que motiva nuevas acusaciones de favoritismo y enceguecimiento político al doctor Bermúdez.

La unión radical aparece muy frágil, ya que las divergencias aparecidas en oportunidad de la proclamación de sus candidatos continúan dividiendo los espíritus.

En la asamblea celebrada en el Teatro “Juan de Vera” de la Ciudad de Corrientes, se volcaron masivamente los elementos personalistas que portaban grandes carteles y vitoreaban al doctor Yrigoyen como futuro presidente de la Nación y, con absoluta despreocupación acerca de las candidaturas que querían hacer triunfar en la provincia.

Estos y otros hechos, como el envío por parte del Comité Nacional del diputado, doctor Diego Luis Molinari -del riñón yrigoyenista- motivaron una fuerte reacción, siendo ejemplo de ello la renuncia presentada a su cargo en la Junta Electoral partidaria por el dirigente antipersonalista, doctor J. Bernardino Acosta.

El revuelo que estos hechos provocaron, motivó que en forma inmediata se realizaran conversaciones de las que resultó perfectamente aclarado que la unificación fue hecha con carácter puramente electoral, para cambiar la situación conservadora de Corrientes por otra radical, pero sin compromisos con relación a las tendencias nacionales, por lo que se reclamaba respeto a lo convenido y, en consecuencia, desvincular por completo de la campaña electoral provincial toda injerencia con los problemas de orden nacional. Se dio a conocer una declaración en tal sentido(4).

(4) Periódico “La Razón”, (Buenos Aires), edición del 15 de Septiembre de 1925. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Benjamín S. González al doctor Pedro Numa Soto. 1925-1935)” (1999). Ed. Dunken, Buenos Aires.

El diputado Molinari regresó a la Ciudad de Buenos Aires y todo esto distendió el enrarecido ambiente radical.

Información adicional