El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

El general Justo visita Corrientes en campaña electoral

- La campaña electoral

Todas las listas fueron oficializadas, con excepción de la presentada por el radicalismo “personalista”, en razón de las disposiciones legales vigentes de exclusión de aquellos candidatos ligados al régimen depuesto en Septiembre de 1930(1).

(1) Diario “La Prensa”, (Buenos Aires), edición del 19 de Octubre de 1931. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Benjamín S. González al doctor Pedro Numa Soto. 1925-1935)” (1999). Ed. Dunken, Buenos Aires.

La campaña electoral fue breve pero intensa. Formularon denuncias al interventor federal los partidos Demócrata Nacional (autónomista), liberal pactista, radical antipersonalista y socialista juventud liberal, sobre secuestro de libretas en diversos departamentos, las que eran entregadas a los caudillos liberales locales, partido que aparece como beneficiario del calor oficial provincial(2).

(2) Diario “La Prensa”, (Buenos Aires), ediciones del 19, 21 y 22 de Octubre de 1931. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Benjamín S. González al doctor Pedro Numa Soto. 1925-1935)” (1999). Ed. Dunken, Buenos Aires.

La Alianza Socialista-Demócrata Progresista-Juventud Liberal, luego de integrar su comisión interpartidaria(3), realizó la proclamación pública de sus candidatos en el local de calle Mendoza 651 en la ciudad capital y, después de entonarse el Himno Nacional y La Marsellesa, hablaron por la juventud liberal, Isidro J. Odena y Justo Alvarez Hayes; y por el socialismo: Eduardo Beretta y Delio J. Martínez.

(3) Diario “La Prensa”, (Buenos Aires), ediciones del 18 y 19 de Octubre de 1931. Integraban la comisión interpartidaria. Isidro J. Odena, como secretario general; Vicente Ibarra, como secretario de actas; doctor Eduardo Azula, como tesorero; y como vocales, los doctores Delio J. Martínez y Ulises Alvares Hayes, J. García Pulido y Vicente García. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Benjamín S. González al doctor Pedro Numa Soto. 1925-1935)” (1999). Ed. Dunken, Buenos Aires.

Por los estudiantes secundarios lo hizo Alberto Rabinovich. Una semana después llegaban viajando en avión Américo Ghioldi y Augusto Rodríguez Larreta, a quienes se unió -proveniente del Chaco- el doctor José Vélez Antelo, para el acto público llevado a cabo en el cinematógrafo “La Perla” de la ciudad capital.

Se especuló con la posible llegada de los candidatos De la Torre y Repetto, pero finalmente ello no se concretó.

- El general Justo en Corrientes

El otro candidato presidencial, el general Agustín Pedro Justo, incluyó en su gira por todo el país una visita a la Ciudad de Corrientes. Al respecto es interesante destacar lo que Miguel Angel Cárcano le escribe en el sentido de que “es la primera vez en nuestra historia electoral, que un candidato presidencial realiza el extraordinario esfuerzo de recorrer todo el país, iniciando una práctica tradicional en la democracia estadounidense.

No ha quedado una sola provincia sin escuchar directamente sus ideas generales de gobierno y conocer su criterio respecto de las cuestiones y necesidades locales(4).

(4) Rosendo Fraga. “El General Justo” (1993), p. 247. Emecé Editores, Buenos Aires. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Benjamín S. González al doctor Pedro Numa Soto. 1925-1935)” (1999). Ed. Dunken, Buenos Aires.

No dejaba de preocupar la circunstancia de que su candidatura era sostenida por dos partidos antagónicos en la provincia: el liberal y el autonomista, profundamente distanciados en ese momento. El candidato, bien informado al respecto, supo zanjar con habilidad el problema.

Llegó a la ciudad capital en el vapor “Vargas Gómez” -desde el Chaco- acompañado de los doctores Rómulo Naón, Carlos Guido Lavalle, Agustín Araya, Manuel Rojas Silveyra, Felipe Solari, Mariano de Vedia, Federico Pinedo, Darío Zaráchaga, Cipriano Pons y Miguel Padilla, siendo vitoreado en el puerto por la extraordinaria cantidad de público que concurrió a esperarlo.

Se organizó una manifestación pública del partido Demócrata Nacional (autonomista) que acompañó al candidato hasta la plaza “Juan Bautista Cabral” donde debía realizarse la proclamación. La columna encabezada por el general Justo y el doctor Juan Ramón Vidal recorrió las calles San Juan, Junín y San Lorenzo hasta la citada plaza.

Iniciaron la serie de discursos los candidatos a diputados nacionales, doctor Hernán Félix Gómez y doctor Ercilio Rodríguez. Luego habló el general Agustín P. Justo, quien hizo referencia al paso de su padre como diputado nacional y gobernador de esta provincia, que había fundado su hogar en el seno de esta sociedad, y que aquí había luchado y vencido y también había conocido la amargura y el desencanto de la adversidad. Lo siguieron el doctor De Vedia y Federico Pinedo.

Luego de esta proclamación, el general Justo y su comitiva almorzaron con dirigentes del partido liberal en el Hotel Buenos Aires, donde le fue ofrecida la demostración por el doctor Leopoldo Sosa. Posteriormente, en horas de la tarde, concurrió al local del radicalismo antipersonalista donde se le ofreció una recepción.

Más tarde se trasladaron al Teatro “Juan de Vera”, donde se hizo la proclamación pública por parte del partido liberal, hablando en la oportunidad Evaristo Pérez Virasoro y Manuel A. Bermúdez, cerrando el acto el candidato, general Justo, que fue aplaudido estruendosamente.

Terminada esta proclamación, se llevó a cabo una recepción en el Club Social, ofrecida por los partidos Demócrata Nacional (autonomista), liberal pactista y radical antipersonalista, a la que asistió el general Justo, que ingresó acompañado por el doctor Vidal y otros dirigentes, recibiendo una calurosa ovación.

La cabecera de la mesa estaba ocupada por el general Justo, quien tenía a su derecha al doctor Ismael Llano, candidato a vicegobernador antipersonalista; al doctor Pedro Díaz Colodrero, vicepresidente del partido Demócrata Nacional; al doctor Rómulo S. Naón; al doctor Benjamín Solano González, candidato a diputado nacional autonomista; y al doctor Federico Pinedo.

A su izquierda, al doctor Juan Ramón Vidal, presidente del autonomismo; el doctor Ercilio Rodríguez, candidato a diputado nacional liberal pactista; al doctor Mariano de Vedia y Mitre; y a José B. de la Vega, presidente de la convención radical antipersonalista.

Ofreció la demostración el doctor Juan Ramón Vidal y agradeció -visiblemente emocionado- el general Justo. Hablaron luego el doctor Juan P. Danuzzo Amadey por el comité de la capital; el doctor De Vedia y Mitre; el señor Arturo Achinelli, candidato a vicegobernador liberal pactista; los doctores Naón y Araya; y el señor Diego Meana Colodrero por los elementos jóvenes del partido Demócrata Nacional y, cerraron la serie de discursos los doctores Alvarado y Hernán Félix Gómez(5).

(5) Diario “La Prensa”, (Buenos Aires), ediciones del 27, 28 y 29 de Octubre de 1931. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Benjamín S. González al doctor Pedro Numa Soto. 1925-1935)” (1999). Ed. Dunken, Buenos Aires.

Vinieron luego las elecciones. Las autoridades que se elegían en Corrientes eran las siguientes: 18 electores de presidente y vicepresidente de la Nación (12 de mayoría y 6 de minoría); 26 electores de gobernador y vicegobernador de la provincia (elegidos por el sistema proporcional); 13 senadores provinciales y 26 diputados provinciales.

En los electores de gobernador correspondían 8 a la primera sección y 9 a cada una de las segunda y tercera sección; senadores provinciales, primera y tercera sección, 4 cada una; y la segunda sección, 5; diputados provinciales, igual que la distribución de electores. Los ciudadanos inscriptos y en condiciones de votar ascendían a 100.619, mientras que en las elecciones de 1930 sólo estuvieron en condiciones de sufragar 90.060.

Entrábamos en una nueva etapa de la historia argentina y de la provincia de Corrientes.

Información adicional