El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Las elecciones nacionales y provinciales de 1940

- Las elecciones nacionales

El 3 de Marzo de 1940 se habían realizado las elecciones nacionales para la renovación de la mitad de la Cámara de Diputados. Cesaban en la representación de la provincia Carlos Alvarez Colodrero y el doctor Benjamín Solano González, autonomistas; el doctor Pedro Numa Soto, antipersonalista; y F. Benigno Martínez, liberal. En realidad el primero y el tercero habían renunciado a fines del año anterior al ser elegidos gobernador y vicegobernador de la provincia.

La campaña electoral no había sido demasiado intensa, en razón de que los partidos de la oposición habían resuelto su abstención. Pese a ello, el partido liberal había realizado una agresiva campaña en la capital y en los departamentos, en la que se fustigaba especialmente a los candidatos autonomistas, mientras una ola de entusiasmo animaba sus fuerzas en momentos en que parecía renacer en el país el imperio de la legalidad constitucional y el respeto a la soberanía popular -según se proclamaba(1)- después de haberse conocido la decisión del presidente de la nación de Intervenir a Catamarca y de que se estaba a la mira de los comicios bonaerenses.

(1) Diario “La Prensa”, (Buenos Aires), edición del 26 de Febrero de 1940; y periódico “El Noticioso”, (Corrientes), edición del 3 de Marzo de 1940 // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Juan Francisco Torrent al doctor Blas Benjamín de la Vega. 1936-1946)” (1997). Ed. EUDENE (Editorial Universitaria de la Universidad Nacional del Nordeste), Corrientes.

Por su parte, los radicales del Comité Nacional habían solicitado autorización para distribuir un volante en el que se aconsejaba a la ciudadanía radical abstenerse de emitir el voto en los próximos comicios nacionales y provinciales, para no rubricar con su presencia actos viciados de antemano por el fraude, la ilegalidad y la simulación, pidiendo que se esperara el momento en que se hicieran efectivas las garantías para cumplir con los deberes de la ciudadanía, recordándoles que ya San Juan, Santiago del Estero y Catamarca habían sido Intervenidas y se habían designado veedores para Buenos Aires.

El Gobierno contestó que era considerada impropia la petición formulada, pues la ley electoral vigente establece la obligatoriedad del voto y contiene sanciones expresas para aquellos ciudadanos que obviaren sus deberes en los actos comiciales, prohibiendo en consecuencia su circulación y distribución(2).

(2) Diario “La Prensa”, (Buenos Aires), edición del 2 de Marzo de 1940; y periódico “El Noticioso”, (Corrientes), edición del 1 de Marzo de 1940 // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Juan Francisco Torrent al doctor Blas Benjamín de la Vega. 1936-1946)” (1997). Ed. EUDENE (Editorial Universitaria de la Universidad Nacional del Nordeste), Corrientes.

La Junta Electoral Nacional(3), terminado el escrutinio, dio a conocer los resultados, que fueron sorprendentes si se tiene en cuenta los guarismos registrados en las elecciones nacionales de 1938 para renovación de diputados y, aún las últimas, de 1939, de renovación legislativa provincial.

(3) La Junta Electoral estaba integrada por el juez federal, doctor Juan Carlos Lubary; el fiscal del mismo Tribunal, doctor Santiago Gil; y por el presidente del Superior Tribunal de Justicia, doctor Antonio Ruiz. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Juan Francisco Torrent al doctor Blas Benjamín de la Vega. 1936-1946)” (1997). Ed. EUDENE (Editorial Universitaria de la Universidad Nacional del Nordeste), Corrientes.

Aunque ajustado, pues no hubo más de 1.000 votos de diferencia, el triunfo correspondió al partido radical antipersonalista que, de esta manera, consagró a sus tres candidatos: Julio Vanasco, con 32.708 votos; Pedro M. Amadey, con 32.621; y Pedro Cremonte, con 32.617, sobre los candidatos autonomistas que habían logrado José A. Borda, 31.890 sufragios, adjudicándose así la banca de la minoría; el doctor Juan P. Danuzzo Amadey, con 31.853; y José León Echavarría, con 31.749 votos, que no pudieron conquistar escaños congresales.

Comparando los mencionados comicios, se advierte que el antipersonalismo había aumentado alrededor de 7.500 votos, mientras los autonomistas perdían unos 12.500. Mucho se especuló sobre las causas de esta verdadera derrota del autonomismo, cuando se descontaba su triunfo para lograr la mayoría.

Algunas interpretaciones hacían aparecer al doctor Juan Ramón Vidal como cediendo, en esta oportunidad, la mayoría de diputados nacionales al antipersonalismo como una manera de congraciarse con el presidente Roberto M. Ortiz; otros atribuían a la intensa campaña de desprestigio en contra de los candidatos autonomistas desarrollada por el partido liberal. “El Noticioso”, órgano de esa fuerza, decía que “se puso de manifiesto en los comicios del domingo el repudio de la delincuencia mazorquera”, para concluir en que “se advierte sin mayor esfuerzo que los partidos opositores y la opinión independiente se han volcado en contra del vidalismo(4).

(4) Periódico “El Noticioso”, (Corrientes), edición del 5 de Marzo de 1940. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Juan Francisco Torrent al doctor Blas Benjamín de la Vega. 1936-1946)” (1997). Ed. EUDENE (Editorial Universitaria de la Universidad Nacional del Nordeste), Corrientes.

La dureza de las expresiones nos dan la pauta de las pasiones desatadas. Para otros, en fin, el prestigio del presidente Ortiz -que era antipersonalista-, sus promesas reiteradas la víspera de los comicios y -por qué no- el manejo del Gobierno y sus resortes por parte del doctor Pedro Numa Soto, presidente de esa misma fuerza en el orden provincial, no podían excluirse como factores decisivos.

Pero lo que no dejaba de sorprender era la disminución en algunos Departamentos, donde el autonomismo había perdido más del 50 % de los votos, como en Bella Vista (55 %), en Berón de Astrada (70 %) y San Roque (51 %) y en otros donde la pérdida se acercaba a esos porcentajes, como fue el caso de General Paz (45 %), Itatí (43 %), Mburucuyá (44 %), Santo Tomé (47 %) y el de San Luis del Palmar, con una pérdida del 38 %, sobre todo si se considera que en tales circuitos los dirigentes tenían, controlaban y manejaban perfectamente su electorado.

- Las elecciones provinciales

En el mismo mes se llevaron a cabo las elecciones provinciales de renovación legislativa de los senadores de la segunda sección y los diputados de la tercera sección electoral. Ya se he dicho que los partidos de la oposición -liberales y radicales del Comité Nacional- habían resuelto no presentarse, argumentando falta de garantías.

Los partidos de la Concordancia se aprestaron entonces a dirimir, entre ellos, la supremacía en estas secciones, máxime teniendo en cuenta el sorpresivo aunque ajustado triunfo antipersonalista en la reciente elección nacional. Proclamaron sus candidatos y se aprestaron a la lucha comicial(5).

(5) El partido Autonomista proclamó candidatos a senadores a los doctores Pedro Díaz Colodrero y Juan T. Figuerero y Joaquín Raggio, Manuel R. Botello y Eduardo Lujambio Torrent y, para diputados provinciales, a los doctores Carlos Porta y Federico Feliciano Delgado e Ireneo Cendoya, Enrique C. Fernández, Arturo Achinelli, Carlos A. Pujol, Adrián Lovera, Agustín Acevedo y José B. Pérego. Por su parte, los antipersonalistas consagraron candidatos a senadores a Pedro Pablo Galfrascoli, Joel R. Portillo, Alfredo Beltrán, Dionisio Sánchez y Arístides T. Olivieri y, para diputados, a José María Canteros, Leonardo Gómez, Leopoldo Sicardi, Carlos I. Goitia, Félix Delfino, Aurelio Barboza, Víctor E. Añasco, Pablo Edgardo Politis y Juan Ramón Ojeda. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Juan Francisco Torrent al doctor Blas Benjamín de la Vega. 1936-1946)” (1997). Ed. EUDENE (Editorial Universitaria de la Universidad Nacional del Nordeste), Corrientes.

Los senadores que cesaban el 30 de Abril eran Pedro Díaz Colodrero y Joaquín J. Raggio, autonomistas; Arístides Olivieri, antipersonalista; Adolfo Acuña y Justo P. Marín, liberales; continuando en su mandato ocho senadores de los cuales cinco eran autonomistas; dos, antipersonalistas; y uno sin determinación precisa, pues habiendo sido electo por el radicalismo opositor fue posteriormente separado del mismo por indisciplina partidaria.

En cuanto a los diputados que cesaban eran: Ireneo Cendoya, Carlos A. Pujol, Enrique Fernández y Adrián Lovera, autonomistas; José María Cantero y Joel Portillo, antipersonalistas; Arturo Achinelli, liberal pactista, integrante del bloque de la Concordancia; José A. Pérez y Jorge Isaac Rivero, liberales. Continuaban en su mandato 17 diputados, de los cuales 10 eran autonomistas y 7 antipersonalistas.

Los últimos legisladores liberales provinciales cesaban en esa fecha y, al no presentarse nuevamente a elecciones y tampoco hacerlo los radicales, se iba a dar la curiosa situación de que los partidos de la Concordancia se iban a constituir en dueños de la totalidad de las bancas legislativas(6).

(6) Diario “La Prensa”, (Buenos Aires), ediciones del 25 y 26 de Enero de 1940. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Juan Francisco Torrent al doctor Blas Benjamín de la Vega. 1936-1946)” (1997). Ed. EUDENE (Editorial Universitaria de la Universidad Nacional del Nordeste), Corrientes.

A los comicios concurrió reducido número de votantes. Contribuyó a ello las fuertes precipitaciones pluviales que azotaron la provincia pero, fundamentalmente, la abstención opositora por un lado y el relativo interés de los dirigentes ante la falta de esa oposición, por el otro.

La lucha quedó circunscripta, entonces, a los dos sectores de la Concordancia. Hubo algunos hechos que evidenciaron la existencia de maniobras fraudulentas, como algunas urnas de Lavalle, de San Cosme y muy especialmente dos urnas de San Carlos, en el Departamento Ituzaingó, donde los antipersonalistas lograron 367 votos y los autonomistas 1, cuando que en los recientes comicios habían sido los guarismos favorables al autonomismo por 440 votos contra 364 de sus coligados.

Los resultados en la segunda sección daban el triunfo ajustado a los antipersonalistas por 8.602 ( 19 % de los votos) contra 8.482 (18 %) de los autonomistas y, en la tercera, triunfaba el autonomismo por 7.789 (22 % de los votos) contra 5.700 (16 %)(7).

(7) Diario “La Prensa”, (Buenos Aires), edición del 17 de Abril de 1940. La segunda sección estaba integrada por los siguientes Departamentos y número de ciudadanos inscriptos en los padrones: Bella Vista, 4.960; Saladas, 3.912; San Roque, 3.675; Lavalle 5.480; San Miguel, 2.066; Concepción, 3.006; Ituzaingó, 3.433; Paso de los Libres, 4.397; Monte Caseros, 4.431; y Goya 11.195, o sea, un total de 46.555 inscriptos para la sección. La tercera sección -para Diputados- estaba integrada por los Departamentos de San Cosme, 2.721; San Luis del Palmar, 5.579; Itatí, 1.151; Mburucuyá, 3.008; Mercedes, 7.034; a los que se agregaban los de San Miguel, Saladas, Lavalle y Paso de los Libres, cuyo datos hemos suministrado más arriba, y que ascendían a 35.348 votantes. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Juan Francisco Torrent al doctor Blas Benjamín de la Vega. 1936-1946)” (1997). Ed. EUDENE (Editorial Universitaria de la Universidad Nacional del Nordeste), Corrientes.

La Junta Electoral remitió los guarismos a las respectivas Cámaras sin dar cuenta al P. E. de las mesas cuestionadas, lo que si bien no tenía importancia en el caso de la elección de diputados, pues cualquiera fuera el resultado de una nueva consulta no podría modificar la distribución de las bancas, no ocurría lo mismo en el caso de senadores, donde la paridad de las cifras hacía necesaria una elección complementaria para determinar a quién correspondería la banca en disputa.

Los apoderados autonomistas plantearon la anulación de los comicios de San Carlos y San Cosme, por lo que al no haberla resuelto la Junta, ello sería motivo de un pronunciamiento de las Cámaras respectivas.

Pese a que la expectativa pública preanunciaba la posibilidad de agitados debates, la prudencia campeó en la emergencia y de común acuerdo se procedió a la anulación de las mesas cuestionadas, a las que se agregó la de Lavalle, votando los sectores en completa armonía, más allá de alguna discrepancia para salvar opiniones vertidas anteriormente.

Quedó así el resultado de la elección de senadores modificado en favor de los autonomistas con 8.941 votos y los antipersonalistas con 8.235, determinando esto que los primeros se adjudicaran tres bancas senatoriales y los antipersonalistas dos, mientras que en la Cámara de Diputados los autonomistas lograban cinco escaños y los antipersonalistas cuatro.

Terminada la consideración de la validez de las elecciones, se procedió al sorteo para determinar a quiénes correspondería cada una de las bancas logradas por los partidos, resultando en Senadores a favor de los autonomistas Joaquín J. Raggio, Manuel R. Botello y Juan T. Figuerero y, de los antipersonalistas Arístides Olivieri y Pedro P. Galfrascoli; y en la de Diputados, por los autonomistas, Ireneo Cendoya, Arturo Achinelli, Carlos Porta, Agustín Acevedo y Carlos Pujol y, para los antipersonalistas, Félix Delfíno, José María Canteros, Aurelio A. Barboza y Leopoldo Sicardi(8).

(8) Diario “La Prensa”, (Buenos Aires), edición del 21, 22 y 23 de Abril de 1940. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Juan Francisco Torrent al doctor Blas Benjamín de la Vega. 1936-1946)” (1997). Ed. EUDENE (Editorial Universitaria de la Universidad Nacional del Nordeste), Corrientes.

- La elección de las Mesas Directivas

La prudente determinación de los partidos de no abrir debates por las elecciones, más allá de las aspiraciones de uno u otro candidato, estaban motivadas en el propósito de evitar cualquier estrépito que pudiera servir de base a los opositores en sus reiterados intentos de lograr la Intervención Federal. La elección de las respectivas Mesas Directivas de ambos cuerpos demostró, sin embargo, que habían quedado algunas fisuras que irían amenazando profundizarse en la bien estructurada Concordancia correntina.

En la Cámara de Senadores se votó para la vicepresidencia 1ra. en favor del autonomista Ramón M. Gómez y, la vicepresidencia 2da. al doctor Enrique Rodríguez Santa Ana, con lo que se apartaron de las prácticas seguidas anteriormente en la que, de los partidos de la Concordancia, la vicepresidencia del Senado era ocupada por un legislador de filiación política distinta al del vicegobernador que, como es sabido, es presidente nato del cuerpo.

Por otra parte, al votarse la presidencia de la Cámara de Diputados, los autonomistas lo hicieron por Oscar J. Dansey, mientras los antipersonalistas lo hacían por el doctor J. Noel Breard, procediendo de esta manera por la forma en que se hubo votado en Senadores.

Puesto a consideración la elección del vicepresidente 1ro. de la Cámara, de acuerdo a lo resuelto por el bloque los antipersonalistas votaron por Angel Ruiz, pero los autonomistas -que eran mayoría- votaron por el doctor J. Noel Breard, imponiendo así un candidato no propiciado por el sector.

El doctor Breard presentó inmediatamente su renuncia por disciplina partidaria y, pese a que se insistiera en su nominación, se mantuvo firme en su determinación.

Finalmente, la Cámara votó a Ruiz para la vicepresidencia 1ra.. Al votarse la vicepresidencia 2da., los autonomistas consagraron a Edmundo Resoagli, mientras los antipersonalistas lo hacían por Squarzon.

Por cierto que lo ocurrido en las Cámaras fue objeto de animados comentarios en los círculos políticos, considerándose como indicio de la escasa armonía que existía entre ambas agrupaciones integrantes de la Concordancia(9).

(9) Diario “La Prensa”, (Buenos Aires), ediciones del 23 y 24 de Abril de 1940. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Juan Francisco Torrent al doctor Blas Benjamín de la Vega. 1936-1946)” (1997). Ed. EUDENE (Editorial Universitaria de la Universidad Nacional del Nordeste), Corrientes.

- Se impugnan los comicios nacionales

Una profusa campaña periodística, especialmente en la Ciudad de Buenos Aires, se había desarrollado para poner en evidencia la situación de Corrientes. Además de los órganos más importantes -“La Nación” y “La Prensa”- otros de gran impacto en la opinión como el diario “El Mundo”, elque refiriéndose a la Intervención a Buenos Aires, se preguntaba si Corrientes no estaría en situación similar, ya que eso se interpretaría con un título como: “Corrientes, bajo el peso de su propia culpa” y, otros de similar tenor; o “Noticias Gráficas” que se refería a los “Tintes sombríos del proceso de descomposición de Corrientes”; o “El Imparcial”, de Misiones, que se preguntaba: “Y a Corrientes, ¿cuándo le tocará el turno?

Los partidos de la oposición habían perdido la gran oportunidad de demostrar en los hechos la existencia del fraude y la violencia que invocaban para reclamar la Intervención Federal, pero no iban a cejar en sus tratativas. Consecuentemente, el paso necesario para llevar nuevamente al tapete el tema Corrientes, era presentar ante la Cámara de Diputados de la Nación el pedido de anulación de las elecciones recientemente realizadas.

La primera en abocarse al tema fue la Unión Cívica Radical, que resolvió plantear la nulidad de los comicios del 3 de Marzo y sus complementarios del día 17, encargándose a los doctores Blas Benjamín de la Vega y Joaquín Díaz de Vivar la redacción de un memorial explicativo de las causas que invalidaban dichos comicios, el que posteriormente fue aprobado por el comité central provincial, encargándose a una comisión integrada por el propio doctor De la Vega y los doctores Héctor Lomónaco, Juan Hortensio Quijano, José F. Benítez, ingeniero Emilio Lorenzo y señores Cándido Quiroz y Simón Fernández Zalazar, para hacerlo llegar al comité nacional y, por su intermedio, a la representación radical en la Cámara. Al mismo tiempo organizaba un mitin en favor de la Intervención Nacional y de la anulación de los comicios(10).

(10) Diario “La Prensa”, (Buenos Aires), ediciones del 6, 12 y 15 de Abril de 1940. En el mitin hablaron los doctores Héctor Lomónaco, José F. Benítez y Joaquín Díaz de Vivar y Ernesto Buena, J. Aníbal Dávila y otros. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Juan Francisco Torrent al doctor Blas Benjamín de la Vega. 1936-1946)” (1997). Ed. EUDENE (Editorial Universitaria de la Universidad Nacional del Nordeste), Corrientes.

El doctor Quijano renunció a integrar la delegación, en razón de ser miembro de la comisión de Asuntos Políticos del comité nacional que tendría a su cargo considerar el asunto planteado.

El partido Liberal, a su vez, resolvió pedir la anulación de las elecciones, encomendándose a una comisión especial la redacción de un memorial en tal sentido y reiterar el pedido de Intervención Federal amplia(11).

(11) Diario “La Prensa”, (Buenos Aires), edición del 28 de Abril de 1940. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Juan Francisco Torrent al doctor Blas Benjamín de la Vega. 1936-1946)” (1997). Ed. EUDENE (Editorial Universitaria de la Universidad Nacional del Nordeste), Corrientes.

La situación parecía ahora propicia, ya que el radicalismo había logrado mayoría en la Cámara de Diputados de la Nación y se consideraba viable la aprobación del proyecto presentado. La pauta de ello la dio la elección de la Mesa Directiva, en la que resultó presidente Henoch D. Aguiar, del sector radical, con apoyo de los socialistas, que venció por 80 votos contra 75 a Carlos A. Pita, sostenido por los partidos Radical Antipersonalista, Demócrata Nacional y radicales Concurrencistas de Tucumán(12).

(12) En la sesión preparatoria para elegir la Mesa Directiva, el diputado liberal F. Benigno Martínez aparece ausente con aviso, lo mismo que en la sesión similar del año anterior. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Juan Francisco Torrent al doctor Blas Benjamín de la Vega. 1936-1946)” (1997). Ed. EUDENE (Editorial Universitaria de la Universidad Nacional del Nordeste), Corrientes.

En la misma sesión se dejó planteada, por intermedio del diputado radical Araujo, la impugnación de los diplomas de los diputados elegidos por Corrientes. Pero, conforme a las disposiciones reglamentarias, los diputados correntinos prestaron juramento y se incorporaron al cuerpo(13).

(13) Diario “La Prensa”, (Buenos Aires), edición del 25 de Abril de 1940. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Juan Francisco Torrent al doctor Blas Benjamín de la Vega. 1936-1946)” (1997). Ed. EUDENE (Editorial Universitaria de la Universidad Nacional del Nordeste), Corrientes.

En rigor de verdad, en el transcurso del año congresal, pese a haberse votado pedido de preferencia para el tratamiento del proyecto de anulación de elecciones e Intervención Federal a la provincia de Corrientes, el tema no fue tratado ni se le dio la importancia que los diarios locales hacían entrever.

Y en el Senado de la Nación, nuevamente era reelegido el senador Robustiano Patrón Costas, apoyado por los conservadores aunque, como en ocasiones anteriores, los representantes correntinos, doctores Vidal y Lubary, estuvieron ausentes de la votación.

Información adicional