El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Se realizan los comicios de renovación legislativa de 1929

Finalmente se realizaron los comicios al que las abstenciones decretadas le quitaron gran parte de su interés, generando apatía e indiferencia ciudadana en muchos de los Departamentos comprendidos en la segunda sección electoral, aunque en relación al número de partidos que concurrieron, la proporción de votantes podría ser considerada como importante(1).

(1) Diario “La Nación”, (Buenos Aires), edición del 1 de Abril de 1929. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Benjamín S. González al doctor Pedro Numa Soto. 1925-1935)” (1999). Ed. Dunken, Buenos Aires.

Los resultados, que no sorprendieron a nadie, dieron el triunfo al partido autonomista. Para elegir cinco senadores provinciales, el partido autonomista logró 5.216 sufragios; los liberales pactistas 1.806; los radicales antipersonalistas, 1.293; en blanco, 334; e independientes, 59(2).

(2) Diario “La Nación”, (Buenos Aires), edición del 9 de Abril de 1929. Los votos independientes correspondieron al Departamento de Saladas, donde ocurrió el hecho curioso de que igual número de ciudadanos sufragó en favor de un señor Alejo Ramos, cuya candidatura no había oficializado partido alguno, por lo que la Junta Electoral los excluyó. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Benjamín S. González al doctor Pedro Numa Soto. 1925-1935)” (1999). Ed. Dunken, Buenos Aires.

Total de votos emitidos: 8.688 sobre un total de 30.645 ciudadanos inscriptos en los padrones (28,35 % de concurrencia), correspondiente a diez Departamentos que integraban la sección electoral.

El cuociente electoral fue de 1.765 y correspondieron al autonomismo 3 senadores por cuociente; a los liberales pactistas uno por cuociente; y a los antipersonalistas, uno por mayor residuo.

Para elegir nueve diputados, el partido autonomista obtuvo 4.095 sufragios; el liberalismo pactista, 1.137; la Unión Cívica Radical antipersonalista, 735; y en blanco, 166, haciendo un total de sufragios de 6.133 sobre un padrón de 15.611 ciudadanos inscriptos (39,28 % de concurrencia) correspondiente a siete Departamentos.

El cuociente electoral fue de 663 y correspondieron a los autonomistas seis bancas por cuociente; a los liberales pactistas, una por cuociente y una por mayor residuo; y a los antipersonalistas, uno por mayor residuo.

Debe recordarse aquí que si bien ambas elecciones correspondían a la segunda sección electoral, los Departamentos que la integraban eran distintos, según se tratara de la elección para senadores o para diputados, de acuerdo a lo que establecía la ley entonces vigente.

Para elegir senadores, la segunda sección estaba integrada por los Departamentos de Bella Vista, Saladas, San Roque, Lavalle, San Miguel, Concepción, Ituzaingó, Paso de los Libres, Monte Caseros y Goya; para diputados, los Departamentos de Berón de Astrada, San Roque, Concepción, Curuzú Cuatiá, Sauce y Santo Tomé.

- Se ataca el proceso político provincial

La sesión preparatoria para considerar los diplomas de los diputados electos dio lugar a una interesante y acalorada discusión en la que no se formularon impugnaciones a las elecciones en sí mismas, sino a todo el proceso político provincial. Correspondió al diputado Fernando M. Valenzuela (liberal rupturista), la tarea de llevar adelante la voz opositora, ya que los legisladores radicales personalistas no habían concurrido.

Inició su alegato en favor del rechazo de las elecciones y, aunque convencido de que no habría de prosperar, le interesaba dejar sentado -decía- la posición de su partido “de programa definido y de principios, que no vacila en optar por el sacrificio de las posiciones antes que complicarse ignominiosamente en una farsa, en una parodia, buscando legalizar con su concurrencia un acto electoral nulo, por la piltrafa de unas bancas”.

Entre reiteradas interrupciones, siguió haciendo el análisis de la situación gobernante en la provincia, reiterando los conocidos argumentos que habían servido de base para preparar el memorial remitido al Poder Ejecutivo Nacional solicitando la Intervención Federal.

Asumieron la defensa del Gobierno los diputados autonomistas Juan Pedro Danuzzo Amadey, Benjamín Galantini y José G. Sánchez Negrette, mientras que en nombre del sector antipersonalista tomaba la representación el diputado electo, doctor Joaquín Díaz de Vivar, joven figura en la que se centraba la atención pública en su debut parlamentario, dada sus reconocidas dotes de orador.

Su posición fue de ataque a la actitud abstencionista de los liberales y radicales personalistas, enunciando la profesión de fe opositora de su partido, tanto en el orden local -donde contraían ante la opinión pública el compromiso moral de hacerle frente a este Gobierno que se encontraba desviado en una serie de circunstancias- como también lo habían hecho en el orden nacional, contra “ese enorme conglomerado amorfo que se titula radicalismo yrigoyenista” ... “que reconoce como cacique máximo al que hoy rige los destinos patrios, que constituye la más formidable vergüenza que ha debido soportar el país desde que iniciara su vida independiente(3).

(3) “Diario de Sesiones”, Honorable Cámara de Diputados, provincia de Corrientes. Primera Sesión preparatoria del 22 de Abril 1929. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Benjamín S. González al doctor Pedro Numa Soto. 1925-1935)” (1999). Ed. Dunken, Buenos Aires.

Agotado el debate, se retiraron del recinto los legisladores liberales, aprobándose las elecciones y procediéndose en forma inmediata al sorteo de las bancas, resultando adjudicadas a Marcelo Maciel, Benjamín Galantini, Sebastián Meana Colodrero, César Aguirre, Pedro A. Esquivel y Paniagua y José Hernández (autonomistas); Amaranto Pérez y Manuel L. Díaz Colodrero (liberales pactistas); y Joaquín Díaz de Vivar (antipersonalista).

El Senado intentaba reunirse con el mismo objeto, pero se encontraba con el problema de la falta de quorum, debido a que el sector liberal no concurría a las sesiones y el sector radical personalista había renunciado a sus bancas en cumplimiento de lo dispuesto por la convención de su partido(4).

(4) Diario “La Nación”, (Buenos Aires), edición del 22 de Abril de 1929. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Benjamín S. González al doctor Pedro Numa Soto. 1925-1935)” (1999). Ed. Dunken, Buenos Aires.

La ausencia del presidente del cuerpo, el vicegobernador Erasmo Martínez, con motivo de su viaje a la Ciudad de Buenos Aires sin permiso de la Cámara, originó un planteo del senador autonomista, doctor Diomedes C. Rojas, para que se resolviera su cesantía.

En esos días visitaba también la Ciudad de Corrientes el mayor Gregorio Pomar, edecán del presidente de la Nación y, sensibilizada como estaba la opinión, no dejó de llamar la atención el viaje, pese a que el militar estaba ligado por lazos familiares de su esposa a la provincia(5).

(5) Diario “La Nación”, (Buenos Aires), edición del 4 de Abril de 1929. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Benjamín S. González al doctor Pedro Numa Soto. 1925-1935)” (1999). Ed. Dunken, Buenos Aires.

- Un grave incidente tensa la situación

Un grave hecho de sangre -sin connotaciones políticas- vino a conmover al pueblo de la provincia. En la Ciudad de Curuzú Cuatiá, un sargento del Ejercito Argentino y dos soldados conscriptos fueron muertos; otras tres personas recibieron heridas graves y dos más lesiones leves.

Estos habían concurrido a una casa de bailes y por cosas del momento se trenzaron en una discusión con civiles, interviniendo el sargento para separarlos, produciéndose algunos roces con el comisario y, al retirarse la tropa del baile, fueron muertos con disparos de arma de fuego por la espalda(6).

(6) Diario “La Nación”, (Buenos Aires), edición del 23 de Abril de 1929. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Benjamín S. González al doctor Pedro Numa Soto. 1925-1935)” (1999). Ed. Dunken, Buenos Aires.

Eso bastó para que una vez más se llevara al Gobierno Nacional la imagen de una provincia desquiciada, pese a que sólo se trataba de un lamentable hecho policial en el que había tomado inmediata intervención el juez del Crimen, doctor Castro, y el fiscal, doctor Castillo Odena, ninguno de ellos precisamente oficialista.

Información adicional