El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

La actividad partidista en la provincia en el segundo semestre de 1945

Inmediatamente de producida en Buenos Aires una manifestación multitudinaria organizada por la oposición, a la que se denominaría “de la Libertad y la Constitución”, el Ministerio del Interior cursó telegramas a los delegados federales dándoles instrucciones sobre el desarrollo de las actividades políticas.

Señalaba, en primer lugar, que los órganos que invocaran representación de los partidos no podían ser reconocidos oficialmente en tal carácter hasta que no lo hiciera la Justicia Federal con competencia electoral, en cumplimiento de las normas del Estatuto, pero ello no impediría que se desarrollara la actividad política “a nombre de los partidos o fracciones de la opinión pública”, sometiéndose a las reglamentaciones legales y administrativas vigentes(1).

(1) Diario “La Prensa”, (Buenos Aires), edición del 21 de Septiembre de 1945. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Juan Francisco Torrent al doctor Blas Benjamín de la Vega. 1936-1946)” (1997). Ed. EUDENE (Editorial Universitaria de la Universidad Nacional del Nordeste), Corrientes.

Los corrillos políticos daban cuenta de reiteradas visitas al titular de la cartera política por parte de dirigentes de todo el país, a los que no eran ajenos hombres de la provincia, que concurrían a la Casa Rosada o al City Hotel -donde se alojaba- en algunos casos como “amigos”, en otros como “correligionarios” o, en otros, como “comprovincianos”.

Cada vez se hacía más reclamada la necesidad de mantener la unidad demostrada en el imponente acto de la “marcha de la Libertad y la Constitución”, y se anunciaba una próxima visita a Corrientes de líderes de los partidos opositores, entre ellos el doctor José Aguirre Cámara, por el partido Demócrata Nacional; el doctor Julio A. Noble, por el Demócrata Progresista; Rodolfo Ghioldi, por el Comunista; Agustín Rodríguez Araya, por la Unión Cívica Radical; y Alejandro Korn, por el Socialista, designándose una comisión que tendría a su cargo la recepción y agasajos de los mismos(2).

(2) Diario “La Mañana”, (Corrientes), edición del 24 de Septiembre de 1945. La comisión multipartidaria estaba formada por: Elías Abad, Pedro Numa Soto, Juan J. Ortiz, Paulino Sánchez Ortiz, Genaro Verón, Santiago Erochesky, Manuel Antonio Pérez, Esteban Raeff, Angel L. Morell, Adolfo Contte (h), Francisco Riera, Pedro A. Cremonte, Justo Alvarez Hayes (h) , Francisco J. Rivellini, Humberto Costa, Elda Ligia I. de Márquez, Leopoldo Virasoro, Mariano Llano, Carlos A. Lotero Silgueyra, José María Serial Jara, Amado O. Almeida, Raúl Genaro Márquez, Vicente D. Ibarra, Nicolás Belcastro, Pedro Díaz Colodrero, Sebastián Muñoz, Gustavo Soto, Raúl Pérez y Jacobo Belisa. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Juan Francisco Torrent al doctor Blas Benjamín de la Vega. 1936-1946)” (1997). Ed. EUDENE (Editorial Universitaria de la Universidad Nacional del Nordeste), Corrientes.

En el mes de Septiembre comenzó una frenética carrera de reorganización partidaria, habida cuenta la posibilidad de un pronto llamado a elecciones generales, conforme las promesas del Gobierno y a las presiones que se ejercían desde los más variados sectores para que se retornara a la normalidad constitucional.

El partido Demócrata Nacional, presidido en el orden nacional por el doctor Laureano Landaburu, había dirigido expresas indicaciones a sus correligionarios para reorganizar las fuerzas, señalando que el partido estaba “totalmente definido contra la dictadura”, “contra la cual estaremos, solos o acompañados”, en obvia alusión a las declaraciones del radicalismo, contrarias a cualquier acercamiento a sus tradicionales adversarios.

El radicalismo, a su vez, se debatía entre sus confrontaciones internas y se mostraba reacio a las reorganizaciones que pudieran hacer perder el núcleo que lo conducía al liderazgo, especialmente ante el avance de sectores intransigentes, como el que se nucleaba en torno al doctor Amadeo Sabattini, en la provincia de Córdoba, y hacía pie en muchos distritos.

Comunistas y socialistas, se manifestaban como los campeones de una unidad nacional partidista que enfrentará en las urnas al continuismo insurreccional. A ellos adherían -entusiastas- los demócrata progresistas con su fuerte baluarte en Santa Fe.

Pero este impulso debió frenarse ante un hecho ajeno totalmente a la actividad de los partidos, al haberse producido -en la provincia de Córdoba- un intento sedicioso fallido encabezado por el general Arturo Franklin Rawson, que unos días antes aplaudía con entusiasmo “la Marcha de la Constitución y la Libertad”, y haber declarado el Gobierno de facto el estado de sitio.

- En la provincia

Los demócrata nacionales, más conocidos en Corrientes como autonomistas, fueron los primeros en iniciar las tareas de reorganización de sus comités de la capital y del interior, aunque divididos por motivos que tuvieron su inicio al producirse la muerte del viejo líder conservador, doctor Juan Ramón Vidal(3).

(3) Gabriel Feris. “Testimonio sobre Política y Periodismo, de 1930 a 1992” (1992), p. 10. Ed. Plus Ultra, Buenos Aires, señala que la división tuvo su origen en 1940, al fallecer Vidal, cuando muchos dirigentes coincidieron en que debía ser Elías Abad -presidente del comité de la capital- quien ocupara el cargo dejado vacante por el caudillo muerto, mientras el doctor Diomedes C. Rojas, prestigioso abogado y dirigente, que había sido candidato a gobernador en 1932 pero, como el partido llegó a un acuerdo para designar al doctor Pedro Numa Soto -candidato del antipersonalismo- partido con el cual el autonomismo conformó la “Concordancia”, relegando sus aspiraciones, esto le produjo un cierto resentimiento que lo alejó un tanto de la agrupación. Al fallecer Vidal, se consideró con derecho a reclamar la jefatura del partido. En sus épocas de juventud, el doctor Ricardo J. G. Harvey mantuvo conversaciones con el doctor Rojas. Harvey recordaba que Rojas le exhibía una fotografía -que estaba colgada en su estudio- que documentaba el homenaje que le fuera tributado al consagrárselo candidato a gobernador, expresando que ésa era “la cena de la traición”. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Juan Francisco Torrent al doctor Blas Benjamín de la Vega. 1936-1946)” (1997). Ed. EUDENE (Editorial Universitaria de la Universidad Nacional del Nordeste), Corrientes.

El sector alineado tras la figura del ex senador nacional Elías Abad, tuvo el reconocimiento de la conducción nacional por lo cual a su denominación agregó el aditamento “Distrito Corrientes”, mientras que el grupo del doctor Rojas, empleando también el nombre de Demócrata Nacional, le adicionó el tradicional “Autonomista”, para diferenciarse de aquéllos.

Las delegaciones enviadas por los primeros cumplieron rápidamente su objetivo, esclareciendo la posición partidaria tanto en el orden nacional como en el local. A ellos se unía una activa organización del comité de la juventud que, entre sus preocupaciones prioritarias, se imponía la tarea de reorganizar la biblioteca “Juan Ramón Vidal” en la que muchas generaciones de estudiantes habían abrevado conocimientos(4).

(4) Las comisiones enviadas al Interior estuvieron integradas, entre otros, por Elías Abad, doctor Francisco Riera, doctor Justo Díaz Colodrero, Mariano Llano, Rómulo G. Artieda, doctor Tobías Embón, doctor Oscar Abad, Rodolfo F. Fernández, Octavio J. del Castillo, Julio F. Alsina, doctor Remigio Casco, doctor Juan R. Luciani Vera, Gabriel Feris, etc. contando en los diversos Departamentos con figuras tales como Salvador Di Tomaso, Galileo Mancini, Luis F. Bobbio, Joaquín J. Raggio, José A. Borda, Antonio Cabral y Colodrero, Augusto C. Galarza. Juan Romero, Primo Meana Colodrero, etc. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Juan Francisco Torrent al doctor Blas Benjamín de la Vega. 1936-1946)” (1997). Ed. EUDENE (Editorial Universitaria de la Universidad Nacional del Nordeste), Corrientes.

Los segundos van a actuar recién dos meses después, no sin antes intentar un llamado a la unidad partidaria, dando a conocer un manifiesto suscrito por mas de 800 firmas que fue profusamente distribuido en volantes(5).

(5) Diario “El Liberal”, (Corrientes), edición del 14 de Septiembre de 1945. Se reclamaba el reintegro a su unidad primitiva, para que se pueda trabajar en común con las demás fuerzas democráticas que buscaban la recuperación de las instituciones mediante el ejercicio de la soberanía popular. Consideraban los firmantes que la unidad era un anhelo que debía cumplirse lealmente pues, en caso contrario, se quedaría en deuda con la opinión y los intereses generales que la reclamaban. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Juan Francisco Torrent al doctor Blas Benjamín de la Vega. 1936-1946)” (1997). Ed. EUDENE (Editorial Universitaria de la Universidad Nacional del Nordeste), Corrientes.

También, en los primeros días del mes de Septiembre, el partido Liberal mostró signos de movilización, reuniéndose su comité ejecutivo bajo la presidencia del titular, el doctor Ernesto R. Meabe, y aprobándose la redacción de un manifiesto que fijara con claridad su posición ante la situación institucional y política del país y la convocatoria a una asamblea de afiliados en la Ciudad de Goya, para comenzar las tareas de reorganización, lo que fue postergado.

En una nueva reunión se resolvió que sus afiliados no debían colaborar con el Gobierno de facto, aunque muchos de ellos lo habían venido haciendo desde el comienzo del proceso insurreccional(6).

(6) Diario “El Noticioso”, (Corrientes), ediciones del 9, 21 y 27 de Septiembre de 1945. La reunión debía realizarse en Goya el 30 de Septiembre, pero la declaración del estado de sitio la hizo suspender para más adelante. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Juan Francisco Torrent al doctor Blas Benjamín de la Vega. 1936-1946)” (1997). Ed. EUDENE (Editorial Universitaria de la Universidad Nacional del Nordeste), Corrientes.

Los radicales antipersonalistas, por su parte, en conocimiento de que diversas personas se encontraban empeñadas en una campaña tendiente a sorprender a los correligionarios en base a una posición distinta a la aprobada en la última asamblea partidaria, declararon que era incompatible con ella todo acto de colaboración con el Gobierno de facto. También expresaban que mantenían su posición de unidad democrática en procura de la normalización constitucional y que nadie podía atribuirse representación o autoridad del partido para forjar nuevas orientaciones en contrario.

Alertaban, asimismo, que no se había autorizado el funcionamiento de comité alguno en la capital y que todo afiliado “colaboracionista” sería considerado como traidor y expulsado de sus filas(7).

(7) Diario “La Prensa”, (Buenos Aires), edición del 23 de Septiembre de 1945; diario “El Liberal”, (Corrientes), edición del 20 de Septiembre de 1945; y diario “La Mañana”, (Corrientes), edición del 21 de Septiembre de 1945. Firmaban el manifiesto los doctores Pedro Numa Soto, Julio Vanasco, Carlos A. Lotero Silgueyra, Leopoldo A. Virasoro, Roberto I. López Alvarado, y los señores Pedro A. Cremonte y Alcibíades Devoto Acosta, miembros de su junta ejecutiva. La medida fue adoptada ante el conocimiento de que distinguidos dirigentes vinculados a esa fuerza intentaban orientarla en favor de la “radicalización” del proceso insurreccional. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Juan Francisco Torrent al doctor Blas Benjamín de la Vega. 1936-1946)” (1997). Ed. EUDENE (Editorial Universitaria de la Universidad Nacional del Nordeste), Corrientes.

La Unión Cívica Radical, con el aditamento de “Comité Nacional” -para distinguirse de sus parientes “antipersonalistas”- no estaban organizados en la provincia de Corrientes. Las dos tendencias que se manifestaban en el orden nacional -“unionistas” e “intransigentes”- tenían sus simpatizantes en el orden local. Las decisiones que se tomaban en la alta conducción partidaria no contaban con la voz de un delegado de los radicales correntinos.

Ello no fue obstáculo para que sus principales referentes dieran un manifiesto recordando a sus correligionarios que la única autoridad partidaria en el orden nacional había dispuesto la no colaboración con el Gobierno de facto, pronunciamiento que entendían debía cumplirse para que el partido conservara su conducta, prestigio y tradición y mantuviera sus principios. Recomendaba a los radicales no concurrir a acto alguno que no fuera organizado o auspiciado por las autoridades partidarias.

Cansados de esperar el envío del delegado reorganizador, los principales dirigentes del distrito se reunieron en la capital de la provincia constituyendo una junta provisional, presidida por el doctor Eudoro Vargas Gómez, informando de lo actuado al comité nacional(8).

(8) Diario “El Liberal”, (Corrientes), edición del 7 de Septiembre de 1945; y diario “La Prensa”, (Buenos Aires), edición del 23 de Septiembre de 1945. Integraban el organismo, además, el doctor Blas Benjamín de la Vega, como vicepresidente; el doctor Roberto A. Billinghurst y J. Aníbal Dávila, como secretarios; y el doctor Fernando Piragine Niveyro, como tesorero. En calidad de vocales figuraban los doctores Carlos J. Benítez, Julio G. Guastavino, Desiderio Q. Dante, Juan B. Folguerá, Valerio Bonastre, Simón Hugo Muchnik, Víctor G. Benítez, P. Valentín Roibón, José F. Benítez, Francisco Harvey Silva, Julio V. Mohando, Pedro Harvey Silva, Porfirio A. Aquino, J. Luciano Acuña, y los señores José Lorenzo, Blas Billordo (h), Bartolomé Pisarello y Clemente Carrande. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Juan Francisco Torrent al doctor Blas Benjamín de la Vega. 1936-1946)” (1997). Ed. EUDENE (Editorial Universitaria de la Universidad Nacional del Nordeste), Corrientes.

En la oportunidad, se dio una declaración sobre la necesidad de aunar esfuerzos para vigorizar la unidad partidaria y lograr la vuelta a la normalidad y el pleno imperio de la ley y la Constitución, reconociendo como suprema autoridad del partido a la junta presidida por el doctor Gabriel A. Oddone y solidarizándose con su posición política definida por la Mesa Directiva del Comité Nacional.

El partido Demócrata Progresista realizaba reuniones, aunque sin demasiado apoyo popular, prestigiado por la calidad de sus autoridades, presididas por el doctor Justo Alvarez Hayes, distinguido abogado que venía de un tronco liberal(9).

(9) Aparecían, junto a él, L. Benito Belcastro, Salvador Martín Tudó, Alfredo Nalda, Diego Balbastro Reguera, Amintas Alvarez Hayes, Vicente D. Ibarra, Víctor Navajas Centeno, Adolfo Samela, Nicolás C. Belcastro, José Raúl Odena, Gerardo Speroni, Mateo Maciel, etc. aunque formalmente recién se constituyó en el mes de Febrero de 1946. Conf.: diario “El Liberal”, (Corrientes), edición del 12 de Febrero de 1946. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Juan Francisco Torrent al doctor Blas Benjamín de la Vega. 1936-1946)” (1997). Ed. EUDENE (Editorial Universitaria de la Universidad Nacional del Nordeste), Corrientes.

Los que aparecían en el escenario político correntino trabajando con gran intensidad eran los elementos del partido Comunista que, para mediados de Septiembre, resolvían realizar un acto público en el Gran Cine Rex, el que sería puesto bajo la advocación de las Naciones Unidas, caracterizándolo como el “trasunto del vehemente deseo de nuestro partido de que se forje la inmediata unidad nacional sin exclusiones”.

Esta última aspiración daba satisfacción a las fuerzas demócratas nacionales que integraron una comisión de dirigentes para participar del acto(10).

(10) Alvaro I. Márquez era Secretario General, acompañándolo -entre otros- A. D. Almeida -como secretario de organización- y José Miguel Irigoyen, Vicente D. Chávez, Nicolás y Leonardo Verrastro, Sebastián Muñoz, Gerardo Pisarello, José Miguel Cialzetta y otros. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Juan Francisco Torrent al doctor Blas Benjamín de la Vega. 1936-1946)” (1997). Ed. EUDENE (Editorial Universitaria de la Universidad Nacional del Nordeste), Corrientes.

Cosa de los tiempos: ¡Comunistas y Conservadores juntos..!

Información adicional