El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

El 17 de Octubre y después. Los hechos en Corrientes

La interesante documentación revelada por el historiadoir Félix Luna, nos muestra a un Juan Domingo Perón desilusionado de sus aspiraciones políticas frente al cautiverio en que lo mantenían y, para peor, en manos de los integrantes de la Marina. En las cartas que hace llegar en esa oportunidad trasunta el deseo de lograr rápidamente su retiro y disfrutar con su compañera, la actriz María Eva Duarte, de una vida sencilla en algún lugar del sur del país.

Consigue que su amigo Edelmiro Farrell lo traslade al Hospital Militar en Buenos Aires. No se conoce si Perón estaba o no enterado de la sorda ebullición que se venía desarrollando en las capas más desposeídas de la civilidad, pero lo cierto es que aquel 17 de Octubre amanece con una alarmante presencia de hombres, mujeres y niños que, movidos por un extraño sentimiento o una no bien definida convocatoria, se desplazan utilizando todos los medios a su alcance, desde la periferia de la Ciudad de Buenos Aires, desde Berisso, Ensenada, La Plata y tantos otros lugares, hacia la histórica “Plaza de Mayo”, escenario de tantas y tan variadas reuniones populares.

Un sordo grito reclama la presencia del coronel Perón. El Gobierno titubea; no ha conseguido organizar un gabinete que lo secunde. Los partidos políticos, los sectores independientes, la universidad, las instituciones de todo orden, se manifiestan en su contra, reclamando la entrega del poder a la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

Los militares que gobiernan se encuentran ante la dolorosa disyuntiva de tener que entregar vergonzosamente el Gobierno, reconociendo el fracaso de su gestión insurreccional o buscar otra alternativa. Y la otra alternativa, en ese momento, parece ser la figura del coronel Perón, más allá de que él mismo llegue a entender claramente lo que está pasando ni que esta sea su hora más gloriosa.

Nerviosas negociaciones lo traen al balcón de la Casa Rosada y desde allí, exultante de gloria, se dirigirá al pueblo reclamando paz y tranquilidad, asegurándoles que sus derechos no serán conculcados y que debían regresar a sus hogares con la confianza de un triunfo asegurado.

Los mismos militares que habían contribuido a derrocarlo de sus funciones oficiales, ahora comprendían que no les quedaba otra que seguir apoyándolo. Y el Gobierno, que por un momento pareció pasar a las manos de sus acérrimos detractores, volvía a los mismos que hasta pocos días atrás lo habían venido ejerciendo, aunque se cambiasen algunos de sus nombres(1).

(1) En oportunidad de prestar juramento el nuevo vicepresidente, general Juan Pistarini, y los nuevos ministros, se pudo constatar en la ceremonia la presencia del coronel Perón vestido de civil y del ex ministro, doctor Juan Hortensio Quijano, a quien el general Farrell había ofrecido reasumir sus funciones al frente de su anterior cartera, lo cual había sido declinado, seguramente para abocarse a la gestión político-partidaria. Conf.: diario “El Liberal”, (Corrientes), ediciones del 19 y 22 de Octubre de 1945. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Juan Francisco Torrent al doctor Blas Benjamín de la Vega. 1936-1946)” (1997). Ed. EUDENE (Editorial Universitaria de la Universidad Nacional del Nordeste), Corrientes.

Perón había triunfado en el momento en que tal vez ni él mismo creyera que ello pudiera ocurrir. La suerte estaba echada. Ahora vendría la ingente tarea de organizar esas fuerzas inorgánicas para consolidar su triunfo mediante el apoyo popular a través del ejercicio soberano del sufragio(2).

(2) La información de los sucesos referidos al 17 de Octubre y sus prolegómenos, ha sido tomada del diario “La Prensa”, además de las necesarias referencias adoptadas del libro “El 45”, de Félix Luna. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Juan Francisco Torrent al doctor Blas Benjamín de la Vega. 1936-1946)” (1997). Ed. EUDENE (Editorial Universitaria de la Universidad Nacional del Nordeste), Corrientes.

- Los hechos en Corrientes

Desde la realización de “la Marcha de la Constitución y la Libertad” el entusiasmo había ido ganando a los sectores claramente identificados en la oposición al Gobierno de facto y aún en aquéllos no bien definidos en favor de uno u otro sector, que comenzaron -a partir de ese hecho- a mostrar claras manifestaciones de un encolumnamiento en posiciones democráticas.

La información que se tenía de los acontecimientos que se estaban produciendo en Buenos Aires llegaban a Corrientes por los diarios metropolitanos y los cables que recogía la prensa local. Pero como ésta era retaceada, en razón de la vigencia del estado de sitio, el recurso al que apelaba la población era el de escuchar las emisoras uruguayas, especialmente “El Espectador” y “Radio Carve”, quienes, junto a noticias verdaderas, recogían todo tipo de rumores que en ese momento circulaban con gran profusión.

Además del político, el sector más combativo era el de los estudiantes, especialmente los del único instituto universitario existente en la provincia: la Facultad de Agronomía y Veterinaria, que hacía de punta de lanza contra el Gobierno de facto, logrando las adhesiones de los estudiantes secundarios.

El delegado de la universidad en la ciudad, ingeniero Carlos Isella, disponía la clausura de la facultad por tiempo indeterminado, como acto de protesta por la detención de rectores, decanos, profesores y estudiantes y, mientras esto ocurría, el Gobierno Nacional decretaba la clausura de todas las universidades del país, respondiendo los profesores interinos, los jefes de trabajos prácticos y los ayudantes de la facultad correntina con su enérgica protesta por tal avasallamiento(3).

(3) La C.D. del Centro de estudiantes de esa Facultad resolvió un paro de actividades por tiempo indeterminado, hasta tanto se normalizara la situación reinante, expresando su solidaridad con la causa del estudiantado y profesorado secundario de la provincia. Diario “El Liberal”, (Corrientes), ediciones del 1 y 15 de Octubre de 1945; y diario “La Mañana”, (Corrientes), edición del 2 de Octubre de 1945. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Juan Francisco Torrent al doctor Blas Benjamín de la Vega. 1936-1946)” (1997). Ed. EUDENE (Editorial Universitaria de la Universidad Nacional del Nordeste), Corrientes.

Los interventores federales habían sido llamados por el ministro del Interior para impartirles instrucciones y considerar la situación de cada una de las provincias, mientras los rumores de todo tipo ganaban los diversos sectores de la provincia. Los caracterizados dirigentes autonomistas, Elías Abad y Luis F. Bobbio, eran llamados a la Ciudad de Buenos Aires de manera urgente por la autoridad superior del partido.

La inauguración del puente que unía a la Ciudad de Paso de los Libres con la similar brasileña de Uruguayana -prevista para el 12 de Octubre- se suspendía, dando nuevo pábulo a las más encontradas versiones. Es evidente que suspender un acto de tal significación política internacional tenía suficientes razones por parte de ambos Gobiernos: el de la Argentina, por los hechos que se van a producir en forma inmediata y, por el Brasil, la inminencia de un golpe de estado que va a derrocar al presidente, doctor Getulio Vargas a fines de Octubre(4).

(4) Diario “El Liberal”, (Corrientes), ediciones del 5, 10 y 30 de Octubre de 1945. El canciller, doctor Juan I. Cooke, reconoció que la suspensión se debió al estado de agitación que se vivía en el país, postergándola “para épocas más propicias”. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Juan Francisco Torrent al doctor Blas Benjamín de la Vega. 1936-1946)” (1997). Ed. EUDENE (Editorial Universitaria de la Universidad Nacional del Nordeste), Corrientes.

La renuncia del coronel Perón a todos sus cargos provocó demostraciones de alegría en los sectores opositores al Gobierno y a poco que se fueron conociendo las alternativas de lo que ocurría en Buenos Aires para entregar el poder a la Corte, estos encontraron la manera de dar rienda suelta a sus sentimientos, pese al estado de sitio.

En horas de la noche del viernes 12, en el tradicional paseo de calle Junín convertida en peatonal, se organizó una columna numerosa de ciudadanos. Previo a ello se había hecho escuchar por la red de altoparlantes de “Espacio”, diario oral, las estrofas del Himno Nacional, que paralizó el movimiento del paseo.

A la emoción de escuchar la canción patria se unió la presencia de una bandera argentina en manos de un estudiante que se puso al frente de la manifestación. Su desplazamiento fue en perfecto orden sintiéndose cánticos y gritos que reclamaban: “¡A la Corte!” o “¡Qué se vayan!”, “¡Queremos elecciones cuánto antes!”, etc.(5).

(5) Diario “La Mañana”, (Corrientes), edición del 14 de Octubre de 1945. Se advertía la presencia, entre otros, de los doctores Pedro Numa Soto, Francisco Riera, Justo Alvarez Hayes (h), Juan J. Ortiz, Justo Díaz Colodrero, Tomás Korimblun, Julio H. Solano, Carlos A. Lotero Silgueyra, Leopoldo A. Virasoro, Pedro Díaz Colodrero, Gustavo Soto y los señores Rómulo G. Artieda, Pedro A. Cremonte, Vicente Ibarra, Omar Abad, Enrique Durand de Cassís y muchos estudiantes universitarios y secundarios. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Juan Francisco Torrent al doctor Blas Benjamín de la Vega. 1936-1946)” (1997). Ed. EUDENE (Editorial Universitaria de la Universidad Nacional del Nordeste), Corrientes.

La crónica refleja la presencia en esos días en la ciudad del ex teniente coronel Gregorio Pomar, sin reflejar las razones de su viaje, más no así la presencia de muchísimas personas en el domicilio del familiar donde se hospedará durante su breve estadía.

Los acontecimientos parecían ir demostrando la importancia de los cambios producidos en Buenos Aires, al recibirse la noticia de que se había dispuesto el levantamiento de la clausura de las universidades y la libertad de los presos políticos, como también la derogación del Estatuto de los Partidos. Se unía a ello, el levantamiento de la clausura que pesaba sobre los diarios(6).

(6) Diarios “El Liberal” y “La Mañana” -ambos de Corrientes- ediciones del 14,15 y 16 de Octubre de 1945. El Jefe de Policía de la provincia, Luis Angel Martín, reunió a los directores de los diarios locales informándoles que quedaban derogadas todas las restricciones que regían para la prensa. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Juan Francisco Torrent al doctor Blas Benjamín de la Vega. 1936-1946)” (1997). Ed. EUDENE (Editorial Universitaria de la Universidad Nacional del Nordeste), Corrientes.

Pero, inesperadamente, la orientación de los vientos cambió generando un mar de duda e incertidumbre sobre el futuro argentino. “La Mañana”, en su editorial del día 16, que titulaba:

La contienda por la recuperación jurídica argentina”, decía que “los acontecimientos de la República a partir de la separación del coronel Perón a su triple función, se van precipitando muy rápidamente.
Cada veinticuatro horas nos hallamos con novedades y el país preñado de expectativas las va registrando con la emoción de quién sabe a ciencia cierta de que está viviendo las horas más difíciles de esta nueva prueba que le ha ofrecido el destino.
Sabe el pueblo que en esta sucesión cinematográfica de hechos tiene una destacada y gravitante influencia, tanto que podría ser decisiva”.

¡Palabras proféticas, sin duda! Pero no con el sentido que seguramente había inspirado el editorial.

El 17 de Octubre transcurrió en la provincia con absoluto orden, más allá del nerviosismo provocado por las noticias que lentamente iban llegando y provocaban el estupor en algunos y la esperanzada alegría en otros(7).

(7) Ricardo J. G. Harvey. “Los Sucesos de Octubre del 45 y su Repercusión en Corrientes”, en diario “El Litoral”, (Corrientes), edición del 17 de Octubre de 1998. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Juan Francisco Torrent al doctor Blas Benjamín de la Vega. 1936-1946)” (1997). Ed. EUDENE (Editorial Universitaria de la Universidad Nacional del Nordeste), Corrientes.

- Las adhesiones y rechazos

La Confederación General del Trabajo aprovechó el movimiento masivo del 17 de Octubre para decretar un paro general de actividades, pero la realidad es que este paro se había producido en Buenos Aires más allá de las directivas de la central obrera y, según afirman algunos historiadores, aún contrariando las desmentidas formuladas en la víspera(8).

(8) Diario “La Mañana”, (Corrientes), edición del 17 de Octubre de 1945. En realidad, el día anterior paralizaron sus actividades los obreros de los ingenios de la provincia de Tucumán. La Federación Obrera de la Industria de la Carne denunciaba que bandas armadas de Reyes (Cipriano) y compañía, “huérfanas de todo apoyo de la clase obrera”, pretendían recurrir al pistolerismo para sacar a la calle a los obreros de los frigoríficos para salir en defensa de su ‘fuhrer’ y llamaba la atención de los trabajadores a no prestarse a tales maniobras y reprimir toda acción nazi”. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Juan Francisco Torrent al doctor Blas Benjamín de la Vega. 1936-1946)” (1997). Ed. EUDENE (Editorial Universitaria de la Universidad Nacional del Nordeste), Corrientes.

El día 16 llegaban noticias a Corrientes de la realización de un paro en la vecina Ciudad de Resistencia, capital del Territorio del Chaco, pero éste había sido organizado por el Comité Movilizador Democrático de aquella localidad, reclamando todavía la entrega del poder a la Corte.

Las directivas de la Central Obrera van a encontrar receptividad en Corrientes en la organización -por parte de su Confederación de Empleados y Obreros- de un paro a realizarse el día 20, precisamente un “sábado inglés”. Se determinaba que el mismo era decretado en adhesión al coronel Perón y en homenaje a la labor desplegada por la Secretaría de Trabajo y Previsión. Grandes afiches invitaban a los obreros a la manifestación que debía realizarse en horas de la tarde.

Los rumores de todo tipo, especialmente la posibilidad de producirse un desabastecimiento y la ocurrencia de desmanes mantuvieron preocupada a la población. La Asociación Comercial y el Sindicato de Empleados de Comercio hicieron saber que no adherían a la huelga y trabajarían normalmente.

El día señalado, la mayoría de los comercios abrieron normalmente; lo hicieron también los bancos, que entonces funcionaban los sábados; y los alumnos concurrieron a sus clases. Parecía que nada iba a pasar, sobre todo porque los actos estaban programados para realizarse en horas de la tarde pero, ante la evidencia de que el comercio no se dejaba intimidar por las presiones ejercidas, se comenzó a advertir en las calles céntricas grupos numerosos de dirigentes gremiales, acompañados de hombres, mujeres y niños, que al grito de ¡Viva Perón! requerían a los empleados el abandono de sus tareas a la vez que amenazaban a los comerciantes propietarios intimándolos a cerrar sus puertas, amenazas que no llegaron a cumplirse por la actitud tolerante de estos últimos.

Todo ocurría ante la mirada de la autoridad policial que, al parecer, cumpliendo directivas, dejaba hacer impunemente. La Asociación Comercial envió un enérgico telegrama al Jefe de Policía denunciando la coacción ejercida contra sus asociados(9).

(9) Diarios “El Liberal” y “La Mañana” -ambos de Corrientes- ediciones del 20, 22, 23 y 25 de Octubre de 1945; diario “Nueva Epoca”, (Corrientes), edición del 23 de Octubre de 1945. Firmaban el telegrama Salvador Martín Tudó y L. Benito Belcastro, presidente y secretario. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Juan Francisco Torrent al doctor Blas Benjamín de la Vega. 1936-1946)” (1997). Ed. EUDENE (Editorial Universitaria de la Universidad Nacional del Nordeste), Corrientes.

Más tarde, los agitadores intentaron que los alumnos del Colegio Nacional y otros institutos se retiraran de los respectivos establecimientos suspendiendo las clases, objetivo que no lograron cumplir frente a la decidida actitud de los educandos, quienes, al salir ya cumplido su horario, prorrumpieron en vítores a la democracia y de repudio a Perón.

Su firme posición y ruidosas manifestaciones motivaron la presencia de un pelotón de infantería montada de la policía que se encargó de perseguirlos por diversas arterias hasta lograr su total disolución, no sin que antes, con la picardía propia de la juventud, se colocaran pañuelos en la boca a manera de mordaza.

Poco antes de las 18:00 se inició la concentración obrera en la plaza “Sargento Cabral”, desplazándose por las calles Junín, San Juan y 25 de Mayo, llegando a la plaza del mismo nombre, usando de la palabra varios oradores que expresaron sus simpatías en favor del coronel Perón.

Desde los balcones de la Casa de Gobierno escucharon los discursos el interventor federal, sus ministros, el comisionado interventor de la municipalidad, el interventor del Consejo Superior de Educación y otros funcionarios.

Al terminarse el acto, la concurrencia se trasladó hacia la sede gubernamental desde donde el doctor Bavio hizo escuchar su palabra, manifestándose identificado y al servicio de la política y candidatura anunciada del coronel Perón.

Los desmanes cometidos en horas de la mañana habían producido un gran malestar y la Asociación Comercial de Corrientes creyó necesario demostrar su fuerza y la adhesión de “los sectores más ponderables de la ciudad” -al decir del doctor Ricardo J. G. Harvey- organizando un paro que se llevaría a cabo el viernes 26, interpretando que al disponer el cierre de los establecimientos ejercitaba en el modo y la forma en que podía hacerlo un derecho legítimo contribuyendo al anhelo nacional de la plena vigencia de las instituciones.

Adherían a esta medida la totalidad de los partidos políticos reconocidos de la provincia, las entidades de docentes, empleados, etc.(10).

(10) Diario “El Liberal”, (Corrientes), edición del 25 de Octubre de 1945. Adherían la Asociación de Maestros, Centro de Profesores y Maestros Democráticos, los centros de estudiantes de la Facultad de Agronomía, del Colegio Nacional “General San Martín” y de la Escuela Normal de Maestros; Centro de Empleados de Comercio, Sindicato de Obreros Sastres, Círculo de Profesores de la Facultad de Agronomía, Comité Unitario, Comando de Resistencia, Comando Estudiantil de Resistencia Civil y los partidos Demócrata Nacional -Distrito Corrientes-; Demócrata Nacional Autonomista, Unión Cívica Radical Antipersonalista, Comunista y la juventud de la Unión Cívica Radical del Comité Nacional. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Juan Francisco Torrent al doctor Blas Benjamín de la Vega. 1936-1946)” (1997). Ed. EUDENE (Editorial Universitaria de la Universidad Nacional del Nordeste), Corrientes.

El paro resultó exitoso, ya que la ciudad amaneció con una inactividad casi absoluta, cerrados los comercios y sin concurrencia a clase por parte de los alumnos universitarios y secundarios, con el movimiento tribunalicio casi nulo, dada la adhesión de los profesionales del Derecho, muchos consultorios médicos cerrados y sólo se advertía el funcionamiento de los Bancos y de algunos pocos negocios céntricos, especialmente aquellos de propietarios extranjeros.

Cuando ya llegaba la hora fijada para el término del cierre decretado, por medio de la red de altoparlantes de “Espacio”, diario oral, se hizo escuchar el Himno Nacional y a renglón seguido se leyó una enérgica proclama, tarea que estuvo a cargo del joven abogado, doctor Adolfo Contte (h).

La reunión habría terminado sin sobresaltos, dado el orden y la vigilancia impuestos por la presencia policial, hasta que un grupo de jóvenes penetró en el “Bar Rex” procediendo a descolgar un cuadro con la fotografía del general Farrell, lo que motivó la intervención de un oficial del Ejército que estaba presente, vestido de civil, sin que el incidente tomara mayores proporciones.

Demostraba, sin embargo, el estado de exaltación en que se vivían tales momentos. Algunos estudiantes fueron detenidos aunque posteriormente fueron dejados en libertad(11).

(11) Diario “El Liberal”, (Corrientes), edición del 27 de Octubre de 1945. Los estudiantes detenidos fueron José Luis Picasso, presidente del centro de estudiantes de la Facultad de Agronomía; Angel Ramos, delegado estudiantil; y Florindo Sastre. // Citado por Ricardo J. G. Harvey. “Historia Política Contemporánea de Corrientes (del doctor Juan Francisco Torrent al doctor Blas Benjamín de la Vega. 1936-1946)” (1997). Ed. EUDENE (Editorial Universitaria de la Universidad Nacional del Nordeste), Corrientes.

Información adicional