El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

La prensa. Los reclamos políticos. Las fuerzas vivas, en 1945

- La prensa

El mes de Mayo de 1945 fue estimulante para la oposición. El anuncio de que el Gobierno de facto estaba dispuesto a iniciar las etapas preparatorias del retorno a la normalidad constitucional, fueron hechos que infundieron creciente osadía a la todavía desorganizada oposición.

Se estaban produciendo hechos positivos, como la derogación de medidas que impedían la aparición de algunas publicaciones y restringían la difusión de noticias. Los diarios tradicionales de la Argentina, “La Prensa”, “La Nación” y “El Mundo” por la mañana, y “Crítica”, “La Razón” y “Noticias Gráficas” por la noche, eran opositores al Gobierno y, también, casi todos los diarios del Interior. Recién a mediados de Septiembre va a aparecer “La Epoca”, con ayuda oficial, para apoyar a Perón(1).

(1) Félix Luna. “El 45” (1969), pp. 97, 99 y 218. Ed. Jorge Alvarez, Buenos Aires. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Juan Francisco Torrent al doctor Blas Benjamín de la Vega. 1936-1946)” (1997). Ed. EUDENE (Editorial Universitaria de la Universidad Nacional del Nordeste), Corrientes.

En la capital de la provincia, el órgano periodístico de mayor presencia opositora fue el diario “La Mañana”, expresión de un sector autonomista, cuyo director propietario era el ex senador nacional Elias Abad, siguiéndole -en orden de accionar opositor- “Nueva Epoca”, de tendencia radical antipersonalista, dirigido por Francisco Rivellini; “El Liberal”, del otro sector autonomista, dirigido por el ex gobemador de la provincia, doctor Juan Francisco Torrent(2) y, finalmente, “El Noticioso”, órgano de expresión del partido Liberal, que había tenido varios directores y últimamente lo dirigía el doctor Mariano Gómez.

(2) Diario “El Liberal”, (Corrientes), edición del 16 de Mayo de 1945. En su editorial reconocía que “el diario no pudo arrojar todos los tipos de la imprenta contra la autoridad y tuvo que flexibilizar el acero de su pluma y retemplar el crisol de sus máquinas para salir más elevado y más puro, defendiéndose así del alcance de una fuerza que nadie podía detener... Mediante esta conducta, ha podido seguir prestando sus servicios a la sociedad, a la provincia y a la nación, con la autoridad que le ha discernido la opinión pública y el respeto que les ha merecido a los mismos que lo querían destruir, opinando siempre sobre las cuestiones de interés público con la inspiración del credo político de quienes tienen que defender una tradición y un ideal”. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Juan Francisco Torrent al doctor Blas Benjamín de la Vega. 1936-1946)” (1997). Ed. EUDENE (Editorial Universitaria de la Universidad Nacional del Nordeste), Corrientes.

En Goya había comenzado a aparecer, en Febrero, el semanario “Democracia”, bajo la dirección del doctor Roberto López Alvarado, de orientación radical antipersonalista, pero a los dos meses -por resolución del Poder Ejecutivo Nacional- se lo clausuraba por “tiempo indeterminado”. Debe reconocerse que durante la gestión del interventor Anaya, los diarios gozaron de una relativa tranquilidad, aún antes de decretarse la libertad de prensa por parte del Gobierno Nacional. En Bella Vista, continuaba apareciendo “La Huella”, bajo la dirección de Angel H. Ruiz; en Saladas, aparecía “Armonía”; y, en Goya, “Paréntesis”, de factura ampliamente democrática.

El anuncio de la libertad de prensa en el país tuvo una curiosa modalidad: el embajador de los Estados Unidos, Spruille Braden, hizo entrega a los periodistas de una declaración en la que les informaba haber sido visitado por el secretario de Informaciones y Prensa del Ministerio del Interior, Oscar Lomuto, en representación del vicepresidente de la nación, coronel Juan Domingo Perón, quien aseguraba que el Gobierno argentino estaba decidido irrevocablemente a dar completa libertad de prensa, pidiéndole que convocara a los periodistas estadounidenses en la Argentina para asegurarles que desde ese momento tendrían completa libertad para la transmisión y recepción de los despachos de noticias.

Pocos días después, el Gobierno hacía conocer el decreto restableciendo la libertad de prensa pero, pese a ello, se seguirían registrando hechos que eran contradictorios a las declaraciones del Acta de Chapultepec al que el país se había adherido(3).

(3) Diario “La Prensa”, (Buenos Aires), edición del 14 de Junio de 1945; diario “La Mañana”, (Corrientes), edición del 7 de Julio de 1945. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Juan Francisco Torrent al doctor Blas Benjamín de la Vega. 1936-1946)” (1997). Ed. EUDENE (Editorial Universitaria de la Universidad Nacional del Nordeste), Corrientes.

- Los reclamos políticos

Desde los primeros meses de la insurrección “todos los partidos políticos, por uno u otro motivo, con mayor o menor encono, estaban tácitamente pronunciados contra el régimen de facto” y fueron objeto de la represión oficial, aunque no fue tanto ésta como su desprestigio lo que los había borrado de la escena -dice Luna(4)- desde 1943 a 1945, ya que existía un escepticismo generalizado que los afectaba a todos y, el hombre argentino, no se sintió interpretado por ningún partido político.

(4) Félix Luna. “El 45” (1969), pp. 50 y 51. Ed. Jorge Alvarez, Buenos Aires. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Juan Francisco Torrent al doctor Blas Benjamín de la Vega. 1936-1946)” (1997). Ed. EUDENE (Editorial Universitaria de la Universidad Nacional del Nordeste), Corrientes.

Pero habían transcurrido ya dos años y el Gobierno de facto había sufrido también su lógico desgaste, al que se sumaba la situación internacional contraria a las posiciones que inicialmente había abrazado el movimiento juniano.

El mes de Mayo resultó estimulante para la oposición con el derrumbe del III Reich alemán, dando lugar a muestras de entusiasmo en la Ciudad de Buenos Aires y en todas las provincias, con diversos actos, a los que se sumaron los partidos políticos buscando capitalizar en su favor aquellas expresiones.

El día 31 de ese mes fue conocido el decreto-ley referido a su organización. Ya desde comienzos de año se venían dictando algunas medidas encaminadas a materializar una primera etapa de ordenamiento preelectoral, dando la impresión de que se deseaba llevar al país a la normalidad constitucional.

En tal sentido, los dirigentes políticos comenzaron a idear la mejor salida para el futuro del país, logrando la unidad nacional para asegurar la libertad del pueblo argentino y, en la provincia, el diario “La Mañana” editorializaba esa aspiración, señalando que estaba creado el ambiente propicio para llegar a las soluciones en que se hallaban empeñados los directores responsables de la opinión pública de la nación, haciendo hincapié en que las fuerzas democráticas y las reservas morales del país debían abocarse a esa tarea.

Más adelante, decía que, habiendo rectificado el Gobierno Nacional su política externa con la declaración de guerra a Alemania y Japón, debían darse elecciones libres, con lo que se habría devuelto a la nación la plenitud de su jerarquía jurídica, tan demagógicamente conducida, y sería obra de patriotas la de sus hijos enderezarla con la Constitución Nacional y las leyes básicas que sustentaban la organización estatal del país(5).

(5) Diario “La Mañana”, (Corrientes), ediciones del 7 de Marzo y del 1, 7, 17, 18, 20 y 25 de Abril de 1945. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Juan Francisco Torrent al doctor Blas Benjamín de la Vega. 1936-1946)” (1997). Ed. EUDENE (Editorial Universitaria de la Universidad Nacional del Nordeste), Corrientes.

A fines de Mayo, presentaba sus cartas credenciales el nuevo embajador de Estados Unidos, Spruille Braden, quien va a adquirir una importante presencia en el accionar de los partidos políticos definidos contra el Gobierno y, especialmente, contra el coronel Juan Domingo Perón.

En el mes de Julio, los socialistas reclamaban la necesidad de la unión de los partidos democráticos, mediante un documento que fue aprobado por el consejo de la agrupación. A ellos se agregaban los demócrata progresistas pero, la mayor fuerza política opositora, el radicalismo -dividido en sus opiniones- se resistía a esa integración de fuerzas a la que consideraba un “contubernio” que violaba viejas tradiciones partidarias.

Finalmente, a fines de Agosto, el radicalismo personalista dio una declaración reclamando la necesidad de retornar a la normalidad constitucional, reafirmar su oposición al actual Gobierno y declararse contrario a todo pacto o alianza de cometidos electorales como así el repudio del fraude y de la violencia sistemática en los Gobiernos.

Pero, finalmente, aceptaba que “luego de contemplar la actual situación del país”, se realizara una acción armónica con todos los partidos democráticos, organismos de trabajadores, etc., que tendieran a conseguir la normalidad, pero sin que esa acción incidiera sobre su unidad partidaria.

Se había formado una Junta de Coordinación Democrática, a la que muchos ya empezaban a llamar “Unión Democrática”, aunque desde los sectores radicales intransigentes se expresaba que no aceptarían conjunción de fuerzas con los demócrata nacionales(6).

(6) Diario “La Prensa”, (Buenos Aires), ediciones del 28, 29 y 31 de Agosto de 1945; diario “El Liberal”, (Corrientes), ediciones del 28, 29 y 31 de Agosto de 1945. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Juan Francisco Torrent al doctor Blas Benjamín de la Vega. 1936-1946)” (1997). Ed. EUDENE (Editorial Universitaria de la Universidad Nacional del Nordeste), Corrientes.

En los primeros días de Abril, un grupo de ciudadanos correntinos, en su mayoría autonomistas, radicales antipersonalistas e independientes, ya habían dado a conocer un manifiesto dirigido a los compatriotas de todo el país para bregar por el establecimiento de la normalidad institucional sobre la base de la Unidad Democrática y, poco después, se reorganizaban en pro de la unidad democrática con las restantes fuerzas de la República(7).

(7) Diario “La Mañana”, (Corrientes), ediciones del 4, 5, 6, 12 y 29 de Abril y del 18 y 26 de Agosto de 1945. El diario “La Prensa”, (Buenos Aires), en su edición del 5 de Abril de 1945, lo transcribe in extenso. Aparece firmado por Elías Abad, Pedro A. Cremonte, Pedro Numa Soto, Francisco Riera, Eduardo Miranda Gallino, Carlos Lotero Silgueyra, Mariano Llano, Gustavo A. Soto, Leopoldo Virasoro, Justo Díaz Colodrero, Florencio Goitia, Julio A. Vanasco, José A. Borda, Rómulo G. Artieda, Angel H. Ruiz, Salvador Di Tomaso, Galileo Mancini, Enrique Fernández, Alberto Acosta y Juan J. Ortiz, entre otros, a los que adhirieron luego muchos otros calificados ciudadanos. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Juan Francisco Torrent al doctor Blas Benjamín de la Vega. 1936-1946)” (1997). Ed. EUDENE (Editorial Universitaria de la Universidad Nacional del Nordeste), Corrientes.

También en Goya, otro grupo de ciudadanos pertenecientes a diversos sectores y actividades, enviaban al presidente de la Asociación Constitucional Argentina su propósito de constituir una filial en esa ciudad, “coincidiendo con los anhelos del pueblo argentino de volver a la normalidad(8).

(8) Diario “La Mañana”, (Corrientes), edición del 18 de Abril de 1945. Firmaban -entre otros- Roberto I. López Alvarado, Jorge García Loza, Andrés L. Paris, Julio A. Hormaechea, Américo Baibiene, Raúl Balestra, Santiago Balestra, Edgardo Castillo Odena, Humberto J. Zinny, José Miguel Cialzetta, Lucas Ruzovich y varios otros. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Juan Francisco Torrent al doctor Blas Benjamín de la Vega. 1936-1946)” (1997). Ed. EUDENE (Editorial Universitaria de la Universidad Nacional del Nordeste), Corrientes.

La creación de una comisión de homenaje a la Constitución Nacional de 1853, fue también motivo de una calurosa adhesión de los sectores opositores al Gobierno(9).

(9) Diario “La Mañana”, (Corrientes), edición del 9 de Junio de 1945. Firmaban el telegrama de adhesión: Elías Abad, Pedro Numa Soto, Francisco Riera, Juan J. Ortiz, Eduardo Miranda Gallino, Rómulo G. Artieda, Justo Díaz Colodrero, Pedro A. Cremonte, Mariano Llano, Francisco Manzi, Justino Carballo Romero, Gabriel Feris, Primo Meana Colodrero, Tobías Embón, Julio H. Solano, Carlos A. Lotero Silgueyra, Juan B. Ocanto, Gustavo A. Soto, Pedro A. Montaña, Juan Romero, Jaime Pinsker, Francisco Rivellini, Enrique Durand de Cassís, Alvaro A. Márquez, J. A. Ramos, Carlos Márquez Mantilla, Sebastián Muñoz, Tomás Korimblun, J. Oscar Dalurzo, Leonardo Verrastro, Remigio B. Casco, Humberto Prieto, Raúl Amaro Márquez, Oscar Abad, Félix Contreras González, José Berti López, Antonio Bonafine, S. A, Santoro, Alberto Cruz, E. Blugerman y otros. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Juan Francisco Torrent al doctor Blas Benjamín de la Vega. 1936-1946)” (1997). Ed. EUDENE (Editorial Universitaria de la Universidad Nacional del Nordeste), Corrientes.

Como consecuencia de la constitución de la Junta de Coordinación Democrática en la Ciudad de Buenos Aires se concretaron en igual forma organismos en cada una de las provincias. En Corrientes, se formó un Comité Unitario Central, integrado con carácter provisional por ciudadanos de diversas ideologías políticas, que dirigió un manifiesto al pueblo invitándolo a unirse en la lucha contra los reductos nazi-fascistas; reclamo de convocatoria inmediata a elecciones generales, bajo la Ley Saenz Peña y presididas por la Suprema Corte de Justicia; eliminación de toda candidatura oficial o nacida con su auspicio; libertad a los presos políticos y sociales; libertad a los partidos, sindicatos y diversas manifestaciones populares, de prensa y radiodifusión; señalándose que en breve se realizaría una asamblea para elegir autoridades definitivas(10).

(10) Diario “La Prensa”, (Buenos Aires), edición del 29 de Agosto de 1945. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Juan Francisco Torrent al doctor Blas Benjamín de la Vega. 1936-1946)” (1997). Ed. EUDENE (Editorial Universitaria de la Universidad Nacional del Nordeste), Corrientes.

- Las fuerzas vivas

En Junio de 1945 aparecía en los diarios metropolitanos un “Mensaje de Conciliación a los Partidos Políticos”, con la firma de 373 personalidades, maestros del Derecho, médicos, sociólogos, financistas, escritores, economistas, historiadores, que representaban “a los valores morales más estimables”, reclamando a los partidos, ante la perspectiva de la convocatoria a elecciones, la responsabilidad de dar una solución mediante el renunciamiento de los ideales de cada uno como solución de emergencia ante el peligro común, solución impuesta como única alternativa.

Decía que la conciliación no significaba suprimirlos, que la obra debía ser de los partidos mismos, ya que por ellos la conciliación anidaría en el alma del pueblo. A este manifiesto se sucedió otro, suscripto por 319 entidades representativas del comercio y la industria del país, protestando contra el accionar de la Secretaría de Trabajo y Previsión.

A ellos se unieron solidariamente -en otro extenso manifiesto- la Sociedad Rural Argentina y la Sociedad Rural de Rosario y, unos días después, la Confederación de Sociedades Rurales Argentinas (CRA)(11).

(11) Diario “El Liberal”, (Corrientes), edición del 16 de Junio de 1945; diario “La Prensa”, (Buenos Aires), ediciones del 12, 16, 19 y 24de Junio de 1945. En el manifiesto de la industria y el comercio aparecen -representando a la provincia- los almaceneros mayoristas, la Asociación Comercial, la Asociación del Comercio, Industria y la Producción de Goya y el Centro Comercial de Monte Caseros. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Juan Francisco Torrent al doctor Blas Benjamín de la Vega. 1936-1946)” (1997). Ed. EUDENE (Editorial Universitaria de la Universidad Nacional del Nordeste), Corrientes.

Como la mayor parte del contenido de estas declaraciones iban dirigidas contra la política social emprendida por la Secretaría de Trabajo y Previsión, en los principales diarios metropolitanos apareció, como réplica, una solicitada que decía que “los trabajadores hacen escuchar su voz”, a propósito de la incertidumbre y malestar creado en las clases trabajadoras por las manifestaciones de las entidades patronales, y reafirmaban y hacían pública las adhesiones formuladas a “la obra humana y definitiva de política social iniciada y llevada a la práctica por aquel organismo”.

En verdad, lo que hacía la solicitada era reunir una serie de resoluciones adoptadas independientemente por distintos gremios, presentándolas unidas por este medio, a la que se agregó -días después- otra solicitada de igual carácter en la que se expresaba que “los trabajadores continúan haciendo escuchar su voz”.

Sucesivamente se fueron haciendo escuchar diversas adhesiones a estas solicitadas en distintas provincias y territorios nacionales, no escapando a esta campaña los de Corrientes(12).

(12) Diario “La Prensa”, (Buenos Aires), ediciones del 24, 26 y 28 de Junio de 1945. “Los obreros correntinos en la brecha” decía la información, haciendo saber que adherían a la política social y económica de la Secretaría de Trabajo y Previsión las siguientes entidades gremiales de Corrientes: Unión Obrera Marítima, Sindicato de Obreros de la Construcción y Anexos, Sindicato Obreros Curtidores y Anexos, Federación Gráfica Correntina, Unión Obreros Fabriles, Unión Obreros y Empleados del Estado, Unión General de Mozos, Cocineros y Anexos, Sindicato Obreros Fabriles Facomate; Obreros de la Construcción Naval y Anexos, Empleados y Obreros del Ferrocarril Correntino, Federación Obrera del Vestido, Sindicato de Obreros Estibadores, Sociedad de Socorros Mutuos de Conductores, Guardas y Anexos, Sociedad Obreros Panaderos, Sociedad Empleados de Comercio, Sindicato Unión Obreros y Empleados Telefónicos, Sindicato Obrero de Peones y Repartidores de Casas Mayoristas, Sindicato de Damas y Oficiales Peluqueros, Sindicato de Obreros Madereros Cichero, Sindicato Obreros Carpinteros y Anexos, Sociedad de Carniceros Minoristas y Anexos; de Goya: Sociedad Obreros Panaderos y Anexos, Gremio de Mozos y Empleados de Hoteles y Anexos, Centro de Patronos Peluqueros y Peinadores, Sindicato Obrero del Trabajo, Obreros del Tabaco y Obreros de la Construcción; de Curuzú Cuatiá: Sindicato de Obreros Panaderos, Centro de Obreros de Socorros Mutuos, Unión Obreros de la Piedra, Canteras La Cautiva, Centro de Empleados de Comercio e Industria, Unión General de Mozos, Cocineros y Anexos; de Empedrado: Sindicato Obrero Oficios Varios; de Itatí: Círculo Católico de Obreros, Sindicato Obrero de Oficios Varios; de Mercedes: Unión Gráfica Mercedeña; de Bella Vista: Centro de Empleados de Comercio e Industria; de Santo Tomé: Sociedad Obreros de la Construcción y Anexos; de San Luis del Palmar: Federación de Círculos Católicos Obreros; de La Cruz: Asociación de Empleados y Obreros; de Paso de los Libres: Asociación de Plantadores de Arroz; y de Lavalle: Centro de Obreros Estibadores. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Juan Francisco Torrent al doctor Blas Benjamín de la Vega. 1936-1946)” (1997). Ed. EUDENE (Editorial Universitaria de la Universidad Nacional del Nordeste), Corrientes.

Tampoco la Iglesia fue extraña al reclamo de vuelta a la normalidad , aunque dividida en sus simpatías en favor de uno y otro sector.

Información adicional