El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

La elección de los senadores nacionales por Corrientes en 1931

- La elección de los senadores nacionales

La solución del problema parecía difícil; pero nada hay en Corrientes que no pueda solucionarse y, en tal sentido, sus políticos tenían larga experiencia. En la búsqueda de una salida, se ausentaron hacia Buenos Aires los candidatos del partido liberal, doctores Leopoldo Sosa y F. Benigno Martínez, y el secretario de la junta ejecutiva, doctor Ernesto R. Meabe; por otro lado, lo habían hecho el doctor Juan Ramón Vidal, el doctor Pedro Numa Soto e, inclusive, el propio interventor federal, doctor atilio Dell’Oro Maini, los que regresaron en la víspera de la convocada Asamblea Legislativa que debía elegir a los senadores nacionales(1).

(1) Diario “La Prensa”, (Buenos Aires), edición del 30 de Diciembre de 1931. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Benjamín S. González al doctor Pedro Numa Soto. 1925-1935)” (1999). Ed. Dunken, Buenos Aires.

Para ese fin, habían sido convocados diputados y senadores provinciales, a efectos de constituir ambos cuerpos y elegir sus autoridades, los que debían reunirse el día 30 de Diciembre, con la presidencia del interventor federal. Luego de realizarse los sorteos de los candidatos para determinar a quiénes corresponderían las bancas, se procedió a la elección de las autoridades(2).

(2) “Diario de Sesiones”, Honorables Cámaras de Senadores y Diputados de la provincia de Corrientes, Período Legislativo 1932. Fueron favorecidos por el sorteo, los senadores autonomistas Elías Abad, Fernando S. Agrelo, Pedro Díaz Colodrero, Mariano Llano, Oscar M. de Llano y Manuel Vicente Molina; los liberales Adolfo Contte (h), Ernesto R. Meabe, Julián Montiel, Eliseo A. Payva, José A. Pérez, y Alfredo Robas y, por el radicalismo antipersonalista, Antonio Speroni Quiroz. En Diputados, ingresaron los autonomistas Juan Pedro Danuzzo Amadey, Enrique Durand de Cassís, Evaristo Ezcurra, Rodolfo F. Fernández, Claudio Godoy, Carlos Laffont, Carlos Porta, Silvio F. Velazco y Pedro R. Vidal; los liberales, Eduardo Balbastro, Eulogio C. Cabral (h), P. Virgilio Ciolli, Fernando Erro, Telmo Faraone, Leandro Godoy, Emiliano P. Leyes, Raúl M. Requena, Carlos Saling, Roberto Soto, Luis Sotomayor y Telmo Zalazar; por los radicales antipersonalistas, ingresaban Indalecio Bustinduy, Rogelio Chiappe y Mario R. Rey; y, finalmente, por la Alianza, ingresaban Raúl Billinghurst y Delio J. Martínez. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Benjamín S. González al doctor Pedro Numa Soto. 1925-1935)” (1999). Ed. Dunken, Buenos Aires.

En el Senado, que fue el primero en constituirse, se vislumbró la posibilidad del acuerdo radical antipersonalista con los demócrata nacionales (autonomistas), al votar todos unidos por el doctor Pedro Díaz Colodrero y el doctor Mariano Llano, ambos autonomistas, para vicepresidente 1ro. y 2do., respectivamente. En Diputados también se vislumbraba la posibilidad del acuerdo, ya que la mesa fue elegida teniendo como presidente al aliancista del socialismo, doctor Delio J. Martínez, a quien lo acompañaron en calidad de vicepresidentes, los doctores Juan Pedro Danuzzo Amadey -autonomista- e Indalecio Bustinduy, radical antipersonalista.

Tal como estaba convocada, se reunió la Asamblea Legislativa a efectos de proceder a la elección de los senadores nacionales. El Palacio Legislativo estaba totalmente colmado pero, para poder sesionar, resultaba necesaria obtener la presencia de dos diputados más, con los que se lograría el quorum reglamentario. Al no conseguirse la concurrencia liberal, el interventor federal hizo saber que realizaría una nueva convocatoria.

En ese momento circulaban las más diversas versiones respecto a la no concurrencia de los legisladores liberales. Una de las más generalizadas era de que dicho partido había llegado a un arreglo con los diputados de la Alianza, sobre la base de descartar a los candidatos liherales a senador nacional, doctores Raymundo Meabe y Evaristo Pérez Virasoro, y elegir en su reemplazo a los doctores Juan J. Ortiz (liberal) y Justo Alvarez Hayes (aliancista).

Según esas mismas versiones, los diputados de la Alianza exigían -para hacer efectivo el arreglo- que el convenio se formalizara por escrito, firmando todos los miembros de la junta ejecutiva liberal y, como el documento no fue presentado a la hora indicada, se decidió no hacer quorum para no ver comprometida la victoria que ya tenían asegurada.

Con motivo de este convenio, se produjo una agitada sesión en la junta ejecutiva y el doctor Raymundo Meabe renunció a formar parte de la misma en un enérgico documento en el que fustigaba el arreglo proyectado.

Finalmente, a la hora de la nueva citación, se reunió la Asamblea Legislativa, con la presencia de la totalidad de sus miembros. Estaban allí 18 liberales (6 senadores y 12 diputados), 15 autonomistas (6 senadores y 9 diputados), 4 radicales antipersonalistas (1 senador y 3 diputados) y 2 diputados aliancistas.

Procedido a tomar votación nominal, lo hicieron por el doctor Juan Ramón Vidal, 19 legisladores y, por el doctor Raymundo Meabe, 18, mientras votaban por el doctor Justo Alvarez Hayes los dos legisladores aliancistas. Acto seguido, se procedió a elegir el segundo senador, recayendo la votación -con los mismos guarismos- en la persona del doctor Juan José Lubary; Evaristo Pérez Virasoro obtuvo 18, y los candidatos aliancistas -Eduardo Miranda Gallino y Eduardo Beretta- 1 voto cada uno.

La habilidad política del doctor Vidal se había puesto nuevamente de manifiesto, y el viejo “zorro” de la política correntina regresaba a su sagrado sitial del Senado de la Nación y dejaba abierta la puerta para la solución del problema gubernativo de la provincia. Pero aún tendrían que pasar muchas cosas antes de que quedara definitivamente arreglado este problema(3).

(3) Diario “La Prensa”, (Buenos Aires), ediciones del 30 de Diciembre de 1931 al 6 de Enero de 1932. En el posterior sorteo del Senado, correspondieron tres años de mandato al doctor Juan Ramón Vidal y nueve (período completo) a Juan José Lubary. Diario “La Prensa”, (Buenos Aires), edición del 20 de Mayo de 1932. En cuanto a los diputados nacionales, en el sorteo correspondió dos años de mandato a Erasmo Martínez y Eduardo Brouchou (liberales) y Hernán Félix Gómez (autonomista) y, por cuatro años, a Daniel C. Speroni, Manuel A Bermúdez y José A. Contte (liberales) y Benjamín Solano González (autonomista). // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Benjamín S. González al doctor Pedro Numa Soto. 1925-1935)” (1999). Ed. Dunken, Buenos Aires.

- La elección del general Justo

Y el año 1932 se inició con un nuevo movimiento subversivo protagonizado por elementos radicales, esta vez teniendo como escenario las ciudades de Concordia y La Paz, en la provincia de Entre Ríos. Participaron en el primera de ellos el general Severo Toranzo y el teniente coronel Gregorio Pomar, a los que acompañaba el ex ministro de Hipólito Yrigoyen, doctor José Benjamín Abalos y, en La Paz, lo hicieron los hermanos Kennedy, que llegaron a obtener éxito al copar el edificio de la comisaria local, aunque luego debieron abandonar -en épica fuga- por haber fracasado el movimiento en Concordia y en otros sitios, donde existía el compromiso de adherir al levantamiento(4).

(4) Diario “La Prensa”, (Buenos Aires), ediciones del 4 al 10 de Enero de 1932. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Benjamín S. González al doctor Pedro Numa Soto. 1925-1935)” (1999). Ed. Dunken, Buenos Aires.

Mientras tanto, se convocaba al Colegio Electoral para consagrar al presidente de la Nación y, reunido éste bajo la presidencia del elector correntino doctor Angel Acuña, votaban por el general Agustín Pedro Justo sus 234 electores, mientras lo hacían porel doctor Lisandro de la Torre 122, que correspondían a la mayoría de la Ciudad de Buenos Aires y la provincia de Santa Fe, y las minorías de las provincias de Buenos Aires, Córdoba, San Luis, Mendoza y Jujuy.

Para vicepresidente, donde la “concordancia” iba dividida, se consagró al doctor Julio Argentino Roca (h) con 196 electores, frente a los 122 del doctor Nicolás Repetto, y 53 del antipersonalista, doctor Nicolás Matienzo. Se señalaba el día 20 de Febrero para la transmisión del mando(5).

(5) Diario “La Prensa”, (Buenos Aires), ediciones del 17 y 31 de Enero de 1932. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Benjamín S. González al doctor Pedro Numa Soto. 1925-1935)” (1999). Ed. Dunken, Buenos Aires.

Cumplido por parte de las provincias y la Ciudad de Buenos Aires el requisito de elegir sus senadores nacionales e incorporados los diputados elegidos el 8 de Noviembre, el cuadro de situación de ambas Cámaras quedaba delimitado de la siguiente manera: en Diputados tenían escaños 57 demócrata nacionales, 43 socialistas, 23 radicales antipersonalistas, 14 demócrata progresistas, 11 socialistas independientes, 5 liberales de Corrientes, 3 Defensa Provincial, de Tucumán y 2 Populares, de Jujuy. En el Senado, actuaban 14 demócrata nacionales, 8 radicales antipersonalistas, 2 socialistas independientes, 2 Defensa Provincial, de Tucumán y 2 del Partido Popular, de Jujuy.

En el Senado inició las deliberaciones -como presidente provisorio, por ser el de más edad- el senador por Corrientes, doctor Juan José Lubary. Resultó elegido vicepresidente 1ro. del cuerpo el doctor Robustiano Patrón Costas quien, a su vez, emitió su voto a favor del doctor Juan Ramón Vidal y, vicepresidente 2do., el doctor Rudecindo S. Campos. En la Cámara de Diputados se eligió presidente al doctor Juan F. Cafferata y, como vicepresidentes, a los doctores Héctor S. López y Augusto Bunge.

- Elecciones municipales en Corrientes

En la provincia de Corrientes, como en el resto del país, se llamó a elecciones municipales, y solicitaron su reconocimiento en la capital de la provincia, además de los tradicionales partidos liberal, autonomista, antipersonalistas y liberales pactistas, las agrupaciones Asociación Comercial, Amigos de la Ciudad y Sindicato de Choferes.

Pocos días antes de celebrarse estos comicios, la juventud liberal, que formaba parte de la Alianza con los socialistas y demócrata progresistas, por unanimidad de votos de su junta directiva, dio por disuelta esta agrupación y, rotas las relaciones con el Centro Socialista local, cancelando las listas de candidatos comunes para la elección municipal. A su vez, el socialismo adoptaba idéntica actitud, concurriendo con candidatos propios a los comicios municipales(6).

(6) Diario “La Prensa”, (Buenos Aires), ediciones del 16 de Diciembre de 1931 y 7 y 8 de Enero de 1932. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Benjamín S. González al doctor Pedro Numa Soto. 1925-1935)” (1999). Ed. Dunken, Buenos Aires.

El 10 Enero de 1932 se realizaron las elecciones en todos los municipios provinciales, siendo el padrón en cada caso circunscripto a los contribuyentes inscriptos, es decir voto calificado. En las cuatro ciudades con autonomía municipal -Corrientes, Curuzú Cuatiá, Mercedes y Goya- los resultados favorecieron a los autonomistas en las tres primeras y a la concordancia autonomista-antipersonalista en el caso de Goya(7).

(7) Diario “La Prensa”, (Buenos Aires), ediciones del 19 y 24 de Diciembre de 1931 y 8 y 11 de Enero de 1932. Los candidatos a concejales fueron: partido liberal, doctor Justo Alvarez Hayes, Jaime Chico, doctor Armando R. Meabe, doctor Juan J. Ortiz, ingeniero Alfredo Serantes, Aureliano Vidal, doctor Augusto Millón y señores Francisco Giacapraro, Augusto Gorostiaga, C. Fernando Catterino, Pompeyo Bernasconi e Ismael Grosso; por el partido autonomista: doctores Guillermo Rojas, Rodolfo Danuzzo, Diego Meana Colodrero, Antonio Peluffo y Cecilio Escobar; Rodolfo de Llano, Adelio Patono, Juan R. Díaz Colodrero, Rolando Casal, Miguel Angel Amico, Egidio Zapico y Rafael Lubary; por el socialismo se proclamaron candidatos el doctor Delio J. Martínez y Rafael Falcón, José García Pulido, Vicente García, Eduardo Miranda Gallino, Bernardo Cisneros, Julio Borda, Ricardo Atienza (h), José Muñoz, Felipe Torres, Felipe Galeano y Manuel Corrales. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Benjamín S. González al doctor Pedro Numa Soto. 1925-1935)” (1999). Ed. Dunken, Buenos Aires.

El resto de las comunas fue un mosaico de combinaciones y resultados. En Santo Tomé triunfó una agrupación denominada “Defensa Comunal”, integrada por personalistas; en San Luis del Palmar ganaron los liberales; en Berón de Astrada, los autonomistas, igual que en San Roque, Itatí y General Paz. En Monte Caseros triunfaron los liberales y, en segundo lugar, se colocó “Defensa Comunal”.

En Empedrado no se presentó el partido liberal, entablándose la lucha entre autonomistas y las demás fuerzas opositoras que, unidas, obtuvieron el triunfo o, como en el caso de Santa Lucía, donde triunfó la “Lista del Pueblo”, integrada por autonomistas y otros sectores, venciendo al partido liberal(8).

(8) Diario “La Prensa”, (Buenos Aires), edición del 11 de Enero de 1932. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Benjamín S. González al doctor Pedro Numa Soto. 1925-1935)” (1999). Ed. Dunken, Buenos Aires.

En el sorteo practicado en la capital resultaron consagrados concejales: Diego Meana Colodrero, Juan R. Díaz Colodrero, Cecilio Escobar, Rafael Lubary, Egidio Zapico y Rolando Casal, por el partido autonomista; Jaime Chico, Augusto Gorostiaga, Armando Meabe y Mariano Gómez, por el partido liberal; Fernando Miranda Gallino, por el radicalismo antipersonalista; y Raúl Pérez, por la Asociación Comercial.

Más adelante, al constituirse el Concejo Deliberante, se designó presidente al doctor Diego Meana Colodrero y como vicepresidentes se designó a Fernando Miranda Gallino y Rolando Casal(9).

(9) Diario “La Prensa”, (Buenos Aires), edición del 11 y 25 de Febrero de 1932. Al asumir el cargo de intendente el doctor Meana Colodrero, hizo los siguientes nombramientos: secretario, Leopoldo Blugerman; prosecretario, Joaquín Meabe; inspector general de tránsito, Guillermo Agrelo; administrador de mataderos, Juan Garrido; contador municipal, Julio Loza; director de asistencia pública, doctor Francisco Riera; y director del hospital “San Juan de Dios”, doctor Julio Amadey. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Benjamín S. González al doctor Pedro Numa Soto. 1925-1935)” (1999). Ed. Dunken, Buenos Aires.

Miranda Gallino renunció al cargo pero, a instancias del sector autonomista, lo retiró para considerarlo más adelante.

Información adicional