El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

La Cuestión Misiones

Fue durante el Gobierno de Antonio B. Gallino que, en base a un proyecto del P. E. Nacional se quitó a Corrientes el extenso territorio de lo que es hoy la provincia de Misiones, que pasó a ser Territorio Nacional, hecho que se consumó por ley nacional del 22 de Noviembre de 1881.

Abierta la cuestión de límites con el Brasil, la Nación creyó necesario intensificar la obra argentina en los terrenos en debate y, para ello, sacarlos del dominio de Corrientes, declarándolos Territorio Nacional. El presidente de la República envió al efecto un Mensaje a las Cámaras de la Nación, en el que se planteaba este asunto, conocido con el nombre de “Cuestión de Misiones”, en el que, con el pretexto de fijar los límites de Corrientes, se nacionalizaban esos territorios.

El senador Carlos Pellegrini -en la sesión del 16 de Septiembre de 1881- y los senadores Miguel Victorio Gelabert y Santiago Baibiene -en la del día siguiente- hicieron, sobre todo el primero, una amplia defensa de la provincia.

El gobernador Gallino, a su vez, en el Mensaje inaugural de las sesiones de la Legislatura de 1881, protestó contra esta iniciativa que iba a segregar un amplio jirón de Corrientes, donde ella tenía organizados seis Departamentos (Paso de los Libres, La Cruz, San Javier, Candelaria, Santo Tomé e Ituzaingó), con una población de 40.000 habitantes, cerca de la tercera parte de su pueblo total, con 36 escuelas, más de cien ingenios de elaboración de yerba, como doscientos más pequeños de azúcar y como 800.000 cabezas de ganado.

El P. E. envió a su ministro de Hacienda a la Ciudad de Buenos Aires para gestionar, del presidente, renunciara a su proyecto, y para reunir en los archivos una documentación amplia que justificara el dominio de la zona a segregarse; pero todo fracasó.

El doctor Ramón Contreras -el aludido ministro- se excedió en su misión; un interesante libro, con el título de “Corrientes al Territorio de Misiones”, (prueba también de sus afanes por el progreso argentino y de sus sacrificios por el bienestar del país), quedó a las generaciones posteriores como justificativo del fervor del pueblo provincial en cumplir sus deberes de ciudadanía.

Lo demás fue perdido; la ley nacional del 22 de Diciembre de 1881 despojó a Corrientes de 46.739 kilómetros cuadrados de territorio, fijándole por límites: al Norte, el Alto Paraná; al Oeste, el Paraná; al Este, los arroyos Pindapoy y Chimiray, y el río Uruguay; y al Sur, el Mocoretá, hasta el arroyo Las Tunas, éste hasta sus nacientes, y una línea que, cortando la cuchilla del Basualdo, fuese hasta las nacientes del arroyo del mismo nombre, siguiendo la frontera por el arroyo de este nombre y el Guayquiraró, hasta su desagüe en el Paraná(1):

La noche que el telégrafo trajo a Corrientes la noticia de la ley nacional que separaba de su territorio la zona de Misiones, los hombres del oficialismo enajenaron -sobre mensuras de gabinete- gran parte de la tierra fiscal.
Integraron su precio en vales y descargaron esos vales por indemnizaciones de las luchas civiles(2).

(1) Arturo de Carranza. “La Segregación del Territorio de Misiones”, en la revista “Corrientes (Presente, Historia y Tradición)”, Nro. 1.
(2) Hernán Félix Gómez. “Toledo, ‘el Bravo’”, p. 61. Ed. Ameríndía Ediciones, Corrientes.
// Todo citado por Eduardo Rial Seijó. “La Noche que en Corrientes Raptaron al Gobernador (... y el día en que la Provincia perdió la Ciudad de Posadas)” (2004), en la “Colección Conflictos y Armonías en la Historia Política Correntina”. Ed. Amerindia Ediciones, Corrientes.

Cabe señalar que en la provincia circulaban bonos nacionales por compensación de las pérdidas que sufrieron los vecinos de Corrientes durante la invasión paraguaya de 1865; bonos del Gobierno liberal de Felipe J. Cabral por las pérdidas causadas por la insurrección de 1878; y bonos autonomistas del doctor Gallino por los destrozos ocasionados por la movilización y desmovilización de 1880, lo que terminó convirtiendo a la provincia en un festival de bonos, suficientes para adquirir todo el territorio de Misiones, el cual no se vendió en su totalidad debido “a la inexactitud de los mapas catastrales que permitieron que quedaran sin venderse las regiones del centro del territorio(3)

(3) Dirección General de Tierras. “Memoria 1922/192...”, Corrientes. // Citado por Eduardo Rial Seijó. “La Noche que en Corrientes Raptaron al Gobernador (... y el día en que la Provincia perdió la Ciudad de Posadas)” (2004), en la “Colección Conflictos y Armonías en la Historia Política Correntina”. Ed. Amerindia Ediciones, Corrientes.

Los funcionarios correntinos no estaban solos en esta “liquidación” de tierras, también participaron los jefes y oficiales del regimiento 3 de linea que se encontraban en nuestra ciudad acompañando a la Intervención Federal. El total de la superficie adjudicada por el Gobierno de Corrientes fue de 2.058.309 hectáreas.

El coronel Rudecindo Roca (jefe del regimiento 3 de línea y hermano del presidente de la República) vendió a la provincia una partida de fusiles “Remington” que el Gobierno local pagó con bonos y el coronel a su vez descargó esos bonos en la compra de 98 leguas cuadradas de territorio misionero; el gobernador no se quedó atrás y se adjudicó 60 leguas cuadradas próximas a la Villa de Posadas y, su hermano Rafael, 50 leguas cuadradas sobre el Pepirí Guazú(4).

(4) Academia Nacional de la Historia. “Historia Argentina Contemporánea. (1862 - 1930)”, segunda sección, p. 303.// Citado por Eduardo Rial Seijó. “La Noche que en Corrientes Raptaron al Gobernador (... y el día en que la Provincia perdió la Ciudad de Posadas)” (2004), en la “Colección Conflictos y Armonías en la Historia Política Correntina”. Ed. Amerindia Ediciones, Corrientes.

De acuerdo con el doctor Hernán F. Gómez, el doctor Antonio B. Gallino era poseedor de una de las mayores fortunas de Corrientes pero, en una publicación suelta del año 1882 firmada por el señor Alberto Aberastury, con domicilio por calle Mendoza 49, titulado “Algunos perfiles de la negra fígura”(5), se puede leer lo siguiente:

... Todo el mundo sabe en Corrientes que Antonio B. Gallino al frente de los establecimientos de su padre malversó y perdió gran parte del capital que se le confiara en juegos, en una vida disipada sin ejemplar.
Es así que el capital de toda la familia, que no era tan grande, disminuyó a una modesta renta. Después de dos años de desgobierno brutal se ha retirado con los títulos de propiedad de trescientas leguas de campos que no pudo haber comprado, porque jamás ha poseido el dinero que representan...”.

(5) Archivo General de la Provincia de Corrientes, Hemeroteca, tomo 230. // Citado por Eduardo Rial Seijó. “La Noche que en Corrientes Raptaron al Gobernador (... y el día en que la Provincia perdió la Ciudad de Posadas)” (2004), en la “Colección Conflictos y Armonías en la Historia Política Correntina”. Ed. Amerindia Ediciones, Corrientes.

Cuando la noticia de estas extralimitaciones llegaron a Buenos Aires, el senador nacional autonomista por Buenos Aires, doctor Carlos Pellegrini, presentó un proyecto para dejar sin efecto estas adjudicaciones, el que tuvo media sanción en Senadores, pero la Cámara de Diputados no lo aprobó y quedó fuera de la Ley de Federalización.

Recién el 20 de Febrero de 1894, el Poder Ejecutivo Nacional dejó sin efecto las ventas de tierras hecha por Corrientes en el Territorio de Misiones, pero sólo alcanzaba a los compradores que a esa fecha no hubieran practicado la mensura. Sólo los lerdos quedaron afuera.

El coronel Rudecindo Roca se trasladó de Corrientes a Misiones con el regimiento 3 de línea y su hermano, el presidente, lo nombra, el 1ro. de Enero de 1882, gobernador del flamante Territorio Nacional del cual, una parte ya le pertenecía.

Información adicional