El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Intervenciones durante el Ministerio de Yofre

Mientras el doctor Felipe Yofre fue ministro del Interior, le tocó a Roca dirigir cuatro Intervenciones: dos en Buenos Aires, una en Catamarca y otra en Entre Ríos.

El doctor Bernardo de Irigoyen era combatido por los cívicos, los radicales intransigentes y algunos autonomistas nacionales, núcleos que formaban mayoría en la Cámara de Diputados provincial.

En Marzo de 1899 efectuáronse elecciones para renovar el tercio de esta corporación. Adolecieron ellas de graves fallas:

Sucede con frecuencia -confesó un funcionario- que, para economizarse molestias y gastos, los ciudadanos no concurren a los comicios y los directores de la elección copian a su antojo el padrón electoral; ocurriendo a veces, cuando intervienen varios partidos, que de acuerdo entre ellos se adjudican un número de votos convenido de antemano(1).

(1) Marco Avellaneda. Nota al ministro Yofre (Septiembre 12 de 1899) en: “Intervención Nacional en la Provincia de Buenos Aires. Informe presentado al Excelentísimo Gobierno de la Nación por el interventor Marco Avellaneda” (1899), p. 41. Ed. J. Peuser, Buenos Aires. // Citado por Luis H. Sommariva. “Historia de las Intervenciones Federales en las Provincias” (1931), tomo II, capítulo XX: “Resurgimiento del Acuerdo”. Ed. El Ateneo, Buenos Aires.

Corroboró Pellegrini:

Los registros electorales, en el noventa por ciento de los casos, se hacen antes del día de la elección, en que los círculos o sus agentes hacen sus arreglos, asignan el número de votos, designan los elegidos, todo sin perjuicio de modificarlos y rehacerlos después de la elección, si resulta que en alguna forma se han equivocado los cálculos o modificado los propósitos(2).

(2) Discurso, en: “Senado”, sesión de Diciembre 20 de 1902. // Citado por Luis H. Sommariva. “Historia de las Intervenciones Federales en las Provincias” (1931), tomo II, capítulo XX: “Resurgimiento del Acuerdo”. Ed. El Ateneo, Buenos Aires.

Habíase encontrado, pues, el sucedáneo del comicio sangriento... La Junta Electoral se negó a establecer cómputos y expedir diplomas, conceptuando viciosas las actas que se le presentaron; pero la Cámara -sesionando ante un público embravecido y con quorum justo, en el que entraban varios reelectos- adjudicó veinte bancas a los opositores (ocho cívicos, siete radicales intransigentes y cinco disidentes del autonomismo nacional) y sólo seis a los gubernistas (cinco autonomistas nacionales y un radical moderado)(3).

(3) “Cámara de Diputados de Buenos Aires”, sesión de Abril 22 de 1899. // Citado por Luis H. Sommariva. “Historia de las Intervenciones Federales en las Provincias” (1931), tomo II, capítulo XX: “Resurgimiento del Acuerdo”. Ed. El Ateneo, Buenos Aires.

Inmediatamente, el gobernador ocupó con la policía la Legislatura, en previsión -declaró- de que los ciudadanos armados que allí estaban librasen una lucha con otros que podían atacar el sitio, y desconoció la resolución de los diputados, cuyo derecho de juzgar diplomas no comprendía, a su entender, el de inventar comicios y practicar escrutinios falsos.

La Cámara reclamó el apoyo del presidente y el 28 de Abril -dos días antes de la apertura del Congreso- éste declaró Intervenida la provincia, “de conformidad a la primera parte del artículo 6to.” y, basándose en aquel pedido, en la alteración de la forma republicana producida por estar afectado en su existencia uno de los poderes públicos, en el deber de garantir el goce y ejercicio de las instituciones provinciales y en la necesidad de suprimir las causas originarias de la perturbación.

Confióse el cumplimiento del decreto al presidente de la Cámara Nacional de Diputados, Marco Avellaneda, y lo refrendaron los ocho ministros que, desde la reforma constitucional de 1898, componían el gabinete: Felipe Yofre, Amancio Alcorta, José María Rosa, Osvaldo Magnasco, Luis María Campos, Martín Rivadavia, Emilio Civit y Emilio Frers, titulares, respectivamente, del Interior, Relaciones Exteriores y Culto, Hacienda, Justicia e Instrucción Pública, Guerra, Marina, Obras Públicas y Agricultura:

Departamento del Interior

Buenos Aires, Abril 28 de 1899

Habiendo requerido la Intervención Nacional la Cámara de Diputados de la provincia de Buenos Aires en razón de hallarse obstruida en su funcionamiento por hechos de fuerza del Poder Ejecutivo y héchose formal denuncia de parte de éste, de encontrare viciada la composición de la referida Cámara por actos irregulares de elección y de escrutinio,

Y considerando:
1.- Que el decreto y los actos del Poder Ejecutivo de que hace mérito el pedido de Intervención afectan la existencia de uno de los poderes que constituyen el Gobierno del Estado de Buenos Aires y alteran su forma republicana;
2.- Que es un deber del Gobierno Federal garantir a cada provincia el goce y ejercicio de sus instituciones;
3.- Que es urgente proveer a la eliminación de las causas que han producido la situación anormal en que la provincia se encuentra por razón de tales hechos,
El Presidente de la República,
En Acuerdo General de Ministros,

Decreta:

Art. 1.- De conformidad a la primera parte del articulo 6to. de la Constitución Nacional, declárase intervenida la provincia de Buenos Aires.
Art. 2.- Nómbrase interventor al señor don Marco Avellaneda.
Art. 3.- Por el Ministerio del Interior se le extenderán las instrucciones para el desempeño de su misión, debiendo el Ministerio de la Guerra librar las órdenes que se consideren necesarias.
Art. 4.- Comuníquese, etcétera.

ROCA
Felipe Yofre, A. Alcorta, O. Magnasco,
Luis M. Campos, M. Rivadavia, Emilio Frers,
Emilio Civit, José María Rosa

El día en que el Comisionado partió para La Plata, el gobernador recorrió las calles de la ciudad en carroza de gala y con escolta de gran uniforme, para que todos advirtiesen que continuaba en su puesto. Estaba decidido a defender la investidura hasta que la hollasen por la fuerza(4).

(4) Adolfo Saldías. “Un Siglo de Instituciones (Buenos Aires en el Centenario de la Revolución de Mayo)” (1910), tomo II, p. 337, (tres tomos). Escrito por encargo del Poder Ejecutivo de la Provincia de Buenos Aires. // Saldías era ministro de Yrigoyen. // Citado por Luis H. Sommariva. “Historia de las Intervenciones Federales en las Provincias” (1931), tomo II, capítulo XX: “Resurgimiento del Acuerdo”. Ed. El Ateneo, Buenos Aires.

Felizmente, el Ejecutivo había resuelto implantar esta juiciosa norma:

Debe mantenerse el carácter esencialmente federal de la Intervención, extraño al Gobierno administrativo y municipal del Estado(5).

(5) Yofre. Nota al comisionado Avellaneda (Mayo 3 de 1899), en: Avellaneda. “Intervención Nacional en la Provincia de Buenos Aires. Informe presentado al Excelentísimo Gobierno de la Nación por el interventor Marco Avellaneda” (1899), p. 6. // Citado por Luis H. Sommariva. “Historia de las Intervenciones Federales en las Provincias” (1931), tomo II, capítulo XX: “Resurgimiento del Acuerdo”. Ed. El Ateneo, Buenos Aires.

Limitóse Avellaneda a recabar de ambas partes los antecedentes del conflicto y el 26 de Mayo falló que había que repetir las elecciones. Al efecto, tomó a su cargo la policía, reemplazó los comisarios con oficiales del Ejército y -contra lo dispuesto por la Constitución Provincial- encomendó a éstos la instalación de las Mesas y a la Junta Electoral la designación de las mismas(6).

(6) Constitución de 1889, artículo 54. // Citado por Luis H. Sommariva. “Historia de las Intervenciones Federales en las Provincias” (1931), tomo II, capítulo XX: “Resurgimiento del Acuerdo”. Ed. El Ateneo, Buenos Aires.

Los comicios tuvieron lugar el 2 de Julio, desertados por los radicales intransigentes; la Junta verificó los votos y entregó sus diplomas a doce autonomistas nacionales de la tracción oficial, ocho radicales moderados y seis cívicos; y el 8 de Agosto, el Comisionado remitió los documentos a la Cámara y terminó su misión, luego aprobada por el Ejecutivo. El texto del decreto de Octubre 24 de 1899 es el siguiente:

Departamento del Interior

Buenos Aires, Octubre 24 de 1899

Habiendo terminado la Intervención Nacional en la provincia de Buenos Aires, de conformidad al decreto de fecha 28 de Abril último y las instrucciones que oportunamente le fueron comunicadas al Señor Interventor,
El Presidente de la República,

Decreta:

Art. 1.- Apruébase la conducta del Señor Interventor Nacional en la provincia de Buenos Aires ciudadano don Marco Avellaneda y dénsele las gracias por los importantes servicios prestados al país.
Art. 2.- Comuníquese, publíquese con el informe y anexos adjuntos y dése al Registro Nacional.

ROCA
Felipe Yofre

Reagravóse la discordia cuando le correspondió a la Legislatura juzgar los diplomas. El 2 de Septiembre, estando en el recinto veintiocho diputados opositores y veintiún gubernistas, penetraron los electos de esta tendencia y exigieron participar en la votación.

Retiráronse los primeros; y la Cámara, sin quorum de legisladores en ejercicio, admitió a los proclamados por la Junta, excepto a un cívico, a quien sustituyó con un autonomista nacional.

Sobrevino la inevitable solicitud, así como una lucha de influencias entre partidarios y antagonistas de Irigoyen, sosteniendo los unos la improcedencia de la Intervención y otros la necesidad de realizarla en forma amplia.

Pellegrini abogó por el primer temperamento, y Roca parecía inclinarse al segundo; convinieron ambos al fin una Intervención restringida. Propusiéronla en el Congreso los diputados José Fonrouge, Joaquín V. González, José Miguel Guastavino, Mariano J. Paunero y Mariano de Vedia, integrantes de la Comisión de Negocios Constitucionales, quienes la determinaron a los fines de constituir e instalar la Legislatura.

La Cámara sancionó el proyecto sin más disidencia que la del doctor Silvano Bores, que concluyó así su elocuente discurso:

El diputado niega el voto a la Intervención y recuerda a sus colegas que no han caído en el oeste, en el centro y en el norte de la República los aleros a cuya sombra iban a meditar nuestros mayores antes de lanzarse a la muerte o al destierro defendiendo este sistema federal, que todos -¡todos!- vamos enterrándolo en silencio(7).

(7) “Cámara de Diputados”, sesión de Septiembre 11 de 1899. // Citado por Luis H. Sommariva. “Historia de las Intervenciones Federales en las Provincias” (1931), tomo II, capítulo XX: “Resurgimiento del Acuerdo”. Ed. El Ateneo, Buenos Aires.

El federalismo, efectivamente, era ya cosa tan anacrónica como la antigua arquitectura. La displicencia con que se abordaba su estudio fue confirmada por la respuesta que dio Cané, representante bonaerense en el Senado, a un pedido de combatir la Intervención:

Yo no me animaría a invocar la Constitución en asuntos que todos tratan con criterio político; me expondría a provocar la risa de mis colegas(8).

(8) José Nicolás Matienzo. “El Gobierno Representativo Federal en la República Argentina” (1917), p. 284. Ed. Editorial América, Madrid. // Citado por Luis H. Sommariva. “Historia de las Intervenciones Federales en las Provincias” (1931), tomo II, capítulo XX: “Resurgimiento del Acuerdo”. Ed. El Ateneo, Buenos Aires.

El Senado introdujo en el proyecto una reforma de detalle: puso “el Poder Ejecutivo proseguirá la Intervención”, donde aquél decía “el Poder Ejecutivo intervendrá”.

Aceptada la enmienda por la Cámara de origen, el Ejecutivo promulgó la ley y nombró Comisionado al diputado nacional Mariano de Vedia, quien últimamente actuó de Secretario de Avellaneda.

* La ley 3805, de Septiembre 25 de 1899, es la que sigue:

El Senado y Cámara de Diputados de la Nación Argentina, reunidos en Congreso, etcétera, sancionan con fuerza de

Ley:

Art. 1.- El Poder Ejecutivo proseguirá la Intervención en la provincia de Buenos Aires, decretada con fecha 28 de Abril del presente año, hasta la definitiva instalación del Poder Legislativo.
Art. 2.- Los gastos que demande la ejecución de la presente ley se harán de rentas generales y se imputarán a la misma.
Art. 3.- Comuníquese al Poder Ejecutivo.

Dada en la Sala de Sesiones del Congreso Argentino, en Buenos Aires, a veintidós de Septiembre de mil ochocientos noventa y nueve.

                       N. QUIRNO COSTA                              MARCO AVELLANEDA
                            B. Ocampo                                            Alejandro Sorondo
                     Secretario del Senado                   Secretario de la Cámara de Diputados

Departamento del Interior

Buenos Aires, Septiembre 25 de 1899

Téngase por Ley de la Nación, cúmplase, comuníquese, publíquese, tómese razón en la Oficina de Contabilidad e insértese en el Registro Nacional.

ROCA
Felipe Yofre

* El decreto de Septiembre 26 de 1899 es el siguiente:

Departamento del Interior

Buenos Aires, Septiembre 26 de 1899

En cumplimiento de la ley número 3805, que manda proseguir en la provincia de Buenos Aires la Intervención decretada con fecha 28 de Abril del corriente año,
El Presidente de la República,

Decreta:

Art. 1.- Nómbrase Interventor en la provincia de Buenos Aires al ciudadano don Mariano de Vedia.
Art. 2.- Nómbrase Secretario al ciudadano don Dalmiro Balaguer.
Art. 3.- Por el Ministerio del Interior se expedirán al interventor nombrado las instrucciones del caso.
Art. 4.- Comuníquese, publíquese e insértese en el Registro Nacional.

ROCA
Felipe Yofre

Vedia anuló las decisiones adoptadas en la sesión del 2 de Septiembre y dispuso que los diplomas se considerasen de nuevo. Recordó que la Convención Provincial de 1889 había establecido la renovación por terceras partes, según constaba en las respectivas actas, a objeto de que los diputados recibidos contasen con quorum propio al revisar los títulos de los electos(9).

(9) Resolución de Septiembre 28 de 1899, en: Manuel Alberto Urrutia. “Intervenciones del Gobierno Federal en las Provincias” (1904), tomo I, p. 538. Talleres Sesé y Larrañaga. // Citado por Luis H. Sommariva. “Historia de las Intervenciones Federales en las Provincias” (1931), tomo II, capítulo XX: “Resurgimiento del Acuerdo”. Ed. El Ateneo, Buenos Aires.

Esta vez rehusaron reunirse los autonomistas nacionales de la fracción oficial, temiendo que los cívicos alterasen las cifras dadas por la Junta. Entonces Vedia, sin apelar a los medios compulsivos que correspondían, aprobó por sí las elecciones modificando los cómputos de manera que resultó un legislador cívico más y un radical moderado menos. El 9 de Octubre instaló la Legislatura y se ausentó de La Plata.

La tarde del 22 de Septiembre de 1899 estalló una insurrección en la Ciudad de Catamarca. Combatióse encarnizadamente hasta las primeras horas del 23, en que el gobernador Flavio Castellanos pudo asegurar el orden. Hubo treinta y ocho muertos.

El 25, el ministro del Interior informó a la Cámara de Diputados que había destacado tropas en el lugar de los sucesos, no sólo para guardar los establecimientos nacionales, como era de práctica, sino también “la circulación comercial y de la correspondencia”; no fue de extrañar, vista tal latitud de atribuciones, que los oficiales del Ejército tuviesen algunos conflictos de competencia con la policía.

El diputado por Catamarca, Félix F. Avellaneda, propuso la Intervención amplia y sus colegas la acordaron en el acto, discutiendo si correspondía exclusivamente en virtud del artículo 5to. por cuanto la represión de una revuelta importa alterar el goce y ejercicio de las instituciones o, si cabía citar además, el artículo 6to., en base a que el hecho pudiese comprometer la forma republicana. Prevaleció la última concepción y se sancionó la vieja fórmula de “a los efectos de los artículos 5to. y 6to.”.

Procediendo con más reposo, el Senado pidió al Ejecutivo que mantuviese la tranquilidad pública en tanto estudiaba el proyecto y, Roca, amén de aceptar el encargo, envió a la provincia, en misión investigadora, a los senadores Cané y Virasoro. El decreto de Septiembre 30 de 1899 es el siguiente:

Departamento del Interior

Buenos Aires, Septiembre 30 de 1899

El Presidente de la República,

Decreta:

Art. 1.- Comisiónase a los Señores Senadores, doctor don Miguel Cané e ingeniero don Valentín Virasoro para que se trasladen a la Ciudad de Catamarca e informen al Poder Ejecutivo sobre los sucesos revolucionarios que han tenido lugar, a fin de llevarlos al conocimiento del Honorable Congreso de la Nación.
Art. 2.- Comuníquese, publíquese e insértese en el Registro Nacional.

ROCA
Felipe Yofre

Noticiaron éstos que la mayoría del pueblo hacía oposición al gobernador, que no existían libertades políticas, que la Legislatura estaba compuesta de parientes y empleados, que el régimen económico era deplorable y que la provincia se despoblaba de modo alarmante...

Roca incluyó entonces el asunto entre los que el Congreso debía tratar en las sesiones de prórroga, y el Senado votó sin remordimientos el proyecto pendiente. En ejecución de la respectiva ley, designóse Comisionado al doctor Benjamín Figueroa quien, el 19 de Octubre, llegó a la estación Recreo, primera ubicada en territorio de Catamarca y, desde allí, avisó a toda la provincia que sus poderes quedaban derrocados y que asumía la autoridad suprema.

* El texto de la ley Nro. 3862, de Octubre 11 de 1899 es el que sigue:

Departamento del Interior

Buenos Aires. Octubre 11 de 1899

Por cuanto:
El Senado y Cámara de Diputados de la Nación Argentina, reunidos en Congreso, etcétera, sancionan con fuerza de

Ley:

Art. 1.- El Poder Ejecutivo intervendrá en la provincia de Catamarca a los efectos de los artículos 5to. y 6to. de la Constitución.
Art. 2.- Los gastos que demande la presente ley se harán de rentas generales y se imputarán a la misma.
Art. 3.- Comuníquese al Poder Ejecutivo.
Dada en la Sala de Sesiones del Congreso Argentino, en Buenos Aires, a diez de Octubre de mil ochocientos noventa y nueve.

                    N. QUIRNO COSTA                          MARCO AVELLANEDA
                        Enrique Maldes                                 Alejandro Sorondo
                   Secretario del Senado              Secretario de la Cámara de Diputados

Por tanto:
Téngase por Ley de la Nación, comuníquese, publíquese e insértese en el Registro Nacional.

ROCA
Felipe Yofre

* El decreto de Octubre 14 de 1899 es el siguiente:

Departamento del Interior

Buenos Aires, Octubre 14 de 1899

En cumplimiento de la ley número 3862,
El Presidente de la República,

Decreta:

Art. 1.- Declárase Intervenida la provincia de Catamarca.
Art. 2.- Nómbrase Interventor Nacional al ciudadano doctor don Benjamín Figueroa.
Art. 3.- El Interventor nombrado desempeñará su comisión de acuerdo con las instrucciones que le serán transmitidas por el Ministerio del Interior.
Art. 4.- Todos los jefes, oficiales y Fuerzas de la Nación residentes en la provincia de Catamarca quedan bajo las órdenes de interventor.
Art. 5.- Nómbrase secretario al doctor José A. Frías y prosecretarios a don Jorge Drago Mitre y don Armando Figueroa.
Art. 6.- Comuníquese, publíquese e insértese en el Registro Nacional.

ROCA
Felipe Yofre

Reemplazó con personal interino a jueces, funcionarios y empleados de toda laya, sin olvidar reparticiones tales como “la Dirección General de Rentas, la Contaduría, el Banco Provincial, la Municipalidad, el Consejo de Educación y la Policía(10).

(10) Figueroa. Nota al ministro Yofre (Mayo 15 de 1900), en: “Intervención Nacional en la Provincia de Catamarca. 1899-1900” (1900), p. 14. Ed. Taller Tipográfico de la Penitenciaría Nacional, Buenos Aires.

El 7 de Noviembre abrió los padrones; el 2 de Abril de 1900 celebró los comicios -concurridos sólo por el núcleo insurrecto- y el 1 de Mayo dio cima a su tarea constituyendo la Legislatura y entregando el Gobierno al mandatario recién electo.

El Ejecutivo aprobó su conducta y recompensó sus servicios, así como el de sus acompañantes.

* El decreto de Agosto 20 de 1900 es el siguiente:

Departamento del Interior

Buenos Aires, Agosto 20 de 1900

Habiendo terminado la Intervención Nacional en la provincia de Catamarca, ordenada por ley número 3862 del 11 de Octubre de 1899,
El Presidente de la República

Decreta:

Art. 1.- Apruébase la Intervención Nacional en la provincia de Catamarca desempeñada por el señor doctor don Benjamín Figueroa y dénsele las gracias por los servicios prestados al país.
Art. 2.- Acuérdase al Señor Interventor, como remuneración por sus trabajos, la suma de doce mil pesos moneda nacional y, a su secretario, el señor doctor don José A. Frías, la suma de seis mil pesos de la misma moneda.
Art. 3.- Este gasto se imputará a la mencionada ley número 3862.
Art. 4.- Comuníquese, publíquese e insértese en el Registro Nacional.

ROCA
Felipe Yofre

* El decreto de Agosto 22 de 1900 es el que sigue:

Departamento del Interior

Buenos Aires, Agosto 22 de 1900

Habiendo sido empleados como prosecretarios en la Intervención a Catamarca los señores don Jorge Drago Mitre y don Armando Figueroa,
El Presidente de la República,

Resuelve:

Art. 1.- Acordar a cada uno de dichos Señores la suma de dos mil pesos moneda nacional ($ 2.000 m/n) como remuneración por los servicios prestados en sus funciones.
Art. 2.- Impútese a la ley número 3862, hágase saber, insértese y pase al Ministerio de Hacienda a sus efectos.

ROCA
Felipe Yofre

Se ha dicho que el Senado votó sin remordimientos la ley. Escuchó, sin embargo, un notable discurso del representante de Catamarca, doctor Julio Herrera, quien adelantó que la inteligencia asignada al “famoso artículo 5to.” serviría admirablemente para abolir el federalismo, ya que sobraba un levantamiento cualquiera para que las autoridades de la nación arrasasen con los poderes de provincia.

Los Convencionales de 1860 excluyeron a la sedición de entre los motivos de injerencia de oficio, “porque tan delicada se entendía que era esta facultad de Intervenir, que ni aún la guerra civil con todos sus horrores, ni el peligro de que las autoridades legales fueran sustituidas por otras que debiesen su origen al espúreo de la fuerza, eran consideradas razones bastantes para armar de semejante facultad al Gobierno Federal; y si las vidas sacrificadas, las instituciones conculcadas, los más elementales derechos de los ciudadanos hollados -como sucede siempre en los casos de guerra civil- no se consideraban razones bastantes para que el Gobierno Federal interviniera, ¿se puede suponer, sin caer en el absurdo, que la Constitución quiso hacer del artículo 5to. un caso de Intervención?
Por otra parte -prosiguió Herrera-, nada debían temer las libertades, por que en un oscuro rincón del país se erigiese un miserable despotismo, de existencia efímera e impotente para sojuzgar la República; había que recelar, más bien, de las formas abusivas dadas al derecho de Intervención, mediante el cual un gobernante falto de patriotismo que se sentase en el sillón de Rivadavia, vería prosternada a su pie, en la persona de los gobernadores, la dignidad de las catorce provincias”.

Finalmente, adujo un argumento poderoso:

Cuando se habla de libertad, cuando se habla de autonomía, cuando se habla de independencia, debe entenderse que un Estado, dentro de su capacidad soberana, puede proceder bien o mal, puede cometer errores, puede hasta cometer crímenes; porque no hay libertad ni autonomía cuando un pueblo o un individuo está fatalmente obligado a marchar por determinado camino, cuando no tiene plenitud de acción para proceder según su criterio(11).

(11) “Senado”, sesión de Octubre 10 de 1899. // Citado por Luis H. Sommariva. “Historia de las Intervenciones Federales en las Provincias” (1931), tomo II, capítulo XX: “Resurgimiento del Acuerdo”. Ed. El Ateneo, Buenos Aires.

No transcurrida aún la Intervención en Catamarca, acaeció en el país un suceso extraordinario: requerido el socorro federal por las autoridades de otra provincia a quienes una insurrección amenazaba, el presidente intervino al exclusivo objeto de mantenerlas...

El hecho ocurrió en Entre Ríos, donde una agrupación que dirigía el diputado nacional doctor Sabá Z. Hernández, concitó a la sedición persiguiendo los mismos propósitos de los sediciosos catamarqueños, o sea, derrocar los poderes locales y, acaso, en su defecto, ofrecer asidero al Gobierno Federal para que consumase el despojo.

El 15 de Marzo de 1900 prodújose el estallido en diversos puntos de la provincia. El 20, tras tres horas de sangriento combate, las tropas rebeldes se adueñaron de Victoria. Al día siguiente, el general Sócrates Anaya intentó la reconquista; fracasado el primer ataque, recibió instrucciones del presidente de suspender la lucha.

La provincia estaba Intervenida desde la noche anterior a solicitud del gobernador Echagüe:

El Poder Ejecutivo de la Nación -decía el decreto- Interviene en la provincia de Entre Ríos al solo efecto de suprimir la insurrección y sostener al Gobierno legal, quien -y aquí agregábase otra regla desacostumbrada- continuará en el ejercicio de sus funciones constitucionales”. Actuaría el general Lorenzo Wínter, bajo cuyas órdenes fueron puestas las milicias entrerrianas y varios cuerpos de línea:

 

Departamento del Interior

Buenos Aires, Marzo 20 de 1900

Visto el precedente pedido de Intervención del Gobierno de la provincia de Entre Ríos para reprimir la insurrección que tiene lugar en ella,
Y considerando que es un deber impuesto al Gobierno Federal, por el articulo 6to. de la Constitución Nacional, sostener las autoridades constituidas cuando ellas sean amenazadas por la sedición,
El Presidente de la República,

Decreta:

Art. 1.- El Poder Ejecutivo de la Nación Interviene en la provincia de Entre Ríos al solo efecto de suprimir la insurrección y sostener al Gobierno legal, quien continuará en el ejercicio de sus funciones constitucionales.
Art. 2.- Nómbrase al general don Lorenzo Winter para que, tomando el mando de las milicias de la provincia y de las Fuerzas nacionales que existen en ella, proceda a suprimir la sedición y al restablecimiento del orden público en dicha provincia.
Art. 3.- Por el Ministerio del Interior se le darán las instrucciones necesarias para el cumplimiento de su misión.
Art. 4.- Dése cuenta al Honorable Congreso de la Nación, en las próximas sesiones, del presente decreto.
Art. 5.- Comuníquese, publíquese e insértese en el Registro Nacional.

ROCA
Felipe Yofre

Win-ter restauró la paz rápidamente, no obstante haber cerca de diez mil hombres de uno y otro bando sobre las armas; de modo que el Ejecutivo pudo declarar concluida la Intervención el 9 de Abril. Al poco tiempo aceptó los actos del Comisionado:

Departamento del Interior

Buenos Aires, Abril 9 de 1900

En vista de los manifestado por el Señor, general don Lorenzo Winter, interventor nacional en la provincia de Entre Ríos, de encontrarse completamente pacificada aquella provincia,
El Presidente de la República,

Decreta:

Art. 1.- Declárase terminada la Intervención Nacional en la provincia de Entre Ríos, decretada con fecha 20 de Marzo del corriente año.
Art. 2.- Oportunamente, el Señor Interventor elevará el correspondiente informe al Ministerio del Interior.
Art. 3.- Comuníquese, publíquese e insértese en el Registro Nacional

ROCA
Felipe Yofre

* Decreto de Mayo 14 de 1900:

Departamento del Interior

Buenos Aires, Mayo 14 de 1900

Habiendo terminado la Intervención Nacional en la provincia de Entre Ríos, de conformidad al decreto de fecha 20 de Marzo pasado y las instrucciones que oportunamente le fueron comunicadas al Señor Interventor,
El Presidente de la República,

Decreta:

Art. 1.- Apruébase la conducta del Señor Interventor Nacional en la provincia de Entre Ríos, general don Lorenzo Winter, y dénsele las gracias por los importantes servicios prestados al país.
Art. 2.- Comuníquese, publíquese con el informe y anexos adjuntos e insértese en el Registro Nacional.

ROCA
Felipe Yofre

Al cumplir honestamente con el artículo 6to., Roca conceptuó indispensable sincerarse: a tal junto de desvarío habíase llegado, que parecía irregular el comportamiento justo:

Desde que empezó a aplicarse la Constitución Nacional -expresó Roca al Congreso- se experimentó la necesidad de una ley que, fijando la recta inteligencia de los artículos 5to. y 6to. trazara las normas a que debían ajustarse las Intervenciones...; los casos de Intervención se han sucedido con sus variados accidentes y han sido debatidos o resueltos con el criterio de las circunstancias y bajo la presión de hechos y conflictos que no siempre son compatibles con la serenidad ...; requerida la Intervención por el Gobierno Provincial, no he vacilado en prestarle el apoyo necesario...; espero que el tiempo justificará el acierto de las medidas adoptadas...(12).

(12) Roca. Mensaje al Congreso (Mayo 1 de 1900), en: H. Magrabaña, “Los Mensajes (Historia del desenvolvimiento de la Nación Argentina redactada cronológicamente por sus gobernantes. 1810-1910)”, tomo V, p. 362. Buenos Aires, Comisión General del Centenario, 1910, (5 volúmenes). // Citado por Luis H. Sommariva. “Historia de las Intervenciones Federales en las Provincias” (1931), tomo II, capítulo XX: “Resurgimiento del Acuerdo”. Ed. El Ateneo, Buenos Aires.

Hernández pidió a la Cámara que derribase al Gobierno de Entre Ríos, en mérito a los mismos antecedentes que Cané y Virasoro mencionaron en el caso de Catamarca: supresión del sufragio, nepotismo, etcétera. El proyecto fue discutido con amplitud y rechazado contra dos votos(13).

(13) “Cámara de Diputados”, sesión de Junio 8 de 1900. // Citado por Luis H. Sommariva. “Historia de las Intervenciones Federales en las Provincias” (1931), tomo II, capítulo XX: “Resurgimiento del Acuerdo”. Ed. El Ateneo, Buenos Aires.

Verdaderamente, las Intervenciones se resolvían “con el criterio de las circunstancias”.

Información adicional