El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

La marcha del Gobierno Provincial en 1937

La realización de los comicios y las renovadas protestas de los liberales acerca de la comisión de fraudes electorales, no afectaban demasiado la tranquila vida provinciana. El Gobierno continuaba su tarea, ahora con la mayor tranquilidad que suponía contar con cómoda mayoría en ambas Cámaras, que le permitía obtener la sanción de las leyes que le fueran requeridas para su gestión.

El gobernador solicitaba de las autoridades nacionales la realización de estudios para dotar de riego a zonas de la Capital, San Cosme, San Luis y Empedrado, a fin de intensificar el cultivo agrícola y frutihortícola y, la antigua colonia penal “Nueva Valencia” era vendida a la firma “La Arrocera Argentina, Frugone y Preve Limitada”, que la destinaría a la explotación arrocera de grandes proporciones.

Se disponía la licitación de las obras de un Hotel Casino, con no menos de 100 habitaciones y salas de juego, mientras al mismo tiempo se clausuraba la casa de juegos “La Morisca” de la capital; se adquirían propiedades a la vera del río, entregadas al Gobierno Nacional para continuar con las obras de la Avenida Costanera en las cercanías del regimiento 9 de infantería y se aceptaba la donación de la estatua “Taraguy” del escultor correntino Amado Puyau, que sería emplazada en los jardines de ese paseo.

Se recibía con gran entusiasmo la noticia de que las comisiones técnicas argentino-brasileñas habían arribado a Paso de los Libres y Uruguayana para realizar los estudios correspondientes al futuro puente que uniría estas ciudades; se disponía y realizaban los trabajos para determinar con exactitud el monto de la deuda flotante del Estado Provincial; y se depositaba, a la orden del municipio de la capital la suma de $ 612.000, recibidos como anticipo del Tesoro Nacional, con lo cual se regularizará su situación económica después de varios años de no poder hacerlo, dejando al día sus servicios.

Se disponía que el edificio que había servido de leprosario en las inmediaciones de la capital fuera totalmente demolido, incinerándose sus restos, para evitar un eventual contagio.

En el orden educacional y por acción del presidente del Consejo Superior de Educación, Eugenio Laffont, se procedía a incorporar a los programas de las escuelas fiscales la enseñanza de la moral cristiana, mientras que en las salas de Tribunales de Justicia se entronizaban crucifijos con toda solemnidad.

Mientras el senador, doctor Juan Ramón Vidal -acompañado del intendente municipal Pedro Resoagli- visitaba los astilleros de Pedro Tegiacchi, donde se construía un barco para transporte de ganado con capacidad para 600 animales, se recibía con gran optimismo la noticia de que se invertiría la suma de $ 6.000.000 en obras públicas a realizarse en la provincia.

Habiéndose requerido de todas las provincias -por virtud de la ley 12.251- el envío de los antecedentes de sus títulos de dominio sobre el patrimonio territorial provincial, se resolvía pedir a los convencionales constituyentes sobrevivientes de la Convención Reformadora de 1913, todos los datos y elementos de juicio que sirvieron para fundar su voto aprobatorio del artículo 2 de la Constitución reformada, que se refería precisamente a ese tema y se designó al senador Vidal para representar a la provincia ante dicho organismo.

El Gobierno, ante los ataques injuriosos de la prensa opositora, promovió sendas querellas contra sus autores. Así lo hizo el interventor de la Dirección Provincial de Vialidad y también el gobernador de la provincia ante ataques del diario “El Noticioso”, que respondía a los intereses del partido liberal, y solicitó el desafuero del diputado Ricardo Velar, que se manifestaba director de ese medio periodístico.

Más adelante, el ministro de Gobierno, ante la publicación de ciertas cartas que se le atribuían y lo comprometían, se vio en la necesidad de renunciar, para asumir con mayor libertad la defensa de su buen nombre y honor. Fue designado entonces, en su reemplazo, Pedro Bonastre.

Durante todo el año continuó esta situación y, en una de las tantas causas, se dictó sentencia condenatoria contra el director propietario del semanario “Proa”(1).

(1) Diario “La Prensa”, (Buenos Aires), ediciones del 31 de Enero; 5 de Febrero; 2 de Marzo de 1936; 18 de Septiembre, 3 de Octubre; y 3 de Diciembre de 1937. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Juan Francisco Torrent al doctor Blas Benjamín de la Vega. 1936-1946)” (1997). Ed. EUDENE (Editorial Universitaria de la Universidad Nacional del Nordeste), Corrientes.

En los primeros meses del año, el gobernador, doctor Juan Francisco Torrent, inició una gira por los departamentos de Mercedes, Curuzú Cuatiá, Monte Caseros, Paso de los Libres, Alvear y Santo Tomé, visitando además las localidades de Guaviraví y Yapeyú, acompañado de una numerosa comitiva, con el objeto de interiorizarse personalmente de los problemas de esas zonas, y tenía previsto visitar los Departamentos de la costa del Alto Paraná más adelante(2).

(2) Diario “La Prensa”, (Buenos Aires), ediciones del 2 y 5 de Mayo de 1937. Acompañaban al doctor Torrent el vicegobernador, Pedro Cremonte; el ministro de Hacienda, doctor Juan P. Danuzzo Amadey; el presidente del Superior Tribunal de Justicia, doctor Julio A. Lugones; el presidente de la Cámara de Diputados, José A. Borda; el presidente de la Caja de Jubilaciones, doctor Pedro Amadey; el presidente del Consejo de Educación, Eugenio Laffont; el jefe de la División Paraná Superior y Bermejo de la nación, José Zelada; el gerente del Banco de la Nación Argentina, Juan Carlos Oliver; el inspector de la Dirección de Agricultura e Industria, agrónomo Fausto Fernández; el director de Ganadería, doctor Humberto Costa; el Inspector General de Colonias, Elías Abad; el juez del Crimen, doctor Félix N. Rodríguez Santa Ana;el director de Tierras y Colonias, ingeniero Antonio Samela; el ingeniero de Vialidad, Federico Cámara; el director de Salubridad, doctor Juan Ramón Díaz Colodrero; el agrónomo regional Mario Vera; el agrónomo de Sanidad Vegetal, Wilfrido D’Angelo; el secretario de la gobernación, Rómulo G. Artieda; el camarista del Superior Tribunal de Justicia, doctor Juan T . Figuerero; el secretario de la gobernación, Manuel R. Botello; el secretario de policía, Amaro M. Cundom; el subsecretario de Hacienda, doctor Carlos Porta; el Oficial Mayor de la gobernación, Oscar F. Delpiano; el Escribano de Gobierno, J. Alcides Ramos; el inspector de colonias, Héctor López Herrera; el secretario del Consejo de Educación, Genaro Verón; el director de Estadísticas, Nicandro M. Paiva; el Procurador General de la provincia, doctor Diego Meana Colodrero; el secretario de la Cámara de Apelaciones, Víctor N. Claver; el profesor del Colegio Nacional, doctor Hernán Félix Gómez; y los señores Julio Corrales Abelenda y doctor Gregorio G. de la Fuente. Como se advierte, ¡prácticamente todo el Gobierno! // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Juan Francisco Torrent al doctor Blas Benjamín de la Vega. 1936-1946)” (1997). Ed. EUDENE (Editorial Universitaria de la Universidad Nacional del Nordeste), Corrientes.

A su regreso de la gira, a fines del mes de Mayo, el gobernador dio lectura a su mensaje, inaugurando ante la Asamblea Legislativa el período ordinario de sesiones. Luego de hacer un análisis de los adelantos en materia agrícola e industrial de la provincia, se refirió al tema de la lucha contra el comunismo, que encaró el Poder Ejecutivo con energía y sin debilidades frente a la infiltración de esa ideología que se estaba produciendo en los países americanos.

Dijo que pudiendo reprimir esos desbordamientos mediante el simple ejercicio del poder de policía, prefirió someterlo a la Legislatura, para que la mesura de juicio le orientara mejor en esta emergencia y, al agradecer la sanción de la ley, señalaba que ella había servido de base a estudios y sanciones análogas en gran parte del país.

Luego de referirse al crédito interno y externo de la provincia que había sido levantado por este Gobierno, habló de la acción política, realizada en armonía con la de la nación, dentro del ejercicio honesto de las prácticas federales sin concesiones que fueran en desmedro de la autonomía provincial, pero absolutamente acorde con la orientación económica y nacionalista del presidente de la nación, al que consideraba compenetrado de los mismos deseos patrióticos que animaban la marcha de su Administración.

En su amplio mensaje, se refirió a las últimas elecciones provinciales que se realizaron con corrección y en orden, tratando luego los temas de Administración de Justicia y la lucha contra el cuatrerismo, el régimen municipal, la sanidad, la situación económica, la instrucción pública, las obras de vialidad y la situación financiera, terminando con una exhortación final a todos los correntinos(3).

(3) Diario “La Prensa”, (Buenos Aires), edición del 30 de Mayo de 1937. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Juan Francisco Torrent al doctor Blas Benjamín de la Vega. 1936-1946)” (1997). Ed. EUDENE (Editorial Universitaria de la Universidad Nacional del Nordeste), Corrientes.

El Senado Provincial, que había elegido su mesa directiva confirmando como vicepresidente 1ro. al doctor Pedro Díaz Colodrero y, 2do. a Augusto Olivieri -que ya venían del ejercicio anterior- prestó una serie de acuerdos para la designación de magistrados y funcionarios, conforme a las disposiciones constitucionales(4).

(4) Diario “La Prensa”, (Buenos Aires), edición del 19 de Febrero de 1937. Al doctor Juan T. Figuerero, como camarista del Superior Tribunal de Justicia (edición del 2 de Julio de 1937); al ingeniero Federico Cámara, como presidente del Directorio de Vialidad Provincial; a Mario Avalos Billinghurst, como intendente de la Ciudad de Goya; y al doctor Andrés Paris, como Defensor de Menores en Goya (edición del 27 de Octubre de 1937). Designación por un nuevo período a los miembros del Consejo de Educación, Mariano Llano y Patricio González, que habían terminado su mandato. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Juan Francisco Torrent al doctor Blas Benjamín de la Vega. 1936-1946)” (1997). Ed. EUDENE (Editorial Universitaria de la Universidad Nacional del Nordeste), Corrientes.

Entre otros asuntos, el Senado sancionó una ley de empréstito, para lo cual era necesario contar con los dos tercios del total de los miembros -o sea, nueve legisladores- pero la Concordancia no contaba con esa mayoría en el Senado. La sorpresa la dio el representante radical, Emilio L. Monzón, al votar favorablemente la iniciativa del Poder Ejecutivo, posibilitando así la sanción definitiva.

El interés que existía por esta ley era el de que muchos empleados y docentes cobrarían así sus sueldos atrasados ya que, entre otros conceptos, se destinaría al pago de los bonos de la ley Nro. 611, bonos de los que muchos empleados se habían desprendido a valores muy inferiores, pero que imprevistamente adquirieron una suba en sus cotizaciones(5).

(5) Diario “La Prensa”, (Buenos Aires), edición del 30 de Octubre de 1937. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Juan Francisco Torrent al doctor Blas Benjamín de la Vega. 1936-1946)” (1997). Ed. EUDENE (Editorial Universitaria de la Universidad Nacional del Nordeste), Corrientes.

El Gobierno Provincial concretaba sus propósitos de desarrollar una política de colonización y, en ese año, llegaron 50 familias -en su mayoría austríacos y españoles- trabajadores rurales, destinados a la Colonia Tatacuá, traídos por el industrial, señor Trotz. Asimismo, por decreto, se comisionaba al doctor Antonio Peluffo, con carácter ad honorem, para que estudiara la posibilidad de atraer a esta provincia familias europeas seleccionadas, con capital propio y las garantías de idoneidad, salud y moralidad necesarias para llevar a la práctica el vasto plan de colonización proyectado por el Gobierno(6).

(6) Diario “La Prensa”, (Buenos Aires), ediciones del 9 de Junio y 9 de Julio de 1937. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Juan Francisco Torrent al doctor Blas Benjamín de la Vega. 1936-1946)” (1997). Ed. EUDENE (Editorial Universitaria de la Universidad Nacional del Nordeste), Corrientes.

Con el auspicio gubernativo se preparaba una exposición ganadera, agrícola y comercial, en la que la provincia exhibiría todo su potencial, a cuyo efecto se formó una comisión integrada por funcionarios y representantes de las fuerzas vivas(7).

(7) Diario “La Prensa”, (Buenos Aires), edición del 15 de Julio de 1937. Componían la comisión, además de la mayoría de los funcionarios que lo acompañaron en su gira, el presidente de la Sociedad Correntina de Hacendados, doctor Rodolfo Danuzzo; los presidentes de las Sociedades Rurales de Curuzú Cuatiá, Mercedes, Paso de los Libres y Curuzu Cuatiá, Luis F. Bobbio, Mario Speroni, A. Faraldo y Juan Ortíz Pereyra, respectivamente; el presidente de la Cámara de Comercio, Jaime Chico; el presidente de la Asociación Comercial, Juan de Iriarte; el presidente de la Asociación de Comercio y Producción de Goya, Agustín M. Speroni; el presidente de la Sociedad Defensa de General Paz, F. Schocron; el vicepresidente de la Junta Reguladora del Tabaco, Policarpo Pando; el director de la Escuela de Experimentación, ingeniero Carmelo Cello; el senador provincial, doctor Oscar M. de Llano; el director de Agricultura e Industria, Manuel A. Osorio; y los señores Adriano Nalda, Cecilio Escobar, Arnaldo Ragazzi, Federico Trotz, Otilio González Ramírez, doctores Adolfo Benito Sánchez y Rafael Gallino Hardoy; Carlos R. de Barbieri, Eduardo Miranda Gallino, Enrique B. Graham, Adelio Patono, Isidro Pipaon, Aníbal Z. Cremonte, Antonio E. Erochesky y Antonio Gorrochategui. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Juan Francisco Torrent al doctor Blas Benjamín de la Vega. 1936-1946)” (1997). Ed. EUDENE (Editorial Universitaria de la Universidad Nacional del Nordeste), Corrientes.

No escapaban al gobernador las inquietudes culturales y una de sus manifestaciones fue la creación de la Junta de Estudios Históricos, que tuvo a su cargo reunir el acerbo documental de la región y estimular los estudios conexos, debiendo publicar periódicamente un boletín, y que dependería del Ministerio de Gobierno de la provincia, estando constituida por 10 miembros.

El P. E. procedía a designar por ahora cinco miembros fundadores en las personas de los doctores Juan Ramón Mantilla, Hernán Félix Gómez, Justo Díaz de Vivar, Pedro Díaz Colodrero y Manuel Vicente Figuerero, los que tendrían a su cargo ir incorporando a otros historiadores cuando lo reputaran necesario(8).

(8) Diario “La Prensa”, (Buenos Aires), edición del 22 de Julio de 1937. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Juan Francisco Torrent al doctor Blas Benjamín de la Vega. 1936-1946)” (1997). Ed. EUDENE (Editorial Universitaria de la Universidad Nacional del Nordeste), Corrientes.

El gobernador no era desafecto a los homenajes proyectados en su honor. Ya lo habían hecho los maestros el año anterior; ahora les correspondía a los deportistas expresar su satisfacción por la gestión gubernativa. El primero de ellos fue de la Liga Correntina de Fútbol y le siguió el de la Federación Correntina de Basquetbol, que le había concedido el titulo de socio honorario.

Y de allí que tampoco pudiera estar ausente en la demostración ofrecida al gobernador de la provincia de Buenos Aires, doctor Manuel Fresco, que organizaba el comité de la juventud nacionalista argentina, con motivo de cumplirse el primer aniversario de su gestión. Allí estuvo -para representarlo- el doctor Hernán Félix Gómez(9).

(9) Diario “El Liberal”, (Corrientes), ediciones del 10 y 20 de Febrero de 1937. El doctor Gómez envió al gobernador el siguiente telegrama:
“Honradísimo acepté su representación ante gobernador Buenos Aires, asistiendo acto La Plata. Su amigo gobernador, doctor Fresco, agradece profundamente adhesión fraterna de la cual dejóse constancia en reunión funcionarios, legisladores y políticos, en Casa de Gobierno.
“Grandioso acto público brindé interpretando sus sentimientos. Toda ponderación Asamblea y discurso gobernante es insignificante ante la realidad del enorme júbilo público”. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Juan Francisco Torrent al doctor Blas Benjamín de la Vega. 1936-1946)” (1997). Ed. EUDENE (Editorial Universitaria de la Universidad Nacional del Nordeste), Corrientes.

En referencia a esa gestión, todos los diarios de la capital publicaban en tres páginas una solicitada del Gobierno encabezada por la frase: “Un año de Gobierno sometido al juicio del país”, que suscribían el doctor Fresco y su ministro de Gobierno, doctor Roberto J. Noble.

- Las críticas

Pero no todo eran mieles para el Gobierno Provincial. La oposición buscaba todos los puntos débiles de la gestión para machacar sobre ellos. Uno de los temas más agitados en ese momento era el del contrabando, especialmente el que se realizaba en la costa del río Uruguay, en el límite con el Brasil.

Si bien era atribución federal su persecución y castigo, se echaba un manto de sospechas acerca de las personas presuntamente ligadas a estas prácticas. Un editorial del diario “La Prensa” se refería al tema, expresando que en Corrientes alcanzaba una magnitud insospechada, pero que no podría ser extirpado mientras no se corrigieran sus manifestaciones más importantes. Y seguía diciendo que el pequeño contrabando respondía -en parte- a factores económicos y geográficos pero, el otro, que era el que interesaba corregir, se practicaba en base a una serie de factores que era necesario poner de manifiesto.

Días después insistía señalando que Brasil y Argentina habían resuelto realizar una acción coordinada, pero hacía notar que los hombres de Gobierno debían recoger la enseñanza que se desprendía de ese estado de cosas. Más adelante criticaba a la policía de Corrientes, con motivo de la evasión de un penado que, por buena conducta, fue trasladado a la comisaría de Curuzú Cuatiá, de la cual huyó con total tranquilidad y, recordando algunos casos anteriores, reclamaba de la policía correntina la corrección de estos errores.

En otro editorial se refería al cuatrerismo en la frontera correntina, haciendo referencia a que el Gobierno de la provincia de Entre Ríos se había propuesto intensificar su acción contra el cuatrerismo en la zona fronteriza y recomendaba al Gobierno de Corrientes que imitara el ejemplo y se aplicara a restablecer con energía las condiciones de seguridad indispensables para el trabajo y la convivencia social(10).

(10) Diario “La Prensa”, (Buenos Aires), ediciones del 18 y 26 de Marzo; 14 de Abril; y 16 de Mayo de 1937. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Juan Francisco Torrent al doctor Blas Benjamín de la Vega. 1936-1946)” (1997). Ed. EUDENE (Editorial Universitaria de la Universidad Nacional del Nordeste), Corrientes.

En la Cámara de Diputados de la Nación se propuso el estudio de la situación institucional, política y social de la provincia de Corrientes, y el periodismo se hizo eco, reclamando el máximo interés de los legisladores, ya que no era posible permanecer inactivos en presencia de situaciones o anomalías que conspiraban contra la salud y la vitalidad del cuerpo social.

Decían que mediaban en el problema correntino una serie de factores geográficos, económicos y otros no imputables a ningún Gobierno determinado, como obraban también causas que concernían directamente a su Administración Pública y a los sectores partidistas gobernantes. Desde el punto de vista económico, consideraba a la situación de Corrientes como mala, ya que se habían perdido muchos miles de cabezas de ganado, mientras que el área dedicada a la agricultura permanecía más o menos estacionaria.

Señalaba que la última crisis castigó duramente a las clases productoras, sin hallar remedio ni ayuda del Banco de la Nación, al que consideraba generoso y pródigo en épocas de abundancia, pero inexorablemente restrictivo cuando su colaboración era necesaria e indispensable.

Decía que desde 1929 hasta 1934 los préstamos, descuentos y adelantos en cuentas corrientes que dicha institución había ofrecido, descendieron de $ 39.000.000 a $ 12.000.000. Agregaba además que el déficit financiero era de $ 2.000.000 sobre un presupuesto que se acercaba a los $ 12.000.000 y que se sucedía desde muchos años atrás.

Continuaba señalando que la deuda externa no se pagaba desde muchos años y que la deuda original -con su respectiva amortización- de $ 3.400.000, llegó al 30 de Julio de 1936 -por la acumulación de intereses, costas, etc.- a la suma de $ 6.578.000.

E1 diario remarcaba que buena parte de la Administración estaba al día, según se acababa de afirmar en la Cámara de Diputados, pero en el Interior de la provincia no costaba trabajo hallar maestros a los que se adeudaba alrededor de 2 años de sueldos, afirmaba con alguna exageración.

Más adelante expresaba que mientras se gastaba en muchas cosas superfluas, la policía percibía sueldos irrisorios, ganando de $ 60 a $ 70, cuando en el Territorio Nacional del Chaco ganaban $ 160 y los comisarios que constituían la garantía de vida y haciendas de millares de habitantes, ganaban $ 100, $ 150 ó $ 200 mensuales y, de allí, la realización de actividades no siempre compatibles con la función de seguridad, a lo que debía agregarse que la policía era eminentemente política y sus funcionarios no ocultaban su afiliación y su entusiasmo partidario, con lo que debía comprenderse toda la influencia desfavorable que todo ese desquiciado mecanismo ejercía sobre la vida de la colectividad.

Continuaba luego afirmando que en materia de vialidad todo estaba por hacerse, pero la labor excedía la capacidad financiera de la provincia, siendo indispensable para poner en movimiento todas sus riquezas. En materia de ferrocarriles, expresaba que la nación tenía a estudio -desde hacía treinta años- las líneas más importantes y necesarias, mientras que el Ferrocarril Económico que había construido la provincia funcionaba casi de milagro, y en las condiciones de ese momento sólo podía servir accidentalmente al productor, que necesitaba todo un día para recorrer 150 ó 180 kilómetros.

Sólo contaba Corrientes con la red ferroviaria particular del Nordeste, propiedad de las empresas británicas, pero aún así debía soportar el pago de las llamadas tarifas diferenciales que anulaban el cabotaje por el río Paraná y le hacían pagar al Interior de Corrientes esa competencia absurda.

Tal era, decía el informe, la situación de esa rica provincia que, además, debía soportar una serie de flagelos como el del juego, el contrabando y la deficiente justicia del crimen, sin contar conlas anomalías de orden electoral. Creía, sin embargo, que sus problemas no eran insolubles y por ello se felicitaba de que mereciera la atención de los poderes públicos en la búsqueda de soluciones a los mismos(11).

(11) Diario “La Prensa”, (Buenos Aires), edición del 22 de Mayo de 1937. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Juan Francisco Torrent al doctor Blas Benjamín de la Vega. 1936-1946)” (1997). Ed. EUDENE (Editorial Universitaria de la Universidad Nacional del Nordeste), Corrientes.

En rigor de verdad, la situación de Corrientes y sus problemas no eran peores que los de muchas otras provincias argentinas. Pero era Corrientes a la que se buscaba Intervenir, y de allí la permanente prédica sobre sus anomalías.

Información adicional