El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Cronología de los sucesos de Septiembre de 1930

- Los sucesos se precipitan

Contemporáneamente a lo expresado, los sucesos se precipitaron. En la inauguración de la exposición de la Sociedad Rural Argentina a la que concurre el ministro de Agricultura, doctor Juan B. Fleitas -en representación del presidente de la Nación- es silbado y abucheado desde las tribunas de socios, en una muestra de ostensible repudio al Gobierno; en un enfrentamiento entre estudiantes y la policía es muerta una persona a quien se toma por estudiante y ello provoca nuevas manifestaciones de repudio, exigiéndose la renuncia del presidente; el decano de la Facultad de Derecho, doctor Alfredo Palacios, también reclama la renuncia de Yrigoyen; el clima insurreccional se ve favorecido por la aparición del incendiario manifiesto de la Liga Patriótica del indómito Manuel Carlés, titulado: “Advertencia Perentoria. La Renuncia Presidencial o la Guerra Necesaria”, en el que se expresaba que “el señor Yrigoyen no es ya presidente de la Nación. Va a la Casa de Gobierno pero no gobierna. Es un obstáculo al bien público y entorpece la prosperidad del país. Renuncie señor. Sea honrado como Rivadavia, que resignó su mando cuando le faltó, como a usted, la confianza de la República(1).

(1) Fernando L. Sabsay y Roberto Etchepareborda. “El Estado Liberal Democrático”, p. 329. El manifiesto es de fecha 29 de Julio. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Benjamín S. González al doctor Pedro Numa Soto. 1925-1935)” (1999). Ed. Dunken, Buenos Aires.

Resulta sorprendente la facilidad con que se impuso el golpe sedicioso, atribuible sin lugar a dudas a la evidente debilidad y desconcierto culpable que demostraron los responsables de la defensa del Gobierno en esa oportunidad. Los autores que venimos siguiendo se encargan de mostrar ese estado de ánimo y las pocas voces de hombres del propio partido que clamaban en el desierto denunciando los peligros que asechaban a la marcha institucional.

El diputado radical Raúl Oyhanarte, decía que “un ambiente artificial, mezcla de soberbia y de inconsciencia envolvió como una niebla siniestra la segunda presidencia de Hipólito Yrigoyen. Lentamente llegó a su curso máximo un proceso de disolución moral. El vértigo desequilibró a los mejores y a los más sensatos”.

Y en un debate sobre la validez de los diplomas cuyanos, expresaba: “reconciliémonos en la legalidad sino queremos precipitar al país por el desvío de quién sabe qué horas aciagas y terribles” y, por su parte, otro diputado radical, Lauro Lagos, en carta pública al presidente Yrigoyen, estigmatizaba la concepción política que avasallaba tanto al Gobierno como al partido radical:

Si Ud. insiste en llevar al primer plano del proceso de la vida nacional, como preponderante y único objetivo del Gobierno, la dilucidación de apasionadas rencillas y pleitos de crudo predominio electoralista, entonces, señor, nada tengo que agregar; siga y cumpla Ud. si puede, el programa que se ha trazado; pero debo advertirle que un Gobierno así, sin reatos, sin control, sin norte, sin bandera y sin partido, vale decir, carente de las fuerzas morales y políticas que demanda la lucha abierta y definida en la acción democrática, es Gobierno muerto(2).

(2) Fernando L. Sabsay y Roberto Etchepareborda. “El Estado Liberal Democrático”, p. 339. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Benjamín S. González al doctor Pedro Numa Soto. 1925-1935)” (1999). Ed. Dunken, Buenos Aires.

- Cronología de los sucesos

La marcha de los sucesos inmediatos que culminan con el hecho insurreccional del 6 de Septiembre es interesante relatarlos en forma cronológica, tomando a ese efecto la versión que consignan Sabsay y Etchepareborda en el libro que venimos siguiendo para esta etapa:

* 5 de Septiembre: a las 15:00 se entrevistan en el despacho del presidente de la Cámara de Apelaciones, Mariano de Vedia y Mitre, los diputados opositores Moreno, Santamarina, Astrada y el senador Melo, con el teniente coronel Descalzo, y se les da a conocer el documento aprobado por los oficiales comprometidos en la sedición.

A las 17:00, Hipólito Yrigoyen delega el mando. A las 18:00, el general Marcilese, comandante de la Primera División, expresa al vicepresidente Enrique Martínez que sólo la renuncia del presidente y un cambio de gabinete permitirán superar la crisis.

A las 22:00 se decreta el estado de sitio en la Ciudad de Buenos Aires.

* 6 de Septiembre: a las 00:45, varios automóviles con civiles armados ingresan en la provincia de Buenos Aires. La policía realiza detenciones. A las 00:55, reunión en el Colegio Militar; el Director, coronel Reynolds, se pronuncia por el movimiento, pero encuentra resistencia en la oficialidad.

A las 05:45, José Félix Uriburu -acompañado por numerosos partidarios- parte con destino a San Martín desde la capital. A las 06:15 el ministro González llega a la Casa Rosada. A las 06:20 el destacamento del Hospital Militar Central se subleva y marcha hacia Colegiales. A las 06:30, el vicepresidente es informado de las detenciones de civiles.

A las 06:45 un grupo de oficiales del 2do. de Infantería abandona su cuartel y se dirige a Colegiales. A las 07:10 el Colegio Militar en pie, se apresta a marchar. A las 07:20 -en la plaza Flores- se realiza otra concentración al mando de Carulla y Videla Dorna. A las 07:30 Uriburu llega al Colegio Militar. Despega el primer avión rebelde de El Palomar. A las 07:40 vuela sobre la ciudad el primer avión insurgente.

A las 08:00 una escuadrilla de tres aviones sobrevuela sobre la Casa de Gobierno. Otro grupo de aviones realiza maniobras sobre Puerto Nuevo. A las 08:00 un grupo de civiles, encabezados por varios legisladores opositores (Federico Pinedo, Enrique Santamarina, Leopoldo Melo, Miguel Angel Cárcano), en una veintena de vehículos que ostentaban grandes banderas desplegadas, arriban a El Palomar y confraternizan con los aviadores rebeldes.

A las 09:00 la columna de civiles penetra en el área de Campo de Mayo, sede de la segunda división de Ejército y, en vez de hallar un ambiente favorable, son detenidos, por orden del mayor Abalos, que los hace desarmar para ser llevados más tarde ante el jefe del acantonamiento, general Alvarez. A las 09:00 vuelan sobre la ciudad 24 aviones.

El mayor Solari intima a los jefes del 1ro. y 2do. de infantería que se plieguen al movimiento, bajo amenaza de bombardeo. El capitán López Jordán -por orden del vicepresidente Martínez- ofrece telegráficamente la cartera del Interior al doctor Eudoro Vargas Gómez, quien la rechaza.

A las 09:10 llegan detenidos al Departamento de Policía, Rodolfo Moreno, Videla Dorna, el coronel García y numerosos civiles. A las 09:30 en el acantonamiento de Campo de Mayo después de conversar con varios legisladores y telefónicamente con el general Uriburu, el general Alvarez toma el comando; los civiles sublevados huyen a Tigre.

A las 10:00 se reúne -en la Casa de Gobierno- el gabinete, con ausencia de González, ministro del Interior. Se produce una incidencia entre el vicepresidente y el ministro Horacio B. Oyhanarte, quien se retira, renunciante. Martínez ofrece las carteras de Relaciones Exteriores, Hacienda y Marina a Enrique Larreta, Honorio Pueyrredón y al almirante Segundo Storni.

La sirena de “Crítica” anuncia la sublevación. A las 10:15 el Colegio Militar se pone en marcha. A las 10:25 en Campo de Mayo se producen movimientos de tropas; salen sublevados solamente dos escuadrones del 10 de caballería. A las 10:35 diez aviones sobrevuelan sobre la Casa de Gobierno. A las 11:30 una manifestación recorre la Avenida de Mayo. El general Marcilese llega a la Casa de Gobierno y comunica que no hay novedades en su división.

Los regimientos 2do. y 10mo. se despliegan para cubrir cualquier avance de Campo de Mayo. Llega a la Casa de Gobierno el doctor Meabe, médico personal del presidente, trayendo la orden de resistir. A las 11:50, el general Enrique Mosconi llega a la Jefatura de Policía. A las 12:00 arriban a San Martín los escuadrones del 1ro. de caballería, sublevados por el capitán Saavedra. Se hace cargo de la Jefatura de Policía el coronel Grosso Soto.

El vicepresidente Martínez recibe un telegrama de Uriburu intimándole rendición. A las 12:15 se produce un tiroteo en Avda. de Mayo al 700 y otro en Rivadavia y Chacabuco. A las 12:25 es allanado el local de la Liga Patriótica Argentina, donde se encuentran armas. A las 12:45 Uriburu parte del Colegio Militar. A las 13:00 se sublevan algunos piquetes del escuadrón de seguridad, que se dispersan.

Los ministros y jefes militares en la Casa de Gobierno resuelven trasladar el comando de la defensa al cuartel del 3ro. de infantería. A las 13:20 llega a El Palomar un avión que anuncia la sublevación de la Base Aérea de Paraná. A las 13:45 salen de sus cuarteles de Ciudadela el 1ro. de artillería y el 8vo. de caballería con orden de detener al Colegio Militar. A las 13:50 los sediciosos ocupan, luego de un breve tiroteo, la comisaría 39, de Villa Urquiza.

A las 14:00 regresa de una gira por los comandos del Litoral, el Inspector General del Ejército, general Severo Toranzo; se le asigna la defensa de la capital. A las 14:15 se subleva el regimiento de Granaderos a Caballo, al mando del teniente coronel Pelessón. A las 14:45 se produce un tiroteo en Flores.

A las 15:00 levanta vuelo de El Palomar un avión que lleva la orden de sublevarse al 6to. de infantería de Mercedes. A las 15:05 se decreta el estado de sitio en todo el país y se suspenden los comicios de Mendoza y San Juan, fijados para el 7 de Septiembre. A las 15:05 se precipita a tierra un avión rebelde cerca del cuartel del 2do. de Artillería.

A las 15:15 las tripulaciones de los buques de la Escuadra, surtos en Puerto Nuevo, se muestran intranquilas. El almirante Renard, rebelde, llega en la cañonera “Rosario”. A las 15:20 el 1ro. de caballería marcha por calle Alvarez Thomas al 700.

A las 15:35 permanecen reunidos en el Arsenal de Guerra, el ministro González, los generales Toranzo, Marcilese, Adalid y Alvarez.

El Colegio Militar toma la comisaría 37 sin resistencia. Aumenta la actividad en los regimientos 1ro. y 2do. de infantería y sus efectivos se distribuyen en los jardines de sus cuarteles y en los terraplenes del Ferrocarril Pacífico. A las 15:40 llegan a la Casa de Gobierno tropas de marinería.

A las 16:00 reina confusión en la Casa de Gobierno. El coronel Grosso Soto transmite la noticia de que ha sido tomado el Arsenal y preso el ministro González. Por su parte, el teniente coronel Gregorio Pomar, edecán del presidente, de regreso de Campo de Mayo, informa sobre la situación leal al presidente. Se retira a su domicilio el ministro de Marina, almirante T. Zurueta, después de una discusión con el vicepresidente.

Asimismo, son retiradas las tropas de marinería. A la columna en marcha se aproxima el edecán naval del vicepresidente Martínez para invitar al jefe rebelde a conferenciar en la Casa de Gobierno. El general Uriburu le responde que la única conversación a sostener es la entrega lisa y llana del poder (aquí debe haberse terminado para el vicepresidente toda esperanza de que el movimiento lo reconociera como titular del Poder Ejecutivo como parece haberse creído en algunos sectores).

Esta respuesta altiva, retransmitida al mandatario en presencia de sus colaboradores, provoca la reacción del segundo jefe del regimiento de Granaderos a Caballo, mayor Juan Arribau González, quien solicita la venia para cargar a la columna rebelde. Por el contrario, recibe no solamente la negativa de Martínez, sino también la orden expresa de retirar de la Casa Rosada a su unidad.

A las 16:10 se produce el primer tiroteo con las avanzadas del Colegio Militar en Córdoba y Callao. A las 16:15 el capitán de Navío Laprede da la orden de arresto al almirante Renard. Comienzan a desembarcar tropas de los buques, desplegándose en las calles inmediatas a la Dársena C, en Puerto Nuevo. A las 16:22 tropas del Ejército ocupan el Arsenal Naval. El Colegio Militar marcha sobre la Plaza del Congreso.

A las 16:25 se retiran de la Casa de Gobierno las pocas tropas que la custodiaban. A las 16:30 se apresta a marchar sobre Buenos Aires, sublevado, el regimiento 6to. de infantería de Mercedes. A las 16:45 salen 250 marineros de Puerto Nuevo en dirección a la Plaza de Mayo. A las 16:47 el Colegio Militar ocupa la comisaría 5.

A las 16:55 los comandantes de las naves surtas en el puerto, resuelven plegarse a la insurrección. A las 16:58 se coloca la bandera de parlamento en la Casa de Gobierno. El vicepresidente, que ha intentado un cambio de gabinete como solución de la crisis y ha fracasado en su intento, resuelve retirarse; el ministro Abalos se lo impide.

A las 17:00 grupos civiles penetran en la Casa Rosada, prácticamente indefensa. A las 17:05 un grupo de dirigentes políticos oposilores intima al Jefe de Policía la libertad de los presos políticos.

A las 17:20 desde el edificio de “La Epoca”, órgano radical, se inicia un recio tiroteo. A las 17:30 el regimiento de Granaderos llega a la Plaza de Mayo. A las 17:35 se produce un violento tiroteo en la Plaza del Congreso; en medio de una gran confusión, las tropas tirotean el edificio del Congreso. A las 17:38 se coloca bandera de parlamento en el edificio del Departamento de Policía.

Llega a la Casa de Gobierno el coronel García. A las 17:40 el edificio de “La Epoca” es incendiado. A las 17:45 Yrigoyen abandona su domicilio, acompañado por el doctor Oyhanarte y se dirige a La Plata. A las 18:00 el coronel Alvarez, leal al Gobierno, reúne los comandos de Campo de Mayo y prepara el ataque a El Palomar, para las 04:00 del día 7.

Regresan a sus cuarteles las tropas del 1ro. y 2do. de infantería de Palermo. A las 18:10 llegan a la Casa de Gobierno los generales Uriburu y Justo. A las 18:15 avanzan sobre la Plaza de Mayo las tropas rebeldes por la Avenida de Mayo y Victoria. A las 18:25 se entrevistan en el comedor de la presidencia el general Uriburu y el vicepresidente Martínez, a quien le es exigida la renuncia. A las 18:35 Martínez firma su renuncia y se retira de la Casa de Gobierno. A las 18:50 Graneros entrega el Departamento de Policía.

A las 19:30 arriba a La Plata el presidente Hipólito Yrigoyen; se intenta organizar la resistencia, pero la negativa de los jefes militares impide este propósito. A las 19:50 se presenta Yrigoyen en el cuartel del 7mo. de infantería en La Plata y suscribe su renuncia. A las 20:00 se hacen presentes en el Arsenal los generales Arroyo y Justo e informan a los jefes leales al Gobierno que ha renunciado el vicepresidente.

Se encomienda al general Mosconi la confirmación de la noticia, antes de entregar el Arsenal. Se entrevisla con Martínez, que se lo confirma. A las 20:30 es entregado el Arsenal. A las 21:00 Uriburu mantiene conferencias telegráficas con los mandos de las regiones militares que finalmente acatan el movimiento. A las 22:00 el teniente coronel Rossi comunica al acantonamiento de Campo de Mayo que el vicepresidente Martínez ha renunciado. Las unidades leales deponen toda defensa. La multitud asalta la residencia partícular de Yrigoyen(3).

(3) Fernando L. Sabsay y Roberto Etchepareborda. “El Estado Liberal Democrático”, pp. 339 a 346. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Benjamín S. González al doctor Pedro Numa Soto. 1925-1935)” (1999). Ed. Dunken, Buenos Aires.

Información adicional