El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Los comicios nacionales de Marzo de 1934

- Las vísperas electorales

Como todos los años, en los primeros meses debían realizarse en Corrientes las elecciones de renovación legislativa, en este caso la Cámara de Diputados por la tercera sección electoral y el Senado por la segunda sección electoral de la provincia, a lo que se unía la convocatoria para la elección de diputados para renovar la mitad de la Cámara Baja nacional.

El P. E. Nacional había prometido garantías para la campaña electoral, en oportunidad de la visita que le hicieran los legisladores socialistas, asegurándose las libertades necesarias y que en tal sentido se dirigieron comunicaciones a los gobernadores de provincia.

Cesaban los diputados nacionales Eduardo Brouchou y Erasmo Martínez, del partido liberal; y el doctor Hernán Félix Gómez, del partido autonomista, mientras que en el orden provincial cesaban 5 senadores y 9 diputados(1).

(1) Diario “La Prensa”, (Buenos Aires), edición del 2 de Marzo de 1934. Cesaban los senadores provinciales, doctores Pedro Díaz Colodrero y Mariano Llano (autonomistas) y Alfredo Robas y Julián Montiel (liberales) y Antonio Speroni Quiroz (antipersonalista). En Diputados, cesaban los doctores Carlos Porta y Juan Pedro Danuzzo Amadey y Carlos Laffont y Claudio Godoy (autonomistas); Eduardo Balbastro, Leandro Godoy, Luis Sotomayor y Telmo Zalazar (liberales); e Indalecio Bustinduy (antipersonalista). // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Benjamín S. González al doctor Pedro Numa Soto. 1925-1935)” (1999). Ed. Dunken, Buenos Aires.

En todo el país terminaban su mandato 79 diputados nacionales, debiendo cubrirse además dos vacantes extraordinarias. La vinculación política de los cesantes era la siguiente: 27 demócrata nacionales, 21 socialistas, 14 radicales antipersonalistas, 7 socialistas independientes, 6 demócrata progresistas y 2 liberales de Corrientes.

El padrón nacional registraba entonces más de 2.400.000 ciudadanos en condiciones de votar, correspondiendo al Distrito Corrientes 104.838 inscriptos, es decir que, con relación a los comicios de dos años atrás, en la provincia se había aumentado 7.433 electores.

En Corrientes eran tres los partidos que se disputarían las preferencias del electorado: los oficialistas integrantes de la “concordancia”, autonomistas y radicales antipersonalistas, y los liberales opositores en el orden provincial, ya que en el orden nacional mantenían buenos contactos con el oficialismo.

El otro partido importante, que era el radicalismo personalista, había ratificado una vez más su posición abstencionista, resuelta en la convención de Diciembre pasado en la Ciudad de Santa Fe. También participarán, aunque sin ninguna significación numérica, los partidos socialista y comunista, que continuaban su actividad proselitista en la provincia.

- Las convenciones partidarias

El primero de los partidos en reunir su convención fue el radical antipersonalista y ello era necesario para definir su posición, ya que se habían hecho correr versiones en el sentido de que algunos grupos eran contrarios a ratificar el pacto de “concordancia” con los autonomistas, anticipándose que -de continuar su vigencia- estos grupos estarían dispuestos a sostener candidaturas independientes en los comicios provinciales.

La convención, presidida por el doctor Pedro Amadey, resolvió la concurrencia a elecciones provinciales con lista propia, resolviendo sin embargo mantener el espíritu de “concordancia” que animó al partido desde la restauración institucional de la República, ratificando su solidaridad con los Gobiernos de la nación y la provincia.

Y así, para hacer más sólida y firme esa política, propiciaba la concurrencia a los comicios nacionales con una lista mixta de candidatos, autorizando a su mesa directiva para que invitara a las autoridades del autonomismo a desarrollar una acción conjunta. Eligió como candidato a diputado nacional al doctor Francisco Ayala López Torres, ex ministro de Gobierno que recientemente había renunciado a esa posición ante la propuesta de sus amigos de proclamarlo candidato para la alta investidura legislativa nacional.

Eligió también los candidatos que el partido habría de sostener en las elecciones de senadores y diputados provinciales(2).

(2) Diario “La Prensa”, (Buenos Aires), ediciones del 17, 18 y 19 de Enero de 1934. Acompañaron al presidente, doctor Amadey, el doctor Enrique Rodríguez Santa Ana como vicepresidente y Pedro Cremonte y Nicolás Lauría como secretarios. Fueron elegidos candidatos a senadores: Eleodoro Chaz Grosso, doctor Enrique Rodríguez Santa Ana, doctor Carlos Lotero Silgueyra, Enrique Federico Vanasco y Arístides Olivieri. Suplentes: José B. de la Vega y Patricio González; para Diputados se eligió como candidatos a: Marcial Goitia, Miguel Nazer, Vicente C. Aromí, Pedro M. Fonteina, J. Fernández Quiroz, Amílcar Araujo, Eliseo Zualet, Marciano H. Lencinas, Ramón M. Branchi y, suplentes: Manuel Mora y Araujo y J. L. Canteros Leyes. Asimismo se aceptó la renuncia de Juan Bautista Alvarez como delegado al comité nacional y se designó en su reemplazo al doctor Francisco Ayala López Torres. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Benjamín S. González al doctor Pedro Numa Soto. 1925-1935)” (1999). Ed. Dunken, Buenos Aires.

Muy pocos días después se reunía la convención del partido autonomista, en el salón “Scholem Aleijem” -de la comunidad judía- y luego de fustigarse los hechos vandálicos cometidos durante los últimos asaltos a poblaciones de la costa del río Uruguay, se analizaron una serie de proyectos presentados por los convencionales, doctor Hernán Félix Gómez, doctor Pedro Díaz Colodrero, doctor Benjamín Solano González y Elías Abad, con recomendaciones a los legisladores nacionales sobre proyectos que se relacionaban con el desarrollo de la riqueza provincial.

Luego se pasó a considerar la comunicación del partido radical antipersonalista, produciéndose un animado debate que concluyó con la presentación de dos mociones: una, de mayoría, suscripta por el doctor Cornelio Candia, doctor Benjamín Solano González, doctor Mariano Llano y Atanacio Aguirre y, otro, de minoría, sostenido por el doctor Hernán Félix Gómez, aprobándose la primera que autorizaba a la junta de gobierno a tratar con las autoridades antipersonalistas la fórmula más conveniente para consolidar la “concordancia”.

Luego de un cuarto intermedio, se eligieron candidatos a diputados nacionales a Felipe Solari y Cornelio Candia y, la junta de gobierno, que continuó siendo presidida por el doctor Juan Ramón Vidal(3).

(3) Diario “La Prensa”, (Buenos Aires), ediciones del 29 y 30 de Enero de 1934. La mesa directiva de la convención la presidió el doctor Juan Ramón Vidal y lo acompañaban -como vicepresidentes- el doctor Pedro Díaz Colodrero y Carlos C. Araujo y, como secretarios el doctor Oscar M. de Llano y Manuel R. Botello. La junta de gobierno, también presidida por el doctor Vidal, estaba integrada además por: Ramón M. Gómez, Guillermo Rojas, Carlos Laffont, Atanacio Aguirre, Pedro Díaz Colodrero, Juan J. Lubary, José M. Gómez, Manuel D. Molina, Carlos C. Araujo, Eugenio Laffont, Félix María Gómez, Felipe C. Solari, Mariano Llano, Carlos Alvarez Colodrero, Diomedes C. Rojas y Pedro R. Vidal. Suplentes: Oscar M. de Llano, Juan Pedro Danuzzo Amadey, Silvio Velazco, Luciano Romero Corrales, Elías Abad, Agustín Acevedo, Marcelo F. Maciel, Carlos Pujol, Luis F. Bobbio, Feliciano Delgado, Ignacio Benítez, Juan Ramón Díaz Colodrero, Antonio Di Tomaso, Mariano Prado, J. B. Sánchez Denis, Francisco Riera y Atilio Lotero. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Benjamín S. González al doctor Pedro Numa Soto. 1925-1935)” (1999). Ed. Dunken, Buenos Aires.

Resultó sugestivo que el doctor Hernán Félix Gómez, joven y brillante dirigente, que había sido elegido diputado nacional en 1932 y que por sorteo le había tocado un mandato de dos años, no hubiese sido proclamado candidato para la reelección, pero lo fue aún más el hecho de que tan siquiera figurara en la nueva junta de gobierno del partido. También se eligieron los candidatos a senadores y diputados provinciales(4).

(4) Diario “La Prensa”, (Buenos Aires), edición del 24 de Marzo de 1934. Candidatos a diputados provinciales fueron: doctor Juan P. Danuzzo Amadey, doctor Carlos Porta, Paulo Delgado, Carlos Laffont, Claudio Godoy, Horacio Traynor, J. Victorino López, Irineo Cendoya y Rómulo G. Artieda. Suplentes: Lurentino Sierra Carranza, Agustín Serracani, Luciano Romero Corrales y Mario Chiappe. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Benjamín S. González al doctor Pedro Numa Soto. 1925-1935)” (1999). Ed. Dunken, Buenos Aires.

El partido liberal se reunió unos días después, en el mismo local que los autonomistas, bajo la presidencia del doctor Ernesto Meabe, acompañándolo como vicepresidentes los doctores Eduardo Brouchou y Justo Alvarez Hayes y la secretaría de los doctores Augusto Millán y Mariano Gómez.

El tema absorbente fue el relativo a la definición sobre concurrencia a las próximas elecciones y, en el animado debate suscitado, en el que expusieron sus puntos de vista, entre otros, los doctores Armando Meabe, Adolfo y José Contte, Justo Alvarez Hayes y Mariano Gómez, se decidió finalmente la concurrencia, coincidiendo todos en fustigar acremente al Gobierno Provincial.

La convención expresó su repudio por las situaciones que atravesaban las provincias de San Juan y Corrientes, señalando que el cuadro político imperante en ellas no ofrecían las debidas garantías constitucionales. Pese a la decisión de concurrir a elecciones nacionales y provinciales, se autorizó a la junta ejecutiva, en el supuesto de que la situación se agravara, a adoptar las medidas que se estimaran conducentes y hasta disponer la abstención del partido si se considerara necesario.

Se eligió candidatos a diputados nacionales a los doctores Eduardo Brouchou y Adolfo Contte (h) y además los candidatos a los cargos electivos provinciales.

Se dio mandato expreso a los legisladores nacionales para que propiciaran en el Congreso Nacional la sanción del proyecto de ley de Intervención Federal a la provincia, ya presentado y en trámite, y a los legisladores provinciales para que promovieran investigación sobre la mala actuación de la policía, a la que consideraban causante del aumento de la delincuencia, y sobre los malos manejos de los fondos públicos(5).

(5) Diario “La Prensa”, (Buenos Aires), ediciones del 4 y 5 de Febrero de 1934. Los candidatos a senadores fueron: doctor Alfredo Robaz, Julián Montiel, Justo P. Marín, Víctor Zoa Fonseca y Teófilo Moreyra y, como suplentes, el doctor Francisco F. Contte y Adolfo Acuña. Para Diputados: Mario Speroni, Manuel Trim, García Mendolla, Juan Echeverría, Carlos Serrati, Simón Bustinduy, Leandro Godoy, Raúl Ortiz y Pedro Barbieri y, como suplentes, José Añasco, Juan Sitjá, Oreste Vila y Protacio Maidana. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Benjamín S. González al doctor Pedro Numa Soto. 1925-1935)” (1999). Ed. Dunken, Buenos Aires.

A su vez, la junta ejecutiva del partido socialista tradicional eligió candidatos a diputados nacionales a Eduardo A. Miranda Gallino y Raúl M. Basterrechea pero, la Junta Escrutadora Nacional resolvió no aceptar esas nominaciones por haber sido pedidas fuera de término y además por intermedio de la Federación Socialista, cuando la autoridad reconocida ante la autoridad electoral era la “Federación Socialista Argentina”. Luego proclamaron candidatos a legisladores provinciales(6).

(6) Diario “La Prensa”, (Buenos Aires), ediciones del 13, 18, 21 y 28 de Febrero; y 25 de Marzo de 1934. Los candidatos a senadores provinciales fueron: Germán Pañer, José Pavlosky, Raúl Basterrechea y Dalmiro Cuadrado. Para diputados provinciales: Sebastián Segovia, Francisco Richeni, Diego Perkins, Germán Pañel, Vicente García, Antonio Ross, Raúl Basterrechea, Facundo Romero y Héctor Lagraña. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Benjamín S. González al doctor Pedro Numa Soto. 1925-1935)” (1999). Ed. Dunken, Buenos Aires.

También los comunistas distribuyeron boletas conteniendo la nómina de sus candidatos a senadores y diputados provinciales(7).

(7) Diario “La Prensa”, (Buenos Aires), edición del 25 de Marzo de 1934. Fueron candidatos a senadores: Marcos Kanne, Américo Alfaro, Lorenzo Picasso, Ventura Ríos y Oscar Dalurzo. Para diputados, figuraban las mismas personas, a las que se agregaban los nombres de Pedro Ibarra, José Benítez, Telésforo Nuñez y Julio Lei. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Benjamín S. González al doctor Pedro Numa Soto. 1925-1935)” (1999). Ed. Dunken, Buenos Aires.

Finalmente, el radicalismo personalista, consecuente con su posición partidaria nacional, y hallándose intervenido el distrito provincial, decretó su abstención tanto para los comicios provinciales como los nacionales.

- Los comicios nacionales

Para el 4 de Marzo de 1934 se había convocado a elecciones de renovación de la mitad de la Cámara de Diputados de la Nación, correspondiendo al Distrito Corrientes elegir 3 diputados. La campaña electoral se desarrolló dentro de una relativa normalidad, existiendo algunas denuncias por parte del liberalismo acerca de la intromisión de funcionarios públicos nacionales y provinciales en favor de los candidatos de la “concordancia”, los que fueron derivados al Ministerio del Interior y a la Junta Escrutadora Nacional(8).

(8) Diario “La Prensa”, (Buenos Aires), edición del 4 de Febrero de 1934. La junta escrutadora nacional estaba integrada por el juez federal, doctor Amado Sosa, que la presidía; y, como vocales, el presidente del Superior Tribunal de Justicia, doctor Domingo Danuzzo, y el fiscal federal, doctor Juan Carlos Lubary. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Benjamín S. González al doctor Pedro Numa Soto. 1925-1935)” (1999). Ed. Dunken, Buenos Aires.

Se puso especial énfasis en la denuncia acerca de un proyectado “desdoblamiento” de los partidos de la “concordancia”, que habían hecho circular boletas de candidatos con los cambios alternativos de los nombres de los ciudadanos proclamados por las respectivas convenciones autonomista y antipersonalista. Por ello pedían a la junta escrutadora nacional que se reservaran -para después del escrutinio- todas las boletas en las que se comprobara el cambio alternativo de candidatos, para remitirlas en su oportunidad a la Cámara de Diputados de la Nación, cuerpo al que correspondía el juicio definitivo de las elecciones.

Pedían además que se realizara un cómputo adicional tendiente a determinar el cambio alternativo en dichas boletas. Los autonomistas habían proclamado dos candidatos a diputados con los cuales disputaría la mayoría. Y los antipersonalistas habían consagrado uno para aspirar sólo a la minoría.

La denuncia liberal afirmaba que los autonomistas, borrando alternativamente en cierto número de boletas los nombres de los doctores Solari o Candia, lo reemplazaban por Ayala López Torres, tratando de dar a éste el número de sufragantes necesarios para obtener la minoría, en perjuicio del partido liberal.

Reclamaban también del Ministerio de Gobierno denunciando “la descarada participación de funcionarios y empleados provinciales en la propaganda electoral y el secuestro de libretas de afiliados liberales”. Citaban como demostración concluyente que en la Ciudad de Mercedes, el vicegobernador Pedro Resoagli, el comisario Fidencio Miño y el intendente municipal Feliciano Delgado, con grandes pañuelos rojos al cuello, acompañados por otros funcionarios de menor jerarquía, encabezaron una manifestación política que desfiló por las principales calles de la ciudad.

Se denunció también al gobernador del Territorio del Chaco, doctor José Conrado Castells, por favorecer abiertamente a los partidos de la “concordancia” con el envío de ciudadanos que residían en aquel territorio para apoyarlos con su voto(9), vieja práctica de la que ningún partido estaba libre de haber incurrido.

(9) Diario “La Nación”, (Buenos Aires), edición del 2 y 3 de Marzo de 1934. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Benjamín S. González al doctor Pedro Numa Soto. 1925-1935)” (1999). Ed. Dunken, Buenos Aires.

Un hecho significativo del progreso que se iba introduciendo en las campañas políticas, fue la intensa propaganda realizada por intermedio de la radiotelefonía, de que hizo uso el partido autonomista, por primera vez en esta provincia(10).

(10) Diario “La Prensa”, (Buenos Aires), edición del 8 de Febrero de 1934. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Benjamín S. González al doctor Pedro Numa Soto. 1925-1935)” (1999). Ed. Dunken, Buenos Aires.

Las elecciones se llevaron a cabo en el mayor orden, votando en la provincia algo más del 65 % de los empadronados y, efectuado el escrutinio, correspondió la mayoría a los candidatos del partido autonomista logrando, el doctor Felipe C. Solari, 30.630 sufragios y el doctor Cornelio Candia, 30.456. La minoría fue lograda por el candidato liberal, doctor Eduardo Brouchou, que obtuvo 24.072 votos sobre 23.972 que obtuvo su compañero de fórmula, el doctor Adolfo Contte (h).

Con relación a los comicios nacionales de 1931, los autonomistas habían aumentado unos 4.000 sufragios, mientras los liberales -por su lado- perdían alrededor de 5.000. Los socialistas lograron 764 sufragios, los comunistas 211 y, votaron en blanco, 3.538 ciudadanos.

Por su parte, el candidato radical antipersonalista, doctor Francisco Ayala López Torres sólo logró 19.630 sufragios, esto es que la denunciada maniobra de desdoblamiento no llegó a tener éxito, pero era evidente que el antipersonalismo logró cifras inusuales, teniendo en cuenta los resultados de comicios anteriores.

En un enérgico editorial, el diario “La Nación” se refería a estas maniobras electorales condenables y, haciendo referencia a que la Junta Electoral Nacional había desestimado la denuncia del partido liberal por considerarlo improcedente, por cuanto se trataba de un acto aún no consumado, pero también porque la ley electoral no establecía sanción alguna para el hecho cuya perpetración se anunciaba.

Coincidía en tal sentido el editorialista, que ello resultaba lamentable -decía- debiendo considerarse a esto como una falla de la ley en considerar y condenar este repudiable procedimiento político:

Porque se trata de un ardid delictuoso, encaminado a la usurpación de lo que la legislación electoral ha querido reservar para otro partido que el favorecido por la mayoría. Con la oportuna simulación de un cisma o escisión entre sus fuerzas, una agrupación puede apoderarse de tal manera del total de las bancas en juego, lo que constituye una violación flagrante de la Ley Saenz Peña, agravada con la burla implícita de una aparente sumisión a sus disposiciones”.

Consideraba que si podía escaparse a sanciones legales, no debía escapar a la condenación moral de la opinión pública, ya que ello burlaba la concepción de la ley electoral vigente, o sea, la existencia de dos partidos principales, destinados a fiscalizarse y contrabalancearse mutuamente. La obtención de todos los cargos electivos por una sola fracción política, al anular este objetivo -terminaba diciendo- constituye un atentado que debe atraer la censura de la conciencia colectiva y el desprestigio de los partidos que lo cometan(11).

(11) Diario “La Nación”, (Buenos Aires), edición del 5 de Marzo de 1934. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Benjamín S. González al doctor Pedro Numa Soto. 1925-1935)” (1999). Ed. Dunken, Buenos Aires.

Pero no debe dejar de recordarse de que se trataba, en realidad de verdad, de dos agrupaciones políticas absolutamente diferenciadas, aunque estuvieran unidas en ese momento en un pacto de co-gobiemo provincial.

La Junta Electoral proclamó a los candidatos electos, sin haberse producido protestas ni reclamos de ningún género(12).

(12) Diario “La Prensa”, (Buenos Aires), ediciones del 7 de Noviembre y 15 de Marzo de 1934. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Benjamín S. González al doctor Pedro Numa Soto. 1925-1935)” (1999). Ed. Dunken, Buenos Aires.

En general, las elecciones en el orden nacional favorecieron a los partidos de la “concordancia”. En la Ciudad de Buenos Aires triunfaron los socialistas y en segundo lugar los demócrata nacionales. En Santa Fe, la mayoría fue para los demócrata progresistas y la minoría para los antipersonalistas, que triunfaron en Entre Ríos y Tucumán. En la provincia de Tucumán ganaron los radicales unificados. En las provincias de Buenos Aires, Catamarca, Córdoba, Jujuy, Mendoza, Salta y San Juan ganaron los demócrata nacionales, además de Corrientes con el nombre de Autonomista.

Los resultados generales del país determinaron el siguiente cuadro de situación en la Cámara de Diputados: los demócrata nacionales lograron 35 bancas, es decir, aumentaron 8 con relación a los que habían cesado del mismo partido; los socialistas mantuvieron las 21 bancas que habían cesado; los socialistas independientes, de 7 que tenían sólo lograron reponer 2; los radicales antipersonalistas, de 14 pasaron a 8; los radicales de Entre Ríos lograron 3 bancas; los demócrata progresistas mantuvieron las 6 que habían cesado; los radicales concurrencistas lograban 5 bancas; y los liberales de Corrientes que habían perdido 2, recuperaron sólo 1(13).

(13) Diario “La Prensa”, (Buenos Aires), edición del 31 de Marzo de 1934. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Benjamín S. González al doctor Pedro Numa Soto. 1925-1935)” (1999). Ed. Dunken, Buenos Aires.

Información adicional