El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

La elección provincial de 1934

Tres semanas después de las elecciones nacionales se llevaban a cabo las elecciones para renovar un tercio del Senado y la mitad de la Cámara de Diputados de la provincia. Los mismos partidos que participaron de la elección nacional se enfrentaban nuevamente en el escenario provincial, segunda y tercera sección electoral.

Se advirtió extraordinario entusiasmo en la campaña proselitista, lo cual estaba vinculado a la futura composición de la Legislatura, dado que a ella le correspondería la elección del futuro senador nacional al vencer el mandato del doctor Juan Ramón Vidal.

En general, el partido autonomista ganó en todos los departamentos, con excepción de Mercedes, Lavalle y Monte Caseros, donde triunfó el partido liberal.

Los guarismos fueron, para Senadores, los siguientes: partido autonomista, 9.093; partido liberal, 8.766; partido radical antipersonalista, 4.101. El cuociente electoral fue de 4.437, adjudicándose así dos senadores a los autonomistas, dos a los liberales y uno a los antipersonalistas. Es decir que en el Senado la situación no había variado, pues los partidos habían recuperado los legisladores que cesaban.

En Diputados, el partido autonomista logró 7.827 votos; el partido liberal, 6.678; y el partido radical antipersonalista, 2.427. El cuociente electoral fue de 1.917 votos, correspondiendo así a los autonomistas cuatro diputados; a los liberales cuatro, y a los antipersonalistas uno, es decir, que tampoco el otro cuerpo legislativo sufrió modificaciones en su composición por sectores políticos.

- La discusión en el Congreso Nacional

El candidato del partido liberal, doctor Adolfo Contte (h), impugnó en la Cámara de Diputados de la Nación la elección de Corrientes, denunciando la maniobra de “desdoblamiento” del partido autonomista en favor del candidato radical antipersonalista y en perjuicio de su agrupación la que -según el memorial presentado- se habría abandonado el mismo día del comicio por temor a afectar su propia situación electoral, con beneficio para el partido liberal.

Denunciaba también la acumulación de votos del partido radical antipersonalista a favor de los candidatos autonomistas, en la proporción de 8.408 sufragios para el candidato, doctor Solari, y 8.270 para el doctor Candia, solicitando en definitiva la anulación de dichos votos, cuya deducción del total computado en la operación de escrutinio desplazaría del puesto de la mayoría a los candidatos autonomistas.

Este trámite lo analizó la comisión respectiva, informando en la oportunidad el diputado Vischi en el sentido del rechazo del pedido, entendiendo que los votos aparecidos en boletas de distintos partidos con candidatos de distinta afiliación, no habían alterado el resultado final del escrutinio y, siguiendo el temperamento adoptado por la comisión en otros casos, correspondía desestimar la impugnación.

El diputado liberal, doctor José A. Contte, hizo una amplia exposición sobre el sufragio popular y reseñó la evolución política argentina hasta 1912, “en que la Ley Saenz Peña dio término al imperio de los Gobiernos de fuerza y de los políticos sin escrúpulos”, analizando luego los términos de la ley electoral vigente y "de los resortes que empezaron a usarse en algunas provincias para desvirtuar el espíritu y letra de esa ley y, luego de criticar al Ejecutivo Provincial por las presiones sufridas por el electorado, que fueron oportunamente denunciados por el partido liberal”, incursionó sobre otras áreas del quehacer de la provincia para demostrar -dijo- la subversión institucional en que se desenvolvía, para entrar finalmente a considerar el tema central del “desdoblamiento” que dividió en “simple” y “acumulativo”, reiterando el pedido hecho en un extenso memorial a la comisión de poderes, para que se anularan los votos emitidos en boletas impresas que llevaban el nombre del candidato antipersonalista, doctor Ayala López Torres y uno de los candidatos del partido autonomista, reclamando finalmente el castigo del delito por la violación de la ley electoral.

Correspondió al diputado electo autonomista, doctor Cornelio Candia, la defensa del escrutinio realizado, rechazando los conceptos vertidos por el doctor Contte y señalando que se había procedido a proclamar a los candidatos triunfantes sin que hubieran existido reclamaciones, y afirmando que en Corrientes existía un Gobierno de absoluta normalidad y el pueblo en las últimas elecciones había votado libremente.

Cerró el debate el diputado socialista Enrique Dickmann, expresando que frente a lo sucedido en Corrientes, ningún partido serio puede presentarse a comicios, reclamando puesto de minoría y mucho menos desde que se modificó la ley electoral, para evitar maniobras conocidas, aunque entendiendo que la comisión no había podido proceder de otra manera distinta a su dictamen, pero el debate servía -afirmó- para apuntar conceptos interesantes con referencia a una posible reforma de la ley que, de llevarse a efecto, debería comprender la prohibición de oficializar boletas electorales de simple minoría.

La impugnación fue rechazada y se incorporaron los diputados Candia, Solari y Brouchou(1).

(1) Diario “La Prensa”, (Buenos Aires), edición del 25 de Abril de 1934. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Benjamín S. González al doctor Pedro Numa Soto. 1925-1935)” (1999). Ed. Dunken, Buenos Aires.

- La discusión en la Legislatura Provincial

En el trámite de aprobación de los comicios de diputados provinciales se produjo un incidente, en el que afortunadamente no hubo que lamentar víctimas. La Comisión de Poderes se expidió en sentido favorable, por intermedio del diputado autonomista Silvio Velazco y, acto seguido, el representante liberal Leandro Godoy anticipó el voto favorable de su sector, expresando que lo hacía de esta manera para llevar tranquilidad a la provincia, aunque quería dejar constancia de las irregularidades cometidas por las autoridades.

Los antipersonalistas Manuel H. Esquivel y Mario Rey replicaron, haciendo el elogio del Gobierno y, seguidamente, habló el diputado liberal Jorge I. Rivero, quien se refirió a las elecciones de San Cosme, donde se habían producido hechos de violencia, oportunamente denunciados, y fustigando la actitud del diputado antipersonalista Indalecio Bustinduy en esos hechos, originándose un incidente entre ambos que culminó con la extracción de armas de fuego, escuchándose en ese momento dos disparos que provenían de la galería de la barra, lo que produjo la lógica confusión, advirtiéndose que varios legisladores y personas del público extrajeron sus armas.

Afortunadamente con la mediación de varios diputados y la decisión de la presidencia de desalojar la barra, puso orden en la Sala, pasándose a cuarto intermedio a propuesta del diputado liberal Raúl Requena. Como consecuencia de la agresión, tomó intervención el juez del Crimen, advirtiéndose que uno de los disparos había pegado sobre el pupitre del diputado Esquivel, cercano al de Bustinduy.

Al día siguiente se realizó con toda calma la sesión, aprobándose los comicios y procediéndose al sorteo de las bancas, correspondiendo a J. Victoriano López, Pablo Delgado, Juan Pedro Danuzzo Amadey e Ireneo Cendoya, por el autonomismo; Leandro Godoy, Simón Bustinduy, Manuel García Mansilla y Pedro Aguirre, por el liberalismo; y Marciano H. Encina por el radicalismo antipersonalista.

En la Cámara de Senadores se aprobó sin problemas la elección y en el sorteo de las bancas resultaron favorecidos, por el partido autonomista, el doctor Pedro Díaz Colodrero y Joaquín Raggio; por el partido liberal, Adolfo Acuña y Justo P. Marín; y por el antipersonalismo, Arístides Olivieri(2).

(2) Diario “La Prensa”, (Buenos Aires), ediciones del 21 y 22 de Abril de 1934. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Benjamín S. González al doctor Pedro Numa Soto. 1925-1935)” (1999). Ed. Dunken, Buenos Aires.

Fueron proclamadas sus autoridados, resultando vicepresidente 1ro. el doctor Pedro Díaz Colodrero y, vicepresidente 2do., el doctor Fernando S. Agrelo.

- Elecciones municipales de la Capital

En el mes de Abril se llevaron a cabo las elecciones para designar a la totalidad de los concejales, ya que el respectivo Concejo había sido intervenido oportunamente, cesando sus integrantes.

Se presentaron a competir los dos partidos integrantes de la “concordancia”, es decir, autonomistas y radicales antipersonalistas, con una lista común que llevaba como candidatos a Rafael M. Lubary, doctor Justino Carballo Romero, doctor Sebastián Meana Colodrero, Rolando Casal, Samuel R. Domínguez, Saturnino Estévez, Cecilio Escobar y Rodolfo F. Fernández, de filiación autonomista; y Pedro A. Cremonte, Facundo Canevaro y Bernardino Rey, antipersonalistas.

Concurrieron, además, el partido socialista y, lo que fue una novedad, el nuevo partido denominado “fascista”, que consagró como candidatos a Egidio E. Zapico y Antonio Cena.

El partido liberal decidió no presentarse a elecciones, argumentando la existencia de serias deficiencias en el padrón calificado que era empleado para el comicio y, el radicalismo personalista, consecuente con la posición nacional, se abstuvo de concurrir.

Sobre 1.535 inscriptos en los padrones, concurrieron 834 votantes, obteniendo la “concordancia” 760 votos, los socialistas 59 y los fascistas 8. El cuociente fue de 69, correspondiendo 11 bancas por cuociente al oficialismo y 1 banca por mayor residuo al partido socialista.

Aprobados los comicios, se eligieron sus autoridades, correspondiendo las presidencias a Rafael M. Lubary; la vicepresidencia 1ra. a Pedro A. Cremonte; la vicepresidencia 2da. a Rolando Casal; y la secretaría a Juan Carlos Arduino Ortiz(3).

(3) Diario “La Prensa”, (Buenos Aires), ediciones del 6, 14, 22, 24 y 29 de Abril de 1934. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Benjamín S. González al doctor Pedro Numa Soto. 1925-1935)” (1999). Ed. Dunken, Buenos Aires.

- Los acontecimientos de San Juan

A fines de Febrero de produjo en la provincia de San Juan un movimiento sedicioso, pero éste, contrariamente a los que se venían gestando hasta ahora, no era de signo radical, sino provocado por sectores conservadores disconformes con el Gobierno del doctor Federico Cantoni.

El partido demócrata ya había pedido en Enero la Intervención Federal amplia a la provincia, pero no se lograba el objetivo ante las dudas de atacar a un potencial amigo del Gobierno Nacional.

Los insurgentes intentaron tomar la Casa de Gobierno, produciéndose un violento tiroteo, al que puso fin la intervención del Ejército, por orden del Gobierno Nacional. La junta insurrecta había declarado caducos los poderes Ejecutivo, Legislativo, Judicial y Municipal de la provincia. Inmediatamente se la declaró Intervenida, para asegurar la forma republicana de gobierno, designándose, en carácter de comisionado nacional, al contralmirante Ismael Galíndez.

De acuerdo a la información periodística, fueron tres grupos los promotores del alzamiento: los que seguían al ingeniero Porto, los demócrata nacionales y los socialistas de la Casa del Pueblo. Según se afirmaba, intervinieron elementos de las provincias de Mendoza y Buenos Aires, pagados al efecto.

Las autoridades del partido Demócrata Nacional, por intermedio de su presidente, el senador Robustiano Patrón Costas, se solidarizó con los correligionarios de San Juan, felicitándolos por su cruzada valerosa, para conseguir que en esa provincia vuelva a regir el imperio de las instituciones democráticas, la tranquilidad en los hogares angustiados, la paz en los espíritus y la confraternidad entre sus hijos, divididos por el odio que engendrara el despotismo y la violencia(4).

(4) Diario “La Prensa”, (Buenos Aires), ediciones del 22, 23 y 24 de Febrero de 1934. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Benjamín S. González al doctor Pedro Numa Soto. 1925-1935)” (1999). Ed. Dunken, Buenos Aires.

El depuesto gobernador Cantoni, herido y agravado su estado de salud, se trasladó a Mendoza para su asistencia médica.

Información adicional