El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Fin del interinato del general Anaya

El general Laureano Orencio Anaya, como se recordará, había asumido por segunda vez en forma interina el Gobierno de la Intervención Federal, en este último caso como consecuencia de la cesantía de su predecesor, el doctor David Uriburu.

La misma condición de interino y la necesidad de que se abocara totalmente a sus obligaciones castrenses como comandante de la VII División de Ejército -con asiento en Corrientes- hacían suponer que su gestión sería muy breve. Pese a ello, los meses se fueron sucediendo y su accionar resultó satisfactorio para los diversos sectores de la opinión, lo que se manifestaba en los resultados obtenidos y la complacencia con que la crítica periodística los exaltaba.

No obstante, la información de que el Gobierno planeaba accionar mancomunadamente con el radicalismo o, por lo menos, con alguna parte de esta fuerza, hizo suponer que se enviaría un comisionado federal de esa tendencia. El general Anaya, en un primer momento, ante rumores circulantes acerca de su discontinuidad como interventor federal, contestó que nada había en tal sentido.

Estos rumores señalaban que sería designado el doctor Alfonzo Morrone en tal función, lo que determinó movimientos en ciertos sectores políticos ya que, para fines de Junio, se anunciaba que los cargos serían ofrecidos a conocidas figuras del radicalismo, especialmente para las provincias de Corrientes, San Juan y Córdoba(1).

(1) Diario “La Mañana”, (Corrientes), ediciones del 2, 24 y 26 de Junio de 1945; y diario “El Liberal”, (Corrientes), ediciones del 22 y 23 de Junio de 1945. El doctor Alfonzo Morrone había sido una figura de destacada actuación en el radicalismo metropolitano y en ese momento desempeñaba un cargo en la Secretaría de Trabajo y Previsión. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Juan Francisco Torrent al doctor Blas Benjamín de la Vega. 1936-1946)” (1997). Ed. EUDENE (Editorial Universitaria de la Universidad Nacional del Nordeste), Corrientes.

Es evidente que, al asumir el doctor Quijano, la decisión de designar un nuevo interventor para Corrientes ya estaba tomada. El general Anaya apresuró su regreso de la Ciudad de Buenos Aires por vía aérea y, a los pocos días, dirigía un mensaje al pueblo de la provincia dando cuenta de su gestión gubernativa realizada en poco más de seis meses; sus palabras fueron difundidas por la emisora local LT7 Radio Provincia de Corrientes.

En su mensaje, el general Anaya decía que las libertades individuales habían sido respetadas, de la misma manera que lo había hecho a la Justicia en su dignidad de poder independiente, enorgulleciéndose de que sus ministros, más de una vez, requirieron del Gobierno Central el levantamiento de sanciones que existían contra hombres y voceros de la opinión pública.

Señalaba, además, su respeto a la Constitución Nacional, a la que rendía homenaje, imponiendo su nombre a una plaza de la ciudad capital, el respeto a la tradición histórica local y el culto a los patriotas correntinos, siendo evidencia de ello el traslado de los restos de Pedro Juan Ferré y Juan Gregorio Pujol a su tierra natal.

Terminaba señalando que todo ello había contribuido a crear en la provincia un clima de tranquilidad y de orden, resultantes de la convicción que asistía al ciudadano de que se encontraba protegido en el legítimo ejercicio de sus derechos y que su libertad no era atacada ni disminuida por avances arbitrarios del poder(2).

(2) Diario “El Liberal”, (Corrientes), ediciones del 3 y 7 de Agosto de 1945; diario “La Mañana”, (Corrientes), edición del 5 de Agosto de 1945; diario “El Noticioso”, (Corrientes), ediciones del 5 y 7 de Agosto de 1945; y diario “La Prensa”, (Buenos Aires), edición del 7 de Agosto de 1945. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Juan Francisco Torrent al doctor Blas Benjamín de la Vega. 1936-1946)” (1997). Ed. EUDENE (Editorial Universitaria de la Universidad Nacional del Nordeste), Corrientes.

Finalmente, por conducto del Ministerio del Interior, se hizo saber que el interventor federal en Corrientes, general Laureano Orencio Anaya había presentado su renuncia, la que había sido aceptada, designándose en su reemplazo al doctor Ernesto Francisco Bavio, reconocido militante del radicalismo, continuando el militar interinamente hasta tanto se hiciera cargo el nuevo funcionario(3).

(3) Diario “La Mañana”, (Corrientes), edición del 24 de Agosto de 1945; diario “El Liberal”, (Corrientes), ediciones del 21, 23 y 24 de Agosto de 1945; y diario “El Noticioso”, (Corrientes), ediciones del 23 y 25 de Agosto de 1945. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Juan Francisco Torrent al doctor Blas Benjamín de la Vega. 1936-1946)” (1997). Ed. EUDENE (Editorial Universitaria de la Universidad Nacional del Nordeste), Corrientes.

Entrevistado, el doctor Bavio expresaba que, previa consulta con el ministro del Interior, designaría a sus colaboradores más inmediatos y que había aceptado el cargo como argentino y como demócrata, señalando que conocía al doctor Juan H. Quijano, al que consideraba un hombre con sanas intenciones, animado de un ardiente deseo de volver al país a la normalidad institucional desaparecida y, por esa razón, no había vacilado en aceptar el ofrecimiento para contribuir desde la Intervención a posibilitar esas aspiraciones(4).

(4) Diario “La Mañana”, (Corrientes), edición del 30 de Agosto de 1945. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Juan Francisco Torrent al doctor Blas Benjamín de la Vega. 1936-1946)” (1997). Ed. EUDENE (Editorial Universitaria de la Universidad Nacional del Nordeste), Corrientes.

- Sensibles pérdidas

Durante este corto período, la clase política correntina sufrió la perdida de varias destacadas figuras del escenario partidario. A una avanzada edad fallecía, a fines del mes de Marzo, en Santa Lucía, Antonio Depiaggio, viejo militante autonomista que llegó a desempeñar importantes cargos públicos. En Abril desaparecía el doctor Floricel Pérez, de actuación en la Ciudad de Goya, donde dirigió el periódico “La Lucha”, perteneciente al radicalismo tradicional.

Un golpe muy grande sufrió el autonomismo correntino con la desaparición de dos destacados dirigentes: los doctores Cornelio Candia y Hernán Félix Gómez. El primero, si bien vinculado a familias de la Ciudad de Buenos Aires, donde residía, era oriundo de Mburucuyá, y ocupó diversos cargos de responsabilidad, representando a su provincia natal en la Cámara de Diputados de la Nación.

El doctor Hernán Félix Gómez también representó a la provincia en la Cámara de Diputados de la Nación, destacándose ampliamente en su labor docente y, especialmente, como uno de los historiadores más prolíficos de Corrientes. La labor periodística lo contó como director del diario “El Liberal” y, a través de él, su pluma inspirada brindó las mejores páginas literarias y políticas, que no desmerecían la elocuencia de sus discursos y conferencias ante los más selectos auditorios.

En el mes de Mayo, el partido Liberal perdía a Edmundo Rolón, dirigente ligado al Departamento Goya, en el que había desempeñado funciones de responsabilidad.

Otro golpe muy duro para el autonomismo resultó la pérdida, en el mes de Julio, del ex gobemador de la provincia, doctor Juan Francisco Torrent. El doctor Torrent estaba ligado al doctor Juan Ramón Vidal por lazos de parentesco y, a la muerte del viejo caudillo, asumió la dirección del diario “El Liberal”. Su actuación destacada dentro del autonomismo lo llevó a ser elegido diputado nacional, representando a la provincia de Corrientes.

- Acontecimientos mundiales de la época

En este período ya se vislumbra, y se produce, la caída de las potencias del Eje. También se producen las últimas declaraciones de guerra a dichos países. Entre ellos, Hungría, que capitula en Enero y su Gobierno provisional así lo resuelve. Al mes siguiente lo hacen Ecuador y Chile y, un escaso mes después, lo hace Finlandia.

A fines de Marzo de 1945 le cabe a la Argentina el triste honor de ser la última nación que declara la guerra a Alemania y Japón y se pronuncia en ese sentido, habida cuenta de que el país teutón está ya prácticamente vencido, al extremo de que poco más de un mes después, el 8 de Mayo, se rinde incondicionalmente.

En Febrero de ese año se había reunido la Conferencia de Chapultepec, en México, a la que la Argentina no había sido invitada, en razón de su política dictatorial y tendencia nazi, según lo apreciaban los demás países del continente americano, guiados por los Estados Unidos.

La decisión argentina de declarar la guerra le permitirá, posteriormente, suscribir el Acta mencionada que comprometía a los países signatarios en la defensa de cualquiera de ellos. La inminencia de la caída del Eje motiva a los jefes de los tres grandes países comprometidos en su lucha a reunirse en Yalta -una pequeña población rusa- para echar las bases de un nuevo orden mundial con base en la proyectada Organización de las Naciones Unidas, la que se concreta el 25 de Abril en la Conferencia de San Francisco y queda definitivamente organizada el 26 de Junio de 1945 con la participación de 51 Estados soberanos.

El führer alemán, Adolf Hitler, poco antes de caer Berlín, se suicida junto a su esposa, Eva Braun. El Duce italiano, Benito Mussolini, es fusilado junto a su mujer, Clara Petacci; y el presidente de Estados Unidos, Franklin Delano Roosevelt, fallece un mes antes de la rendición alemana.

El Primer Ministro inglés, Winston S. Churchill, derrotado en las elecciones de su país por el partido Laborista, se ve obligado a renunciar a la jefatura del Gobierno.

Finalmente, la guerra termina con la rendición incondicional de Japón, producida inmediatamente de ser atacada por bombas atómicas lanzadas por aeronaves de Estados Unidos. La era atómica había comenzado.

Información adicional