El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

El “espíritu” reformista del Centenario

El centenario de la revolución de Mayo, tal como lo interpretaron los historiadores, generó un clima de optimismo que favoreció la iniciativa reformista. Ese optimismo se basaba en la situación particular que vivía la Argentina en ese momento, lleno de festejos y de discursos que hacían alusión al progreso ilimitado.

Los intelectuales del centenario, por su parte, iniciaron la búsqueda de nuevas respuestas para el futuro del país. Ese ímpetu reformista invadió tanto la “cuestión social” como el ámbito político-electoral, donde aparecieron nuevas respuestas al problema de la representación ciudadana.

El radicalismo reclamaba su oportunidad de gobernar y la apatía electoral -debido a la baja participación del electorado- convertía a cada comicio en una farsa y le quitaba legitimidad. Además, la presencia del radicalismo con un discurso opositor claro y firme colaboró en la imposición de este tema en el debate político nacional(1).

(1) Véase: Natalio Botana y Ezequiel Gallo. “Estudio Preliminar”, en: “De la República Posible a la República Verdadera. 1880 - 1910” (1997), pp. 79 - 123. Ed. Ariel, Buenos Aires; y Miguel Angel Cárcano. “Saenz Peña (la Revolución por los Comicios)” (1986). Ed. Hyspamérica, Buenos Aires. // Citado por María del Mar Solís Carnicer. “La Cultura Política en Corrientes (Partidos, Elecciones y Prácticas Electorales. 1909 - 1930)”. Tesis Doctoral.

El sector político que había intentado la candidatura de Roque Saenz Peña en 1892, que se autodenominó modernista, se había propuesto iniciar un movimiento renovador dentro del conservadorismo.

José Figueroa Alcorta, presidente en 1907, con militancia en el modernismo, se dispuso al cambio con rapidez. Mantuvo entrevistas con Hipólito Yrigoyen donde le expresó que quería terminar con la conspiración radical y el caudillo su propósito de terminar con el fraude electoral, pero no hubo acuerdo entre ellos.

A principios de 1909 tomó forma la candidatura de Roque Saenz Peña, una de las principales personalidades que había apoyado a la gestión de Figueroa Alcorta. Se creó el partido Unión Nacional para apuntalar su candidatura; en sus filas había ex juaristas, pellegrinistas, republicanos y electores independientes. La fórmula de la Unión Nacional (Saenz Peña - Victorino de la Plaza) obtuvo la totalidad de los electores.

Ese clima reformista, que surgió en el seno de la clase gobernante, provocó conflictos intraoligárquicos y fuertes enfrentamientos entre quienes consideraban legítimo o ilegítimo el régimen gobernante. Sin embargo, en ese contexto, entre el optimismo y las amenazas, se fue conformando la propuesta reformista que se preparó durante el Gobierno de Figueroa Alcorta y se hizo realidad con Roque Saenz Peña, su sucesor(2).

(2) Sobre este tema véase: José Luis Romero. “El Desarrollo de las Ideas en la Sociedad Argentina del Siglo XX” (1998), pp. 59 - 102. Ed. A-Z Editora, Buenos Aires; Natalio Botana. “El Orden Conservador (la Política Argentina entre 1880 y 1916)” (1998), pp. 232 - 237. Ed. Sudamericana (quinta edición), Buenos Aires; y Eduardo Zimmermann. “Los Liberales Reformistas (la Cuestión Social en la Argentina. 1890 - 1916)” (1995), pp. 41 - 61, Universidad de San Andrés. Ed. Sudamericana, Buenos Aires. // Citado por María del Mar Solís Carnicer. “La Cultura Política en Corrientes (Partidos, Elecciones y Prácticas Electorales. 1909 - 1930)”. Tesis Doctoral.

Aún antes de asumir el Gobierno, Saenz Peña eligió como colaborador a Indalecio Gómez, también defensor de las ideas reformistas; juntos trazaron los lineamientos de la reforma política de 1912, que se caracterizó por tres cuestiones fundamentales: un empadronamiento diferente a través del enrolamiento militar; el establecimiento del sufragio secreto y obligatorio; y la adopción del sistema de lista incompleta para que pudieran tener representación parlamentaria los partidos opositores(3).

(3) Natalio Botana. “El Orden Conservador (la Política Argentina entre 1880 y 1916)” (1998), pp. 251 - 291. Ed. Sudamericana (quinta edición), Buenos Aires. // Citado por María del Mar Solís Carnicer. “La Cultura Política en Corrientes (Partidos, Elecciones y Prácticas Electorales. 1909 - 1930)”. Tesis Doctoral.

Muy pronto, Saenz Peña se distanció de Figueroa Alcorta y del partido que lo había apoyado y organizó un espacio político propio, para lo que contó con dos elementos importantes a su favor: el poder que le otorgaba, por sí mismo, el cargo de presidente y su programa de reformas, que se había vuelto muy popular en la opinión pública(4).

(4) Las divisiones y acercamientos entre los diferentes sectores de la élite conservadora durante la presidencia de Roque Saenz Peña puede seguirse en Fernando Devoto. “De Nuevo el Acontecimiento: Roque Saenz Peña, la Reforma Electoral y el Momento Político de 1912” (segundo semestre de 1996), pp. 93 - 113, en: Boletín del Instituto de Historia Argentina y Americana “Dr. Emilio Ravignani”, tercera serie, Nro. 14. // Citado por María del Mar Solís Carnicer. “La Cultura Política en Corrientes (Partidos, Elecciones y Prácticas Electorales. 1909 - 1930)”. Tesis Doctoral.

Los responsables de la reforma no buscaban un reemplazo masivo de los dirigentes de la denominada “república oligárquica”, sino conseguir la cohesión y el vigor de su sector dirigente, forzándolos a afrontar adversarios fuertes -aunque aún incapaces, según ellos- de triunfar.

La pretensión era conseguir la formación de partidos doctrinarios que integraran las numerosas máquinas electorales que estaban al servicio de carreras personales, confiados en que serían ellos los que seguirían dominando los poderes del Estado, aunque con una más transparente relación con la sociedad(5).

(5) Tulio Halperín Donghi. “Estudio Preliminar”, en: “Vida y Muerte de la República Verdadera. 1910 - 1930” (2000), pp. 34 - 45. Ed. Ariel, Buenos Aires. // Citado por María del Mar Solís Carnicer. “La Cultura Política en Corrientes (Partidos, Elecciones y Prácticas Electorales. 1909 - 1930)”. Tesis Doctoral.

Información adicional