El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Primeras manifestaciones del Gobierno de facto de Uriburu

El ministro del Interior, doctor Matías Sánchez Sorondo, luego del juramento de los ministros prestado ante una concurrencia extraordinaria que manifestaba su entusiasmo y júbilo como en los días de efemérides patrias, expresó que la reconstitución de los poderes públicos habría de comenzar por los de las provincias, y que una vez elegidas las Legislaturas locales, se llamaría a elecciones de diputados nacionales y de electores de presidente y vicepresidente de la Nación.

Los firmantes del manifiesto del 8 de Agosto continuaban sus contactos, siendo su propósito redactar las bases de una acción conjunta de los partidos opositores al yrigoyenismo, para proclamar una fórmula presidencial común, para cuyo fin constituirían una alianza federal y democrática, sin que sus respectivas agrupaciones perdieran identidad ni principios, o bien, llegar a constituir un partido nacional orgánico.

La primera de las alternativas fue la que tuvo más seguidores, con miras a constituir un solo frente en la lucha presidencial, a la que se unirían los radicales antipersonalistas quienes, por su lado, reunidos en la Casa Suiza de la Ciudad de Buenos Aires, reiteraban su repudio al personalismo, al desquicio institucional y a la corrupción administrativa, expresando su decisión de facilitar y auspiciar la obra de reconstrucción nacional del Gobierno de facto. Y resolvían propender a la unidad y organización partidaria, sin perjuicio de la coordinación patriótica que con otras fuerzas aconsejara la situación excepcional de la República, para la organización de sus poderes.

- Repercusión del movimiento sedicioso en Corrientes

Y mientras los acontecimientos nacionales revelaban un cambio trascendente, veamos ahora las consecuencias de éste en la provincia.

Las autoridades de la Intervención radical permanecieron en Corrientes hasta el día 8 de Septiembre, fecha en que se recibió telegrama del Gobierno Provisional ordenando al jefe del regimiento 9 de infantería hacerse cargo del Gobierno Provincial. A primera hora se hizo cargo del mando el teniente coronel Luis J. Loredo, nombrando a los funcionarios superiores y, ante los rumores sobre alteración del orden, publicó un bando prohibiendo la circulación después de las 20:00.

Originaba esta decisión los hechos ocurrido en Buenos Aires, en que ciudadanos radicales, presuntamente del “Klan”, transportados por camiones, habían producido disparos contra la Casa de Gobierno y el Correo, entre otras oficinas, originando un nutrido tiroteo entre los propios sublevados que, confundidos, creían ser atacados.

Presumiblemente se trataba de un intento de alterar la tranquilidad, pues si bien Yrigoyen se había trasladado a La Plata para organizar la resistencia, esto no tuvo mayores consecuencias y fue detenido. El general José Félix Uriburu proclamó la ley marcial durante la noche del 8 de Septiembre, después del abortado intento de los partidarios de Hipólito Yrigoyen.

En Corrientes, el único hecho que intranquilizó el ambiente ocurrió en la Ciudad de Monte Caseros, donde el comisario departamental -que era a la vez el presidente del comité yrigoyenista- se apoderó esa noche de los fusiles y municiones existentes en el Tiro Federal y acuarteló sus tropas, lo que se aclaró más tarde era para evitar desórdenes(1).

(1) Diario “La Prensa”, (Buenos Aires), ediciones del 8 y 9 de Septiembre de 1930. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Benjamín S. González al doctor Pedro Numa Soto. 1925-1935)” (1999). Ed. Dunken, Buenos Aires.

Como consecuencia de la tranquilidad existente en la ciudad capital e Interior de la provincia, se dejó sin efecto el bando prohibitivo de circulación y en el tren del día 8 se embarcaron para la Ciudad de Buenos Aires el interventor Míguez y algunos empleados de la Intervención, ya que los dos ex ministros-secretarios y el intendente de la Ciudad de Corrientes, hacía ya algún tiempo que se encontraban en Buenos Aires.

En la Ciudad de Mercedes se organizó una manifestación de homenaje al Ejército Argentino, desfilando elementos de todos los partidos y hablaron en la ocasión los señores Carioni, Bejarano, Vallejos y Colodrero.

Ya afirmado el Gobierno Provisional, procedió a la designación de los interventores que presidirían los destinos provinciales, entre las que estaba Corrientes, exceptuándose a las provincias de Entre Ríos y San Luis, cuyos gobernadores habían sido electos poco antes del levantamiento y los mandatos conferidos respetados por el presidente de facto Uriburu.

Correspondió a Corrientes la figura del doctor Carlos F. Gómez, distinguido hombre público que había servido al país en cargos diplomáticos y políticos. Había sido designado previamente como vocal del Banco Hipotecario Nacional, pero luego se hizo necesaria su presencia al frente del Gobierno correntino.

Expresó entonces que, no obstante el sacrificio a sus intereses que ello representaba, la elevación de miras y patriotismo del presidente provisional y del ministro del Interior, juntamente con la adhesión de todos los partidos correntinos que combatieron al yrigoyenismo, lo habían convencido para aceptar.

Dijo que haría una Intervención de guante blanco, como cuando fue interventor en Jujuy, en 1924, que realizó elecciones en 84 días con un gasto mínimo; que elegiría a sus funcionarios en Corrientes y que llevaría de Buenos Aires sólo sus colaboradores más inmediatos, es decir aquéllos que por la índole de sus cargos deben ser ajenos a las actividades políticas de la provincia para dar garantías de imparcialidad.

No será una invasión federal -señaló- como ocurría con la Intervenciones yrigoyenistas, que significaban el envío de verdaderos malones que arrasaban a las provincias invadidas(2).

(2) Diario “La Prensa”, (Buenos Aires), edición del 13 de Septiembre de 1930. Fueron designados los siguientes funcionarios: ministro general, el jefe del regimiento 11 de caballería, teniente coronel Estanislao López; intendente municipal, Modesto Pizarro, ex jefe de policía; el mayor Bravo Colis, jefe de policía; secretario de gobierno, el capitán De los Ríos; jefe de guardiacárceles, el teniente De los Ríos. Se nombró camaristas a los doctores Domingo Danuzzo y Félix María Gómez (autonomistas) y Zacarías Sánchez -que ocupaba el cargo antes de la Intervención-; jueces en lo Civil y Comercial, a los doctores José A. Chapo y Antonio M Ruiz (autonomistas), Francisco F. Contte (liberal); jueces del Crimen a los doctores Guzmán Castillo Odena y Ramón J. Castro (liberales); Procurador General al doctor Justino I. Solari; Defensor de Pobres, al doctor Julio H Solano (autonomista), Ramón Díaz Ulloque (radical) y presidente de la Caja de Jubilaciones al contador Francisco F. Revidatti. Asimismo se designó Agente Fiscal al doctor J. Noel Breard; juez Civil y Comercial, al doctor Nicandro Payva (autonomista) y Director de la Cárcel al teniente primero Julio Villafañe; jefe de Liquidaciones y Ajustes de la Contaduría General, Rodolfo de la Fuente Pomar. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Benjamín S. González al doctor Pedro Numa Soto. 1925-1935)” (1999). Ed. Dunken, Buenos Aires.

Al ser reporteado por la revista “Caras y Caretas”, de la Ciudad de Buenos Aires, Gómez expresó sentirse “penetrado de la grave responsabilidad que comporta la misión que he aceptado; podéis estar seguros de que todas vuestras libertades serán amparadas, todos los derechos serán respetados, todos los deberes serán estrictamente cumplidos, ninguna influencia preponderante se ejercerá sobre la Intervención Nacional; ella tiene marcado el camino de su deber y lo seguirá inflexiblemente.
La hora, según lo afirmó el presidente al jurar ante el pueblo argentino, es de concordia y de unión(3).

(3) Revista “Caras y Caretas”, edición del 27 de Octubre de 1930. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Benjamín S. González al doctor Pedro Numa Soto. 1925-1935)” (1999). Ed. Dunken, Buenos Aires.

En esta misma edición trae noticias sobre designaciones de distinguidos correntinos, como el doctor Armando Meabe, ex diputado nacional liberal, como gobernador del Territorio del Chaco; la del doctor Ángel Acuña, como vocal del Consejo de Educación; y la del coronel Melitón Díaz de Vivar, como Director de Tierras y Colonias.

El doctor Carlos F. Gómez era un viejo dirigente radical antipersonalista de la provincia de Santa Fe, que consideraba necesario “salvar a la República del bolchevismo, a donde la conduce al galope la desatentada política” de Yrigoyen, a la que combatían(4).

(4) Roberto Etchepareborda. “La Segunda Presidencia de Hipólito Yrigoyen y la Crisis de 1930” (1963), en: capítulo XVII de “Historia Argentina Contemporánea. 1862 - 1930”, volumen I, p. 361, de “Historia de las Presidencias”. Ed. El Ateneo, Buenos Aires. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Benjamín S. González al doctor Pedro Numa Soto. 1925-1935)” (1999). Ed. Dunken, Buenos Aires.

- Primeras comprobaciones del Gobierno militar

Mientras se esperaba la llegada del interventor a Corrientes, que se trasladaba por vía fluvial y cuyo arribo estaba fijado para el día 24, la Intervención Militar comprobaba que se habían efectuado 2.300 pases falsos de ciudadanos que vivían en el Chaco y cuya inscripción en los padrones de Corrientes fue hecha por las autoridades de la Intervención yrigoyenista, para montar la maquinaria del fraude en su favor.

El diario “El Liberal”, de Corrientes, publicaba poco después una lista de las personas inscriptas en el padrón que no residían en la provincia, asegurándose que la maquinaria electoral “montada” por el ex interventor Míguez continuaba en pie.

Aun cuando el nuevo interventor todavía no se había hecho cargo, se sucedían las designaciones de funcionarios, en su mayoría vinculados a los partidos opositores a Yrigoyen(5).

(5) Diario “La Prensa”, (Buenos Aires), ediciones del 14 y 15 de Septiembre de 1930. Fueron designados: camarista, el doctor Gregorio G. de la Fuente (autonomista); contador de la Caja de Jubilaciones, Ricardo Velar (liberal); director del Registro Civil, Virgilio Ciolli; Escribano de Gobierno, Julio V. Mohando; Inspector de la Oficina de Estadística y Trabajo, Ricardo Lecontte; Inspector de Tierras y Colonias, Laudino Navarro; Oficial 1ro. del Ministerio de Hacienda, M. Domingo Echániz; Encargado de la Legislatura, Benjamín Galantini (autonomista); presidente del Consejo de Educación, Valentín Aguilar; encargado de la Inspección de Escuelas, el profesor T. Aníbal Pereyra. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Benjamín S. González al doctor Pedro Numa Soto. 1925-1935)” (1999). Ed. Dunken, Buenos Aires.

El arribo del funcionario coincidió con la festividad de Nuestra Señora de las Mercedes, por lo que se declaró feriado, y lo hizo en el vapor “Berna”, acompañado de sus funcionarios más cercanos. Viajaron también en el mismo navío, Evaristo Pérez Virasoro y el doctor Raymundo Meabe, del partido liberal; el doctor Juan Ramón Vidal, autonomista; y el doctor Pedro Numa Soto, radical antipersonalista. Desde el puerto fue acompañado a su alojamiento -en el Hotel Buenos Aires- por gran cantidad de personas, desde cuyos balcones hizo uso de la palabra el subsecretario, doctor Luis María Arditti Rocha.

Información adicional