El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

La actividad del segundo Gobierno de Numa Soto

Al asumir las nuevas autoridades provinciales, algunos magistrados judiciales pusieron a disposición del Gobierno sus renuncias a efectos de facilitar la designación de nuevos jueces de su confianza. Esta decisión motivó las críticas de los diarios autonomistas “El Liberal” y “La Mañana”, porque entendían que dichos actos de cortesía comprometían la independencia del Poder Judicial, cuyos miembros eran señalados por períodos que señalaba la Constitución de 1913, la cual determinaba la forma en que podían ser renovados(1).

(1) Diario “La Prensa”, (Buenos Aires), edición del 4 de Enero de 1940. Se trataba de los doctores Carlos A. Lotero Silgueyra, titular de la Cámara de Apelaciones; de Antonio C. Canclini, juez en lo Civil de Goya; y Félix N. Rodríguez Santa Ana, juez del Crimen de la capital. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Juan Francisco Torrent al doctor Blas Benjamín de la Vega. 1936-1946)” (1997). Ed. EUDENE (Editorial Universitaria de la Universidad Nacional del Nordeste), Corrientes.

Los magistrados, de la misma orientación política del gobernador, fueron confirmados en sus funciones. Parecía que la medida iba orientada a lograr igual decisión de parte de los jueces que respondían a la tendencia autonomista y no se sabe cuál habría de ser la actitud del gobernante en esa eventualidad.

Otras designaciones fueron la del doctor Félix N. Rodríguez Santa Ana, que se desempeñaba como juez del Crimen y pasó a la Justicia en lo Civil, en reemplazo del doctor Axel Fernández Almirón -que había renunciado- y, en lugar del anterior, al doctor Leopoldo A. Virasoro.

Meses después designaba ministros del Superior Tribunal de Justicia a los doctores Manuel Mora y Araujo y Amancio J. Correa y, por un nuevo período, al juez en lo Civil de la segunda nominación, doctor Pedro G. de la Fuente.

En reemplazo del doctor Alberto J. Elena, que terminaba su mandato, fue designado el doctor Mario A. Sosa, como juez del Crimen de la primera nominación. El doctor Zacarías Sánchez fue designado como juez Civil de la tercera nominación y los doctores Rodolfo N. Márquez y Salvador Leguiza, agentes fiscales de la capital y el doctor Roberto López Alvarado con igual cargo en la circunscripción judicial de Goya.

Finalmente, el doctor Félix N. Rodríguez Santa Ana era promovido a Procurador General de la provincia. Casi al finalizar el año, el doctor Pedro G. de la Fuente fue promovido a ministro del Superior Tribunal de Justicia; en su reemplazo se designó juez en lo Civil al doctor Julio H. Solano(2).

(2) Diario “La Prensa”, (Buenos Aires), ediciones del 2 de Enero; 2 de Abril; 3 de Mayo; 6 de Junio; y 20 de Noviembre de 1940. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Juan Francisco Torrent al doctor Blas Benjamín de la Vega. 1936-1946)” (1997). Ed. EUDENE (Editorial Universitaria de la Universidad Nacional del Nordeste), Corrientes.

En el ámbito del Poder Ejecutivo, en los primeros días de Enero asumía el ministro de Hacienda, Pedro Resoagli quien, al hacerlo, expresaba que su primera preocupación sería el pago de los haberes atrasados al magisterio, prometiendo introducir las mayores economías en los gastos de la Administración Pública y reajustar el mecanismo de percepción de las rentas hasta alcanzar el necesario e indispensable equilibrio del Fisco.

Como subsecretario de dicha cartera fue designado Rómulo G. Artieda. En el Consejo de Educación se conformaba el cuerpo con la designación de los vocales, doctores Luis Socías Dalmau y Fermín Goitia y los señores Manuel Díaz Colodrero y Ramón C. Carriego. En la Dirección Provincial de Vialidad se designaba presidente al ingeniero José G. Martínez y presidente de la Caja de Jubilaciones y Pensiones al doctor Joel R. Portillo; Jefe de Obras Públicas de la Municipalidad, en reemplazo del ingeniero Martínez, al ingeniero Feliciano Delgado; como vocal de la Dirección Provincial de Vialidad a Silvio F. Velazco(3).

(3) Diario “La Prensa”, (Buenos Aires), ediciones del 11 y 22 de Enero; 4 y 19 de Julio; y 3 de Agosto de 1940. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Juan Francisco Torrent al doctor Blas Benjamín de la Vega. 1936-1946)” (1997). Ed. EUDENE (Editorial Universitaria de la Universidad Nacional del Nordeste), Corrientes.

También se procedió a la designación de los comisarios departamentales, verdaderos “jefes políticos” en el doble sentido de la acepción del vocablo. También se designó jefe de investigaciones a Emilio Díaz y comisario de órdenes a Gabriel Feris; comisario inspector a Pedro Chiappe; y como encargado del Registro Civil de la provincia a Diocles Ferreyra(4).

(4) Diario “La Prensa”, (Buenos Aires), ediciones del 15 y 26 de Enero; y 25 de Febrero de 1940. Fueron designados comisarios el doctor Víctor Méndez Camogli, para Goya; Juan Lucilo Sanabria (h), para Paso de los Libres; Juan G. Paiva (h), para Santo Tomé; Juan Olivieri, en San Roque; Raúl Billordo, en Empedrado; ingeniero agrónomo Ernesto R. Meyer, en Alvear; Fidencio Miño, en Mercedes; Feliciano Silvero, en Sauce; Francisco Lecuna, en San Luis del Palmar; Pedro Zaracho, en San Cosme; Francisco de los Santos Benítez, en Santa Ana; Alejandro Clause, en Lavalle; Isaac Esquivel, en Itá Ibaté; y Domingo Olivieri, en Bella Vista. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Juan Francisco Torrent al doctor Blas Benjamín de la Vega. 1936-1946)” (1997). Ed. EUDENE (Editorial Universitaria de la Universidad Nacional del Nordeste), Corrientes.

En el ámbito municipal, fue designado intendente municipal Elías Abad, quien confirmó como secretario a Leopoldo B. Blugerman que se venía desempeñando en esas funciones desde muchos años atrás. El nuevo intendente inició una eficiente Administración que sería recordada por muchos años como un ejemplo de seriedad y progreso.

Abad había venido actuando como presidente del Concejo Deliberante y renunció para asumir la titularidad del Departamento Ejecutivo Municipal. Como interventor a cargo de la Comisión Municipal de Saladas, se desempeñaba el diputado provincial Oscar J. Dansey, con autorización del cuerpo al que pertenecía. A éste lo reemplazó Félix Delfino y, en Bella Vista, fue designado -en igual carácter- Angel H. Ruiz, ambos también legisladores y con anuencia de la Cámara.

En Curuzú Cuatiá era reelegido por un nuevo período Carlos C. Araujo; en Mercedes, Mario Avalos Billinghurst fue suspendido por el Concejo Deliberante a raíz de disidencias que lo hicieron desacatar resoluciones de este cuerpo. Posteriormente, fue designado en su reemplazo Indalecio Bustinduy.

En Paso de los Libres se reelegía por un nuevo período a Salvador Di Tomaso. En la Ciudad de Goya se designaba a Eduardo Mohán Moscoso. En Santo Tomé se aceptó la renuncia de Esteban Rodríguez -que se desempeñaba como interventor- y se designó en su reemplazo a Mario Avalos Billinghurst, mientras se disponía la Intervención a la comuna de Monte Caseros, designándose a Juan B. Lovera.

En los últimos meses del año se realizaron elecciones municipales para reemplazar a los concejales que cesaban en su mandato. En la capital, Gregorio G. de la Fuente, Rafael M. Lubary, Rodolfo F. Fernández y Sandalio Barreto y, además, debían cubrirse las vacantes por fallecimiento de Jaime Chico y de Elías Abad, designado intendente municipal.

En cinco de las poblaciones a las que se había convocado las elecciones fueron suspendidas, ya que se estaba tratando en la Legislatura un proyecto de ley por la cual se las elevaba a la categoría de municipios autónomos. Se trataba de Santo Tomé, Esquina, Monte Caseros, Bella Vista e Itatí.

En la capital, los partidos de la Concordancia se presentaron con una lista única, integrada por Carlos Laffont, Sandalio Barreto, Rodolfo Fernández y el doctor E. C. Aguirre, por cuatro años; y doctores Edgar F. Gómez y Gregorio G. de la Fuente, por dos años; no hubo lista de oposición, por lo que las elecciones se realizaron dentro de la más absoluta tranquilidad, sufragando 1.017 votantes sobre un padrón calificado de 2.600 inscriptos.

En la Ciudad de Goya triunfó la “Lista Popular”, integrada por opositores a la Concordancia, logrando un concejal y otro los autonomistas que le seguían en orden de votos; en Santa Lucía obtuvo mayoría la “Asociación del Comercio” y la minoría los autonomistas y la “Lista Popular”.

Esta era la forma en que se manifestaban en algunos Departamentos las fuerzas de la oposición, impedidas de concurrir a comicios por la decisión de sus autoridades partidarias. En la Ciudad de Curuzú Cuatiá, en cambio, ganaron los autonomistas, consagrando concejales a Luis F. Bobbio y al doctor Pedro R. Obregón.

- La situación de los maestros

De vieja data era el problema de los sueldos adeudados a los maestros provinciales. Al comienzo de la gobernación de Juan Francisco Torrent parecía que la situación se había regularizado, pero diversas causas fueron produciendo nuevos atrasos y, al término de su gestión, el problema se había agudizado con la huelga general decretada por el gremio, que determinó la finalización anticipada de las clases.

Al asumir el gobernador Pedro Numa Soto, una de sus principales preocupaciones manifestadas era la de regularizar esa situación y, en igual sentido, se expresó el ministro del área, señor Resoagli. Con tal motivo y en búsqueda de una solución financiera, ambos funcionarios se trasladaron a la Ciudad de Buenos Aires en los primeros días del año.

Los maestros, reeditando el accionar del año anterior, se reunieron en un nuevo congreso provincial en la Ciudad de Goya y resolvieron continuar su movimiento en pro del pago de sus haberes atrasados y enviaron un telegrama al presidente de la nación ratificando el memorial presentado por el anterior congreso de Mercedes y pidiendo su intercesión para solucionar el problema(5).

(5) Diario “La Prensa”, (Buenos Aires), ediciones del 15 y 23 de Enero de 1940; y periódico “El Noticioso”, (Corrientes), edicion del 24 de Enero de 1940. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Juan Francisco Torrent al doctor Blas Benjamín de la Vega. 1936-1946)” (1997). Ed. EUDENE (Editorial Universitaria de la Universidad Nacional del Nordeste), Corrientes.

Si bien se esperaban resultados positivos de las gestiones gubernativas, las medidas de fuerza se cumplirían estrictamente hasta la normalización de los haberes adeudados, según lo manifestaba la comisión ejecutiva designada en el congreso de los docentes, dando a conocer en tal sentido un enérgico manifiesto.

El presidente del Consejo Superior de Educación, presbítero Sosa Levalle, adoptó una resolución que fue motivo de fuertes críticas, al modificar el carácter mixto de las escuelas de su dependencia, comenzando a ponerse en práctica esta resolución con las escuelas graduadas de la capital, donde las niñas debieron concurrir a las escuelas “Belgrano” y “Sarmiento” y los varones a la “Moreno” y la “Del Centenario”. Las gestiones de este mismo funcionario, en diálogo directo con los docentes instándolos a la reiniciación de clases, fracasaron ante la firme posición de los afectados(6).

(6) Diario “La Prensa”, (Buenos Aires), ediciones del 18 y 25 de Marzo de 1940. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Juan Francisco Torrent al doctor Blas Benjamín de la Vega. 1936-1946)” (1997). Ed. EUDENE (Editorial Universitaria de la Universidad Nacional del Nordeste), Corrientes.

Finalmente, llegó la noticia tan esperada relativa al pago de los haberes a los docentes, mediante un anticipo de fondos del Gobierno Nacional, producto de las gestiones directas realizadas por el gobernador y su ministro ante el Primer Magistrado, doctor Roberto Marcelino Ortiz, por la suma de $ 6.000.000.

No obstante el éxito de la gestión, los maestros se negaban a iniciar las clases hasta tanto no se dieran seguridades de que no se adoptarían medidas de represalias contra los directivos del movimiento gremial, como habría ocurrido en algún Departamento pero, finalmente, los primeros días del mes de Abril las clases se reiniciaban con normalidad, aunque con un pequeño atraso(7).

(7) Diario “La Prensa”, (Buenos Aires), ediciones del 26 y 30 de Marzo; y 2 y 6 de Abril de 1940. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Juan Francisco Torrent al doctor Blas Benjamín de la Vega. 1936-1946)” (1997). Ed. EUDENE (Editorial Universitaria de la Universidad Nacional del Nordeste), Corrientes.

- El Ferrocarril Económico

Otro de los problemas que la provincia traía de arrastre era la situación del Ferrocarril Económico, medio de transporte que unía a la capital de la provincia con los departamentos del Noroeste, impedidos por otros medios permanentes para dar salida a sus productos y trasladar a sus pobladores.

El nuevo administrador, Gustavo Soto, inició su gestión con los mejores deseos de darle el impulso necesario para que pudiera servir con eficiencia sus fines, preparando un presupuesto con importantes economías resultantes de suprimir empleos no indispensables y otros gastos varios de igual carácter, al mismo tiempo que se aprobaban tarifas de fomento a la producción local.

Pese a todos los intentos, el ferrocarril siguió dando pérdidas y determinando medidas de fuerza de su personal. Pero, sin lugar a dudas, gran parte de esa situación deficitaria era debida al uso de los materiales y vías del ferrocarril en favor de intereses particulares, especialmente de las zorras y autovías que no tributaban recursos a la administración.

La información periodística daba cuenta, además, de que conocidos empresarios de la construcción eran autores o cómplices en el robo de rieles que, con la complicidad de algunos empleados, eran sustraídos de los depósitos de la empresa.

La actividad policial permitió descubrir la existencia de una verdadera organización dedicada al robo de estos materiales. Allanados algunos depósitos, pudo recobrarse una parte de ellos, estimándose que esta actividad delictiva se venía realizando desde unos cuatro años atrás(8).

(8) Diario “La Prensa”, (Buenos Aires), ediciones del 26 de Enero; 3 y 11 de Febrero; 9 de Agosto; 1 de Octubre; 25 de Noviembre; y 22 de Diciembre de 1940. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Juan Francisco Torrent al doctor Blas Benjamín de la Vega. 1936-1946)” (1997). Ed. EUDENE (Editorial Universitaria de la Universidad Nacional del Nordeste), Corrientes.

Información adicional