El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

La Cuestión de Misiones resuelta por la presión del presidente Roca

Durante la Administración de Antonio B. Gallino, y en base a un proyecto del P. E. Nacional se quitó a Corrientes el extenso territorio de lo que es hoy la provincia de Misiones, que pasó a ser Territorio Nacional, hecho que se consumó por ley nacional del 22 de Noviembre de 1881; pero, dictada la mencionada ley, se advirtió que el pequeño pueblo de Posadas -que se pensaba declarar capital del Territorio- había quedado fuera del Territorio declarado nacional.

- Los 83 días ... o la cronología de un despojo

Sólo 83 días transcurrieron entre que el coronel Rudecindo Roca elevara desde General San Martín (Misiones) su pedido de trasladar la Administración del territorio misionero a la Villa correntina de Posadas, el 1 de Junio de 1882, y la sanción por parte de la Legislatura correntina de la ley de cesión de las tierras que se encontraban al Este del arroyo Itaembé, incluyendo a la Villa de Posadas, el 22 de Agosto del mismo año.

En una época donde no existían teletipos, ni aviones, ni fax, ni internet, y donde ni siquiera mediaron decretos de necesidad y urgencia, el tratamiento que se dio a “la Cuestión Posadas” es digna de figurar en el libro de los récord. Y como para sacar cada uno sus propias conclusiones, veamos cómo se fueron desencadenando los acontecimientos:

* El 1 de Junio de 1882: carta del coronel Rudecindo Roca al ministro del Interior:

A S. E. el Señor Ministro del Interior, Dr. Dn. Bernardo de Irigoyen:
Tengo el honor de poner en conocimiento de V. E. que he tomado posesión de esta Capital y Territorio del puesto de gobernador, con que el Poder Ejecutivo de la Nación tuvo a bien honrarme”.

Luego de una descripción del paisaje y las riquezas del territorio puesto bajo su Administración, viene el pedido:

... Las causas de tal inconveniente, y con el objetivo de dar una idea general del país, fueron ya señaladas en mi referido Informe.
San Martín, como el resto del litoral paranaense, es un paraje rodeado de bosques y sierras inaccesibles por hoy. No posee caminos para los puntos mediterráneos, ni siquiera un vado para caballos en sus correntosos arroyos.
Los obstáculos de la comunicación se aumentan por la cadena de cerros que cruza el país de norte a sur (hasta el Pindapoy), especie de muralla tártara, que intercepta las secciones ribereñas del Uruguay y Paraná, privando en mucho a sus habitantes de los beneficios que la sociedad -por la multiplicación y reciprocidad de esfuerzos- ofrece al trabajo, a los intereses del progreso.
Ahora bien; como los bosques inaccesibles y la cadena de cerros termina recién en el arroyo Pindapoy, límite del Territorio Nacional, a sólo tres leguas del pueblo correntino de Posadas, ésta, que serviría al Gobierno de Misiones para centro de sus relaciones con los pueblos de la costa del Uruguay.
Posadas fue siempre y es hoy el único camino posible de trazar, salvando la mencionada cadena de cerros que intercepta a ambos ríos.
Por esta misma razón, la industria yerbatera, la más rica hasta hoy en esta inculta zona, eligió a Posadas para mercado, por más que Candelaria y Corpus le brindaban un puerto más seguro e inmediato.
Las mismas poblaciones del Interior de la provincia de Corrientes y las de Santo Tomé, fluvialy último punto de la línea de vapores -desde Caseros- tiene un excelente camino carretero hasta Posadas.
... meditando sobre cada una de las serias consideraciones expuestas, creo servir a la Nación, a su Gobierno, y no menos que a la provincia de Corrientes, indicando a V. E. la oportunidad y conveniencia de solicitar el cercano pueblo de Posadas para capital del Territorio de Misiones situada, en el límite Este, apenas a tres leguas de distancia sobre el río Paraná ... la demostración es obvia, Posadas debe su existencia exclusivamente a la industria yerbatera; concentrada ésta en un pueblo de Misiones, como va a suceder inmediatamente, Posadas decae y se arruina...
De otro modo está en la conciencia del pueblo de Posadas que su despoblación sobrevendría lógicamente, no sólo por la competencia insostenible que la entablaría San Martín -antes de cuatro años- sino porque desde luego cesaría para ella los recursos que fueron el sentido de su comercio.
Pero prescindiendo de parangones ulteriores, el pueblo de Corrientes y los distinguidos miembros de su Gobierno, han demostrado poseer una alta idea de la nacionalidad, para resistir la cesión de una Villa de sólo 4.000 almas, a condicin de levantar sobre ella una gran capital argentina...”.

(Fdo): Rudecindo Roca (gobernador)
Francisco F. Fernández (Sec.)

* El 3 de Julio de 1882: carta del ministro del Interior al gobernador de Corrientes:

Al Señor Gobernador de Corrientes:
Este Ministerio ha recibido del Señor Gobernador de Misiones la nota que en copia tengo el honor de acompañar a V. E.
En ella manifiesta la conveniencia que habría de establecer la capital de aquel Territorio en el pueblo de ‘Posadas’, con los límites reducidos que señala, y expone diversas consideraciones tendientes a demostrar que esa incorporación al Territorio Federal favorecería eficazmente la buena Administración y su desarrollo, sin detrimento de los intereses de la provincia".

Y continúa después:

"El Poder Ejecutivo de la Nación, atendiendo a todo lo expuesto por el Señor Gobernador de Misiones, confiando en el patriotismo del pueblo y Gobierno de Corrientes, ha resuelto poner en conocimiento de V. E. la nota de aquel funcionario.
Si los poderes públicos de esa provincia, después de tomarla en consideración, disponen hacer la cesión indicada, el Poder Ejecutivo solicitará al H. Congreso lo que corresponda para la anexión del pueblo de Posadas, con los límites que se establezcan al Territorio Federal".

Fdo: Bernardo de Irigoyen

Como se puede observar en la nota del ministro, el P.E.N. no se compromete en un pedido formal; sólo oficia el pedido del gobernador de Misiones.

* El 9 de Agosto de 1882: nota del gobernador a la Legislatura correntina:

A la H. Cámara de Representantes:
El P. E. de la Provincia ha recibido del Exmo. Gobierno de la Nación la nota que en original se acompaña, exponiendo la conveniencia que habría en establecer en el pequeño pueblo de Posadas la capital del Territorio Nacional de Misiones.
El P. E. Nacional, confiando -como lo manifiesta- en el patriotismo y gobierno de Corrientes, pide la cesión de una pequeña extensión de territorio a fin de que el pueblo de Posadas pueda servir de capital al Territorio Nacional de Misiones.
Accediendo al pedido del Gobierno de la Nación, avanzando hasta el Itaembé el límite actual del Territorio Nacional de Misiones, se habrían cedido sólo cinco leguas aproximadamente de territorio sobre la margen del río Paraná.
Elevo también a V. H. la copia que hace referencia la nota del Exmo. Gobierno de la Nación que motiva ésta, en la que V. H. encontrará expuesta las razones que inducen al P. E. de la Nación a hacer el pedido que el P. E. somete a consideración de V. H.
Razones de buena administración, la necesidad de salvar los inconvenientes que obstan al establecimiento de la capital del Territorio Nacional de Misiones en el punto que había sido designado, motiva la nota del Gobierno de la Nación, que pide el concurso de la provincia para completar la organización del Gobierno de aquel Territorio, toca a los poderes públicos de la provincia tomar en consideración el pedido, inspirándose en los intereses tanto nacionales como provinciales que no son antagónicos.
Dios guarde a V. H.

Angel Soto - Manuel Derqui - Fco. Araujo

Aquí se puede apreciar cómo el P. E. Provincial considera que el pedido es concretamente de la Nación.

* El 20 de Agosto de 1882: proyecto de ley de la Comisión de Negocios Constitucionales y Legislativas. Entre los considerandos se rescata:

La petición hecha no afecta los intereses económicos de la provincia, cuyo progreso por esa parte de su territorio puede ser fomentada por el desarrollo que puede obtener el Territorio Nacional en vista de los recursos de que la Nación dispone para fomentarlo.
El Gobierno de la Nación apela al patriotismo de los poderes públicos de la provincia, que no se ha inspirado en sentimientos localistas cuando ha podido favorecer los de la Nación.
Por tales consideraciones y otras que no escapará a la penetración de V. H., vuestra Comisión de Negocios Constitucionales y Legislativos aconsejan la sanción del siguiente proyecto de ley”.

Godoy - Ramírez - Alves - Garay
Sánchez Negrete - Ferreira

* El 21 de Agosto de 1882: se da lectura al proyecto y se pide se pase a un cuarto intermedio para el día siguiente, para poder invitar a los ministros del P. E. y a la población para tratar en una sesión abierta.

* El 22 de Agosto de 1882: se espera la concurrencia de los ministros; cuando se va a tratar la “Cuestión Posadas”, se mociona para votar si la sesión deberá ser pública o secreta. Llevada a cabo la votación, se decide por amplia mayoría que la sesión sea secreta procediéndose a desalojar la Sala.

Finalmente:

La Cámara de RR de la Provincia sanciona con fuerza de ley:
Art.1.- La Cámara Legislativa de la provincia de Corrientes accede al pedido del P. E. Nacional y presta su consentimiento para que sea incorporado al Territorio Nacional de Misiones, el área comprendida entre el límite actual de ese Territorio por el Este; por el Norte el río Paraná hasta donde forma barra el arroyo Itaembé; este mismo arroyo por el Oeste hasta sus nacientes, desde donde trazará una línea pasando por el mojón N. O. de la propiedad de Dña. Luisa F. de Alurralde, termine en el mojón colocado en los puntos o nacientes del arroyo Chimiray, cuyo mojón es uno de los divisorios de la parte de Misiones y federalizado, lo que será establecido y amojonado por el P. E. de la provincia.
"Art. 2.- Quede facultado el P. E. para celebrar con la Nación los arreglos que fueran necesarios a los efectos de esta ley.
"Art. 3.- Derógase la ley del 8 de Noviembre de 1880 quedando sometido el territorio perteneciente al Departamento de Posadas a la jurisdicción del Jefe Político y Juzgado de Paz de Santo Tomé, hasta tanto la Legislatura provea lo que estime conveniente acerca de la división del territorio de ese Departamento o su administración.
"Art. 4.- La disposición del artículo anterior empezará a regir una vez que la pequeña área del que habla el artículo 1 quede incorporado al Territorio Nacional.
"Art. 5.- Comuníquese, etc., etc. Sala de Comercio".

Agosto de 1882

Raimundo Godoy - Eugenio Ramírez - Desiderio Alves - Mauricio Garay - Antonio Sánchez Negrete - Clemente Ferreira

El 22 de Agosto de 1882, la Legislatura de Corrientes había dictado una ley bajo el imperio de circunstancias políticas poderosas. Declaraba en ella que se accedía al pedido del P. E. Nacional, y se prestaba el consentimiento para que fuese incorporada al Territorio Nacional de Misiones el área comprendida entre el límite actual de éste territorio, por el Este; por el Norte, el río Paraná, hasta donde forma barra el arroyo Itaimbé; éste mismo arroyo, por el Oeste, hasta sus nacientes, desde donde seguiría una línea que, pasando por el mojón N. O. de la propiedad de doña Luisa F. de Alurralde, terminase en el mojón colocado en las puntas o nacientes del arroyo Chimiray, cuyo mojón era uno de los divisorios de la parte de Misiones ya federalizada, nueva línea a establecerse y amojonarse por peritos nombrados por el P. E. de la Provincia.

Se facultaba al Poder Ejecutivo para celebrar con el de la Nación los arreglos que fueren necesarios, a los efectos de esta ley, derogándose la del 8 de Noviembre de 1870, quedando sometido el territorio perteneciente al Departamento de Candelaria a la jurisdicción de las autoridades de Ituzaingó, hasta tanto la Legislatura proveyese acerca de la división del territorio de ese Departamento o su administración.

Con esta ley, el presidente de la República se dirigió al Congreso de la Nación, en Mensaje del 16 de Junio de 1883, patrocinando el que se aceptase la cesión de ese territorio a efectos de instituir a Posadas, en capital de Misiones.

Naturalmente, no expresó que ella había sido dictada como consecuencia de la red de intrigas del gobernador de Misiones, Rudecindo Roca, y bajo la presión de la autoridad del presidente; la provincia no había tenido más remedio que acceder, porque en su defecto vería lesionados y sustituidos sus poderes políticos.

El senador Del Valle realizó (20 de Septiembre de 1883), esta vez, la defensa de Corrientes. Sostuvo que la Legislatura no tenía derecho a ceder parte alguna de su territorio, porque no asumía el rol de constituyente, y porque el mandato de los diputados que la integraban no podía tener esta trascendencia

Abundó en que menos procedía aceptarlo, porque implicaba lesionar los derechos políticos de los argentinos que vivían en esa zona, los que votando y contribuyendo a constituir los Gobiernos de Corrientes y de la República, se verían desde el instante de la anexión, privados de tal capacidad.

Mirando luego en las razones directas que explicaban la ley de cesión, expresó, era consecuencia de un movimiento revolucionario que había depuesto a Gallino, para crear un régimen de hombres comprometidos a dictarla.

Las razones del doctor Del Valle eran formidables. Algo más; eran tan evidentes que todo acto institucional en que se las vulnerase resultaba nulo y sin valor ante los claros preceptos de la Constitución y los del Derecho Político argentino. Los hombres de Corrientes, que habían dado esa ley, presionados por la voluntad presidencial lo sabían, como no ignoraban que los derechos de la provincia no podían ser prescriptibles.

No todos los legisladores correntinos firmaron la cesión que sanciona la ley. Es destacable y meritoria la posición de los diputados E. Sosa, M. V. Molina, Bossano, el doctor Fernández y A. Colodrero.

En cambio, los que firmaron a favor de la cesión fueron: P. Lotero, E. Ramírez, Alurralde, Ferreira, M. Molinas, Garay, A. Sánchez Negrete, Acosta, R. Lotero, F y J. Garrido, el gobernador y sus ministros.

La opinión pública no fue muy generosa con estos últimos. Inclusive dentro del mismo partido gobernante, la opiniones estaban divididas. Nuevamente “La Verdad” tuvo que salir al cruce de algunos comentarios y publicaciones que por esos días aparecieron y, en su edición del 26 de Agosto de1882, publica:

... sólo queremos decirles a esos autonomistas (sic) que la pasión mezquina del localismo les hace comprender al revés el patriotismo de que blasonan, y que en su tremenda alucinación vienen insultando injustamente a quienes no deben insultar, diciendo que los diputados de la provincia se han vendido por un puñado de bonos, por un terreno de tierra, por algún empleo, etc., etc., etc.”.

¿Qué opinaba la oposición? En la tirada del 5 de Septiembre de 1882 encontramos en la publicación “El Alto Paraná” lo siguiente:

La Legislatura de Corrientes no tenía la facultad de decretar aquella cesión; por consecuencia, la segregación de Posadas es una verdadera expoliación llevada a cabo -¡quién lo creyera!- por las autoridades de la provincia. Corrientes ha sido expoliada, despojada de una parte de su territorio, por la infidelidad de sus mandatarios que, lejos de subordinarse a la Constitución, la han quebrantado visiblemente.
¿Y puede el Congreso (Nacional) aprobar esa expoliación, ese despojo de los derechos territoriales de una provincia argentina?
¡Se debe esperar que el Congreso siente al respecto un precedente funesto!
Si se aprueba esa expoliación, ¿qué garantías podrán tener en adelante las demás provincias en cuanto a la integridad de su territorio?
No esperamos del Congreso argentino tal cosa...”.

Finalmente, el Congreso Nacional aceptó la “donación” (¿?) del Gobierno correntino, no sin antes tener que vencer la férrea oposición de muchos legisladores que consideraban que el Congreso no tenía facultades para aceptar una “cesión de territorio”; especialmente la postura sostenida por Aristóbulo del Valle fue la que denunció la maniobra relatada más arriba, “... mirando luego en las razones directas que explicaban la ley de cesión - expresó- era consecuencia de un movimiento revolucionario que había depuesto al señor Gallino para crear un régimen de hombres comprometidos a dictarlas(1).

(1) Hernán Félix Gómez. “Los Ultimos Sesenta Años de Democracia y Gobierno en la provincia de Corrientes” (1931), p. 96, Buenos Aires. // Citado por Eduardo Rial Seijó. “La Noche que en Corrientes Raptaron al Gobernador (... y el día en que la Provincia perdió la Ciudad de Posadas)” (2004), en la “Colección Conflictos y Armonías en la Historia Política Correntina”. Ed. Amerindia Ediciones, Corrientes.

El Gobierno Nacional promulgó la ley de fecha 28 de Julio de 1884 que federalizaba la Villa de Posadas y todas las tierras al Este del Itaembé, aunque el coronel Roca -ya en el transcurso del año anterior- comenzó a construir su nueva “Casa de Gobierno”.

La prensa oficialista de Buenos Aires defendía la ley de cesión o “donación” y desde la “Tribuna Nacional” la opinión pública del país se informaba de lo siguiente:

... No se trata de una desmembración territorial que amengüe la importancia geográfica y política de Corrientes; ni de una de esas cesiones vergonzosas, impuestas por la violencia, que ninguna razón justifica, sólo el capricho o la vanidad de los vencedores; ... se trata de una pequeña Villa, situada a 87 leguas al Este de Corrientes, frente a la población paraguaya de Itapúa.
Posadas es parte integrante del antiguo Territorio de Misiones, sólo que en la delimitación hecha por ley del Congreso nacionalizándolo, fue adjudicada a la provincia de Corrientes.
Posadas o Trinchera de San José, es un punto estratégico más que comercial; fue fundada por los paraguayos, que allí construyeron un vasto campamento fortificado, porque comprendieron que desde aquel punto dominaban todo el territorio de Misiones hasta la Tranquera de Loreto y hasta el Aguapey, al mismo tiempo que aseguraban sus comunicaciones mercantiles con Santo Tomé y San Borja.
Más tarde, durante la guerra del Paraguay fue ocupada por los brasileños al mando del general Portinho, que eligió aquella posición como la más estratégica. Puede decirse que esa población es una creación espontánea, en que para nada ha intervenido la acción de los Gobiernos de Corrientes...
Cinco leguas de territorio no hacen más influyente a una provincia. Corrientes tiene sobre la costa del Paraná pueblos más importantes que Posadas.
Posadas como puerto tiene el poderoso e invencible inconveniente del Salto de Apipé. Ituzaingó tiene tanto porvenir como Posadas.
La cesión hecha no ha podido ser resistida sino por el localismo ignorante, que mezquina a la nación lo que no puede transformarse en manos de la provincia...(2).

(2) Publicado en el periódico “El Autonomista”, Nro. 186, del 13 de Septiembre de 1882, p. 1. // Citado por Eduardo Rial Seijó. “La Noche que en Corrientes Raptaron al Gobernador (... y el día en que la Provincia perdió la Ciudad de Posadas)” (2004), en la “Colección Conflictos y Armonías en la Historia Política Correntina”. Ed. Amerindia Ediciones, Corrientes.

Y mientras tanto, en la ya casi tres veces centenaria Ciudad de Vera, la vida política retomaba paulatinamente su cauce normal. Y en la flamante capital del nuevo Territorio Nacional, su reciente gobernador se dedicaba “afanosamente”a sus tareas administrativas

Este gobernante estimuló el cultivo de la caña de azúcar, siendo él mismo propietario del primer gran ingenio en la zona de Santa Ana, al punto que instaló un ferrocarril de trocha angosta que recorría los cañaverales y cuyo punto terminal era el activo puerto de dicha localidad.
En este Ingenio trabajaban indios pampas y tobas, provenientes de la conquista del desierto y del Chaco, los que eran remitidos -una vez capturados- en un plan de instalaciones en masa de dichas tribus siguiendo la política del presidente Roca...(3).

(3) J. Barreyro. “Breve Historia de Misiones”, p. 113. // Citado por Eduardo Rial Seijó. “La Noche que en Corrientes Raptaron al Gobernador (... y el día en que la Provincia perdió la Ciudad de Posadas)” (2004), en la “Colección Conflictos y Armonías en la Historia Política Correntina”. Ed. Amerindia Ediciones, Corrientes.

... El hecho de que el gobernador, coronel Roca, se sirviera de las embarcaciones “Gambeta” y “Cornejo”para la conducción de materiales, utilizara indios del Chaco y La Pampa que el Gobierno tomó en sus campañas, y empleara personal de maestranza para ejecutar obras y servicios que se efectuaban a nombre privado, tuvo eco desfavorable en algunos círculos, especialmente periodísticos, que dieron origen a serias acusaciones(4).

(4) J. Romero y G. Cortés. “Acusación contra el general Roca por defraudación en la Gobernacíón de Misiones. 1890”, en: “Historia de la Nación Argentina Contemporánea. 1862 - 1930”, p. 309. // Citado por Eduardo Rial Seijó. “La Noche que en Corrientes Raptaron al Gobernador (... y el día en que la Provincia perdió la Ciudad de Posadas)” (2004), en la “Colección Conflictos y Armonías en la Historia Política Correntina”. Ed. Amerindia Ediciones, Corrientes.

El Gobierno del general Roca desmembró de Corrientes el Territorio de Misiones con el principal objetivo de poblarlo, y sus primeras medidas fueron: forzar una cesión de territorio con 4.000 habitantes y desarraigar indios pampas y tobas en condiciones ignominiosas para las plantaciones de su hermano.

La voluntad del general Roca triunfó. La Nación dio la Ley del 28 de Julio de 1884, aceptando la donación, y en virtud de lo convenido, el Gobierno de la provincia comisionó a un técnico para el deslinde y amojonamiento de la línea divisoria. Las operaciones fueron aprobadas por decreto del P. E. de Corrientes del 13 de Marzo de 1893 y, por la Nación, con fecha 10 de Marzo de 1896.

Posteriormente, cuando el transcurso del tiempo destruyó gran parte de los mojones colocados con carácter provisorio, en 1893, el P. E. de Corrientes, el 3 de Julio de 1896, declaró necesario el avivamiento del deslinde. Las operaciones se realizaron con la presencia de los gobernadores de Corrientes y Misiones, el 10 de Julio de 1896, labrándose el acta sobre las operaciones del agrimensor Zacarías Sánchez, que determina con exactitud la línea de frontera.

- Renovación del P. E. y elección de la fórmula Derqui - Vedoya

Terminando su período constitucional, el 5 de Octubre de 1883, el Poder Ejecutivo convocó a elecciones para la designación de gobernador y vicegobernador de la provincia, fijando el día 16 de Noviembre, acto que se realizó reuniéndose el Colegio Electoral, el 7 de Diciembre, y nombrando, por el trienio de ley, al doctor Manuel Derqui y a Joaquín Vedoya.

Información adicional