El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

La marcha del primer mandato del doctor Numa Soto

La situación mas grave, como en todo el país, era la financiera. La provincia arrastraba un importante endeudamiento y especialmente los haberes de los docentes, que llegaron a veinte meses de atraso, aunque necesario y obvio es decirlo, esta deuda provenía de arrastre y ni las Intervenciones Federales habían podido regularizarla. Y hasta llegó a argumentarse que esta situación determinaba el incumplimiento de la exigencia del artículo 5 de la Constitución Nacional, para pedir en consecuencia la Intervención Federal.

La otra situación difícil la creaba la sistemática oposición liberal dispuesta a no facilitar de manera alguna el Gobierno del doctor Numa Soto, al que consideraban ilegítimo. Citada la Asamblea Legislativa, se vio entorpecida su realización por falta de quorum, ya que los legisladores liberales desconocían la investidura de Pedro Rcsoagli, vicegobernador de la provincia, presidente nato del Senado y, por consiguiente, también del alto organismo legislativo.

Esta situación, que amenazaba prolongarse, dio pie al diario “La Prensa” para expresar que las características del laborioso y accidentado proceso que permitió la consagración del Poder Ejecutivo Provincial permitieron vaticinar futuras dificultades y no tardaron los hechos en confirmar aquellas predicciones.

Seguía diciendo el diario que no habían variado los puntos de vista partidarios generadores del desacuerdo y, como tres años atrás, predominaban al presente decisiones que no eran precisamente las que mejor consultaban las conveniencias de la provincia(1).

(1) Diario “La Prensa”, (Buenos Aires), ediciones del 13, 15, 16, 17 y 18 de Mayo de 1932. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Benjamín S. González al doctor Pedro Numa Soto. 1925-1935)” (1999). Ed. Dunken, Buenos Aires.

Para iniciar el período legislativo se hizo necesario traer por la fuerza pública a un diputado de aquella extracción, obteniéndose de esta manera el quorum estricto, dándose lectura al mensaje gubernativo. En la Cámara de Diputados, el representante de la juventud liberal, Raúl Billinghurst, había presentado un proyecto por el que se declaraba la inconstitucionalidad del Colegio Electoral que había elegido al binomio gubernativo.

Puesto a consideración el tema, se votó el despacho de la mayoría por el que se aconsejaba la aprobación, lográndola con mayoría de 13 votos de los diputados liberales contra 11 autonomistas y 1 radical antipersonalista. Luego fue pasado al Senado en forma de simple comunicación.

Presidió la Cámara el diputado socialista, doctor Delio J. Martínez. En realidad de verdad, con esta declaración, la mayoría de la Cámara no lograba ninguna sanción de alcance práctico además de obrar fuera de las facultades que le eran propias. Los recursos que eventualmente le acordaba la Constitución eran los de destitución por la vía de la Asamblea Legislativa o bien el juicio político, pero lo aprobado carecía de todo valor jurídico.

Así lo entendió la Cámara de Senadores al tomar conocimiento de aquella resolución, tras una interesante discusión de la que participaron principalmente Pedro Díaz Colodrero y Mariano Llano (autonomistas) y Ernesto R. Meabe y Adolfo Contte (h) (liberales), disponiéndose su archivo con la expresa constancia de que ese cuerpo no consentía ni expresa ni tácitamente la declaración que se le comunicaba y, por el contrario, hacía manifestación de solidaridad con los gobernantes(2).

(2) Diario “La Prensa”, (Buenos Aires), ediciones del 28 de Mayo y 3, 4 y 7 de Junio de 1932. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Benjamín S. González al doctor Pedro Numa Soto. 1925-1935)” (1999). Ed. Dunken, Buenos Aires.

El segundo aniversario de la insurrección del 6 de Septiembre motivó el homenaje en la Ciudad de Buenos Aires y en diversos puntos del país. En la primera se realizó un importante mitin, en el que habló -entre otros- el correntino, doctor Raymundo Meabe y, en la Cámara de Diputados de la Nación se propuso igual homenaje por parte de los demócrata nacionales que, finalmente, no pudo rendirse por haber dejado sin quorum al cuerpo el bloque del socialismo, luego de un largo y agitado debate.

En Corrientes, el Poder Ejecutivo adhirió por decreto a los homenajes, mandando oficiar un solemne funeral en la Iglesia Catedral en memoria de los caídos en aquella oportunidad.

La tensión creciente entre el Gobierno y la oposición legislativa de los liberales se iba a manifestar nuevamente con motivo del pedido del gobernador para ausentarse del territorio por un período de 90 días, que no le fue acordado por la mayoría de este sector.

- El conflicto municipal

Las dificultades con que tropezaba el Gobierno provincial se van a ver acrecentadas con episodios que, si bien escapaban a su órbita directa, dejaban traslucir ante la opinión pública aquellos problemas. Precisamente, en oportunidad de acercarse los comicios de renovación de concejales municipales, se produjeron incidentes de gravedad en las ciudades de Corrientes y de Goya.

En la primera de ellas, el sector autonomista dejó de concurrir a las sesiones, razón por la cual se resolvió compelerlos por la fuerza pública, lo que fue imposible por no haber sido hallados. La situación se empeoró al haberse clausurado el recinto con candado e impedido el ingreso de los demás concejales. Estos labraron actas y pusieron la situación en conocimiento del Ministerio del Interior, dejando constancia del estado institucional que imperaba en la provincia.

En Goya, el intendente -de filiación autonomista- también mantenía cerrado el recinto de sesiones, impidiendo el acceso de los concejales liberales.

Finalmente, en la ciudad capital se anunció la suspensión de los comicios municipales que debían llevarse a cabo, adoptándose tal decisión a pedido de los concejales autonomistas que reclamaban una amplia y minuciosa investigación para depurar el padrón calificado, que fuera confeccionado -a su juicio- fraudulentamente, por la mayoría de la comisión empadronadora.

Los concejales liberales, radicales antipersonalistas y de la Asociación de Comercio, protestaron enérgicamente por ese hecho, registrándose incidentes en oportunidad de reunirse el Concejo(3).

(3) Diario “La Prensa”, (Buenos Aires), ediciones del 13 y 16 de Octubre de 1932. Circuló en la oportunidad la versión de que los concejales de la oposición serían atacados y, en oportunidad de realizarse la sesión del Concejo, gran cantidad de personas portando pañuelos rojos invadieron la Casa Municipal dando vítores al partido autonomista y gritando “mueran las cucarachas”, mote con que bautizaron a los concejales opositores. Estos últimos se retiraron y, reunidos poco después en el Club del Progreso remitieron un telegrama de protesta al Ministerio del Interior. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Benjamín S. González al doctor Pedro Numa Soto. 1925-1935)” (1999). Ed. Dunken, Buenos Aires.

Cuando días después, los concejales pretendieron ingresar al recinto, por ser día de sesión, lo encontraron nuevamente cerrado y custodiado por la policía, que les impidió el acceso, determinándolos a dirigir otro telegrama al Ministerio del Interior denunciando el nuevo avasallamiento de la autonomía municipal(4).

(4) Diario “La Prensa”, (Buenos Aires), edición del 20 de Octubre de 1932. Los concejales opositores eran: Armando Meabe, Mariano Gómez, Fernando Miranda Gallino, Augusto Gorostiaga, Raúl Pérez y Francisco Giacapraro. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Benjamín S. González al doctor Pedro Numa Soto. 1925-1935)” (1999). Ed. Dunken, Buenos Aires.

A los reclamos de los concejales, se unió el del diputado provincial Raúl M. Requena, dirigido al Ministerio del Interior y a la Jefatura de Policía de la provincia, y el repudio de la Federación Socialista de Corrientes que anunció pediría convocatoria de la Legislatura para tratar el asunto, al mismo tiempo que invitaba a los centros socialistas de la provincia a incitar a la opinión pública en contra de estos hechos y se organizaba un mitin de protesta que no fue autorizado por la policía(5).

(5) Diario “La Prensa”, (Buenos Aires), ediciones del 17, 18, 20, 21 y 24 de Octubre de 1932. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Benjamín S. González al doctor Pedro Numa Soto. 1925-1935)” (1999). Ed. Dunken, Buenos Aires.

En el resto de la provincia se realizaron con normalidad los comicios municipales, con resultados diversos, a lo que hay que agregar -como hecho auspicioso- la presencia de agrupaciones no tradicionales buscando representación en el Gobierno local.

Ya dijimos que en la capital actuaba un partido denominado “Asociación de Comercio”; en Bella Vista una “Unión de Chauffeurs”; y en Esquina una “Lista Popular”. En la mayoría de las comunas las bancas fueron distribuidas entre candidatos autonomistas, liberales y radicales antipersonalistas.

- El accionar de los partidos políticos

El Gobierno Provincial encontraba sustento en dos de los partidos actuantes en la provincia los que, merced al acuerdo arribado, habían podido consagrar un Gobierno mixto, encabezado por el radical antipersonalista, doctor Pedro Numa Soto, y el autonomista Pedro Resoagli.

Esta unión circunstancial era producto, además, de las relaciones que en el orden nacional unían a los mismos partidos tras la “concordancia” que había ungido al presidente Agustín Pedro Justo. Pero esta unión no era absoluta ni mucho menos y eran bastantes los puntos en que se diferenciaban en su accionar, como los referidos al conflicto municipal y la necesidad de buscar voluntades y adeptos en miras a los comicios de renovación legislativa, en los que cada uno quería lograr un aumento de sus respectivas posiciones políticas.

Ambos partidos habían iniciado las tareas de reorganización siguiendo -los antipersonalistas- las directivas del orden nacional y, los autonomistas, las de la férrea conducción que ejercía el senador nacional, doctor Juan Ramón Vidal.

En el otro extremo del espectro estaba el radicalismo opositor personalista. La grave situación cismática que atravesaba el comité nacional no dejaba de manifestarse entre los afiliados correntinos.

Dos concepciones de la política: la intransigente de Yrigoyen -que buscaba mantener la situación anterior al 6 de Septiembre- por un lado, y la más contemporizadora de Alvear, que buscaba un acercamiento al Gobierno, que en última instancia era ejercido por un general radical. Ambos grupos se enfrentaban sorda o abiertamente, según las circunstancias, en la conducción del viejo partido de Leandro Alem, y esas diferencias se evidenciaron en los comicios internos desarrollados en todos los departamentos de la provincia.

La junta reorganizadora de la provincia convocó a elecciones para los primeros días de Diciembre, luego de haber fracasado la que se iniciara el mes anterior y se levantara como consecuencia de una serie de incidencias. El tema de la abstención o de la concurrencia electoral estaba siempre en el tapete.

La información periodística daba cuenta de las gestiones del delegado del comité nacional del radicalismo, doctor Borda, en procura de allanar las dificultades existentes en la agrupación política en esta provincia y evitar que se produjese una escisión, asegurándose de que en caso de no llegarse a un acuerdo, se pediría la Intervención de las autoridades centrales para que, con su garantía, se desarrollara una nueva convención una vez cumplidas las elecciones en algunos departamentos faltantes(6).

(6) Diario “La Prensa”, (Buenos Aires), ediciones del 15 y 16 de Noviembre de 1932. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Benjamín S. González al doctor Pedro Numa Soto. 1925-1935)” (1999). Ed. Dunken, Buenos Aires.

Finalmente se reunió la convención presidida por el doctor Fernando Andreau en condición de presidente de la comisión reorganizadora local y, al discutirse la validez de los diplomas presentados por los del departamento de Mercedes, fueron rechazados por el sector mayoritario que respondía a las inspiraciones del doctor Héctor Lomónaco; asimismo fueron observados los de Saladas, en cuya oportunidad los convencionales seguidores del doctor Raúl F. Arballo se retiraron del recinto en prueba de disconformidad, dejando a la asamblea sin quorum.

Y mientras esto ocurría en Corrientes, en la asamblea radical llevada a cabo en la Casa Suiza de la Ciudad de Buenos Aires se producía el cisma partidario y, pocos días después, el casual descubrimiento del proyecto de un movimiento sedicioso en el que estaban complicados militares y civiles de esa orientación, fue el detonante que trabó por un tiempo su accionar político(7).

(7) Diario “La Prensa”, (Buenos Aires), ediciones del 17 y 18 de Diciembre de 1932. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Benjamín S. González al doctor Pedro Numa Soto. 1925-1935)” (1999). Ed. Dunken, Buenos Aires.

En el medio de estos extremos quedaban dos partidos: uno era el partido liberal, que apoyaba en el orden nacional al Gobierno de Justo, pero se oponía al provincial en razón de la vinculación de éste con su tradicional adversario, el partido autonomista.

Quizá esta y otras razones comenzaron a influir para que dentro de su seno se iniciara un movimiento adverso al Poder Ejecutivo Nacional y, para tal fin, se citó a la convención a fin de estudiar el momento político y determinar la orientación y normas de conducta a adoptar en el orden local y nacional.

En la resolución de convocatoria se censuraba al Gobierno Nacional por mantener en Corrientes un “Gobierno de hecho” -no obstante las reiteradas reclamaciones formuladas- y se disponía el envío de un nuevo proyecto de Intervención Federal a Corrientes solicitando al P. E. su inclusión entre los asuntos a tratar en las próximas sesiones extraordinarias del Congreso Nacional.

La situación no dejaba de ser vista con preocupación, ya que el liberalismo era una agrupación de vieja raigambre y ganados prestigios en el orden nacional, por lo que no sorprendió la iniciativa del diputado nacional, doctor Heriberto Martínez, representante de Córdoba, solicitando se invitara a los diputados de aquel sector a incorporarse al bloque demócrata nacional ya que, de hecho, actuaban solidariamente con ellos y participaban en la política de la “concordancia”, lo que así se resolvió.

Además se dispuso enviar una nota al comité nacional solicitándole se iniciaran gestiones a fin de obtener la incorporación del partido liberal al partido demócrata nacional. Se abría así una puerta para el reencuentro de la familia conservadora correntina. Mientras tanto, se aprovechaba la circunstancia del estado de sitio vigente en todo el país para postergar la convención y con ella la posibilidad de que se ahondaran las diferencias, cosa que a toda costa se deseaba evitar.

El otro partido ubicado en el medio del espectro político era el socialismo. Quizá nunca como en esta época llegó este popular partido nacional a tener la vigencia que demostró en la solución de los problemas institucionales correntinos. Luego de haber dado salida a la elección de los senadores nacionales y la del binomio gubernamental, se constituyó en un partido de oposición constructiva(8) y buscó extenderse a lo largo de toda la provincia con la creación de centros de acción partidaria.

(8) Diario “La Prensa”, (Buenos Aires), edición del 13 de Noviembre de 1932. La información da cuenta de que la Federación Socialista pidió al P. E. Provincial se convoque a sesiones extraordinarias de la Legislatura, para tratar el Presupuesto y leyes impositivas de 1933, situación de los municipios afectados por conflictos e impedidos de funcionar legalmente, reforma de la ley orgánica municipal para perfeccionar el desenvolvimiento de la institución y ampliar su base electoral, regularización de la deuda pública y de los sueldos del magisterio, situación del Ferrocarril Económico y adhesión de la provincia a la ley general de vialidad nacional, ley de procedimientos para accidentes de trabajo, exoneración de impuestos a las sociedades cooperativas y ley orgánica del Departamento Provincial del Trabajo. Todo un programa de gobierno. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Benjamín S. González al doctor Pedro Numa Soto. 1925-1935)” (1999). Ed. Dunken, Buenos Aires.

A mediados de año se había reunido el I Congreso Socialista organizado en la provincia, al que concurrió expresamente para presidirlo -juntamente con las reuniones de la Federación Socialista de Corrientes- el diputado nacional Francisco Pérez Leirós(9).

(9) Diario “La Prensa”, (Buenos Aires), edición del 10 de Julio de 1932. Las autoridades que secundaron a Pérez Leirós fueron: José García Pulido, como vicepresidente; y Félix Didier y Raúl Basterrechea como secretarios. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Benjamín S. González al doctor Pedro Numa Soto. 1925-1935)” (1999). Ed. Dunken, Buenos Aires.

La conducción nacional les dio el necesario respaldo y es así que en meses sucesivos los Departamentos de Monte Caseros, Curuzú Cuatiá y Goya fueron teatro de interesantes reuniones públicas de las que participaron los legisladores nacionales, Américo Ghioldi, Alejandro Castiñeirasy Francisco Pérez Leirós(10).

(10) Diario “La Prensa”, (Buenos Aires), ediciones del 21, 22 y 25 de Octubre de 1932. En Monte Caseros disertaron en el Teatro Ideal; en Curuzú Cuatiá, en el Teatro Colón; y en Goya en la plaza “Bartolomé Mitre” y el Teatro Isabel. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Benjamín S. González al doctor Pedro Numa Soto. 1925-1935)” (1999). Ed. Dunken, Buenos Aires.

Información adicional