El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

La marcha del Gobierno Provincial en 1933

Los resultados electorales habían traido mejores perspectivas para el Gobierno de la “concordancia” y, en la elección de autoridades para la Legislatura se advirtió ese cambio.

En la Cámara de Diputados fue elegido presidente el doctor Juan Pedro Danuzzo Amadey (autonomista); vicepresidente 1ro., Juan P. Ruiz (antipersonalista) y, vicepresidente 2do., Silvio Velazco (autonomista). En el Senado era elegido vicepresidente 1ro. el doctor Pedro Díaz Colodrero (autonomista) y vicepresidente 2do., Mariano Llano (autonomista)(1).

(1) Diario “La Prensa”, (Buenos Aires), edición del 5 de Mayo de 1933. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Benjamín S. González al doctor Pedro Numa Soto. 1925-1935)” (1999). Ed. Dunken, Buenos Aires.

El gobernador de la provincia -al inaugurar el período de sesiones- dijo en su mensaje que los escasos saldos del año transcurrido se debían, en único término, al hecho innegable que estaba en la conciencia general de la posición irreductible, franca y tenaz en que se colocaron desde un principio los legisladores de la oposición, “posponiéndose los intereses generales de la provincia a los fines partidarios que se trabajaban, con un olvido absoluto del sentido de la responsabilidad que entrañaba el ejercicio de la voluntad popular”.

Siguió expresando que “la sistemática oposición de estos legisladores, que constituían mayoría en la Cámara de Diputados, había creado para el Gobierno una situación difícil para la gestión de los negocios públicos, al extremo de que ninguno de los proyectos que fueron remitidos por el Poder Ejecutivo pudieron recibir sanción legislativa, como en el caso de la ley de presupuesto”.

En otra parte de su mensaje decía que “felizmente para Corrientes, la base política de su representación legislativa ha cambiado” y, en tal sentido, señalaba las buenas perspectivas que de ello se derivaban para su gestión gubernativa. Terminó su exposición ratificando su satisfacción por la política de la “concordancia” que se había inspirado en el movimiento de Septiembre para bien de la República(2).

(2) Diario “La Prensa”, (Buenos Aires), edición del 28 de Mayo de 1933. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Benjamín S. González al doctor Pedro Numa Soto. 1925-1935)” (1999). Ed. Dunken, Buenos Aires.

La situación era difícil, sin ninguna duda, pero se avizoraba un mejoramiento en base a medidas económicas que se estaban gestando en el orden nacional y, fundamentalmente, la reactivación que para la economía de la provincia podría derivarse de una mayor demanda de la industria madre, la ganadería, como consecuencia del tratado recientemente suscripto.

El Gobierno Provincial inició un plan de economías, que no resultó precisamente grato, pues afectaba los intereses particulares y se proyectaba sobre la escuela pública, a la que se le suprimían algunas partidas, motivando en algunos casos el cierre de establecimientos y la entrega de otros al Gobierno Nacional, como en el caso del edificio de la Escuela Profesional “Manuel Lainez”, que sirvió de base luego para la Escuela Profesional de Mujeres “Juana Manso de Noronha”.

También se hablaba de la inminente clausura del único establecimiento universitario nacional en la provincia, como era la Facultad de Agronomía y Veterinaria. Todas estas medidas provocaron el natural revuelo y se integraron comisiones populares para luchar contra tales decisiones(3).

(3) Diario “La Nación”, (Buenos Aires), edición del 17 de Abril de 1933. Por el mantenimiento de la Facultad se realizó un mitin en el que hablaron el decano de la Facultad, doctor Humberto Costa; el rector del Colegio Nacional, doctor Carlos J. Benítez; el doctor Eudoro Vargas Gómez; y el vicerector del Colegio Nacional, doctor Vicente Fidel López. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Benjamín S. González al doctor Pedro Numa Soto. 1925-1935)” (1999). Ed. Dunken, Buenos Aires.

En medio de tantas dificultades, se comentaba elogiosamente la gestión municipal de la capital, en la que sus cuentas estaban en orden, sin deudas y los sueldos de la Administración totalmente pagados, destacándose la recaudación del año como la mayor que se conocía hasta la fecha, mientras que se llamaba la atención por el hecho de que el Gobierno Provincial no hubiese publicado los datos oficiales relativos a la marcha de las finanzas del Estado, tales como recaudaciones y erogaciones del semestre anterior(4).

(4) Diario “La Prensa”, (Buenos Aires), ediciones del 4 y 27 de Abril de 1933. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Benjamín S. González al doctor Pedro Numa Soto. 1925-1935)” (1999). Ed. Dunken, Buenos Aires.

El ministro de Hacienda, en su desesperada búsqueda de recursos, reclamaba del Gobierno de la nación el reintegro de sumas gastadas fuera de presupuesto por las Intervenciones Federales que había soportado la provincia.

En conocimiento de estas gestiones, que fueron hechas públicas por la prensa, el ex interventor, doctor Carlos F. Gómez solicitó una aclaración, pues se sentía afectado por las manifestaciones de que los gastos realizados por las Intervenciones habían dejado a la provincia en la indigencia, y el Gobierno hizo la inmediata aclaración de que las Intervenciones a que se había referido correspondían a las de los doctores Gilberto S. Míguez y Atilio Dell’Oro Maini, y no a la del doctor Gómez(5).

(5) Diario “La Prensa”, (Buenos Aires), ediciones del 2 y 30 de Junio de 1933. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Benjamín S. González al doctor Pedro Numa Soto. 1925-1935)” (1999). Ed. Dunken, Buenos Aires.

Mientras tanto, el ministro de Hacienda, con el apoyo del recién nombrado Contador General, Francisco F. Revidatti, preparaba un proyecto de arreglo de la deuda externa de la provincia, originada en los Gobiernos anteriores, ya que las condiciones del contrato celebrado con los acreedores por la última Intervención se consideraba excesivamente gravosas para la provincia.

Las gestiones en la Legislatura dieron como resultado la autorización para contraer un empréstito de $ 6.000.000 para la consolidación de la deuda publica provincial.

Otras medidas fueron mejorando la situación provincial, a través del acogimiento a la ley nacional de vialidad y la inclusión de la provincia en los planes viales nacionales, creándose en Corrientes -a iniciativa del diputado Adolfo Contte (h)- la Dirección Provincial de Vialidad(6).

(6) Diario “La Prensa”, (Buenos Aires), edición del 2 de Noviembre de 1933. Fueron designados directores de la D. P. de Vialidad: Jorge P. Serén, Amadeo Fagnani y Carlos M. Llano. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Benjamín S. González al doctor Pedro Numa Soto. 1925-1935)” (1999). Ed. Dunken, Buenos Aires.

Se intentaba crear, además, una lotería provincial, lo cual generó críticas de diverso orden, a la par que en la Legislatura se discutía un proyecto de ley sobre inembargabilidad de las rentas y bienes provinciales.

Pero el aporte más inmediato provino de una ley de ayuda federal a las provincias, a la que adhirió Corrientes, que recibiría $ 2.870.000, previo agitado debate en las Cámaras acerca del destino que debía darse a esos fondos, reclamándose -por parte de la oposición- que se destinara íntegramente al pago de los sueldos atrasados del magisterio. La distribución de los fondos no satisfizo al magisterio, ya que sólo una parte de ellos se destinó al pago de los haberes atrasados(7).

(7) Diario “La Nación”, (Buenos Aires), edición del 6 de Noviembre de 1933. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Benjamín S. González al doctor Pedro Numa Soto. 1925-1935)” (1999). Ed. Dunken, Buenos Aires.

Corrientes resultó sede de un Congreso Económico Nacional, cuyas conclusiones tuvieron repercusión en todo el país, al que asistieron destacadas figuras de la producción y el comercio, mientras que en Buenos Aires un grupo de gobernadores de provincias en situación difícil se autoconvocaban para iniciar una tarea en común de gestiones ante el Gobierno Nacional(8).

(8) Diario “La Prensa”, (Buenos Aires), ediciones del 13 de Junio y 30 de Octubre de 1933. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Benjamín S. González al doctor Pedro Numa Soto. 1925-1935)” (1999). Ed. Dunken, Buenos Aires.

- La agitación opositora

La mayor actividad política opositora de la época estuvo a cargo del partido liberal y estuvo centrada especialmente en la Legislatura Provincial. Su prédica periodística encontraba en el diario “El Día” -dirigido por el doctor Mariano Gómez- el medio más idóneo para el ataque a los sectores gubernistas.

El comité ejecutivo de esa agrupación se manifestaba sobre el estado general de la provincia y las perspectivas poco gratas para las futuras actividades políticas, dada la denunciada composición de las autoridades policiales, haciendo además una crítica sobre la situación de los maestros, que sólo habían percibido mínima parte de sus haberes atrasados, y la de los ganaderos, afectados en forma permanente por el flagelo del abigeato(9).

(9) Diario “La Nación”, (Buenos Aires), edición del 19 de Noviembre de 1933. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Benjamín S. González al doctor Pedro Numa Soto. 1925-1935)” (1999). Ed. Dunken, Buenos Aires.

El radicalismo, principal opositor -tanto en el orden nacional como en el provincial- dada su firme abstención electoral y la vinculación más o menos inmediata de sus dirigentes con los sucesos insurreccionales de los que era escenario la provincia, sin presencia legislativa, se limitaban a realizar reuniones y predicar a través de órganos como “Alem” la posición partidaria, advirtiéndose en su seno fuertes tendencias concurrencistas, advertidos de la inutilidad de las medidas de fuerza.

Sufría el radicalismo el mal de las divisiones y, por ello, pese a las activas gestiones que se realizaban, no había podido completar su reorganización, por lo cual el comité nacional dispuso su Intervención designando para esas funciones al doctor Mario Saenz.

Esta decisión implicaba anular todo lo actuado por la junta reorganizadora que se había designado en el distrito, por lo cual un grupo de destacados dirigentes radicales decidió convocar a una convención partidaria provincial que debía quedar constituida con los convencionales electos en los comicios internos del 6 de Agosto(10).

(10) Diario “La Prensa”, (Buenos Aires), ediciones del 14 de Octubre y 7 de Diciembre de 1933. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Benjamín S. González al doctor Pedro Numa Soto. 1925-1935)” (1999). Ed. Dunken, Buenos Aires.

En el campo gremial se asistía a huelgas de panaderos y del sindicato de conductores de ómnibus, mientras que en el ámbito universitario hacían lo mismo los estudiantes de la Facultad de Agronomía.

Pero el tema que más agitaba a la opinión pública y era aprovechado por la oposición, fue el aumento de la criminalidad, que se advertía especialmente en los departamentos del Interior, donde bandas de delincuentes armados con total impunidad, asaltaban casas de comercio y asesinaban las más de las veces a sus propietarios, y se producían en los establecimientos de campo cada vez con mayor frecuencia las “cuatrerías” de ganado.

Algunos de los más perjudicados por este tipo de delitos fueron los ganaderos del Departamento de Curuzú Cuatiá, quienes reclamaban urgentes medidas al Gobierno.

La policía realizaba batidas, las más de las veces insuficientes, pero en una de ellas en el Departamento de Bella Vista fue abatido el célebre bandolero Aparicio Altamirano que, luego de su muerte, generó una extraña devoción por su fama de hacer milagros, tal como había ocurrido en otros casos como el Gaucho Antonio Gil, el Gaucho “Lega”, etc.(11).

(11) Diario “La Nación”, (Buenos Aires), edición del 13 de Abril de 1933. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Benjamín S. González al doctor Pedro Numa Soto. 1925-1935)” (1999). Ed. Dunken, Buenos Aires.

El aumento de la criminalidad determinó al partido liberal, por medio del senador, doctor Ernesto Meabe, a promover una interpelación al ministro de Gobierno, doctor Ayala López Torres, el que concurrió al Senado a dar amplias explicaciones.

En uno de los pasajes de su exposición, el ministro afirmó que eran delitos que arrancaban de la historia misma de la provincia y que ahora recrudecían como consecuencia de la situación económica que se atravesaba, pero que en muchos casos las “cuatrerías” no eran sino simulación de los ganaderos con el propósito de burlar las obligaciones de prenda agraria con los bancos.

El interpelante, en este último caso, le pidió que concretara dando nombres de los responsables, y atacó al Gobierno expresando que en muchos casos eran los propios policías los sindicados como cómplices o co-autores de esos abigeos(12).

(12) Diario “La Nación”, (Buenos Aires), ediciones del 3, 8 y 9 de Noviembre de 1933. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Benjamín S. González al doctor Pedro Numa Soto. 1925-1935)” (1999). Ed. Dunken, Buenos Aires.

Los ganaderos de Curuzú Cuatiá reaccionaron con energía, dirigiendo despachos al ministro de Gobierno, protestando por sus afirmaciones que consideraban temerarias e infundadas(13).

(13) Diario “La Nación”, (Buenos Aires), edición del 22 de Noviembre de 1933. Figuran entre los firmantes: Luis F. Bobbio, Antonio Chiappe, Heraclio F. Borderes, Casimiro Reggi, Mario Borderes, José Squarzon, Eguía y Cia., Aldaz y Roldán, José Adaime, Oria Hnos. y otros. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Benjamín S. González al doctor Pedro Numa Soto. 1925-1935)” (1999). Ed. Dunken, Buenos Aires.

Un hecho de sangre, con proyección política, tuvo precisamente por escenario a la Ciudad de Curuzú Cuatiá. El juez del Crimen, doctor Paiva, se había trasladado a aquella ciudad para investigar denuncias sobre abigeato, avanzando en su tarea en forma exitosa, al extremo de llegar a detener una serie de personas complicadas con los delitos cometidos en la zona, algunas de ellas pertenecientes al cuerpo policial del lugar.

Estas circunstancias determinaron que se exacerbaran loa ánimos entre afiliados autonomistas y antipersonalistas, que derivaron en la muerte de un conocido dirigente de los primeros a manos de dos altos funcionarios de la Municipalidad, antipersonalistas, llegándose a considerar virtualmente rotas las relaciones de los partidos de la “concordancia” en aquel Departamento.

Abocado a la tarea de este nuevo hecho, la policía tomó cartas en la instrucción del sumario, lo que el magistrado actuante consideró lesivo a su investidura, presentando su renuncia al P. E. Días después le fue rechazada, ante el generalizado reclamo de los ganaderos, comerciantes e industriales, a quienes satisfacía la forma en que el juez había llevado adelante la investigación(14).

(14) Diario “La Nación”, (Buenos Aires), ediciones del 10, 12 y 14 de Noviembre de 1933. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Benjamín S. González al doctor Pedro Numa Soto. 1925-1935)” (1999). Ed. Dunken, Buenos Aires.

- Las municipalidades

En los últimos meses del año 1933 se llevaron a cabo elecciones municipales en numerosas localidades del Interior provincial, obteniendo el triunfo en la mayor parte de ellas los partidos oficialistas, en algunos casos unidos y en otros separados, según las conveniencias electorales. La oposición, liberal especialmente, se abstuvo en algunas localidades en las que denunciaba padrones mal confeccionados, teniendo en cuenta de que el voto era calificado.

Llamó la atención la presentación de algunos partidos con alcance puramente municipal, como en el caso del Partido Católico, en Bella Vista, o la formación en Curuzú Cuatiá y Goya de un Partido Agrario, con pretensión de proyectarse al orden provincial, liderado por el fuerte ganadero Luis F. Bobbio(15).

(15) Diario “La Prensa”, (Buenos Aires), ediciones del 16 de Octubre y 11 de Diciembre de 1933. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Benjamín S. González al doctor Pedro Numa Soto. 1925-1935)” (1999). Ed. Dunken, Buenos Aires.

Por su parte, la Legislatura, en base a un proyecto del P. E., disponía la Intervención a los Concejos Deliberantes de las ciudades de Capital y Goya(16).

(16) Diario “La Nación”, (Buenos Aires), edición del 30 de Noviembre de 1933. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Benjamín S. González al doctor Pedro Numa Soto. 1925-1935)” (1999). Ed. Dunken, Buenos Aires.

- Sensibles desapariciones

En el año 1933 registró la desaparición de una serie de personalidades con proyección nacional y provincial. Ya comentamos la sensible pérdida para el país del gran caudillo radical, doctor Hipólito Yrigoyen, que no por esperada -teniendo en cuenta la edad y el agravamiento de su estado de salud- dejó de impactar en la ciudadanía de todo el país que lo lamentó, sin distinción de banderías políticas. Presidente de la nación por dos veces, se había constituido en el líder indiscutido del radicalismo y su carisma había atraído mayoritariamente a la civilidad del país, aún en las circunstancias más desfavorables.

Otra personalidad nacional desaparecida fue la del doctor Benito Villanueva, en los primeros días de Abril, figura en la que se conjugaban las condiciones de hombre de gobierno y hombre de acción. Había sido elegido diputado nacional por tres períodos y en dos oportunidades elegido senador nacional en representación de la provincia de Mendoza, a la que pertenecía. Llegó a presidir ambos cuerpos y, ocasionalmente, ejerció la Primera Magistratura del país, en su calidad de vicepresidente 1ro. del Senado, para los casos de acefalía.

Al comenzar el año, falleció en la Ciudad de Buenos Aires el distinguido político correntino doctor J. Bernardino Acosta. Sus restos fueron inhumados en la provincia y en la oportunidad hicieron uso de la palabra numerosas personalidades e instituciones, a las que estaba vastamente vinculado el extinto.

También falleció el doctor Eugenio Breard, de larga y destacada actuación en los escenarios nacional y provincial. Se había desempeñado en múltiples funciones provinciales, actuando en los tres poderes pues, además de legislador provincial, había sido presidente del Superior Tribunal de Justicia y vicegobernador de la provincia, ademas de representarla en el Congreso de la Nación como diputado. Además había formado parte de las Convención Reformadora Provincial de 1913.

En la localidad de Alvear fallecía -en Octubre- el coronel Juan G. Paiva, uno de los últimos sobrevivientes de la Guerra del Paraguay, quien se había desempeñado en varias oportunidades como diputado a la Legislatura Provincial, además de otras importantes funciones.

Y terminando el año se producían otras dos sensibles desapariciones: la de Eulogio Cabral, que en su larga vida pública había desempeñado diversos cargos, entre ellos el de vicegobernador, legislador en varios períodos, ministro, elector de presidente y vicepersidente y de gobernador y vicegobernador, además de haber integrado la Convención Reformadora de la Constitución Provincial de 1913, e intendente municipal de la ciudad capital.

Siempre en el ámbito político, fueron desapareciendo otras figuras, como la del senador provincial Manuel Vicente Molina; el diputado provincial Pedro R. Vidal; el ex elector de gobernador y vicegobernador, Tomás J. Ubeda; y el diputado provincial Atanacio Aguirre Vedoya, todos ellos prestigiosos dirigentes del partido autonomista, y el doctor Adolfo E. Mohando, ex diputado provincial y magistrado de la Justicia, de fecunda trayectoria dentro de las filas del partido liberal.

La otra pérdida fue la de monseñor Luis María Niella, primer obispo de Corrientes, cuyos restos fueron sepultados en el altar de la Virgen de Itatí, en la Iglesia Catedral de la ciudad capital.

Información adicional