El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Radicales y Antipersonalistas a principios de 1945

- Los partidos políticos

Félix Luna dice que “no fue tanto la represión como su específico desprestigio lo que borró de la escena en los primeros tiempos de la rebelión, a los partidos políticos. Eminentemente electoralistas, el alejamiento de toda posibilidad de elecciones aparejó automáticamente su desaparición aparente, acentuada por la disolución ordenada por decreto y la consecuente clausura de sus locales y secuestro de sus archivos y bienes.
Los conservadores, damnificados directos de la insurrección, se sepultaron en un hosco resentimiento. Sus presuntos beneficiarios, los radicales, que en un primer momento saludaron con alborozo la caída de Castillo, fueron retrayéndose en una erizada desconfianza a medida que el régimen militar acentuaba...
Todos los partidos políticos, por uno u otro motivo, con mayor o menor encono, estaban tácitamente pronunciados contra el régimen militar(1).

(1) Félix Luna. “El 45” (1969), pp. 50 y 51. Ed. Jorge Alvarez, Buenos Aires. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Juan Francisco Torrent al doctor Blas Benjamín de la Vega. 1936-1946)” (1997). Ed. EUDENE (Editorial Universitaria de la Universidad Nacional del Nordeste), Corrientes.

La sensación de un ambiente de mayor libertad, consecuencia de la confianza de los sectores políticos en los nuevos funcionarios, posibilitó un renacido accionar partidario a la luz del día, que hasta ese momento habíase mantenido en forma larvada, como consecuencia del decreto que había dispuesto la disolución de aquellas entidades.

En el orden nacional se estudiaba el Estatuto que iba a regirlas; se había ordenado actualizar los padrones y se corría el rumor de un inminente llamado a elecciones generales.

- Los radicales

El partido Radical que respondía al Comité Nacional, presidido por el doctor Gabriel Oddone, había comenzado su reorganización. En el alto organismo se libraba una sorda lucha entre quienes querían colaborar con el Gobierno de facto y los que se oponían a ello con todas sus fuerzas.

Su Mesa Directiva dio a conocer un manifiesto por el que se rechazaba cualquier acuerdo con personas o partidos, porque ello era contrario a la conducta histórica y a los postulados de la Unión Cívica Radical, señalándose que se aspiraba “a cumplir su fundamental designio en las filas del partido, bajo sus exclusivas directivas, según lo dictaba su límpida trayectoria”.

Estas declaraciones obedecían a que se hablaba con insistencia de un acercamiento del dirigente cordobés Amadeo Sabattini(2) hacia una posible salida institucional propiciada por el Gobierno de facto -por una parte- y se comenzaba a hablar, por otro lado, de una futura conjunción de fuerzas bajo el lema de “Unidad Nacional”, de la que participarían todos los partidos considerados democráticos.

(2) E1 diario “Crítica”, de la Ciudad de Buenos Aires, mencionaba una entrevista de los caracterizados dirigentes radicales Elpidio González, Amadeo Sabattini, Avalos y Martín Noel, con el coronel Juan Domingo Perón pero, el propio Sabattini, se apresuró a desmentirlo, condenando el colaboracionismo con el Gobierno. Conf.: diario “La Mañana”, (Corrientes), ediciones del 16 y 24 de Junio de 1945. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Juan Francisco Torrent al doctor Blas Benjamín de la Vega. 1936-1946)” (1997). Ed. EUDENE (Editorial Universitaria de la Universidad Nacional del Nordeste), Corrientes.

Los dirigentes del sector mayoritario del radicalismo atacaban al Gobierno y exigían la realización de elecciones y -según afirma Luna- la vaciedad de este documento contrastaba con la sólida enunciación de la Declaración de Avellaneda, y la confrontación de ambos sectores prefiguraba ya el inevitable enfrentamiento interno(3).

(3) Félix Luna. “El 45” (1969), p. 91 y notas Nros. 3 y 6. Ed. Jorge Alvarez, Buenos Aires. Figuraban -entre muchísimos otros- Armando G. Antille, Julio J. Busaniche, David Bleger, Manuel Belnicoff, Arturo Illia, Eduardo Laurencena, Enrique M. Mosca, David Michel Torino, Emir Mercader, Roberto M. Ortiz (h), Carlos H. Perette, José Tamborini, Raúl L. Uranga, Alfredo Vítolo, Mauricio Yadarola, Miguel Angel Zavala Ortiz, figurando entre los correntinos Sotero Antonio Aquino, Eduardo Bonet y Adolfo Chiappe. Entre los firmantes de la Declaración de Avellaneda -que habría sido redactada por Arturo Frondizi- se encontraban Crisólogo Larralde, Ricardo Balbin, Oscar López Serrot, Federico Fernández de Monjardín, Francisco Rabanal, Arturo Frondizi, Celestino Gelsi, Alejandro F. Gómez y Ernesto F. Bavio quien, poco después, será designado interventor federal en Corrientes. Entre los dirigentes de esta provincia, que suscriben el documento, encontramos a Justo P. Villar, Cándido Quiroz, Héctor Lomónaco, Alfredo Tressens y Juan B. Fleitas. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Juan Francisco Torrent al doctor Blas Benjamín de la Vega. 1936-1946)” (1997). Ed. EUDENE (Editorial Universitaria de la Universidad Nacional del Nordeste), Corrientes.

Estas últimas declaraciones eran formuladas por un grupo de radicales dirigidos por el doctor Ricardo Balbín en favor de una intransigencia absoluta, fijando su posición en contra de todo colaboracionismo con el Gobierno de facto.

Iniciando su movilización, el radicalismo había realizado una reunión de extraordinarias proporciones en la Ciudad de Nueve de Julio, en la provincia de Buenos Aires, y lograba que las autoridades nacionales le reintegraran el inmueble conocido como la “Casa Radical” en la Ciudad de Buenos Aires. Y ante los acontecimientos que parecían precipitarse, dispuso la reorganización partidaria en todo el país.

En Corrientes, la juventud radical iniciaba su accionar proselitista con la publicación del semanario “Voz Radical”, que pretendía ser vocero de ese sector, definiéndose como defensor de la Constitución, la democracia y la libertad.

Sin embargo, en el orden provincial, el partido no había logrado su normalización, impedido por las leyes restrictivas de la actividad política. Pero sus más destacados dirigentes se reunían en el Salón Monumental de la ciudad capital con motivo de rendir homenaje a la memoria de Hipólito Yrigoyen, en cuya oportunidad se refirieron a su personalidad los doctores Eudoro Vargas Gómez, Roberto Billinghurst, Fernando Piragine Niveyro, J. Valentín Roibón, Carlos J. Benítez y el señor J. Aníbal Dávila.

En la misma oportunidad se resolvió hacer conocer al pueblo una declaración por la que se condenaba al colaboracionismo con la insurrección, el anhelo de que se restableciera a la brevedad la normalidad institucional con el llamado a elecciones, todo ello en medio de expresiones de vigoroso contenido democrático(4).

(4) Diario “La Mañana”, (Corrientes), edición del 3 de Julio de 1945. Firmaron la declaración -además de los nombrados- Blas Benjamín de la Vega, Julio V. Mohando, José Cabral, Juan B. Folguerá, Luciano Acuña, Santiago Lorenzo, Mariano Andino Ygarzábal, Miguel Alegre, Porfirio Aquino, Antonio Delpiano, Simón Hugo Muchnick, Antonio Clemente Carande, José Alegre, Ramón de la Rosa Aquino, Luis T. Mansutti, J. Ibarra Figueredo y otros. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Juan Francisco Torrent al doctor Blas Benjamín de la Vega. 1936-1946)” (1997). Ed. EUDENE (Editorial Universitaria de la Universidad Nacional del Nordeste), Corrientes.

En la provincia, el partido Radical se hallaba intervenido, aunque en los hechos tal medida no tenía una aplicación práctica. Ello movió a sus directivos, haciéndose eco de lo resuelto por el Comité Nacional, a formar una comisión reorganizadora provisional. Se reunieron a tal fin en el Bar Rex, de la ciudad capital, y luego de considerarse los últimos acontecimientos políticos se determinó la necesidad de aunar esfuerzos para lograr la unidad partidaria y contribuir a la vuelta del país a la normalidad constitucional.

Se constituyó una Junta provisional y se dio una declaración por la que se ratificaba su posición de franca y abierta lucha en pro del estricto cumplimiento de la Constitución y de las leyes; reconocían como suprema autoridad partidaria al Comité Nacional, presidido por el doctor Oddone, con cuya posición política se sentían solidarios.

Se resolvió comunicar lo resuelto a los dirigentes de toda la provincia a fin de que procedieran a crear juntas departamentales y se les hacía saber que el organismo formado en la capital tendría carácter de provisorio hasta tanto comiencen a desempeñar sus funciones los delegados que serían designados por la autoridad central partidaria(5).

(5) Diario “La Mañana”, (Corrientes), edición del 8 de Agosto de 1945 y diario “La Prensa”, (Buenos Aires), edición del 9 de Agosto de 1945. La comisión provisoria la integraban los doctores Héctor Lomónaco, Blas B. de la Vega, Carlos J. Benítez, Eudoro Vargas Gómez, José F. Benítez, P. Valentín Roibón, Juan B. Folguerá, Simón Hugo Muchnick, Roberto A. Billinghurst, Desiderio Q. Dante, Fernando Piraginc Niveyro, y los señores J. Aníbal Dávila, Porfirio Aquino y Clemente Carande. Suscribían, además, el documento, Eugenio Malchiodi, Enrique Duffau, Ernesto Trotti, Simón Romero, Roberto Avalos Billinghurst, Romulo Rinaldi, Armando Romero, Angel L. Morell, Guillermo B. de la Vega, Carlos A. Bruno, A. B. Stoup, Luis T. Mansutti, A. E. Andreau, Alfredo Rosses, Miguel I. Alegre, Arturo Bruno, Alejandro Aníbal Pinchetti, Arnaldo Vera, Ramón de la Rosa Aquino, Mario Andino Ygarzábal, Antonio Tost, Juan Carlos Lértora, Guillermo Vallejos (h), Arquímedes González del Castillo, E. Arqué, Luis A. Atienza, Guido Vallejos (h), Eugenio Led, Miguel Angel Vidal y otros. Hasta Julio de 1945, el comité provincial de Corrientes no estaba reconocido. (Conf. Félix Luna. “El 45” (1969), p. 162, nota Nro. 19. Ed. Jorge Alvarez, Buenos Aires). // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Juan Francisco Torrent al doctor Blas Benjamín de la Vega. 1936-1946)” (1997). Ed. EUDENE (Editorial Universitaria de la Universidad Nacional del Nordeste), Corrientes.

- Los antipersonalistas

Los radicales antipersonalistas -sector dividido del radicalismo tradicional intransigente- había venido gobernando a la provincia en un acuerdo o “concordancia” con los autonomistas y fueron desplazados del poder por la Intervención Federal decretada por el presidente Ramón S. Castillo en el año 1942.

En un primer momento -tras el movimiento rebelde de Junio de 1943- habían visto con buenos ojos el derrocamiento de aquel presidente pero, a medida que transcurría el tiempo, fueron tomando distancia, hasta ponerse en una posición totalmente opositora al Gobierno de facto de la nación.

El vocero de este sector era el diario “Nueva Época” y, a través de este medio precisamente, el ex mandatario correntino, doctor Pedro Numa Soto, publicó una “solicitada” con motivo de la designación de un sobrino suyo, el doctor Jorge Leónidas Soto, en la judicatura provincial.

A fin de evitar cualquier suspicacia, consideraba conveniente poner en conocimiento de sus amigos y correligionarios que la designación era ajena a cualquier gestión suya y que lejos de complacerlo la reprobaba, por considerar que ninguna persona que se estime, podía aceptar cargos de responsabilidad bajo el régimen militar y antidemocrático que imperaba en el país.

Reputaba que el “colaboracionismo” no contribuía a otra cosa que a demorar la hora en que se debía convocar al pueblo soberano para reorganizar los poderes públicos de la Constitución(6).

(6) Diario “Nueva Epoca”, (Corrientes), edición del 23 de Febrero de 1945; y diario “La Mañana”, (Corrientes), edición del 24 de Febrero de 1945. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Juan Francisco Torrent al doctor Blas Benjamín de la Vega. 1936-1946)” (1997). Ed. EUDENE (Editorial Universitaria de la Universidad Nacional del Nordeste), Corrientes.

Bajo el título “Desahogo Agraviante”, el diario “El Noticioso” -que exponía el pensamiento del partido Liberal- reprochaba la posición del ex mandatario, que condenaba con inusitada violencia y sin excepción a los que colaboraban con el régimen militar, sin importarle que con ello colocara en una dura disyuntiva a sus propios correligionarios que revistaban en los cuadros de la Administración Pública(7).

(7) Diario “El Noticioso”, (Corrientes), edición del 27 de Febrero de 1945. Consideraba que el doctor Numa Soto, desplazado por una “salvadora” Intervención Federal, se sentía ahora poseído de ímpetus de moralista y doctrinario, recordándole “los tristemente célebres Gobiernos concordancistas que llevaron a la provincia a la postración en sus manifestaciones vitales y a la culminación de su desprestigio institucional”, por lo que “sonaba a hueco la pretendida catilinaria del nuevo apóstol del antimilitarismo y de la democracia”. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Juan Francisco Torrent al doctor Blas Benjamín de la Vega. 1936-1946)” (1997). Ed. EUDENE (Editorial Universitaria de la Universidad Nacional del Nordeste), Corrientes.

La réplica no se hizo esperar y “Nueva Época” transcribía un artículo del diario “El Radical”, publicado en la Ciudad de Buenos Aires, que exaltaba la actitud del ex gobernante recordando al mismo tiempo la posición ambivalente del sector que lo criticaba(8).

(8) Diario “Nueva Epoca”, (Corrientes), ediciones del 27 y 28 de Febrero de 1945. Refiriéndose al diario “El Noticioso”, decía en sus editoriales que éste había batido palmas a la política interna y externa del presidente Castillo y, producida la insurrección del 4 de Junio de 1943, la consideró una necesidad nacional, aclamando al interventor Ruda Vega a su llegada a esta capital y colaborando con él. Cuando llegó a la provincia la Intervención Uriburu se sintió solidario con su acción y las columnas del diario fueron insuficientes para hablar de su obra. Terminaba diciendo que, producido el alejamiento del doctor Uriburu, desde el día mismo en que se hizo cargo el general Anaya, “volvió de nuevo la espalda al pasado en adhesión a los nuevos principios anunciados, en contraposición del régimen nacionalista que tuvo que soportar la provincia por espacio de diez meses”. El diario “El Noticioso”, (Corrientes), edición del 2 de Marzo de 1945, a su vez le recordaba al sector antipersonalista un documento originado en su convención en el que se expresaba “su viva simpatía por el movimiento militar de 1943, cuyos propósitos dados a conocer responden a los patrióticos anhelos del país y son los abrigados por la Unión Cívica Radical Antipersonalista de Corrientes”. El documento estaba firmado por Pedro A. Cremonte, como presidente, y Carlos A. Lotero Silgueyra, como secretario, y llevaba fecha 22 de Junio de 1943. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Juan Francisco Torrent al doctor Blas Benjamín de la Vega. 1936-1946)” (1997). Ed. EUDENE (Editorial Universitaria de la Universidad Nacional del Nordeste), Corrientes.

La inminencia de acontecimientos que pondrían en marcha el mecanismo de la vuelta a la normalidad constitucional, hacía que los dirigentes de mayor gravitación comenzaran a movilizarse públicamente. El doctor Pedro Numa Soto realizó una extensa gira por los Departamentos de la costa del Paraná, regresando desde Esquina acompañado por los dirigentes nacionales de su misma agrupación, doctores Jorge Artayeta, David de Tezanos Pinto, Emilio Muñoz de S’Albini y el señor Plácido O. Soto, quienes realizaron entrevistas con sus partidarios y sus aliados, los autonomistas(9).

(9) Diario “La Mañana”, (Corrientes), ediciones del 22 y 24 de Mayo de 1945. En su visita al diario “La Mañana” (cuyo edificio servía de comité autonomista), fueron cumplimentados por su director propietario, Elías Abad, y los doctores Francisco Riera, Justo Díaz Colodrero, Julio H. Solano y los señores Rómulo G. Artieda, Gabriel Feris, Omar Abad, el escribano José Rogelio Casco, Enrique Durand de Cassís, Rolando Casal y Juan B. Bruzera. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Juan Francisco Torrent al doctor Blas Benjamín de la Vega. 1936-1946)” (1997). Ed. EUDENE (Editorial Universitaria de la Universidad Nacional del Nordeste), Corrientes.

Coincidentemente con la actitud asumida por los demás partidos contrarios al Gobierno, el antipersonalismo correntino daba un documento repudiando el Estatuto de los Partidos Políticos que se había sancionado, reclamaba la vuelta a la normalidad y el levantamiento del estado de sitio(10).

(10) Diario “La Mañana”, (Corrientes), edición del 6 de Julio de 1945; y diario “La Prensa”, (Buenos Aires), edición del 7 de Julio de 1945. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Juan Francisco Torrent al doctor Blas Benjamín de la Vega. 1936-1946)” (1997). Ed. EUDENE (Editorial Universitaria de la Universidad Nacional del Nordeste), Corrientes.

La actitud asumida por algunos antipersonalistas de la Ciudad de Buenos Aires y de la provincia de Santa Fe, que se inscribieron en los registros del radicalismo que respondía al Comité Nacional, generó una inmediata respuesta en los prestigiosos dirigentes, doctores Leopoldo Melo y Francisco Albany que, en la Ciudad de Buenos Aires convocaron a una reunión nacional.

Los antipersonalistas de Corrientes, además de decidir conservar su personería en el orden provincial, propiciaron una política de amplia coincidencia democrática con los demás partidos, con el objeto de formar un frente común en defensa de las instituciones, designando como delegados a la reunión capitalina a Pedro A. Cremonte y y el doctor Carlos A. Lotero Silgueyra, Julio A. Vanasco y Alcibíades Devoto Acosta.

Para encarar los trabajos de reorganización partidaria y proyectar una resolución dando a conocer la posición del partido, se formó una comisión integrada por sus más conspicuos dirigentes(11).

(11) Diario “La Mañana”, (Corrientes), edición del 26 de Agosto de 1945; diario “La Prensa”, (Buenos Aires), edición del 29 de Agosto de 1945; y diario “El Liberal”, (Corrientes), edición del 13 de Agosto de 1945. La Junta estaba integrada por el doctor Pedro Numa Soto, Pedro A. Cremonte, Alcibíades Devoto Acosta, Julio A. Vanasco, Leopoldo A. Virasoro, Carlos A. Lotero Silgueyra y Roberto I. López Alvarado. Además de los nombrados, estuvieron presentes en la reunión antipersonalista, los doctores Pablo B. Politis, Angel E. Tosetti, Salvador Leguiza, Gustavo A. Soto, Antonio C. Canclini, Federico Muñoz, y los señores Antonio Samela, Gregorio Martínez, Raúl Goytia, Edelmiro Fava, Víctor Añasco, Amadeo Fagnani, Waldino Fernández, Arturo López Torres, Ricardo González, Emilio Díaz, Alejandro Costa, Naum Satulovsky, Juan B. Varela, José Galarza y Humberto Amábile. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Juan Francisco Torrent al doctor Blas Benjamín de la Vega. 1936-1946)” (1997). Ed. EUDENE (Editorial Universitaria de la Universidad Nacional del Nordeste), Corrientes.

Información adicional