El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

La renovación de la Cámara de Diputados de la Nación en 1938

Las declaraciones del presidente de la nación y sus propósitos de restaurar la confianza en la democracia mediante la eliminación del fraude, iban a tener su primera prueba a sólo dos semanas de haber asumido, ya que se realizarían las elecciones generales para la renovación de la mitad de la Cámara de Diputados de la Nación. Trece de las catorce provincias debían elegir 79 legisladores.

No contribuía demasiado a la esperanza de llevar adelante elecciones sin fraudes, cuando los propios radicales organizaron uno realmente vergonzoso en la misma Ciudad de Buenos Aires para asegurarse, en sus elecciones internas, consagrar sus candidatos a diputados nacionales(1).

(1) Roberto A. Ferrero. “Del Fraude a la Soberanía Popular” (1976), pp. 23 y 33. Ed. La Bastilla, Buenos Aires. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Juan Francisco Torrent al doctor Blas Benjamín de la Vega. 1936-1946)” (1997). Ed. EUDENE (Editorial Universitaria de la Universidad Nacional del Nordeste), Corrientes.

Antes de asumir el doctor Ortiz la presidencia se habían realizado en Mendoza comicios provinciales, los que fueron denunciados por los vicios y fraudes en que se había incurrido, incluyendo el “voto cantado”, ostentación de armas por parte de la policía, agresiones a dirigentes, que dieron el triunfo al partido Demócrata Nacional, llamando la atención la excesiva ventaja: 59.848 votos para aquel partido, mientras radicales y socialistas obtenían sólo 3.617 y 3.063 votos, respectivamente.

Ante reiterados pedidos de Intervención Federal, se produjeron debates acalorados, requiriéndose informes al Ministerio del Interior, el cual contestó que no había adoptado ni pensaba adoptar medida alguna con relación a esa situación, señalando que estaba dentro de las facultades del Congreso promover la Intervención Federal si a su juicio procedía que el Gobierno Federal acudiera a la provincia de Mendoza para garantizar la forma republicana. Eran las últimas gestiones del general Justo y no quería ganarse enemigos para el futuro, entre quienes podían contribuir a su reelección(2).

(2) Diario “La Prensa”, (Buenos Aires), ediciones del 3, 19, 20 y 25 de Enero de 1938. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Juan Francisco Torrent al doctor Blas Benjamín de la Vega. 1936-1946)” (1997). Ed. EUDENE (Editorial Universitaria de la Universidad Nacional del Nordeste), Corrientes.

Tres diputados nacionales que representaban a la provincia de Corrientes terminaban su mandato. Eran los doctores Eduardo Brouchou (liberal), Cornelio Candia y Felipe C. Solari (autonomistas). El padrón electoral correspondiente al distrito Corrientes alcanzaba a 115.012 electores hábiles.

Las convenciones de los partidos autonomista y radical antipersonalista -o impersonalista, como también se lo llamaba- se reunieron para consagrar los candidatos a diputados nacionales. Debían elegirse dos candidatos de mayoría y uno de minoría, conforme con la Ley Saenz Peña.

La primera de estas agrupaciones se reunió bajo la presidencia del doctor Pedro Díaz Colodrero, actuando como secretarios los doctores Oscar M. de Llano y Fernando Romero Corrales. En la oportunidad, la asamblea se puso de pie en memoria de las víctimas de Itacumbú y se rindió homenaje a los correligionarios fallecidos los dos últimos años.

Se procedió a elegir también a los miembros de la junta de gobierno y, seguidamente, se eligió a los candidatos a diputados nacionales, recayendo en los doctores Adolfo Benito Sánchez y Felipe C. Solari, que obtuvieron 152 y 151 votos, respectivamente(3).

(3) Diario “La Prensa”, (Buenos Aires), edición del 26 de Enero de 1938. Los miembros elegidos para integrar la Junta de Gobierno fueron: Juan Ramón Vidal, Ramón M. Gómez, Carlos Laffont, Pedro Díaz Colodrero, Juan José Lubary, José Nazario Gómez, Pedro Resoagli, Carlos C. Araujo, Eugenio Laffont, Félix María Gómez, Felipe C. Solari, Mariano Llano, Carlos Alvarez Colodrero, Ricardo Márquez, Gregorio G. de la Fuente, Francisco Riera, Oscar M. de Llano, Juan Bruzzo, Silvio F. Velazco, Fernando Romero Corrales, Elías Abad, Agustín Acevedo, Marcelo F. Maciel, Antonio Ruiz, Luis F. Bobbio, Carlos Pujol, Feliciano Delgado, Ignacio Benítez, Juan Ramón Díaz Colodrero, Antonio Cabral y Colodrero y Mariano Prado. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Juan Francisco Torrent al doctor Blas Benjamín de la Vega. 1936-1946)” (1997). Ed. EUDENE (Editorial Universitaria de la Universidad Nacional del Nordeste), Corrientes.

Surgieron algunos comentarios sobre un descontento creciente en las filas autonomistas como consecuencia de haberse elegido a una persona ajena al partido, refiriéndose en especial al doctor Sánchez y, en tal sentido, circuló un panfleto presuntamente originado en el comité de la juventud reclamando dar una saludable sanción a este agravio a la dignidad partidaria, propiciando una huelga de votantes.

Pero, rápidamente los dirigentes de esta disciplinada fuerza, y el diario “El Liberal” -órgano de la agrupación- desmintieron la especie, expresando que se trataba de un boletín apócrifo distribuido comprobadamente desde Buenos Aires, asegurándose que el entusiasmo y la cohesión partidaria eran mayor que nunca(4).

(4) Diario “La Prensa”, (Buenos Aires), ediciones del 20 y 25 de Febrero de 1938. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Juan Francisco Torrent al doctor Blas Benjamín de la Vega. 1936-1946)” (1997). Ed. EUDENE (Editorial Universitaria de la Universidad Nacional del Nordeste), Corrientes.

Por su parte, los antipersonalistas reunieron su convención bajo la presidencia del doctor Pedro Numa Soto y las secretarías de Emilio A. Belloti y José del Llanes. La labor de la comisión de poderes cobró interés inusitado pues, según el resultado de su dictamen, podía depender el triunfo de una u otra de las fracciones en lucha dentro del partido, para consagrar al candidato a diputado nacional por la minoría, una de ellas favorable al doctor Alcibíades Devoto Acosta y, la otra, en favor del doctor Francisco Alvarez.

Finalmente triunfó la candidatura del doctor Acosta por 31 votos contra 23 de su oponente, siendo por un momento las discusiones bastante acaloradas. Pocos días después se daba una declaración de apoyo a su líder, el doctor Pedro Numa Soto, al gobernador, doctor Juan Francisco Torrent, al presidente de la nación, general Agustín Pedro Justo y a los futuros mandatarios doctores Ortiz y Castillo(5).

(5) Diario “La Prensa”, (Buenos Aires), ediciones del 26 y 31 de Enero de 1938. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Juan Francisco Torrent al doctor Blas Benjamín de la Vega. 1936-1946)” (1997). Ed. EUDENE (Editorial Universitaria de la Universidad Nacional del Nordeste), Corrientes.

- La posición de los opositores

El partido radical personalista -o del comité nacional como también se lo individualizaba- reunió su convención en el domicilio del doctor Héctor Lomónaco y, luego de hablar varios dirigentes, se resolvió la abstención para los comicios del 6 de Marzo.

Para explicar su determinación, los convencionales suscribieron una declaración en la que fustigaban la actuación de los presidentes Uriburu y Justo, agregando que la falta de garantías electorales los obligaba a no proclamar candidatos y la no concurrencia a los comicios.

Luego de denunciar el desdoblamiento de los partidos del oficialismo local, aseguraban que la situación política correntina había dejado de ser una inmoralidad política para convertirse en un descalabro social(6).

(6) Diario “La Prensa”, (Buenos Aires), ediciones del 3 y 6 de Febrero de 1938. En la oportunidad resolvieron también la expulsión del senador provincial Emilio L. Monzón de sus filas, como una sanción por haber votado el proyecto gubernista de la ley de empréstitos el año anterior, en contra de la opinión de su partido. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Juan Francisco Torrent al doctor Blas Benjamín de la Vega. 1936-1946)” (1997). Ed. EUDENE (Editorial Universitaria de la Universidad Nacional del Nordeste), Corrientes.

El partido liberal reunió su convención en el local de la Sociedad Israelita “Sholem Aleijem”, considerando el tema de la concurrencia o abstención del partido en los comicios de elección de diputados nacionales, resolviéndose en un sentido afirmativo a la concurrencia, bajo la presidencia del diputado nacional, doctor F. Benigno Martínez. Fueron elegidos candidatos el doctor Eduardo Brouchou -que se venía desempeñando en la Cámara- y Orestes Frattini. Este último renunció a la postulación y en su reemplazo fue designado el doctor Mariano Gómez(7).

(7) Diario “La Prensa”, (Buenos Aires), ediciones del 3 y 5 de Febrero de 1938. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Juan Francisco Torrent al doctor Blas Benjamín de la Vega. 1936-1946)” (1997). Ed. EUDENE (Editorial Universitaria de la Universidad Nacional del Nordeste), Corrientes.

Eran dos posiciones opositoras que coincidían en acusar la falta de garantías en la provincia, pero la primera de ellas no confiaba en la palabra del nuevo presidente, mientras que la segunda apostaba a que poniendo de manifiesto los vicios y presiones que pudiera acreditar ocurrían en Corrientes, hallaría eco suficiente para sus reiterados reclamos de Intervención Federal a la provincia. En esto no coincidía esta vez con la actitud adoptada por el partido demócrata progresista de Santa Fe, que había decretado su abstención.

- Los preparativos electorales

El juez federal de Corrientes, doctor Amado Sosa, en previsión de hechos como los ocurridos en algunas elecciones anteriores, preparaba activamente los elementos que serían utilizados en las elecciones tomando medidas para garantizar la inviolabilidad de las urnas, a cuyo efecto cada una llevaría adherida y lacrada una tarjeta sobre el agujero de la cerradura, firmada por el magistrado, con lo que se consideraba imposible alterarlas y, para poder cambiar su contenido, debían ser destruidas, lo que automáticamente las anularía(8).

(8) Diario “La Prensa”, (Buenos Aires), edición del 10 de Febrero de 1938. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Juan Francisco Torrent al doctor Blas Benjamín de la Vega. 1936-1946)” (1997). Ed. EUDENE (Editorial Universitaria de la Universidad Nacional del Nordeste), Corrientes.

Los liberales denunciaron ante dicho magistrado la maniobra de los partidos oficialistas, reclamando un pronunciamiento en defensa de los derechos que le correspondían como única agrupación opositora que concurriría a los comicios. Expresaba que debiendo elegirse tres diputados nacionales, el partido liberal y el partido autonomista habían proclamado dos candidatos, mientras que la Unión Cívica Radical antipersonalista proclamó uno solo. El memorial expresaba que autonomistas y antipersonalistas constituían una sola entidad política, con intereses y finalidades comunes como lo demostraban muchos hechos confirmatorios de la existencia de la Concordancia constituida por dichas agrupaciones.

Señalaban como ejemplos las elecciones de la fórmula Soto - Resoagli en 1931 y Torrent - Cremonte en 1935, consagradas por la Concordancia, y la lista común de ambos partidos para las recientes elecciones de electores de presidente y vicepresidente de la Nación. De todo ello, el partido liberal sostenía que no debía considerarse a los partidos oficialistas como entidades distintas a los efectos de la adjudicación de autoridades de comicio por partes iguales con los recurrentes.

Fundaban su postura en los antecedentes de las discusiones de la ley electoral que trataba de asegurar la representación para los partidos opositores, posición que era públicamente ocupada por el partido liberal tanto en el orden nacional como en el provincial y reclamaban se resguardara la pureza del proceso electoral, frente a la amenaza de un desdoblamiento de los partidos oficialistas para asegurarse la mayoría y minoría.

El reclamo liberal fue desestimado por la Junta Nacional, no accediendo al tema de las autoridades de comicio, ya que en ningún caso las fuerzas políticas quedarían sin representación al actuar sus integrantes como presidentes o suplentes.

Con respecto al supuesto desdoblamiento de los partidos oficialistas, que se había invocado, la Junta expresaba que, de acuerdo a los antecedentes de las elecciones del 4 de Marzo de 1934, no tenía la ley en vigor disposición alguna que lo reprimiera con alguna sanción en caso de realizarse, agregando que -conforme a ella y su reglamentación- las atribuciones de la Junta estaban constreñidas a realizar el cómputo individual y no por listas, no pudiendo analizar hechos carentes de caracterización que implicaran una desnaturalización de las prescripciones legales.

Terminaba diciendo que el presunto desdoblamiento resultaba imposible de ser comprobado por los medios que la ley acordaba a la Junta, que no era la autoridad indicada para analizar y pronunciarse sobre el resultado de las elecciones, sino el Congreso, a lo que debía agregarse que la denuncia se refería a hechos no consumados y ajenos, por ende, a su pronunciamiento, resolviendo considerar improcedente el pedido formulado.

Además recordaba que ambos partidos oficialistas tenían reconocida personería desde 1931, como entidades de distinta denominación y de reiterada acción separada, por lo que era imposible desconocer una personería ya reconocida, teniendo el antipersonalismo acreditada una actuación reiterada ante la Junta, lo que probaba no ser una entidad política de emergencia constituida para obtener algún beneficio en las próximas elecciones(9).

(9) Diario “La Prensa”, (Buenos Aires), ediciones del 10 y 11 de Febrero de 1938. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Juan Francisco Torrent al doctor Blas Benjamín de la Vega. 1936-1946)” (1997). Ed. EUDENE (Editorial Universitaria de la Universidad Nacional del Nordeste), Corrientes.

Mientras el partido autonomista era la única agrupación que realizaba activa propaganda proselitista, con actos públicos simultáneos en todos los barrios de la capital y departamentos del Interior, el liberalismo continuaba con su campaña de denuncias dirigidas a las autoridades electorales y los altos organismos nacionales, en momentos en que precisamente asumía la presidencia de la Nación el doctor Roberto Marcelino Ortiz, expresando que “confiaban en la inmediata realización de los patrióticos propósitos enunciados por el actual presidente de la nación, lo que permitiría redimir a Corrientes de la sombría situación actual” y reclamando la presencia de fuerzas del Ejército para la custodia de los comicios, “única forma de salvar siquiera en sus formas externas más elementales el acto electoral”(10).

(10) Diario “La Prensa”, (Buenos Aires), edición del 4 de Marzo de 1938. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Juan Francisco Torrent al doctor Blas Benjamín de la Vega. 1936-1946)” (1997). Ed. EUDENE (Editorial Universitaria de la Universidad Nacional del Nordeste), Corrientes.

Los dirigentes de esta última fuerza explicaban que la abstención en desarrollar reuniones públicas e instalar comités, obedecía a la necesidad de evitar persecuciones a sus correligionarios. Los candidatos, doctores Mariano Gómez y Eduardo Brouchou, visitaban los Departamentos para dirigir los trabajos electorales y documentar las transgresiones a la ley y los atropellos cometidos contra los hombres de su partido, denunciando especialmente la participación de funcionarios y empleados policiales en favor de la Concordancia, a los que en esos días se les aceptaba la renuncia, por ser la mayor parte de ellos candidatos a legisladores provinciales por aquella fuerza(11).

(11) Diario “La Prensa”, (Buenos Aires), ediciones del 13, 18, 20 y 24 de Febrero de 1938. Fueron aceptadas las renuncias de Pedro Duarte, comisario de Curuzú Cuatiá; Miguel Nazer, comisario de Alvear; Horacio Traynor, comisario de Goya; Néstor G. Esquivel, comisario de Itá Ibaté; Indalecio Bustinduy, comisario de órdenes de la Jefatura de Policía; Santiago Vallejos Cabral, subinspector de policía; y Rubén Ferreyra, subcomisario de Maloyitas. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Juan Francisco Torrent al doctor Blas Benjamín de la Vega. 1936-1946)” (1997). Ed. EUDENE (Editorial Universitaria de la Universidad Nacional del Nordeste), Corrientes.

Se denunciaba también la participación de empleados públicos provinciales en la campaña política y se anunciaba que en los próximos comicios sería suprimido el cuarto oscuro, secuestro de libretas de enrolamiento, etc. El presidente de la Junta, doctor Amado Sosa, en presencia de estas denuncias dio traslado al Gobierno de la provincia, recabando su colaboración para el más estricto cumplimiento de la ley y se dirigió a las autoridades de comicio para recordarles que debían hacer funcionar el cuarto oscuro el día de las elecciones(12).

(12) Diario “La Prensa”, (Buenos Aires), ediciones del 2 y 3 de Marzo de 1938. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Juan Francisco Torrent al doctor Blas Benjamín de la Vega. 1936-1946)” (1997). Ed. EUDENE (Editorial Universitaria de la Universidad Nacional del Nordeste), Corrientes.

Al mismo tiempo, el liberalismo continuaba sus denuncias “preventivas” sobre el desdoblamiento preparado por el oficialismo, poniendo en conocimiento de la Junta la existencia y circulación de boletas en las que llevaba el nombre del único candidato del antipersonalismo, Alcibíades Devoto Acosta, acompañado de uno de los candidatos del autonomismo, Sánchez y/o Solari, en caracteres distintivos, lo que ponía en evidencia el objeto de la maniobra.

Reiteraba, así, su pedido ante la Junta para que se evitara el acaparamiento de toda la representación -mayoría y minoría- en perjuicio de los derechos consagrados por la ley electoral y, para el supuesto de que no se hiciera lugar, pedía que al momento de escrutarse se reservara todas las boletas que sirvieran de base al desdoblamiento, a los efectos de remitirlas a la Cámara de Diputados de la Nación, con las actas de rigor, para plantear allí la nulidad de las elecciones(13).

(13) Diario “La Prensa”, (Buenos Aires), edición del 4 de Marzo de 1938. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Juan Francisco Torrent al doctor Blas Benjamín de la Vega. 1936-1946)” (1997). Ed. EUDENE (Editorial Universitaria de la Universidad Nacional del Nordeste), Corrientes.

Por su parte, el radicalismo del comité nacional recordaba a sus correligionarios -por medio de boletines- que el partido había decretado la abstención en la provincia, lo que debía ser considerado como un deber ineludible por los afiliados y simpatizantes, ante la realidad política que se vivía.

- Los comicios nacionales

El domingo 6 de Marzo se realizaron comicios en trece provincias y en la Ciudad de Buenos Aires. El diario “La Prensa” consideraba que “esta vez el país tampoco está satisfecho” ya que las primeras informaciones que se recibían sobre el desarrollo de las elecciones nacionales desde el Interior estaban muy lejos de ser satisfactorias para el espíritu cívico.

En la provincia de Corrientes votaron 76.355 ciudadanos, lo que ascendía a un 66,38 % de concurrencia, pero las anormalidades registradas determinaron a la Junta Electoral Nacional a anular 50 urnas, distribuidas en 14 Departamentos, por lo que se anticipaba que debería llamarse a complementarias.

En base a tales razones, el partido liberal pidió la nulidad total de la elección, a lo que la Junta resolvió negativamente, basada especialmente en la práctica constante de todas las Juntas escrutadoras del país sobre las diferencias admisibles entre el contenido de la urna y lo denunciado en las actas. Se dispuso, sin embargo, pasar los antecedentes al Procurador Fiscal para que formulara las acusaciones de acuerdo con la ley electoral(14).

(14) Diario “La Prensa”, (Buenos Aires), ediciones del 9 y 11 de Marzo de 1938. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Juan Francisco Torrent al doctor Blas Benjamín de la Vega. 1936-1946)” (1997). Ed. EUDENE (Editorial Universitaria de la Universidad Nacional del Nordeste), Corrientes.

Como había sucedido en la elección presidencial a fines del año anterior -dice Fraga- los partidos de la Concordancia recurrieron al fraude en los distritos donde corrían el riesgo de perder. Más severos, Luna y Ferrero señalan las escenas bochornosas producidas allí donde el fraude era endémico.

En tal sentido exhiben -con distintos matices- a Santa Fe, Corrientes, Catamarca, Entre Ríos, Buenos Aires y San Juan. Precisamente se señala a esta última como aquélla en la que se produjeron los hechos más vergonzosos, por lo que el mismo día de las elecciones el ministro del Interior Diógenes Taboada envió un telegrama al gobernador reprochándole las circunstancias anormales que prevalecían en esa provincia y anunciándole que el Gobierno estaba dispuesto a tomar las providencias necesarias si no eran reprimidas por la autoridad provincial en forma ejemplar.

Dice Luna que, a menos de quince días de haber asumido Ortiz la presidencia, había logrado diferenciarse de su antecesor con esta medida moderadamente legalista, que un mes más tarde -al no modificarse el clima de San Juan y no habiéndose encontrado solución al problema de la próxima renovación de gobernador- el Poder Ejecutivo intervino la provincia(15).

(15) Rosendo Fraga. “El General Justo” (1993), p. 439. Ed. Emecé, Buenos Aires; Félix Luna. “Ortiz (Reportaje a la Argentina Opulenta)” (1978), pp. 127 y sgtes. Ed. Sudamericana, Buenos Aires. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Juan Francisco Torrent al doctor Blas Benjamín de la Vega. 1936-1946)” (1997). Ed. EUDENE (Editorial Universitaria de la Universidad Nacional del Nordeste), Corrientes.

Los resultados previos hicieron carecer de todo interés a los comicios complementarios realizados en varios Departamentos de la provincia, no obstante lo cual el partido liberal volvió a formular nuevas denuncias de presión y fraude, anticipando que presentaría al Poder Ejecutivo de la nación un memorial solicitando la Intervención Federal y que, dada la falta de garantías en la provincia, se abstendría de concurrir a los próximos comicios de renovación legislativa provincial.

Terminado el escrutinio, los guarismos dieron el triunfo en forma contundente a los candidatos del partido autonomista, logrando el doctor Felipe C. Solari, 38.881 sufragios y, el doctor Adolfo B. Sánchez, 38.609, mientras que el lugar de la minoría era adjudicado a Alcibíades Devoto Acosta, con 25.361 votos, del radicalismo antipersonalista; mientras que los candidatos del partido liberal, doctores Mariano Gómez y Eduardo Brouchou, lograban 16.047 y 15.983 votos respectivamente(16).

(16) Diario “La Prensa”, (Buenos Aires), edición del 29 de Marzo de 1938. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Juan Francisco Torrent al doctor Blas Benjamín de la Vega. 1936-1946)” (1997). Ed. EUDENE (Editorial Universitaria de la Universidad Nacional del Nordeste), Corrientes.

La Concordancia obtenía así mayoría y minoría, que los liberales atribuían a la maniobra de desdoblamiento y que el candidato antipersonalista había triunfado sobre los liberales por haber recibido un aporte no menor de 10.000 votos de la acción autonomista, aporte que los beneficiados reconocían haber existido, aunque no lo hacían ascender a más de 5.000 votos, señalando que eso lo podrían probar mediante un análisis del escrutinio de cada mesa del que se desprendería que el caudal propio de la agrupación era de más de 20.000 sufragios.

En el partido liberal se produjo indignación, no sólo por los resultados producto del desdoblamiento que había excluido a uno de sus candidatos a la representación nacional, sino por la elección realizada por algunos de sus correligionarios en los Departamentos de Mercedes y Concepción, donde el candidato doctor Gómez había sido objeto de una borratina que le había restado al partido más de 1.000 votos(17).

(17) Diario “La Prensa”, (Buenos Aires), ediciones del 23 y 24 de Marzo de 1938. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Juan Francisco Torrent al doctor Blas Benjamín de la Vega. 1936-1946)” (1997). Ed. EUDENE (Editorial Universitaria de la Universidad Nacional del Nordeste), Corrientes.

Información adicional